miércoles, 2 de febrero de 2011

HEREJÍAS DE BENEDICTO XVI EN SU LIBRO "LUZ DEL MUNDO" (III)

Por Frater Pedro Dimond, O.S.B.

BENEDICTO XVI DICE QUE LA IGLESIA NO OFRECE UN SISTEMA MORAL

Benedicto XVI, Luz del Mundo, 2010, p. 176: “La Iglesia no está aquí para colocar cargas sobre los hombros de la humanidad, y ella no ofrece algún tipo de sistema moral”.

Romanos 3, 31: “¿Anulamos, pues, la Ley con la fe? No ciertamente, antes la confirmamos”.

BENEDICTO XVI DICE QUE LA REGULACIÓN NATURAL DE LA NATALIDAD ES UNA FORMA DE VIDA

Benedicto XVI, Luz del Mundo, 2010, p. 147: “Pregunta – Pero, ¿en realidad la Iglesia rechaza cualquier tipo de regulación de la concepción ? Respuesta – No .  Después de todo, todo el mundo sabe que la Iglesia afirma la regulación natural de la concepción, que no sólo es un método, sino también una forma de vida”.

BENEDICTO XVI DICE QUE LA ENSEÑANZA [HERÉTICA] DEL VATICANO II SOBRE EL PROTESTANTISMO Y LA “ORTODOXIA” ORIENTAL ES OBLIGATORIA

Benedicto XVI, Luz del Mundo, 2010, p. 94-96: “Pregunta – ¿Es realmente cierto que el Papa no considera a los protestantes como iglesia, sino, a diferencia de la iglesia de oriente, sólo como una comunidad eclesial?  Está distinción suele ser muy despreciable para muchos.  Respuesta – La frase ‘comunidad eclesial’ es un término utilizado por el Segundo Concilio Vaticano.  El concilio aplicó una regla muy simple respecto a estas cuestiones.  Iglesia en sentido propio, tal como la entendemos, existe donde el oficio episcopal, como expresión sacramental de la sucesión apostólica, está presente – lo que también implica la existencia de la eucaristía como un sacramento que es administrado por el obispo y el sacerdote. Si este no es el caso, entonces se trata de la aparición de otro modelo, una nueva forma de entender lo que la Iglesia es, que con el Concilio Vaticano II designamos por el término ‘comunidad eclesial’.  La palabra tenía por objeto indicar que estas comunidades encarnan una forma diferente de ser iglesia.  Como ellos mismos insisten, ello no es precisamente el mismo modo en el que las Iglesias de gran tradición de antigüedad son Iglesias, sino que se basa en una comprensión nueva, según la cual una Iglesia consiste, no en la institución, sino en el dinamismo de la Palabra que reúne a la gente en una congregación (…) Pregunta – ¿Y ni siquiera un Papa puede ofrecer una definición alternativa de Iglesia? Respuesta – No.  Él no tiene autoridad sobre eso.  El Concilio Vaticano II es obligatorio para él”.

Citamos este pasaje largo porque es importante.  Nótese que ni siquiera es una pregunta a Benedicto XVI de si los cismáticos orientales son parte de la Iglesia; sino que él da por hecho que lo son.  Benedicto XVI luego explica la distinción de la secta del Vaticano II entre “Iglesias” y “comunidades eclesiales”.  Las sectas protestantes, él explica, no son “Iglesias” en el sentido propio simplemente porque no tienen obispos válidos.  Según él, ellos siguen siendo parte de la Iglesia; pero ellos simplemente encarnan “una forma diferente de ser Iglesia”.  Esto en cuento al dogma católico de que los herejes están fuera de la Iglesia.  Él no excluye a las sectas protestantes de la única verdadera Iglesia; él las identifica como “iglesias comunidades ( eclesiales)” dentro de la Iglesia, a pesar de que ellas carecen de la distinción de “genuinas iglesias particulares” que se les concede a los cismáticos orientales.  Todo esto es herético e ilustrativo de la nueva religión.  Benedicto XVI luego declara que esta enseñanza herética sobre la Iglesia, que él acaba de explicar – una enseñanza completamente nueva sobre los protestantes y cismáticos que niegan el papado, el Vaticano I y la unidad de la Iglesia – es obligatoria.  Esto refuta a los falsos tradicionalistas.  Ellos consideran que Benedicto XVI es Papa, pero ignoran su apostasía y gran parte de su nueva religión.  Ellos no pueden decir que hay “Papa” y rechazar su enseñanza obligatoria.

BENEDICTO XVI SÍ APROBÓ EL USO DE LOS PRESERVATIVOS

El libro de Benedicto XVI, Luz del Mundo, estuvo en los titulares de noticias en todo el mundo cuando se informó que él justifica el uso del condón.  Puesto que el pasaje en cuestión es un tanto largo, y un sin número de personas se han esforzado deshonestamente en darle una explicación, les remitimos a nuestros videos que hicimos sobre este tema (por ahora sólo en inglés).


Sin embargo, cabe señalar que mientras el mundo se centró sobre este único pasaje sobre los condones – y los falsos tradicionalistas hicieron su “cruzada” para darle una explicación – el libro contiene muchas herejías.  
Esto sirve para ilustrar la locura de los defensores de Benedicto XVI.  Ellos están luchando con dientes y uñas para probar que Benedicto XVI no justifica los condones (y se equivocan), mientras que permanecen ajenos al hecho de que en el mismo libro él claramente niega el papado (que es la verdadera garantía de la enseñanza católica contra los condones).  Véase la primera herejía expuesta en este artículo.

En su libro, Luz del Mundo, hay otras declaraciones que entran en conflicto con la enseñanza católica; pero esto debería ser suficiente para demostrar que Benedicto XVI no es católico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.