jueves, 7 de junio de 2012

¡MUCHOS PROFETAS Y UNGIDOS DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS SERÁN DESPRESTIGIADOS Y PUESTOS EN EL PATÍBULO!

En estos Últimos Tiempos (Jesús y María nos lo revela constantemente), los que estamos levantados como siervos de Dios seremos perseguidos y hasta martirizados. Confirmamos trayendo este Apelo Urgente de María, Nuestra Señora de Todas las Naciones a un alma que es llamada Enoc, dado a las 13:20 de Mayo 31 de 2012.


¡MUCHOS PROFETAS Y UNGIDOS DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS SERÁN DESPRESTIGIADOS Y PUESTOS EN EL PATÍBULO!
 
LLAMADO URGENTE DE MARÍA SEÑORA DE TODAS LAS NACIONES A LOS HIJOS DE DIOS

Hijitos de mi corazón, que la paz de Dios esté con vosotros.

Hijitos, las fuerzas del mal han empezado a desplegarse por toda la tierra y su ataque a los hijos de Dios ya comenzó. Muchos profetas y ungidos de estos últimos tiempos serán desprestigiados y puestos en el patíbulo público. Sed muy cautelosos y astutos mis niños, porque los lobos andan camuflados y vestidos de ovejas para engañar al rebaño de mi Hijo. Ya están dentro del rebaño dividiendo las ovejas, creando cizaña, trayendo confusión, para luego dispersarlas y así hacerlas perder. Probad los espíritus, pedid mucho discernimiento al Santo Espíritu, porque no todo el que diga vengo de parte del Señor es del rebaño de mi Hijo.

Acordaos que los lobos son astutos, dividen el rebaño primero y luego lo separan para devorarlo y hacerlo caer en el despeñadero. La antigua serpiente volverá a engañar a muchos, acordaos mis hijitos de lo que dice la Santa Palabra de Dios: Un poco de levadura basta para fermentar toda la masa. (1 Corintios 5. 6) Guardaos de la levadura de los fariseos. (Marcos 8. 15).

La lengua venenosa de la serpiente difamará a los profetas y ungidos de Dios de estos últimos tiempos, así como lo hizo Jezabel con el profeta Elías (1 Reyes 19 1 al 4). Les hará la guerra difamándolos y persiguiéndolos para que las ovejas no los escuchen y así poderlas desviar del camino. ¿Cuántos se perderán por prestar atención a espíritus engañadores y falsas doctrinas?. Por eso hijitos míos os pido que confirméis los mensajes del cielo con la Santa Palabra de Dios, para que no seáis engañados y así no perdáis vuestra alma.

Os recuerdo mis niños, que todos los acontecimientos que están por suceder ya fueron escritos en la Santa Palabra de Dios a través de los profetas de la antigüedad y confirmados por mi Hijo en su Santo Evangelio. Mi Padre os los está recordando y confirmando a través de sus profetas y ungidos de estos últimos tiempos para que prestéis atención, recapacitéis y volváis a retomar el camino que lleva a la gloria de Dios. No caigáis pues hijitos en las trampas de mi adversario, pedid la luz y sabiduría del Santo Espíritu de Dios y confirmarlo todo con su santa palabra, porque mensaje que venga del cielo no difama, ni divide, antes por el contrario, invita a la conversión, al perdón, al arrepentimiento, al amor, a la esperanza y confianza en Dios. Os alerto pues mis hijitos, porque mi adversario ha comenzado una campaña de desprestigio a los profetas y ungidos de Dios; no os dejéis confundir; lee la palabra de Dios que es alimento para el espíritu y pedid mucho discernimiento a su Santo Espíritu para que podáis permanecer en la verdad; cubrid todo con la Sangre de mi Hijo, para que podáis distinguir y discernir el bien del mal y vuestra alma no se pierda por falta de conocimiento. Que la luz y la sabiduría de Dios os conduzcan a la verdad y mi protección maternal os asista siempre. Vuestra Madre María, Señora de todas las naciones.

Es urgente que deis a conocer este mensaje a todos mis hijitos.

El señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién podré temer? (Salmo 27.1).

1 comentario:

  1. Perdon si ya habia sido contestado esto en otra ocasion, pero cual es la fuente de estas revelaciones privadas?

    Que otros mensajes ha dado?

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.