viernes, 24 de febrero de 2012

EL SANTO VÍA CRUCIS, DICTADO POR MARÍA SANTÍSIMA


Viacrucis dictado por María Santísima a Agustín del Divino Corazón el día 20 de Junio de 2009. (Tomado del libro "María, Madre de la Iglesia")

I Estación: Jesús es juzgado y condenado a muerte.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por vuestra injusta condena, amante Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que guarde silencio y resignación en las pruebas que Dios se digne enviarme.

Alabada sea la Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

II Estación: Jesús es cargado con la cruz.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por la cruz que cargasteis sobre vuestros delicados hombros, fatigado Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que acepte los sufrimientos de cada día y luche con entereza por la salvación de mi alma.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

IV Estación: Jesús encuentra a su Santísima Madre.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por el encuentro que tuvisteis con vuestra Santísima Madre, mi tierno Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para continuar el camino de la cruz con paciencia y paz en el sufrimiento.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

V Estación: El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por la ayuda que recibisteis del cirineo, agotado Jesús mío, al cargar sobre sus hombros vuestra cruz, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para asistir generosamente a los hermanos que necesitan de mis servicios.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

VI Estación: La Verónica enjuga el Rostro de Jesús.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por la imagen de vuestro Divino Rostro que imprimisteis en el velo de la Verónica, os pido queincendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que estampéis en mi alma vuestro Rostro sufriente. Rostro que me impulsará a una vida de santidad.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

VII Estación: Jesús cae por segunda vez.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por vuestra segunda caída, compasivo Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que sea preservado de recaer en el pecado, de tal modo que mi corazón se asemeje alvuestro.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

VIII Estación: Jesús encuentra a las hijas de Jerusalén.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por el consuelo que disteis, bondadoso Jesús mío, a las mujeres de Jerusalén, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para ser perdonado y no ser castigado como merecen mis culpas.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

IX Estación: Jesús cae por tercera vez.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por vuestra tercera caída, mal herido Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que no me rinda en medio de la batalla, para que resista los embates y combates, y salga victorioso.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

X Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por el dolor que sentisteis, candoroso Jesús mío al ser despojado de vuestras vestiduras, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que cubráis la desnudez de mi alma con los ropajes de la contrición y penitencia.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

XI Estación: Jesús es clavado en la cruz.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por los acerbísimos dolores que padecisteis al ser clavado en la cruz, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que abra mi corazón al perdón de la misma manera como lo hicisteis Vos al ser crucificado.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

XII Estación: Jesús expira en el árbol de la cruz.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por vuestra terrible agonía y muerte en la cruz, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que muera a las concupiscencias y al mundo, y nazca a una vida de gracia.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

XIII Estación: Jesús es puesto en los brazos de María.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por vuestro descenso de la cruz y por el dolor de vuestra Santísima Madre al recibiros en sus brazos, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para que llore mis pecados y sea acogido en el regazo Materno de María.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

XIV Estación: Jesús es colocado en el sepulcro.

Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Sacratísimos Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María que ardéis en la llama del Amor Santo y Divino: por los tres días que estuvo vuestro cuerpo en el sepulcro y por vuestra gloriosa resurrección, triunfante Jesús mío, os pido que incendiéis mi corazón en vuestro fuego purificador para ser resucitado algún día y ser llevado a la gloria de los Cielos.

Alabada sea la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su Santísima Madre, triste y afligida al pie de la Santa Cruz.

Por las intenciones del Santo Papa, para ganar las indulgencias de este Santo Vía Crucis: Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.