miércoles, 8 de junio de 2011

PASTOR PROTESTANTE, CONDENADO POR VIOLADOR

República Dominicana: Pastor Evangélico José Antonio Dionisio Miliano condenado a 20 años de prisión por violar hasta 36 niños.


El pastor evangélico José Antonio Dionisio Miliano violó entre 8 y 36 menores en un albergue de Santo Domingo Este y fue condenado purgar 20 años de prisión por esos delitos y además, pagar una indemnización de dos millones de pesos.

Las autoridades confirmaron que 8 menores fueron violados por el "religioso" y fueron sometidos a exámenes físicos y psicológicos. Con anterioridad el albergue para menores, La Cueva de Abdulam, había sido intervenido luego que algunos de los padres de los niños internos formularan querellas ante el Ministerio Público.

El supuesto “pastor” abusaba sexualmente de los menores, en el “nombre de Dios” (¿En nombre de cual "Dios"? porque no creo que sea en Nombre del Dios al cual servimos); los golpeaba y sometía a un terror psicológico que les impedía salir corriendo. Vecino del albergue afirmaron que allí se escuchaban gritos y expresiones de dolor, pero que no hicieron nada “por tratarse de una iglesia en la que supuestamente se adoraba a Dios”. ¿A qué "Dios" adoraban allí? ¿A Asmodeo?

A LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

Vosotros, que siempre decís que los mayores violadores son los sacerdotes católicos, ¿Qué podéis alegar ante esta evidencia?, sabiendo que se trata de un pastor protestante y de la gravedad de su delito.

Ahora, pensad quién es verdaderamente corrupto: la Iglesia Católica o las varias iglesias protestantes regadas por el globo. Porque, el protestantismo lleva consigo el liberalismo y la doble moral desde 1517; mientras que la Iglesia Católica ha mostrado su estricta oposición a la inmoralidad (y ahora mucho más), para evitar que se presenten estas situaciones y condenar severamente a los responsables.

Jorge Rondón Santos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.