martes, 1 de marzo de 2011

CUESTIÓN DE PALABRAS

Actualmente, vemos que el lobby aberrosexualista (o "gay" según los políticamente "correctos") presiona para que organismos como la Real Academia de la Lengua Española, el New York Times y otros proscriban el empleo de palabras que puedan "ofender" a dicho colectivo ANTISOCIAL, A SABIENDAS QUE EL IDIOMA Y LA COMUNICACIÓN NO DEPENDEN DE UNOS CUANTOS PARA SU EVOLUCIÓN. Por otro lado, la aberrosexualidad es una conducta que ATENTA GRAVEMENTE CONTRA LA VIDA, LA FAMILIA, LA SOCIEDAD Y LA SALUD.
 
Gentilmente, la Dra. Michelle Ríos, directora asociada del diario cubano-americano El Nuevo PATRIA nos ha permitido reproducir el siguiente artículo, en el que demuestra que el lenguaje y el uso de las palabras DEPENDEN ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE A LAS NECESIDADES HUMANAS, NO AL INTERÉS DE UNOS CUANTOS; y PARA REBATIR A LOS ENEMIGOS DE LA SOCIEDAD HAY QUE SABER EMPLEAR LAS PALABRAS:
¿POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES LAS PALABRAS QUE USAMOS PARA HABLAR DEL FENÓMENO ABERROSEXUALISTA?
Por la Dra. Michelle Ríos, Directora asociada de El Nuevo PATRIA
 
Las palabras y el idioma son armas muy poderosas. Con las palabras definimos conceptos, expresamos ideas, imponemos criterios y persuadimos al prójimo. El dominio inteligente de la palabra determina el debate. Tristemente, demasiados de los nuestros no se percatan de esto y, como resultado, nuestros oponentes acaban con nosotros.
 
Las palabras “aberrosexual”, “aberrosexualismo” y “aberrosexualista” son palabras descriptivas usadas por millones de personas alrededor del mundo para comunicar ciertos conceptos; para expresar ideas específicas. Son conceptos e ideas que intereses antisociales, conocidos como aberrosexualistas o partidarios de la ideología aberrosexualista, buscan censurar y silenciar porque establecen diafanamente como nocivos comportamientos y practicas malsanas que estos intereses buscan imponerle a la sociedad como sanas, saludables, y hasta dignas de “orgullo”.
 
Obviamente, estas palabras son detestadas por los aberrosexualistas, por lo que se sienten con el derecho a ofender de “fanáticos” o “ignorantes” a todos los que las usan. Sin embargo, estas palabras son parte del habla tanto de profesionales como del común de la gente. Ellas forman parte de nuestro idioma. Y para usarse, aseguradamente no necesitan en lo más mínimo estar reportadas en ningún diccionario y mucho menos en diccionarios manipulados por los aberrosexualistas o quienes se someten a éstos.
 
Recordemos que el idioma surge a partir de las ansias de comunicación de los seres humanos, no de la existencia de una reglamentación que lo estructure. Decir que la humanidad es “fanática” por querer comunicarse o que la humanidad necesita el permiso de un diccionario para entenderse es el colmo del fanatismo. ¿Quién podrá desconocer que el idioma es algo en constante evolución? ¿Que las palabras existen en respuesta a la necesidad que tenemos los seres humanos de comunicar conceptos e ideas?
  
Los que vivimos en una sociedad libre y democrática estamos acostumbrados a respetar el derecho ciudadano a expresarse libremente. Y para su mejor ilustración y familiaridad, comparto con usted, apreciado lector, numerosas definiciones que le son útiles saber.
  • Aberrosexual: Un individuo que sufre de cualquier adicción o trastorno psico-sexual aberrado, anormal o que sexualmente se comporta de forma biológicamente incorrecta. Este comportamiento puede ser sodomía, bisexualismo, zoofilismo, necrofilismo, sadomasoquismo, voyeurismo, exhibicionismo, fetichismo, etc.
  • Aberrosexualismo: Conducta psico sexual aberrada o anormal, o también la absurda ideología aberrosexualista, que es antivida, antifamilia, antisocial y antiecológica. Médicamente, el aberrosexualismo es un comportamiento patológico y autodestructivo que suele conducir a muchos otros vicios, trastornos y enfermedades.
  • Aberrosexualista: Extremista intolerante y resentido que agita por imponerle a la sociedad, injusta y totalitariamente, el aberrosexualismo como irracional ideología antivida, antifamilia, antisocial y antiecológica.
  • Ortosexual: Conducta o practica sexual biológicamente correcta, natural, normal y típica del varón o la hembra. También se dice del que se comporta sexualmente de forma biológicamente correcta.
  • Ortosexualidad: La suma de los atributos físicos, funcionales y psicológicos del comportamiento, conducta o expresión sexual típica, normal, natural o biológicamente correcta al varón o la hembra.
 
El verdadero significado de la palabra “gay”
¿Sabia usted que la palabra “gay” para referirse a un aberrosexual no existía hasta hace sólo unos años? ¿Desconoce que es un palabra de propaganda fría y calculadamente inventada por grupos aberrosexualistas para engañosamente desviar la mente del público de lo aberrosexual hacia algo inocente, placentero y sin connotación sexual?
  
¿Sabía que para los grupos aberrosexualistas el término “gay” es tan clave que por más de 10 años presionaron al importante diario The New York Times para que reemplazara la palabra ‘homosexual’ (o aberrosexual) por el término “gay” en todas sus noticias y escritos? ¿Por qué? Porque numerosas encuestas realizadas por éstos grupos revelan que la reacción favorable al aberrosexualismo aumenta del 10 al 15 por ciento cuando se emplea el término “gay” en vez de “homosexual” o “aberrosexual”.
  
De hecho, el verdadero significado de la palabra “gay”, el significado que siempre ha dado el diccionario, es “alegre”, “jovial”, “divertido”. Este es su verdadero significado. Sin embargo, los cabecillas del aberrosexualismo insisten con toda premeditación y alevosía en distorsionar la palabra para imponerla en lugar de la palabra aberrosexual.
  
Por esto TODOS los “Manuales de Estilo”, o guías para escribir artículos y noticias, editados para el uso de los medios de comunicación social por grupos aberrosexualistas, exigen que siempre se use el término “gay” para referirse a un aberrosexual. Estos manuales PROHÍBEN terminantemente usar las palabras homosexual o aberrosexual. Y dado que el término “gay” no es científico, ni médico, ni clínico, por el momento, los aberrosexualistas permiten el uso del término “homosexual” sólo cuando es estrictamente indispensable para hacer referencia al aberrosexual en un contexto clínico o médico.
  
La palabra “homofobia” fue inventada para ofender
¿Sabía usted qué el peyorativo término “homofobia” tampoco existía hasta hace sólo unos años? ¿Que es un término no-clínico, no-médico y no-científico, difundido por cabecillas de grupos aberrosexualistas para atacar, ofender y cruelmente estigmatizar a toda persona que ose ejercer el derecho fundamental de cuestionar o discrepar del aberrosexualismo?
  
¿No sabe usted que la oposición racional al aberrosexualismo no se basa en odio ni desprecio hacia el aberrosexual, sino se fundamenta estrictamente en el entendimiento claro de que el aberrosexualismo, como comportamiento o como ideología, es antivida, antifamilia, antisocial y antiecológica?
  
¿Sabía usted que son muchos los ateos y gente sin religión alguna que entienden perfectamente que la agenda aberrosexualista es irracional y destructiva, malsana y negativa, desde el punto de vista humanista, al igual que del cristiano? Este punto de vista merece tenerse en cuenta y respetarse como verdad universal.
  
Los que desean contrarrestar la embestida aberrosexualista contra la sociedad, la familia y la juventud, deben aprenderse las palabras explicadas aquí y evitar el uso de un vocabulario fría y calculadamente creado por los aberrosexualistas con el afán de imponer un comportamiento sexual aberrado, malsano y biológicamente incorrecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.