viernes, 9 de septiembre de 2011

"MUCHOS SE DESVIARON DEL CAMINO Y VAN EN POS DE SATANÁS"

Apelo Urgente de María Santificadora a un alma que es llamada Enoc por Jesús, El Buen Pastor, dado en Alto de Guarne (Colombia) a la 1:50 de Agosto 29 de 2011.


INTENSIFICAD VUESTRA ORACIÓN POR MIS HIJOS PREDILECTOS, PORQUE MUCHOS SE HAN DESVIADO DEL CAMINO Y SE HAN DEJADO SEDUCIR POR MI ADVERSARIO

LLAMADO URGENTE DE MARÍA SANTIFICADORA A LA HUMANIDAD
ALTO DE GUARNE (ANT)

Mis amadísimos hijitos, que la paz del Dios Uno y Trino esté con vosotros.

Pequeños míos, los días de la venida de mi Hijo están muy cerca, pero os digo, que primero debéis ser purificados; se acerca la hora de la agonía para la humanidad, la creación de mi Padre está clamando justicia y mi Padre la enviará sobre los habitantes de la tierra. Naciones enteras desaparecerán, el llanto y la desesperación se apoderarán de la humanidad; el fuego brotará de las entrañas de la tierra y terremotos en cadena destruirán muchos países. El invierno azotará muchas regiones, tormentas y cambios climáticos severos, anunciarán el paso de la justicia divina. Los hombres enloquecerán, el dinero rodará por el suelo y no servirá de nada, el cielo se consternará, las estrellas perderán su brillo y la tierra será un valle de lágrimas.

¡Pobres de vosotros, los que no queréis escuchar, ni atender a nuestros llamados, porque os vais a perder!. Hijitos míos, es hora de que os pongáis vuestra Armadura Espiritual completa, porque la batalla por vuestra libertad está por comenzar. Al final mi Corazón Inmaculado triunfará, pero antes, debéis de caminar conmigo por el desierto; uníos pues a Mí, mis amadísimos hijos; confiad en esta Madre que no os desamparará; rezad mi Santo Rosario que es poderosa armadura contra mi adversario; os digo, que mientras más oración hagáis unidos siempre a Mí, más rápido será vuestra liberación.

Caminad tomados de mi mano, porque el lobo tratará por todos los medios de apartaros de Mí; orad y orad, sólo la oración os dará la libertad. No perdáis más el tiempo en vanidades y preocupaciones mundanas, preocupaos más bien por vuestra salvación, porque este mundo que conocéis está por pasar. La creación con todas sus criaturas será purificada, sólo los que pasen la purificación alcanzarán la corona de la vida. Dejad pues hijos míos, de estar preocupados por las cosas de este mundo, sólo una cosa es importante, vuestra salvación. ¡Ay de aquellos que se han dedicado acumular y acumular riquezas, porque ya recibieron su paga!. Os digo, hijitos insensatos, que todo por lo que os desvivisteis, quedará en ruinas y sin valor. ¿De qué os servirán vuestras riquezas en el día de la justicia divina?. Recapacitad, porque la hora de la desolación está muy cerca, si no os acogéis a la misericordia de mi Padre os dará a través de su Aviso, os aseguro que pereceréis y lo más triste perderéis vuestra alma.

Hijitos rebeldes, el tiempo se os está agotando y la vida de vuestro espíritu está en juego; ¡despertad, despertad, porque el tiempo ya no es tiempo!; aprovechad el poco tiempo que os queda para que salvéis vuestra alma, porque os digo, que después del aviso y milagro, lo que viene es desolación y muerte. Si os acogéis desde ya a mi Padre, os aseguro que alcanzaréis misericordia, de lo contrario, vuestras almas se perderán al paso de la justicia divina.

Rebaño de mi Hijo, estad listos y preparados para el combate espiritual, no temáis, yo estoy con vosotros, confiad en vuestra Madre Celestial y dejaos guiar por Mí, y nada de lo que está por venir os tocará. Yo no permitiré que mi adversario le haga daño a las ovejas de mi Hijo; os digo, hijitos fieles, que si me confiáis vuestros hijos rebeldes, yo vuestra Madre, no permitiré que se pierdan por amor a vosotros. Yo soy vuestra Madre Celestial que sufre por cada uno de vosotros y en especial por aquellos hijitos que están más apartados de mi Hijo y de Mí. Entended hijitos que vuestro Padre y Madre Celestial, lo que más desean es vuestra salvación; no seáis tan indóciles, escuchad al llamado que os estamos haciendo a través de nuestros profetas y ungidos de estos últimos tiempos; os digo, que nunca antes hubo tanta efusión de Espíritu, como sucede al presente. Me estoy manifestando en diferentes lugares para ver si despertáis; mis lágrimas inundan la creación, mi corazón de madre está traspasado por vuestro pecado, el cielo llora conmigo viendo tanta miseria humana, tanto alejamiento de Dios en la humanidad de estos últimos tiempos.

Hijitos, el cielo hace esfuerzos para que la humanidad de estos tiempos recapacite, la Iglesia triunfante y purgante se unen a mí, para interceder ante el Padre, por esta humanidad ingrata. El infierno está lleno de almas y lo más triste, la mayoría son jóvenes que se negaron a escuchar la voz de Dios y le dieron la espalda a su misericordia. Hijitos, estoy muy triste por mis hijos predilectos que se están condenando, en el infierno hay un lugar reservado para ellos. No sabéis cuánto sufro y lloro por mis hijos predilectos que le están dando la espalda a mi Hijo, por seguir este mundo y sus placeres. INTENSIFICAD VUESTRA ORACIÓN POR MIS HIJOS PREDILECTOS, PORQUE MUCHOS SE HAN DESVIADO DEL CAMINO Y SE HAN DEJADO SEDUCIR POR MI ADVERSARIO. Los pecados de la carne, la vanagloria, el dinero, la nueva era, la falta de oración y el apartarse del camino del evangelio de mi Hijo, están haciendo que muchos de mis predilectos se pierdan y se condenen.

No sabéis hijitos míos, el dolor que siente mi Hijo al ver perderse tantos de sus familiares, mi Hijo llora y revive su calvario por cada sacerdote que se le pierde; por eso os pido que redobléis vuestras oraciones por mis hijos predilectos; no los critiquéis, ni juzguéis, ni señaléis, orad por ellos y pedid por su santificación; pues mi adversario ataca con mayor fuerza a todos los elegidos y en especial a mis hijos predilectos. Cada vez que un sacerdote se condena el cielo llora y mi Hijo es traspasado por la lanza del pecado con el cual se condenó. Orad y velad pues hijitos míos, porque la hora de la justicia divina está por comenzar, no os apartéis de mi Hijo y de Mí; caminad por la senda del bien, para que podáis alcanzar la gloria de Dios. Os amo y os llevo escondidos en mi Corazón. Vuestra Madre: María Santificadora.

Dad a conocer este mensaje en todos los confines de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.