martes, 16 de agosto de 2011

MAS PORQUE ERES TIBIO, TE VOMITARÉ DE MI BOCA



Duras palabras éstas las que Nuestro Señor le dirige a la iglesia de Laodicea en el capítulo III del Apocalispsis de San Juan. Y así las diría a muchos "acuerdistas" (que son los que, sabiendo que el Vaticano II destruyó a la Iglesia, todavía pretenden restablecer relaciones con la apóstata sede romana). A este fin transcribimos el artículo de Los Derechos de Dios, titulado "La ambigüedad doctrinal, equivale a traición..."

Una cosa es ambigua cuando no define un significado preciso e inequívoco. Segun el diccionario de la Real Academia Española, se define como:
Ambigüedad: adj. Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones: (comentario ambiguo)  
2. Incierto, confuso, dudoso: (personalidad ambigua)
Cuando, en materia de Fe (por ejemplo: CVII), una persona hace (a sabiendas y derechas), una declaración o definición ambigua, es (moralmente hablando) tan culpable como si hiciese una afirmación erronea...Y esto porque?
Porque, los que tienen a su cargo la enseñanza INFALIBLE de la Fe que nos fue legada para su resguardo, tienen la OBLIGACIÓN MORAL de cerrarle el paso a error: El error (en materia de Fe y Costumbres), no tiene cabida... Dejarle una puerta entreabierta para que, otro, APROVECHANDO QUE QUITARON YA EL CANDADO (de la definición precisa) ENTREN A ROBAR Y DESTRUIR EN LA VIÑA, es tan culpable como el propio que entra a realizar la destrucción.Si Nuestro Señor y Rey, es "La Luz del Mundo", que no tiene nada que ver con las tinieblas, luego entonces, la ambiguedad no es admisible: Es TIBIEZA que sera vomitada del cuerpo de la Fe.
El caso de Bernard Fellay (y por ende, de la Neo-FSSPX), y su acercamiento a Benedicto XVI es una muestra clara de ambigüedad en la Fe... o lo mismo, de APOSTASÍA

1 comentario:

  1. La biblia, es palabra de Dios, y cuenta en su palabra en la Segunda Epístola Universal de San Pedro Apóstol dice: 1 : 16-21
    2 Pedro 1:16-21
    Reina-Valera 1960 (RVR1960)

    Testigos presenciales de la gloria de Cristo

    16 Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad.
    17 Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.

    18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.

    19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

    20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

    21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

    Por ello, lo que quiero dar a entender es que la interpretación de la Palabra es solo una.
    Y ser tibio, significa, que no hay una dedicación completa ni en la carne ni en el espíritu. Porque para vivir en la carne o en el espíritu, se debe morir a una de las dos cosas. Y ser tibio es estar entre dos aguas. Aún deseando vivir en el espíritu, mi vivencia personal, es , que viviendo en el Espíritu hace unos días, me ingresaron en una planta de psiquiatría, alegando que estaba peligrando mi integridad, ya que la ciencia tan avanzada le ha puesto nombre a la vivencia de vivir en el Espíritu, porque no tenía necesidad de beber, ni comer, ni dormir, ni apetito sexual, ni necesidad de hablar, sentía la borrachera del Espíritu, tal cuál es nombrada en la Palabra, y eso para mi es un regalo, asumiendo las consecuencias de que en este mundo sea indicio de locura el vivir en el Espíritu.
    Solo Dios sabe por qué, cómo, para qué , pude vivir en este estado, que fue realmente el estado de vivir en la libertad de su Espíritu Santo que mora entre nosotros, y sé que vive en mi.
    Es tan grande reconocer que le Amo. Es infinito. Es amoroso. Solo sé que Él me quiere y que yo le quiero cada vez más por encima de todas las cosas. Y aún así, me cuesta volver a morir a mi carne, porque la carne ata, y tengo certeza de que Él es conocedor de mi corazón, y sabe que soy imperfecta, y que me rindo a Él, y le pido perdón por pecar contra Él , contra el mundo y contra mi misma. Pero no es suficiente, Él me pide que sea fría o caliente. Y por mucho que anhele sentir el fuego del Espíritu estoy en este mundo que solo me permite vivir a medias en el Espíritu, cuando mi yo está deseando ser como Él quiere que sea.

    María

    http://www.takeyourfreedom.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.