jueves, 28 de abril de 2011

HEREJÍAS DE BENEDICTO XVI EN "JESÚS DE NAZARET" (I)

por Frater Pedro Dimont, O. S. B.

BENEDICTO XVI CRITICA EL EVANGELIO DE SAN MATEO Y RECHAZA SU EXACTITUD HISTÓRICA

Esta debe ser una de las peores herejías de Benedicto XVI. Ella se presenta en el contexto de sus repetidos intentos de excusar a los judíos de cualquier culpa por la muerte de Cristo.

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 218 : “El ochlos [“muchedumbre del pueblo” en griego] de Marcos se amplía en Mateo con fatales consecuencias, pues habla del ‘pueblo entero’ (27, 25), atribuyéndole la petición de que se crucificará a Jesús. Con ello Mateo no expresa seguramente un hecho histórico: ¿cómo podría haber estado presente en ese momento todo el pueblo y pedir la muerte de Jesús? La realidad histórica aparece de manera notoriamente correcta en Juan y Marcos”.

¡Impresionante, ¿no?! Benedicto comenta sobre las palabras de Mateo 27, 25: “Y todo el pueblo contestó diciendo: Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. Benedicto XVI no solamente critica las palabras del Evangelio de Mateo como algo de “fatales” consecuencias, sino que también niega de plano que el relato de San Mateo sea históricamente preciso. Esto simplemente es un rechazo de la indefectibilidad de la Sagrada Escritura. Es una negación de la revelación divina y de la fe católica. Ya es hora que la gente despierta y vea a este hombre por lo que es y lo que enseña. Él profiere esta tremenda herejía simplemente porque, como su libro deja claro , quiere exonerar a los judíos.

Papa León XIII, Providentissimus Deus, #20-21, 18 de noviembre de 1893: “En efecto, los libros que la Iglesia ha recibido como sagrados y canónicos, todos e íntegramente, en todas sus partes, han sido escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo; y está tan lejos de la divina inspiración el admitir error, que ella por sí misma no solamente lo excluye en absoluto, sino que lo excluye y rechaza con la misma necesidad con que es necesario que Dios, Verdad suma, no sea autor de ningún error. Tal es la antigua y constante creencia de la Iglesia definida solemnemente por los concilios de Florencia y de Trento, confirmada por fin y más expresamente declarada en el concilio Vaticano, que dio este decreto absoluto: ‘Los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, íntegros, con todas sus partes, como se describen en el decreto del mismo concilio (Tridentino) y se contienen en la antigua versión latina Vulgata, deben ser recibidos por sagrados y canónicos. La Iglesia los tiene por sagrados y canónicos, no porque, habiendo sido escritos por la sola industria humana, hayan sido después aprobados por su autoridad, ni sólo porque contengan la revelación sin error, sino porque, habiendo sido escritos por inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios por autor’. Por lo cual nada importa que el Espíritu Santo se haya servido de hombres como de instrumentos para escribir, como si a estos escritores inspirados, ya que no al autor principal, se les pudiera haber deslizado algún error. Porque É l de tal manera los excitó y movió con su influjo sobrenatural para que escribieran, de tal manera los asistió mientras escribían, que ellos concibieran rectamente todo y sólo lo que Él quería, y lo quisieran fielmente escribir, y lo expresaran aptamente con verdad infalible; de otra manera, É l no sería el autor de toda la Sagrada Escritura. Tal ha sido siempre el sentir de los Santos Padres. (…) pero lo que de ninguna manera puede hacerse es limitar la inspiración a solas algunas partes de las Escrituras o conceder que el autor sagrado haya cometido error”.

Papa Benedicto XV, Spiritus Paraclitus, # 22, 15 de septiembre de 1920: “Y no discrepan menos de la doctrina de la Iglesia – comprobada por el testimonio de San Jerónimo y de los demás Santos Padres – los que piensan que las partes históricas de la Escritura no se fundan en la verdad absoluta de los hechos…”.

BENEDICTO XVI ENSEÑA DESCARADAMENTE LA JUSTIFICACIÓN POR LA SOLA FE

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, pp. 275 -276 : “Pablo, que tanto resalta la imposibilidad de la justificación fundándose en la propia moralidad, presupone indudablemente en esto que el nuevo culto de los cristianos, en el cual ellos mismos son ‘víctima viva y santa’, sólo es posible participando en el amor hecho carne de Jesucristo, ese amor que, mediante el poder su santidad, supera toda nuestra insuficiencia.
    “Si debemos decir, por un lado, que con esta exhortación Pablo no cede a ninguna forma de moralismo y no desmiente para nada su doctrina acerca de la justificación mediante la fe –y no por las obras–, por otro queda claro que con esta doctrina de la justificación no se condena al hombre a la pasividad: no se convierte en un destinatario meramente pasivo de la justicia de Dios, la cual, en ese caso, sería en el fondo algo externo a él”.

Esto es protestantismo. Benedicto XVI afirma claramente que la doctrina de San Pablo sobre la justificación es ¡“mediante la fe –y no por las obras–“! Para aclarar esta herejía en su perspectiva, piénsense de esta manera: La próxima vez que se enfrente con un protestante en una discusión sobre la fe católica, y él (erróneamente) trae a colación el pasaje de San Pablo, en su intento de probar la justificación por la sola fe sin las obras, recuérdese que Benedicto XVI está de acuerdo con el protestante.

Santiago 2, 24: “Ved, pues, cómo por las obras y no por la fe solamente se justifica el hombre”.

Romanos 2, 5-6: “… del justo juicio de Dios, que dará a cada uno según sus obras”.

Romanos 2, 13: “Porque no son justos ante Dios los que oyen la Ley, sino los cumplidores de la Ley, ésos serán declarados justos”.
 
No es de extrañar que Benedicto XVI haya estado íntimamente involucrado en la formulación y aprobación de la herética Declaración C onjunta con los L uteranos sobre la Doctrina de la Justificación. Ella también enseña que la justificación es por la sola fe.

Declaración C onjunta sobre la Doctrina de la Justificación, Anexo a la Declaración oficial común, # 2, C [ “católicos” y luteranos juntos]: “La justificación tiene lugar só lo por gracia, por la sola fe; la persona se justifica sin las obras”.

BENEDICTO XVI PROMUEVE QUE LOS JUDÍOS NO DEBEN SER CONVERTIDOS

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 60 : “Hildegard Brem comenta así este pasaje: ‘Según Romanos 11, 25, la Iglesia no tiene que preocuparse por la conversión de los judíos, porque hay que esperar el momento establecido por Dios, ‘hasta que entren todos los pueblos’ (Ro m. 11, 25)”.

Benedicto XVI cita a Hildegard Brem (lo que significa que él lo aprueba), quien enseña que la Iglesia no debe convertir a los judíos. Benedicto XVI no contradice esta enseñanza, sino que la promueve y está de acuerdo con ella. En la siguiente página, él amplia aún más el punto,  d eclarando que los judíos conservan su propia “misión”.

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 61: “Hemos comprobado, además, que el anuncio de un tiempo de los gentiles forma parte del núcleo del mensaje escatológico de Jesús, un tiempo durante el cual se debe llevar el Evangelio a todo el mundo y a todos los hombres: sólo después la historia puede alcanzar su meta.
    "Entretanto, Israel conserva su propia misión. Está en las manos de Dios, que lo salvará ‘por entero’ en el tiempo apropiado, una vez que el número de los paganos esté completo. Es obvio y nada sorprendente que no se pudiera calcular la duración histórica de este periodo”.

Según él, los judíos no necesitan convertirse porque ellos retienen su propia misión y están “en las manos de Dios”. Por supuesto, esto es una negación de Jesucristo, del Evangelio, de la fe católica, y de muchos dogmas. Es por esto también que lo vimos alentar en su “misión” al rabino jefe de Roma .

Benedicto XVI, Discurso al rabino jefe de Roma, 16 de enero de 2006: “Distinguido señor rabino jefe, recientemente se le ha encomendado la guía espiritual de la comunidad judía romana; usted ha asumido esta responsabilidad con su experiencia de estudioso y de médico, que ha compartido alegrías y sufrimientos de mucha gente. Le expreso de corazón mis mejores deseos para su misión, y le aseguro mi estima y mi amistad cordial, así como las de mis colaboradores”.

Es un fraude monumental que este hombre pueda decirse ser el Papa y el jefe de la Iglesia cristiana. Los apóstoles fueron judíos conversos. Los mismos apóstoles evangelizaron a los judíos. El Gran Mandato de Jesús (Mc. 16; Mt. 28) consistió en encomendarle a los apóstoles llevar el Evangelio a todo el mundo . Es un dogma que los judíos ( al igual que los otros no cristianos) no pueden salvarse sin el bautismo y la fe en Cristo.

Hechos 4, 12: “… en nombre de Jesucristo (…) pues ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos”.

Hechos 13, 45-46: “Pero viendo los judíos a la muchedumbre, se llenaron de envidia e insultaban y contradecían a Pablo. Mas Pablo y Bernabé respondían valientemente, diciendo: A vosotros os habíamos de hablar primero la palabra de Dios, mas puesto que la rechazáis y os juzgáis indignos de la vida eterna, nos volveremos a los gentiles”.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, sesión 8, 22 de noviembre de 1439, ex cathedra: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y en que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre. –Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad, (…) El que quiera, pues, salvarse, así ha de sentir de la Trinidad.
    “Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo (…) hijo de Dios, es Dios y hombre. (…) Ésta es la fe católica y el que no la creyere fiel  y firmemente, no podrá salvarse”.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra:
“[La Santa Iglesia romana] firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irán al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mat. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica”.

 

BENEDICTO XVI NIEGA DESCARADAMENTE LA NECESIDAD DE CREER EN EL EVANGELIO PARA LA SALVACIÓN

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, pp. 58-59 : “El caminar incansable de S an Pablo hacia los pueblos para llevar el mensaje a todos y cumplir así la tarea, posiblemente ya durante su vida, muestra precisamente una tenacidad que sólo se explica por su convencimiento del significado histórico y escatológico del anuncio: ‘No tengo más remedio, y ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!’ (1 Co 9, 16). En este sentido, la urgencia de la evangelización en la generación apostólica no está motivada tanto por la cuestión sobre la necesidad de conocer el Evangelio para la salvación individual de cada persona, cuanto más bien por esta gran concepción de la historia: para que el mundo alcance su meta, el Evangelio tiene que llegar a todos los pueblos”.

Benedicto XVI dice que la urgencia de la evangelización no se basaba tanto en la necesidad de conocer el Evangelio para la salvación individual de cada persona. Más bien era importante para que el mundo pudiera cumplir su destino. Para el hereje Benedicto XVI, no es necesario que las personas conozcan y crean en el Evangelio para la salvación.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, 1870: “… nadie, sin embargo, ‘puede consentir a la predicación evangélica’, como es menester para conseguir la salvación, ‘sin la iluminación e inspiración del Espíritu Santo, que da a todos suavidad en consentir y creer a la verdad’”. (Denz. 1791)

Papa Gregorio XVI, Mirari vos, # 13, 15 de agosto de 1832: “Si dice el Apóstol que hay ‘un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo’ (Ef. 4, 5), entiendan, por lo tanto, los que piensan que por todas partes se va al puerto de salvación, que, según la sentencia del Salvador, ‘están ellos contra Cristo, pues no están con Cristo’ (Luc. 11, 23) y que los que no recolectan con Cristo, esparcen miserablemente, por lo cual es ‘indudable que perecerán eternamente los que no tengan fe católica y no la guardan íntegra y sin mancha’ (Credo Atanasiano)”.

BENEDICTO XVI JUSTIFICA LA CONDENACIÓN DE CRISTO

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p . 19 9: “… sobre el ‘caso’ Jesús. (…) Según Juan, se reunieron conjuntamente los jefes de los sacerdotes y los fariseos, los dos grupos dominantes en el judaísmo en tiempos de Jesús, aunque hubiera discrepancias entre ellos sobre muchos puntos. Su preocupación común era: ‘Vendrán los romanos y nos destruirán ‘el lugar’ (es decir, el templo, el lugar sagrado de la veneración de Dios) y la nación’ (11, 48). Uno estaría tentado de decir que el motivo para proceder contra Jesús era una preocupación política, en la cual concordaban tanto la aristocracia sacerdotal como los fariseos, aunque por razones diferentes (…) Con todo, hay que ser cautelosos a la hora de condenar a la ligera la perspectiva ‘puramente política’ propia de los adversarios de Jesús. En efecto, en el ordenamiento hasta entonces vigente, las dos dimensiones –la política y la religiosa– eran de hecho absolutamente inseparables una de otra”.

Benedicto XVI claramente intenta exonerar a quienes fueron responsables por la muerte de Cristo (es decir, los judíos).

Hechos 3, 12-19: “Visto lo cual por Pedro, habló así al pueblo: Varones israelitas, ¿qué os admiráis de esto o qué nos miráis a nosotros, como si por nuestro propio poder o por nuestra piedad hubiéramos hecho andar a éste? (…) Vosotros negasteis al Santo y al Justo y pedisteis que se os hiciera gracia de un homicida. Disteis la muerte al autor de la vida, a quien Dios resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. (…) Dios ha dado así cumplimiento a lo que había anunciado por boca de todos los profetas, la pasión de su Cristo. Arrepentíos, pues, y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados…”.

Errores de Pedro Abelardo, condenados por Inocencio II, 16 de julio de 1140, #10: “No pecaron los que crucificaron a Cristo por ignorancia, y cuanto se hace por ignorancia no debe atribuirse a culpa”. – Condenado

BENEDICTO XVI DICE QUE LOS JUDÍOS NO MATARON A JESÚS

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p . 217: “Pero preguntémonos antes de nada: ¿Quiénes eran exactamente los acusadores? ¿Quién ha insistido en que Jesús fuera condenado a muerte? En las respuestas que dan los Evangelios hay diferencias sobre las que hemos de reflexionar. Según Juan, son simplemente ‘los judíos’. Pero esta expresión de Juan no indica en modo alguno el pueblo de Israel como al –como quizás podría pensar el lector moderno–, y mucho menos aún comporta un tono ‘racista’. (…) Esta expresión tiene en Juan un significado bien preciso y rigurosamente delimitado: con ella designa la aristocracia del templo”.

Este es otro decidido esfuerzo del antipapa Benedicto XVI – el hombre que lleva la estrella judía de David en su mitra – para reescribir el Evangelio y excusar a los judíos. [foto] Su enseñanza constante a favor de los judíos es consistente con quien lidera la falsa Iglesia judía del anticristo. La revelación divina, sin embargo, es clara al decir que los judíos fueron los responsables por la muerte de Cristo.

1 Tesalonicenses 2, 14-15: “Pues vosotros, hermanos, os habéis hecho imitadores de las iglesias de Dios que hay en Judea, en Cristo Jesús, pues habéis padecido de vuestros conciudadanos, lo mismo que ellos de los judíos, de aquellos que dieron muerte al Señor Jesús y a los profetas, y a nosotros nos persiguen, y que no agradan a Dios y están contra todos los hombres…”.

Hechos 10, 39: “Y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén, y de cómo le dieron muerte suspendiéndole de un madero”.

Hechos 2, 5, 22-23, 37-38: “Residían en Jerusalén judíos, varones piadosos, de cuantas naciones hay bajo el cielo, (…) Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús de Nazaret, varón probado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por Él en medio de vosotros, como vosotros mismos sabéis, a éste, entregado según los designios de la presciencia de Dios, le alzasteis en la cruz y le disteis muerte (…) En oyéndole, se sintieron compungidos de corazón y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: ¿Qué hemos de hacer, hermanos? Pedro les contestó: Arrepentíos y bautizaos en el nombre de Jesucristo para remisión de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

Benedicto XVI admite que en el Evangelio de San Marcos, el “círculo de los acusadores” se amplía. Sin embargo, él (por supuesto) aun encuentra manera para no culpar a los judíos.

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, pp. 217-218: “En Marcos, en el contexto de la amnistía pascual (Barrabás o Jesús), el círculo de los acusadores se amplía: aparece el ‘ochlos’, que opta por dejar libre a Barrabás. ‘Ochlos’ significa ante todo simplemente un montón de gente, la ‘masa’. No es raro que la palabra tenga una connotación negativa, en el sentido de ‘chusma’. En cualquier caso, no indica el ‘pueblo’ de los judíos propiamente dicho”.

BENEDICTO XVI CUESTIONA LA AUTENTICIDAD DEL CAPÍTULO 2 DE LOS  HECHOS DE LOS APÓSTOLES

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p . 298: “Pedro presupone a David como el orante originario de este Salmo, y ahora puede constatar que en David no se ha cumplido esta esperanza: ‘David murió y lo enterraron, y conservamos su sepulcro hasta el día de hoy’ (Hch 2, 29). (…) No es necesario discutir aquí sobre si este discurso es de Pedro o fue redactado por otro, y por quién, como tampoco sobre cuándo y dónde fue compuesto exactamente. Cualquiera sea la razón, se trata de un tipo antiguo de anuncio de la resurrección, cuya autoridad en la Iglesia de los inicios se demuestra por el hecho de que se le atribuyó a Pedro mismo y fue considerado el anuncio original de la resurrección”.

El capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles contiene el sermón de San Pedro el día de Pentecostés, uno de los discursos más importantes en la historia de la Iglesia. Benedicto XVI pone en duda que este discurso pueda atribuirse a San Pedro. Esta es una herejía escandalosa y un sucio modernismo. El 1 de julio de 1933, la Pontificia Comisión Bíblica respondió a una pregunta respecto a Hechos 2, 24-33, el mismo pasaje que menciona Benedicto XVI. La respuesta declaró que ni siquiera está permitido interpretar las palabras de Salmo 15, 10-11, citados por San Pedro en Hechos 2, 27, que no sea sobre la resurrección de Jesucristo (Denz. 2272). Es decir, esas palabras de San Pedro se refieren definitivamente a la resurrección de Cristo. Nos podemos imaginar cómo habría respondido la Comisión Bíblica si alguien cuestionara que el discurso haya sido pronunciado por San Pedro.

BENEDICTO XVI NIEGA LA CONCLUSIÓN DEL EVANGELIO DE SAN MARCOS – ÉL DICE QUE FUE AÑADIDA

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret –   Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, pp. 304 -305 : “La conclusión del Evangelio de Marcos presenta un problema particular. Según manuscritos importantes, el texto termina con el versículo 16, 8: Ellas, las mujeres, ‘salieron corriendo del sepulcro, temblando de espanto. Y no dijeron nada a nadie, del miedo que tenían’. El texto auténtico del Evangelio, en la forma que ha llegado a nosotros, concluye con el susto y el temor de las mujeres. (…) Por qué nuestro texto queda interrumpido en este punto no lo sabemos. En el siglo II se ha añadido un relato sintético en el que se recogen las más importantes tradiciones sobre la resurrección, así como de la misión de los discípulos de predicar por todo el mundo (Mc. 16, 9-20)”.

Según Benedicto XVI, todo lo dicho a partir de San Marcos 16, 9 a San Marcos 16, 20 no es parte de la Biblia. Él excluye esta sección importante del texto bíblico.

Marcos 16, 15-20: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará; mas el que no creyere, se condenará. A los que creyeren les acompañarán estas señales: en mi nombre echarán los demonios, hablarán lenguas nuevas, tomarán en sus manos serpientes, y, si bebieren ponzoña, no les dañará; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud. El Señor Jesús, después de haber hablado con ellos, fue levantado a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios. Ellos se fueron, predicando por todas partes, cooperando con ellos el Señor y confirmando su palabra con las señales consiguientes”.

El hecho de que haya habido diversas opiniones en manuscritos antiguos con respecto a San Marcos 16 es algo irrelevante. En la Iglesia primitiva, hubo también disputas acerca de qu é libros constituían la Escritura canónica. Una vez que la Iglesia confirmó la autenticidad del Evangelio de San Marcos, de principio a fin, como se ha creído siempre en la Iglesia católica, esta declaración de Benedicto XVI es herejía. De hecho, es interesante tener en cuenta que el Primer Concilio Vaticano incorporó dogmáticamente, en su decreto infalible, el mismo extracto del Evangelio de San Mateo, precisamente el mismo que niega Benedicto XVI.

Papa Pío IX, Primer Concilio Vaticano, constitución dogmática sobre la fe católica, cap. 2, de la revelación: “Por eso, tanto Moisés y los profetas, como sobre todo el mismo Cristo Señor, hicieron y pronunciaron muchos y clarísimos milagros y profecías; y de los Apóstoles leemos: Y ellos marcharon y predicaron por todas partes, cooperando el Señor y confirmando su palabra con los signos que se seguían [Mc. 16, 20]. Y nuevamente está escrito: Tenemos palabra profética más firme, a la que hacéis bien en atender como a una antorcha que brilla en un lugar tenebroso [2 Petr. 1, 19]”.

Si usted todavía cree que Benedicto XVI es el Papa, entonces usted y él no tienen ni siquiera la misma Biblia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.