viernes, 29 de octubre de 2010

LA VERDAD OCULTA EN EL HALLOWEEN

Cortesía del Apóstol Jorge de la Compasión, desde Apostolado Caballero de la Inmaculada
  
Como parte de la lucha antihalloween he decidido consultar la historia de esta práctica satánica (porque eso es el Halloween, como la Navidad del diablo).
   
HALLOWEEN, SU HISTORIA
La celebración del Halloween se inició en los Estados Unidos alrededor del año 1845. Existen indicios de que antes de esa fecha los puritanos que llegaron a ese país provenientes de Europa habían prohibido dicha celebración; pero en el año 1845, miles de inmigrantes irlandeses inundaron Nueva York a causa de una escasez de papas. Fueron ellos los que trajeron consigo una vieja fiesta religiosa de los sacerdotes galos llamados “druidas”, la cual gradualmente se propagó por el resto del país.
  
Entre 1845 y 1851, en Irlanda ocurrió la Gran Hambruna a causa de la escasez de papas. Como consecuencia, un millón de irlandeses murió y otro millón emigró a Estados Unidos (Mural "An gorta Mór"- Belfast, Irlanda del Norte)
   
La celebración original no era llamada por su nombre actual de Halloween; empezó mucho antes de la era cristiana entre los antiguos celtas (bretones, galos, escoceses e irlandeses). El fin del verano marcaba el inicio del Año Nuevo Céltico; éste se celebraba ofreciendo sacrificios al “Señor del Cielo y de la Tierra”: Samhain o Saman. La celebración se constituía en un día festivo llamado la “Vigilia de Saman”. La imagen de ese dios pagano era la de un esqueleto sosteniendo una hoz o guadaña en su mano que más tarde llegó a ser conocido como La Muerte.
   
Imagen tradicional de Samhain (la Muerte)
  
El 1º de noviembre era la fecha en que los celtas celebraban el Día de la Muerte. Por esa época las hojas de los árboles caían, oscurecía más temprano y las temperaturas bajaban. Ellos interpretaban estos fenómenos estacionales como un decaimiento de su dios sol, el cual pensaban ellos, estaba perdiendo fuerza porque Samhain lo estaba subyugando. Adicionalmente ellos creían que el día anterior, el 31 de octubre, Samhain se reunía con los espíritus de todos los que habían muerto el año anterior. Estos habían estado confinados a habitar en cuerpos de animales durante todo un año como castigo por sus malas obras, y en la víspera de la fiesta, el 31 de octubre, se les permitía regresar a sus antiguos hogares a visitar a los vivos. Para proteger a éstos, el sacerdote dirigía a la gente en ceremonias de adoración diabólica en las que eran quemados como ofrenda caballos, gatos, ovejas negras, bueyes y seres humanos, para apaciguar a Samhain y evitar que los espíritus de los muertos los lastimaran.
   
Druidas (sacerdotes celtas)
  
Los Druidas o sacerdotes, eran ministros quienes asimismo realizaban sacrificios humanos como ofrendas que servían para apaciguar la ira de los dioses. “La Vigilia de Samhain” era pronunciado en la primera Bretaña So-wein. En un intento de cristianizar este día de adoración pagana, en el año 800 la Iglesia Romana movió el Día de Todos los Santos del 13 de mayo al 1º de noviembre. En inglés este día se llama el “All Hallow’s Day” que pronto se acostumbró llamar “All Halloween”, y que pronto fue abreviado a Halloween que hoy en día conocemos. Los satanistas establecieron entonces la noche anterior, el 31 de octubre, como la noche de “Todos los Demonios”, para que estos penetraran la noche anterior, consagrándola mediante hechizos, maldiciones y horrores.
  
ORIGEN DE LOS DISFRACES
La noche del 31 de Octubre los druidas fabricaban una enorme fogata de año nuevo. Quemaban animales, cosechas y seres humanos como sacrificios a su dios sol y a Samhain, su dios de la muerte. Durante esta ceremonia diabólica la gente usaba disfraces hechos de cabezas y pieles de animales, a semejanza de los berserker (guerrero escandinavo vestido con pieles de lobo). Entonces practicaban adivinación, saltaban sobre las llamas o corrían a través de ellas, bailaban y cantaban. Todo esto era hecho para ahuyentar a los malos espíritus. Los disfrazados iban de casa en casa, cantando y bailando. Sus máscaras con sangre coagulándose y sus grotescos disfraces servían para verse ellos mismos como espíritus malignos, y así engañar a los espíritus que entrarían ese día y evitar ser lastimados por ellos.
Los disfraces de Halloween son fiel reflejo de los berserker. 
  
TRATO O TRUCO
  
Si por alguna razón alguien olvidaba disfrazarse o no podía engañar a los demonios vistiendo pieles de animales u otros disfraces, había una forma de exorcizarlos: haciendo con ellos un trato de comida y fruta y proveyendo al espíritu errante de albergue para la noche. Si el demonio quedaba satisfecho con su trato, no le harían truco arrojándole un hechizo maligno que le causara estragos. Los druidas en Irlanda recorrían los vecindarios y alrededores la noche del 31 de octubre para colectar ofrendas a Satanás. Ellos cargaban linternas, bolsas de dinero y varas de caña puntiagudas. En cada casa demandarían un específico importe. Si el dueño de la casa no daba la ofrenda, el druida castraría al humano con la vara o a uno de sus preciados animales. Años después, los granjeros irlandeses, emulando la costumbre druida de antaño, iban casa por casa rogando por comida para sus antiguos dioses. Buena suerte era prometida a todo aquel que donaba, pero amenazas eran hechas contra aquellos que no daban.
   
EL HALLOWEEN HOY EN DÍA
No es difícil reconocer las similitudes entre las antiguas celebraciones de los celtas y sus sacerdotes paganos, con las costumbres aparentemente ingenuas de la celebración del día de Halloween de nuestros días. Los disfraces, aunque hoy son más variados y no solamente se utilizan cabezas de animales, son un fiel reflejo de la antigua costumbre. Asimismo lo son las visitas de casa en casa pidiendo dulces y la frase que utilizan de “truco o trato” con la amenaza de hacer travesuras a aquellos que se atreven a no dar lo que se les pide. Estas celebraciones parecieran ser inofensivas y hasta simpáticas. El comercio y la sociedad las han aceptado y son ampliamente publicitadas. Hay todo un movimiento social que organiza celebraciones en casas, fiestas en clubes, los establecimientos comerciales adornan con motivos alusivos a prácticas ocultas, y aún los sectores más "radicales" de la cristiandad guardan silencio ante una práctica que ya no solo es exclusiva de la sociedad norteamericana, sino que ha llegado a Hispanoamérica como un producto de importación más de la sofisticada sociedad de consumo norteamericana. ¿Qué daño podría haber en Halloween? Mas sin embargo puede ser un día dañino y peligroso.
  
EL DAÑO DEL HALLOWEEN

Sin pecar de fanatismo, es necesario que revisemos los significados y las consecuencias que trae para nosotros, nuestras familias y la sociedad, la celebración del Halloween. Son varios los aspectos que debemos estudiar pero al menos aquí trataremos tres de ellos.
  1. Halloween enfatiza la violencia y la muerte. El 6 de Enero de 1988 en California, la conocida periodista Ann Landers escribió una columna titulada “Los padres deben atacar la violencia”. En ella se relataba un episodio en el que una maestra de cuarto grado les pidió a sus estudiantes escribir un breve ensayo de lo que más les gustaría hacer en Halloween. El 80% de sus estudiantes de 9 años de edad expresaron que desearían “matar a alguien”. Estas ideas los niños las han sacado de la TV y Halloween está desensibilizando a nuestros niños con la glorificación de la violencia, muerte, mutilación y sangre. Considere por un momento las películas “Pesadilla en la calle del Infierno”, “Halloween” y “Viernes 13. Éstas son muy populares para ser vistas en la fiesta de Halloween. En estas películas se expone el sadismo, la violencia sexual, satanismo, tortura, mutilación y los más extraños asesinatos que lleva inconscientemente a nuestros niños a copiar esos comportamientos.
  2. Halloween enfatiza el horror y el miedo. Para un niño una visita a una “casa embrujada” creada para Halloween podría ser una pesadilla. El psicólogo Marvin Berkowitz, de la Universidad de Marquette dijo: “Algunas casas embrujadas pueden incluso espantar a un adulto; los niños deberían entrar a ellas con un correcto estado mental” y recomienda que los padres “deben hacerle saber al niño que puede ser traumatizado con una experiencia como ésta”. Un trágico producto del miedo, en la vida de los niños a temprana edad y en la adolescencia, es el interés muchas veces descontrolado de involucrarse en los fenómenos sobrenaturales de lo oculto.
  3. Halloween enfatiza lo oculto. Halloween es dañino porque atrae las personas a lo oculto. Muchos niños son introducidos a prácticas ocultistas en las fiestas del Halloween, y atraídos a lo oculto por el poder que les ofrece. Otros lo ven como el mayor significado de la rebelión contra los padres. Personas que nunca se involucrarían en prácticas ocultistas en otro tiempo, lo experimentarán en fiestas de Halloween con sesiones, tablas Ouija, levitación y otros rituales. Hace algunos años se detectaron instrumentos corto punzantes en las golosinas. Estadísticas reportan un incremento en las desapariciones de niños durante las fechas próximas a la celebración del Halloween (los satanistas realizan sacrificios humanos en esa celebración).
  
El Halloween incita a los jóvenes (y a muchos adultos) a realizar ceremonias ocultistas.

   
Demonio raptando a una chica
  
Halloween es un día siniestro con raíces ocultistas. Es un día que honra a los demonios y a Satanás. A los cristianos que creemos en la Biblia como la palabra revelada de Dios a nuestras vidas, se nos instruye con las siguientes palabras: “...y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.” Efesios 5.11
  

PERSPECTIVAS CRISTIANAS AL HALLOWEEN
Desde una perspectiva cristiana, la celebración del Halloween no honra a Cristo. Sin embargo en nuestros días es más celebrado que nunca. Muchos adultos ven esa noche como la única del año en que ellos pueden disfrazarse y actuar tontamente. Pero mientras niños y adultos imitan inocentemente las costumbres celtas, aún mayores prácticas persisten. Las brujas y los satanistas aún consideran Halloween como una de las épocas más fuertes del año para lanzar un hechizo. En Halloween la mayoría de los que practican la brujería participan de un ritual llamado “bajando la luna”. En este ritual, según ellos, la bruja principal de la convención se convierte en un canal para la diosa luna. Las brujas y los satanistas son, por supuesto, una pequeña minoría. Pocas personas que celebran Halloween hoy en día alguna vez piensan en la oscuridad que sobrecoge a la mayoría de las prácticas del Halloween.
  
Una alegre niña disfrazada con un sombrero negro de punta y su respectiva vestimenta, difícilmente piensa en la muerte o en los espíritus de los difuntos. Ella piensa en dulces y diversión. Ella está entusiasmada con su disfraz especial. Y espera con ansias el peregrinaje casa por casa.
   
Los comerciantes también se anticipan al 31 de octubre, la venta de dulces, disfraces, decoraciones y golosinas para fiestas hacen al Halloween una de las temporadas con mayores ventas en el año.
  
El Apóstol San Pablo escribió: “Todo me es lícito”. El se refería en esa ocasión a la libertad que tenemos de comer, inclusive lo sacrificado a los ídolos, ya que después de todo, los poderes sobrenaturales que se pretenden desatar en la celebración no tienen potestad sobre aquellos que pertenecen a Cristo. Pero a continuación de esa frase Pablo añade otra: “mas no todo me conviene.” (1 Cor. 8.9). Por tanto es a la luz de esto que los cristianos necesitan examinar cómo celebran el Halloween.
  
LO QUE PUEDE NO LASTIMARLE A USTED, PUEDE LASTIMAR A OTROS
San Pablo dijo que no dañaría a un cristiano comer carne sacrificada a los ídolos. Después de todo los dioses paganos a los que se les había sacrificado no eran dioses reales. En la misma luz, él probablemente diría que a los cristianos no se les prohíbe disfrazarse, o ir de trato o truco o asistir a fiestas de Halloween.
   
Después de todo, “sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios” (1 Corintios 8.9). Pero nos amonestó a que nuestra libertad “no venga a ser tropezadero para los débiles”. Durante el Halloween los niños en particular son los débiles. Podríamos estar abriendo a nuestros hijos a las influencias del ocultismo. Además los cristianos nos encontramos eternamente en las manos del Señor, pero eso no es verdad en la mayoría de las personas a nuestro alrededor. Nosotros que hemos encontrado la vida en Jesús, deberíamos tener cuidado que nuestra libertad no impida a otros encontrar la misma vida eterna.
   
San Pablo dijo "Atended que vuestra libertad no sea piedra de tropiezo para los débiles". Esto es: el cristiano está en la obligación de velar que sus obras no causen la condenación de su prójimo
   
LO QUE DICE LA PALABRA DE DIOS
La Biblia nos alienta siempre a tener “puestos los ojos en Jesús”. En esa noche del año, la mayoría de los ojos no están puestos en Jesús sino en el diablo. La profesión de fe del cristiano lo lleva a la vida eterna, a un gozo que no tiene sombras. ¿Deberíamos realmente enfocarnos en el diablo, brujas y otros seres malignos, aún por una sola noche?
  
La Palabra también dice: “No sea hallado en ti quien... practique adivinación, ni agorero, ni sortilegio, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos” (Deut. 18.9-11) y también: “y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas”.
  
Si nuestros hijos se visten de brujas y hechiceros, si colgamos adornos de fantasmas en nuestras ventanas, ¿qué hacemos, sino imitar lo maligno? Necesitamos aclarar como cristianos que las brujas y los malos espíritus no son divertidos ni inofensivos, sino representaciones de una realidad: que el reino de las tinieblas trata de atraerte hacia él, alejándote de la verdadera fuente de vida que es Jesucristo.
     
EN LA ACTUALIDAD 
Actualmente estas “fiestas” se fueron incorporando poco a poco a nuestras festividades hasta convertirse en fiestas populares, teniendo su mayor auge en E.U. y en toda Hispanoamérica, introduciendo de forma velada e inocente este día de ritos y costumbres derivadas del culto a Satanás...
  
En los Estados Unidos y otros países del mundo es el día en que más niños desaparecen, también se han reportado numerosos crímenes de personas sin escrúpulos que esconden solapadamente afiladas cuchillas dentro de las frutas, también regalan caramelos envenenados y hasta agujas usadas para drogas.
  
Es un hecho comprobado que la noche del 31 de Octubre, en E.U., Francia, Irlanda, y en muchos otros países se realizan misas negras con orgías, sacrificios humanos y aún de bebés, todo tipo de cultos espiritistas y otras reuniones relacionadas con el mal.
  
NUESTRA POSICIÓN COMO CRISTIANOS
    1. La fiesta de Halloween, es una fiesta dedicada a Satanás y a sus demonios y no consideramos que sea una opción para divertimos. “Y no participéis en las obras de las tinieblas, sino mas bien reprendedla” (Efesios 5:1)
    2. Es una fiesta que ademas apela al consumismo y promueve valores extraños a nuestra cultura católica e hispanoamericana.
    3. Creemos que lo importante no son las expresiones externas de la fiesta, sino lo que se esconde tras ellas: la adoración a Satanás.
    4. Sostenemos firmemente que el unico digno de adoración es JESÚS, el hijo de Dios. “Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que estan en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre”. (Filipenses 2:10-11)
      ¡La Diversión A Expensas De Servir al Demonio No Es Verdadera Diversión!
        
      RECUERDA QUE JESÚS DIJO:

      “El que no está a mi favor está en contra mía; y el que conmigo no recoge desparrama”- San Mateo 12:30
        
      Ahora que sabes la Verdad... ¿Qué haras? ¿Tienes las agallas y convicción para no dejarte llevar por lo que digan tus amigos, el comercio, y demás... y participar en una fiesta que no es agradable a Dios? Si es así DILE SÍ A CRISTO y pasa esto a otras personas para que conozcan la verdad.

      jueves, 21 de octubre de 2010

      SOBRE EL INDEPENDENTISMO ETARRA (VASCO)

      Desde Zadlander


      Siempre noto que cuando en este blog, y en muchos otros, se habla de independentismo, nos centramos en el catalán. Así que aprovechando que parece estar de moda, hablemos del independentismo vasco.

      El independentismo vasco es un movimiento político y terrorista moderno. Surgió en 1.895, y fue creado por Sabino Arana, que también fundó el PNV. Este tipo (por no decir otra cosa) que tanto odio tenía a España, sacó sus ideas del carlismo (más adelante lo explicaré). Así que inventándose un nombre para un país inexistente (Euskal Herria), cogiendo un idioma prerromano que solamente se hablaba en remotas aldeas endogámicas aisladas en valles, e inventándose una bandera que parece la versión gay de la bandera británica consiguió engatusar a personas llenas de rencor para dirigir este odio hacia todo lo español.

      La bandera del Imperio Británico inspiró la del "País Vasco"

      Sabino Arana se crió en una familia carlista, de donde surgieron sus cuestionables ideales, por eso afirmo que el independentismo vasco es el carlismo llevado al extremo, aumentando sus características separatistas, anti-centralistas y forales, suprimiendo por completo su valor monárquico y reduciendo su sentimiento patriótico a una región española, formándose así una ideología degenerada, endogámica, racista y extremista. En cuanto al idioma, pues es una chapuza. Para empezar, el vasco oficial es el llamado euskera batúa, que no es más que un idioma prácticamente inventado, en el que se mezclaron los dialectos vascos (como el euskara, euskera, eskuara o üskara) y, para nombrar a los objetos modernos (ordenador, coche, avión...) se transformaron palabras españolas (y cuando digo transformar es poner "k" en vez de "c" y "b" en vez de "v").

      Sabino Arana era de tradición Carlista, pero terminó corrompiendo la Causa con un nacionalismo de horteras

      Ahora, con nuestro "querido" presidente Zapatero en el gobierno, la política independentista vasca va alejándose de lo inservible y desprestigioso de la E.T.A. para acercarse a la manipulación típica del independentismo catalán a través de los pactos con el PSOE en el Congreso. Y aquí los tenemos, cambiándole los nombres a las provincias (en este artículo desarrollo el tema) y obteniendo más privilegios que el resto de los españoles, de los cuales algunos tienen la culpa por votar al PSOE, pero sus errores los pagamos todos, pobres víctimas.