jueves, 28 de abril de 2011

HEREJÍAS DE BENEDICTO XVI EN "JESÚS DE NAZARET" (II)

Por Frater Pedro Dimont, O. S. B.

BENEDICTO XVI ENSEÑA QUE LA BIBLIA SE CONTRADICE

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 129 : “El problema de la datación de la Última Cena de Jesús se basa en las divergencias sobre este punto entre los Evangelios sinópticos, por un lado, y el Evangelio de Juan, por otro”.

Benedicto XVI dedica una buena parte de su libro en examinar lo que él considera son contradicciones en los relatos bíblicos.

BENEDICTO XVI CUESTIONA EL HECHO DE QUE JESÚS HAYA PROFETIZADO LA DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 134 : “Jesús acudía al templo para las grandes fiestas. Incluso si predijo su fin, y lo confirmó con un dramático gesto simbólico, Él observó el calendario judío de las festividades, como lo demuestra sobre todo el Evangelio de Juan” (*).

No hay motivo para poner en duda que Jesús haya profetizado la destrucción del templo si se cree en las palabras de la Biblia. La profecía de Jesús está en Mateo 24, 1-2, y se cumplió. Benedicto XVI dice, “Incluso si él predijo su destrucción”, como si no hubiera certeza de que Jesús la hubiera profetizado. Esto es una herejía.

Algunos responderán diciendo que la expresión de Benedicto XVI es só lo una manera de hablar. Todo lo contrario, su libro esta llenó de detalladas discusiones que cuestionan la veracidad y precisión histórica de los acontecimientos relatados en el Nuevo Testamento. Él dice c laramente que los Evangelios se contradicen entre sí. Él t ambién admite que su libro adopta el método de exégesis histórico-crítico , que en nuestros días equivale a una deconstrucción ( en lugar de una aceptación) de la historia registrada en la Biblia.

(*) N. del T.: En este párrafo hay una discrepancia entre la edición inglesa y la española. La edición española dice “Jesús acudía al templo para las grandes fiestas. Aunque predijo su fin…”, lo que obviamente cambia el sentido de la frase. Puesto que el autor hace el análisis de su artículo en base a la edición inglesa del libro de Benedicto XVI, hemos trascrito aquí la traducción al español de la edición inglesa, conservando, por tanto, las conclusiones del autor.

BENEDICTO XVI ADMITE QUE SU LIBRO PRESUPONE UNA EXÉGESIS HISTÓRICO-CRÍTICA

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 341 : “Como he indicado en el prólogo este libro presupone la exégesis histórico-crítica y utiliza sus resultados, pero pretende ir más allá de este método para llegar a una interpretación propiamente teológica”.

BENEDICTO XVI COMPARA BLASFEMAMENTE LA PERFECCIÓN DE CRISTO Y EL CUMPLIMIENTO DE LA EXPIACIÓN EN SU “ORACIÓN AL PADRE ETERNO” [CONOCIDA TAMBIÉN COMO “ORACIÓN SACERDOTAL”] (JUAN 17) A CÓMO EL JUDAÍSMO SE REDESCUBRIÓ A SÍ MISMO DESPUÉS DE LA DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO

En su libro, Benedicto XVI señala correctamente cómo la oración de Jesús al Padre, en Juan 17 –conocida hoy día como su “oración sacerdotal”– corresponde a la oración del sumo sacerdote en el día de la Expiación del Antiguo Testamento.

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 97 : “La estructura del rito descrito en Levítico 16 es retomada precisamente en la oración de Jesús: así como el sumo sacerdote hace la expiación por sí mismo, por la clase sacerdotal y por toda la comunidad de Israel, también Jesús ruega por sí mismo, por los Apóstoles y, finalmente, por todos los que después, por medio de su palabra, creerán en Él: por la Iglesia de todos los tiempos (Juan 17, 20)”.

Benedicto XVI dedica algunas páginas en las que establece que la “oración sacerdotal” de Jesús es el cumplimiento divino del ritual y tipo [bíblico] del Antiguo Testamento. En Cristo, ha llegado el verdadero sumo sacerdote. Sin embargo, más adelante ¡Benedicto XVI compara la perfección de Jesús y el cumplimiento de la Expiación a cómo el judaísmo se redescubrió a sí mismo después de la destrucción del templo y la finalización de su culto!

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 90: “Esta ‘verdad’ purificadora y santificadora es, en último análisis, Cristo mismo. Han de ser sumergidos en Él, han de ser como ‘revestidos’ de Él y, de este modo, hacerse partícipes de su consagración, de su cometido sacerdotal, de su sacrificio.
    “Tras el fin del templo, también el judaísmo ha tenido que buscar por su parte una nueva interpretación de las prescripciones cultuales. Éste veía ahora la ‘santificación en el cumplimiento de los mandamientos: en la inmersión en la palabra sagrada de Dios y en la voluntad de Dios que en ella se manifiesta (Schnackenburg, Johannesevangelium [El Evangelio según San Juan], III, p. 211)”.

Esto es herejía, blasfemia y apostasía. La destrucción del templo judío y la finalización de su culto significaron que el judaísmo estaba definitivamente muerto. El Mesías había llegado. Todos los verdaderos judíos iban a ser incorporados en la alianza universal del Salvador. Ya no hay más futuro o redescubrimiento para el judaísmo después de la destrucción del templo. Estaba terminado y acabado; ese futuro fue pasado a la Iglesia.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, 1441, ex cathedra: “La Santa Iglesia Romana firmemente cree, profesa y enseña que las legalidades del Antiguo Testamento, o sea, de la Ley de Moisés, que se dividen en ceremonias, objetos sagrados, sacrificios y sacramentos (…) cesaron una vez venido nuestro Señor Jesucristo (…) y empezaron los sacramentos del Nuevo Testamento (…) Denuncia consiguientemente como ajenos a la fe de Cristo a todos los que, después de aquel tiempo (la promulgación del Evangelio), observan la circuncisión y el sábado y guardan las demás prescripciones legales y que en modo alguno pueden ser partícipes de la salvación eterna…”.

Papa Pío XII, Mystici Corporis Christi,# 29-30, 29 de junio de 1943: “Y, en primer lugar, con la muerte del Redentor, a la Ley Antigua abolida sucedió el Nuevo Testamento (…) en el patíbulo de su muerte Jesús abolió la Ley con sus decretos [Ef.2,15] (…) y constituyó el Nuevo en su sangre, derramada por todo el género humano. Pues, como dice San León Magno, hablando de la Cruz del Señor,de tal manera en aquel momento se realizó un paso tan evidente de la Ley al Evangelio, de la Sinagoga a la Iglesia, de lo muchos sacrificios a una sola hostia, que, al exhalar su espíritu el Señor, se rasgó inmediatamente de arriba abajo aquel velo místico que cubría a las miradas el secreto sagrado del templo’. En la Cruz, pues, murió la Ley Vieja, que en breve había de ser enterrada y resultaría mortífera…”.

Benedicto XVI no solo indica que el judaísmo tiene un futuro, y que redescubrió un nuevo significado a sus prescripciones, sino que argumenta que el redescubrimiento del judaísmo es comparable (y por lo tanto tiene la misma validez) con la perfección de Jesús y el cumplimiento del día de Expiación del Antiguo Testamento . En otras palabras, para él, el judaísmo moderno es comparable (y por lo tanto válido) con las acciones, religión y realización divina del Salvador.

BENEDICTO XVI SE ALEGRA QUE SE HAYA ESCRITO UN LIBRO PARA REFLEJAR LAS CREENCIAS DEL PROTESTANTISMO Y QUE SE COMPLEMENTA CON SU LIBRO

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, Pró logo, pp. 5-6 : “También ha sido para mí un motivo de alegría que el libro haya ganado en este tiempo, por decirlo así, un hermano ecuménico en la voluminosa obra Jesús (2008), del teólogo protestante Joachim Ringleben. Quien lea los dos libros notará, por un lado, la gran diferencia en el modo de pensar y en los planteamientos teológicos determinantes, en los que se manifiesta concretamente la distinta procedencia confesional de los dos autores. (…) Si bien con enfoques dispares, es la misma fe la que actúa, produciendo un encuentro con el mismo Señor Jesús”.

Benedicto XVI se alegra de que un hereje publique un libro sobre Jesús. Él dice que el libro herético refleja los presupuestos teológicos y el ambiente confesional de los protestantes (es decir, herejía). Por lo tanto, Benedicto XVI aprueba y promueve un libro protestante. Además, Benedicto XVI dice que los protestantes tienen la misma fe en Jesús. Esto es herejía manifiesta.

Papa León XIII, Satis cognitum, # 5, 29 de junio de 1896: “La Iglesia de Cristo es, pues, única y, además, perpetua: quien se separa de ella se aparta de la voluntad y de la orden de Jesucristo nuestro Señor, deja el camino de salvación y corre a su pérdida. ‘Quien se separa de la Iglesia para unirse a una esposa adúltera, renuncia a las promesas hechas a la Iglesia. Quien abandona a la Iglesia de Cristo no logrará las recompensas de Cristo. Quien no guarda esta unidad, no guarda la ley de Dios, ni guarda la fe del Padre y del Hijo, ni guarda la vida ni la salud’”.

BENEDICTO XVI SUTILMENTE ENSEÑA QUE EL HOMBRE ES DIOS

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 233 : “’Ecce homo’: esta palabra adquiere espontáneamente una profundidad que va más allá de aquel momento. En Jesús aparece lo que es propiamente el hombre. En Él se manifiesta la miseria de todos los golpeados y abatidos”.

El hombre no se manifiesta [ni se puede reflejar] en Jesús, porque el hombre no es el Dios-hombre. Si bien esto está lejos de ser el pasaje más significativo o problemático de su libro, vale la pena señalarlo.

BENEDICTO XVI APRUEBA LAS PALABRAS “POR TODOS” EN LA CONSAGRACIÓN

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 161 : “[Joachim Jeremias] Trata de probar que la palabra ‘muchos’ significa en el Antiguo Testamento ‘la totalidad’ y, por tanto, se debería traducir por ‘todos’. Esta tesis se impuso rápidamente por entonces y se ha convertido en una convicción teológica común. Basándose en ella, en las palabras de la consagración, el ‘muchos’ se ha traducido en distintas lenguas por ‘todos’. ‘Derramada por vosotros y por todos’. Así oyen hoy los fieles en muchos países las palabras de Jesús durante la celebración eucarística”.

Esto es herejía, una mentira, y una escandalosa perversión de las palabras de Jesús.

Catecismo del Concilio de Trento, Sobre la forma de la Eucaristía, p. 173: “Respecto a las palabras que se añaden: Por vosotros y por muchos, las primeras están tomadas de San Lucas y las otras de San Mateo, pero que las juntó seguidamente la Santa Iglesia, instruida por el espíritu de Dios; y son muy propias para manifestar el fruto y las ventajas de la pasión. Porque, si atendemos a su valor, habrá que reconocer que el Salvador derramó su sangre por la salvación de todos; pero si nos fijamos en el fruto que de ella sacan los hombres, sin dificultad comprenderemos que su utilidad no se extiende a todos, sino únicamente a muchos. Luego, cuando dijo: por vosotros, dio a entender, o a los que estaban presentes, o a los escogidos del pueblo judío, cuáles eran sus discípulos, excepto Judas, con los cuales estaba hablando. Y cuando dijo: por muchos, quiso se entendieran los demás elegidos de entre los judíos o los gentiles. MUY SABIAMENTE, PUES, OBRÓ NO DICIENDO “POR TODOS”, puesto que entonces sólo hablaba de los frutos de su pasión, la cual sólo para los escogidos produce frutos de salvación”.

BENEDICTO XVI ENSEÑA QUE JESÚS ACOGIÓ A LA HUMANIDAD ENTERA Y A TODA CARNE

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 72 : “Y el Jesús que retorna no se despoja en modo alguno de su humanidad, como si ésta fuera una contaminación. El descenso tenía la finalidad de aceptar y acoger la humanidad entera y el retorno junto con todos, la vuelta de ‘toda carne’”.

Benedicto XVI dice que el descenso de Jesús al infierno y su regreso de allí, fue con la finalidad de “aceptar y acoger la humanidad entera” y “toda carne”. Esto es la salvación universal. Esto alude a la enseñanza herética de Juan Pablo II que decía que Cristo se unió con cada hombre en la Encarnación, y asumió toda “carne” [o “la carne de todos”]. Juan Pablo II enseñó que el Verbo, el Hijo de Dios, en realidad no se hizo hombre, sino que asumió a toda la humanidad.

Juan Pablo II, Dominum et v ivificantem, # 50, 18 de mayo de 1986: “La Encarnación de Dios-Hijo significa asumir la unidad con Dios no sólo de la naturaleza humana sino asumir también en ella, en cierto modo, todo lo que es ‘carne’,toda la humanidad, todo el mundo visible y material”.

BENEDICTO XVI ENSEÑA QUE TODOS LOS HOMBRES TIENEN FILIACIÓN DIVINA

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 19 1: “‘No se haga mi voluntad sino la tuya’ (Lc 22, 42), es realmente una oración del Hijo al Padre, en la que la voluntad natural humana ha sido llevada por entero dentro del Yo del Hijo, cuya esencia se expresa precisamente en el ‘no yo, sino tú’, en el abandono total de Yo al Tú de Dios Padre. Pero este ‘yo’ ha acogido en sí la oposición de la humanidad y la ha transformado, de modo que, ahora, todos nosotros estamos presentes en la obediencia del Hijo, hemos sido incluidos dentro de la condición de hijos”.

Só lo aquellos que están incorporados a Cristo reciben la filiación divina.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, tercera sesión, 24 de abril de 1870: constitución dogmática sobre la fe católica, cap. 3: “Mas porque sin la fe es imposible agradar a Dios y llegar al consorcio de los hijos de Dios; de ahí que nadie obtuvo jamás la justificación sin ella, y nadie alcanzará la salvación eterna, si no perseverara en ella hasta el fin”.

BENEDICTO XVI PROMUEVE LA EVOLUCIÓN EN TODO SU LIBRO

Benedicto XVI promueve en todo su libro las herejías de evolución teológica y física. Él hace referencia al “mundo de los humanos tal como ha evolucionado en la historia”; habla de cómo la liturgia tuvo que “evolucionar”; dice que la resurrección de Jesús constituye “un salto evolutivo”; que la creación espera el último y supremo “salto evolutivo”; habla nuevamente de la resurrección de Cristo como un radical “salto evolutivo”, por citar algunos ejemplos.

Papa Pío X, Pascendi, # 26, 8 de septiembre de 1907, explicando la doctrina de los modernistas: Si, pues, no queremos que el dogma, la Iglesia, el culto sagrado, los libros que como santos reverenciamos y aun la misma fe languidezcan con el frío de la muerte, deben sujetarse a las leyes de la evolución. No sorprenderá esto si se tiene en cuenta lo que sobre cada una de esas cosas enseñan los modernistas ”.

REFLEXIONES FINALES

Hay entre 20 a 40 pasajes del libro que son heréticos o están llenos de herejía y modernismo, pero creí que sería mejor focalizarme únicamente en las que les he presentado aquí. De todos los libros escritos por Benedicto XVI que he estudiado (un total de 27), este libro es quizás el más herético y definitivamente se encuentra en el top de los tres primeros más heréticos.

3 comentarios:

  1. “NO” PERMITAS LA JUDAIZACIÓN DEL CRISTIANISMO PROMOVIDA POR LA DOCTRINA APÓSTATA DE BENEDICTO XVI:
    LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA, DEBEN ORIENTAR LOS OBJETIVOS DEL CURRÍCULO ESCOLAR LAICO Y LA CATEQUESIS, A FIN DE ALCANZAR LA SUPRA HUMANIDAD__ La relación entre la fe y la razón, la religión, la ciencia y la educación, se enmarca en el fenómeno espiritual de la trasformación humana abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.) __La paideia griega tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador, utilizando el discurso filosófico y la discusión de casos y ejemplos prácticos, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el currículo y objetivo de la filosofía griega. Y por su autentico valor pedagógico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el currículo y la metodología de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su teología fantástica que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar
  2. Parece que todos los papas recientes son herejes para ti, dime ¿cómo sabes que los otros no son herejes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor, los reclamantes al papado desde Juan XXIII bis en adelante no parecen herejes, LO SON EN REALIDAD. Los que estaban antes de ellos no lo son porque ellos, a pesar de todos los pecados que como persona privada pudieran haber cometido, NINGUNO USÓ LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO PARA ENSEÑAR DOCTRINAS EXTRAÑAS NI PROMOVER PRÁCTICAS CONTRARIAS A LA FE, NINGUNO FRATERNIZÓ NI CAPITULÓ CON LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA, NINGUNO ADULTERÓ LOS SACRAMENTOS, etc., como sí han hecho los recientes.

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.