miércoles, 22 de agosto de 2012

SERMÓN DE LA FIESTA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, POR EL PADRE BASILIO MÉRAMO



Amados hermanos en nuestro Señor Jesucristo:

En esta fiesta del Inmaculado Corazón de María, instituida por el papa Pío XII en plena guerra, después de consagrar la humanidad al Inmaculado Corazón, quiso que en la Octava después de la fiesta de la Asunción se celebrase la fiesta del Inmaculado Corazón de María.

La devoción al Inmaculado Corazón de María, como nosotros sabemos según San Juan Eudes, es la misma al Sagrado Corazón de Jesús; son dos devociones que expresan una misma realidad, el amor de nuestro Señor por nosotros y el amor de nuestra Señora que ama a su Hijo y nos ama a nosotros como a hijos suyos también. Lo vemos en el evangelio de San Juan: Ella es recibida por San Juan como Madre y Ella recibe a lo recibe a él y a todos nosotros como hijos suyos.

Aquí quiero hacer una observación, y es que no hay porqué enmendarle la plana al Ave María agregando “Madre nuestra”, también como en otras ocasiones lo he mencionado y, es más, cuando digo una cosa e insisto en ella, me baso teológicamente para decirlo, con lo cual no importa que cualquier otro padre o cualquier otro obispo así lo diga, porque así pierde, por no seguir la teología de la Iglesia. Me refiero a que no se dice “por nosotros los pecadores”, porque los pecadores no son los unos como si los otros no lo fueran, es un artículo relativo y aquí no hay ninguna relatividad; todos sin excepción somos pecadores, entonces no son los pecadores y los no pecadores. Sin agregarle además “Señora”, porque en latín no decimos en el Ave María “dómina”, son colombianismos, mejicanismos, argentinismos, que se le agregan.

Entonces ciñámonos a la liturgia romana. Lo mismo ocurre en el Padrenuestro, le colocan un “Señor” donde no lo lleva, entonces las personas que dirigen el Rosario, por favor no cometan esos errores, porque quienes vienen por primera vez lo aprenden mal y eso es lamentable; en el colegio las profesoras no han podido aprender, porque el sacerdote anterior les enseñó así y el anterior también, y se termina por no decirles más porque da pena, pues no entienden, pero en esta capilla sí deben entender y espero que se comprenda que no es un capricho, es por una concesión que se convierte en error teológico introducido por agregar artículos que no hay y una palabra puede convertirse en un error.

En la Iglesia es así: una simple “y” (en latín “que”) en el “Filioque” que no admiten los ortodoxos constituye una herejía, una “i” de más que se le agrega al homoiousios, en vez de homoousios en griego, la herejía de Arrio. Ni una iota. No quiere decir que no sea verdad que es Madre nuestra, es muy Madre nuestra como ya lo acabamos de ver en el evangelio, que es Madre de la Iglesia; es entonces Madre nuestra, pero si les vamos a agregar a las oraciones todas las verdades, no acabaríamos nunca. También en otras oraciones como la Salve. En el Credo agregamos un segundo creo, “creo en Dios Padre y creo en Jesucristo”, etcétera. Nos acostumbramos a agregarle y por eso cuando nos cambian en el Padrenuestro “deudas” por “ofensas”, por esa mala costumbre nos tragamos el cuento.

Nuestra Señora, primera garantía de salvación. La epístola de esta fiesta, tomada de uno de los libros Sapienciales, el Eclesiástico, y que la Iglesia le aplica a nuestra Señora, como a Madre de la Sabiduría, que es nuestro Señor, la Sabiduría Eterna, increada; Ella, Madre de Dios, Madre de la Sabiduría Eterna, Madre de nuestro Señor Jesucristo, predestinada desde toda eternidad, ab initio, ante ómnia saécula. Todos esos pasajes que parecieran ininteligibles, no se entienden si no los situamos dentro de la predestinación, ab aeterno, de la Santísima Virgen en el mismo decreto de la Encarnación, en el mismo decreto que desde toda la eternidad Dios promulgó, para que el Verbo se hiciera carne; en ese mismo decreto se promulgó que nuestra Señora sería la Madre de Dios y de esa predestinación brota toda la gloria y todo el honor de nuestra Señora, por ser la predestinada desde siempre a ser la Madre de Dios y de ahí todos los privilegios, por su maternidad divina.

De ahí todo su poderío, todo su señorío, toda su realeza y el triunfo bajo la impronta de su Inmaculado Corazón; de ahí tantas promesas en ese triunfo muchas veces mal interpretado, mal entendido, mal situado. Bástenos por lo menos saber sobre todo en la hora presente, que después de todo esto, de esta apostasía, de esta pérdida de la fe, de esta pasión de la Iglesia, tendrá lugar el triunfo del Inmaculado Corazón, que no forma sino el mismo y único triunfo de nuestro Señor Jesucristo.

Todo colabora al bien de aquellos que Dios ama, esta es la importancia de ser, de pertenecer a aquellos que Dios ama y todos somos amados de Dios, el problema está en que nos excluimos de ese amor divino voluntariamente y por eso se forman dos bandos, dos genealogías, dos razas: la raza de los benditos en nuestra Señora y la raza de los malditos en Eva y la serpiente. De ahí viene el odio irreconciliable y por eso es un signo, como decía San Luis María Grignión de Montfort, un signo de la predestinación el que nosotros veneremos a nuestra Señora, seamos sus fieles y verdaderos devotos, porque hay infieles y falsos devotos. Siendo entonces, sus fieles y verdaderos devotos pertenecemos a esa raza de los hijos de María y tenemos así la garantía de nuestra Salvación.

No es, por tanto, una devoción más o que yo le rece a San Pedro, o a San Juan, o a San Pablo, o al Santo que más me guste, porque nuestra Señora está por encima de todos los santos y ángeles del cielo, está al lado de Dios y es nuestro escudo, nuestra abogada y nuestra protectora y bajo todos esos títulos tenemos que invocarla para que Ella aplaste a la serpiente, la cabeza de Satanás.

Pidámosle esa confianza y amor filial a Ella, para que amemos más y mejor a nuestro Señor Jesucristo a pesar de todas nuestras miserias. +

PADRE BASILIO MERAMO
22 de agosto de 2001

martes, 21 de agosto de 2012

CONGRESISTA ESTADOUNIDENSE A HILLARY CLINTON: "DECÍDASE: O GUADALUPE O SANGER"

En un discurso ante la Cámara de Representantes, el congresista republicano Chris Smith, sostuvo que la visita de la Secretaria de Estado Hillary Clinton a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en México y el discurso que luego pronunció en Houston, Texas, cuando recibió el Premio Margaret Sanger concedido por la cadena abortista Planned Parenthood, son completamente inexcusables.

Desde ACIPRENSA- Vía FLUVIUM

 Chris Smith, senador republicano por Nueva Jersey

Según Smith, Clinton tuvo un "gesto muy bonito" al visitar la Basílica y ofrecer un ramo de flores en nombre del pueblo estadounidense, pero advirtió que el gesto se contradice con el discurso que pronunció al recibir el Premio Margaret Sanger.

 Hillary Clinton visitando la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe
 
Margaret Sanger fue la fundadora de los movimientos abortistas en Estados Unidos
 
Smith señaló que Clinton se declaró "impresionada" por Sanger, fundadora de la Planned Parenthood.

"Con todo respeto le pregunto (a Clinton): ¿Está bromeando? ‘Impresionada’ por Margaret Sanger, quien dijo en 1921, que la 'eugenesia es la vía más adecuada y exhaustiva para resolver la discriminación racial, política, y los problemas sociales" y en 1922 dijo que "lo más misericordioso que una familia puede hacer a uno de sus niños miembros es matarlo", cuestionó Smith.

Smith señaló que Clinton declaró que Margaret Sanger emprendió una de las mayores transformaciones "de toda la historia de la raza humana".

"Transformación, sí. Pero no para bien si uno es pobre, marginado, débil, de color, vulnerable, o uno de los muchos llamados indeseables que Sanger habría excluido y exterminado de la raza humana", indicó.
Margaret Sanger propuso el aborto y la eutanasia como métodos para la segregación racial (recorte de un diario hacia 1920 donde Sanger arenga al grupo racista Ku Kux Klan)

Según el congresista, los dos actos públicos "en la Ciudad de México y en Houston nos presentan dos irreconciliables visiones del mundo."

"Por un lado, el milagro de la Virgen de Guadalupe durante cinco siglos ha traído un mensaje de esperanza, fe, paz, reconciliación y protección de los más débiles, los más vulnerables entre nosotros. Por otro lado, cada año, la Planned Parenthood de Margaret Sanger mata a unos 300 mil niñas y niños en sus clínicas de aborto dispersos por los Estados Unidos ", añadió. 
"¿Nuestra Secretaria de Estado desconoce las creencias inhumana de Margaret Sanger? ¿No se informó sobre el cruel y temerario desprecio de Margaret Sanger hacia los pobres y las mujeres embarazadas? Como mínimo, la Secretaria de Estado Clinton, debería devolver el Premio Sanger".

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de la defensa de los no-nacidos, ruega por nosotros

viernes, 3 de agosto de 2012

PRECIOSA SANGRE DE CRISTO, CONSUELO DE YAHVEH DIOS

A Bernabé Nwoye, vidente y propagandista de la Preciosa Sangre de Cristo, le ha revelado Nuestro Señor algunas oraciones para obtener la misericordia del Padre. Estas oraciones, llamadas "Oraciones Místicas", las dirigió Nuestro Señor Jesucristo a Dios Padre durante su Pasión y Muerte. Una de ellas es la que vamos a publicar a continuación.

ORACIÓN DE REPARACIÓN AL ETERNO PADRE
(22 de Julio, 1999)




"Todos lo que adoran mi Sangre Preciosa, consuelan a mi Padre que ama mucho a su Hijo. Mientras adoran mi Sangre Preciosa, los dolores de mi Sagrado Corazón son aliviados. El sufriente Corazón de mi Madre también será consolado. Hijos, adoren mi Sangre Preciosa y ofrézcanla a mi Padre para obtener misericordia. Escuchen esta oración. Récenla siempre en reparación por los pecados del mundo. Récenla tres veces al día cada vez que la recen, yo les aseguro que la Divina Misericordia se multiplicará. Récenla para que sean liberados del fuego de la purificación. Hijos, denla a conocer a todo el mundo". (Jesús)

Padre Eterno, te ofrezco todas las Heridas de Tu amadísimo Hijo Jesucristo, los dolores y agonías de Su Sacratísimo Corazón, y Su Preciosísima Sangre que brotó de todas Sus Heridas, en reparación por mis pecados y los pecados del mundo entero Amén (3 veces)

jueves, 2 de agosto de 2012

¡MI JUSTICIA DIVINA VIENE A RESTABLECER EL ORDEN Y EL DERECHO!

Apelo urgentísimo dado por Yahveh, Dios Padre Todopoderoso a un alma que es llamada Enoc por Jesús, El Buen Pastor, dado el día 08 de Julio de 2012, a las 15:45.

¡MI JUSTICIA DIVINA VIENE A RESTABLECER EL ORDEN Y EL DERECHO!



LLAMADO URGENTÍSIMO DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD

Pueblo mío, heredad mía, paz a vosotros.

Fuego del cielo se aproxima que purificará mi creación y mis criaturas. Mi tierra gemirá como mujer en parto, las estrellas se consternarán y los planetas se alinearán, formando fenómenos celestes jamás vistos por ojo alguno. Hijos míos, heredad mía, ya no hay marcha atrás. Mi justicia divina viene a restablecer el orden y el derecho. La humanidad sabrá de mi existencia y ningún mortal podrá dudar de mí, y mis palabras.

¡Oh humanidad, por amor a vosotros sacrifiqué a mi único Hijo para daros la salvación y mi nombre fue glorificado por su sangre derramada; pero vosotros despreciasteis el misterio del amor representado en su sacrificio; han pasado más de veinte siglos y aún continuáis dándole la espalda al Dios del amor y la misericordia!. La copa de mi justa ira se ha rebosado, vuestro pecado y desamor han quebrantado el código del amor que rige en el universo y han abierto el código de mi justicia, que es lo que muy pronto recibiréis por todo vuestro pecado, desamor e injusticia.

Toda la creación se revertirá contra vosotros, porque sois vosotros los únicos que rompéis con el equilibrio de las cosas creadas. Conoceréis pues mi justicia que todo lo purificará, que todo lo restablecerá. El universo ha comenzado su agitación, fuego del cielo está en camino que os despertará de vuestro letargo espiritual y os hará reconocer mi existencia como único y verdadero Dios. Mi nombre está olvidado y distorsionado por la inmensa mayoría de la humanidad; vuestros dioses son tan numerosos como vuestras ciudades y tantos como las calles que hay en Jerusalén son los altares de infamia que habéis levantado para ofrecer incienso a Baal. ¡Os aseguro que vuestros dioses no os salvarán en el día de vuestra angustia!.

Mi creación está a punto de ser transformada y todo volverá como al comienzo. Todas mis criaturas guardarán el equilibrio del amor y ya no habrá más injusticia, ni pecado. Todo pasará a manos de mi pueblo elegido y mi voluntad se hará en los cielos y en la tierra como está escrito. Preparaos pues, porque el fuego de mi justicia ya cabalga con dirección a la tierra; vestíos de sayal y haced penitencia, porque la hora de mi justicia está cerca. Que la paz de Dios habite en vuestros corazones, hombres de buena voluntad. Vuestro padre, Yahvé, Señor de las Naciones.

Dad a conocer mis mensajes, en todos los confines de la tierra.

miércoles, 1 de agosto de 2012

LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA, LOS COMUNISTAS Y LOS MASONES, HICIERON UN ESFUERZO ORGANIZADO PARA INFILTRAR A LA IGLESIA CATÓLICA

Del libro "La verdad de lo que le ocurrió realmente a la Iglesia Católica después del Concilio Vaticano II", de los hermanos Miguel y Pedro Dimond, OSB.

 La Masonería, desde sus orígenes, ha buscado infiltrarse en el seno de la Iglesia para destruirla y construir la Religión del anticristo

Papa León XIII, Dall’alto, # 2, 15 de octubre de 1890: “No es necesario ahora enjuiciar a las sectas masónicas. Ellas ya están juzgadas; sus fines, sus medios, sus doctrinas, y sus acciones, son por todos conocidos con certeza indiscutible. Poseídas por el espíritu de Satanás, del cual son su instrumento, se queman como él por su odio mortal e implacable a Jesucristo y a su obra; y se esfuerzan por todos los medios por derrocarla y eliminarla(1).

Papa León XIII, In ipso, # 1, 3 de marzo de 1891: “Sin embargo, duele pensar que los enemigos de la Iglesia, unidos en una conspiración tan malvada, trabajen para debilitar e incluso, si es posible, eliminar completamente ese edificio maravilloso que Dios ha erigido como un refugio para la raza humana(2).
León XIII denunció fervorosamente (en sus homilías y encíclicas) la conspiración judeomasónica-comunista para destruir a la Iglesia Católica.

Es un hecho conocido que los comunistas y los masones hicieron un esfuerzo organizado para infiltrar la Iglesia católica. Ellos enviaron a un gran número de sus hombres al sacerdocio para colocarlos en cargos altos con el fin de debilitar y atacar a la Iglesia.

La Sra. Bella Dodd pasó la mayor parte de su vida en el Partido Comunista de América (Estados Unidos) y si el partido hubiera ganado la Casa Blanca habría sido designada Procuradora General. Después de su deserción, ella reveló que uno de sus puestos de trabajo como agente comunista era animar a los jóvenes radicales (que no siempre eran comunistas con carnet de pertenencia) que entraran en los seminarios católicos. Ella dijo que antes de abandonar al partido en los EE.UU., había alentado, siendo ella una comunista, a casi mil jóvenes radicales que se infiltraran en los seminarios y las órdenes religiosas.

Bella Dodd, ex-comunista convertida al catolicismo, reveló escalofriantes detalles de la irrupción comunista en los seminarios católicos de Estados Unidos

El hermano Joseph Natale, fundador del Monasterio de la Sagrada Familia, estuvo presente en una de las conferencias de Bella Dodd en los primeros años de la década de 1950. Él declaró lo siguiente:

“Escuché a esa mujer por cuatro horas y me tenía con los pelos de punta. Todo lo que ella dijo se ha cumplido al pie de la letra. Se podría pensar que ella era el profeta más grande del mundo, pero no era ningún profeta. Sólo estaba haciendo una exposición, paso por paso, del plan de batalla de la subversión comunista contra la Iglesia católica. Ella explicó que, de todas las religiones del mundo, la Iglesia católica era la única a quien temían los comunistas, puesto que era su único adversario efectivo(3).

Bella Dodd se convirtió al catolicismo al final de su vida. Hablando como ex comunista, ella dijo: “En la década de 1930, pusimos once mil hombres en el sacerdocio con el fin de destruir a la Iglesia desde adentro”. La idea era que estos hombres fueran ordenados, y luego ascendieran por la escala de influencias y de autoridad como monseñores y obispos. En aquel entonces, ella dijo: “Ahora mismo, ellos están en los lugares más altos en la Iglesia. Están trabajando para lograr un cambio para que la Iglesia católica no sea eficaz en contra del comunismo”. Ella también dijo que estos cambios serían tan drásticos que “no se reconocería a la Iglesia católica” (Esto fue 10 a 12 años antes del Vaticano II).

El Hermano Joseph relata que Bella Dodd también había dicho: 
La idea era destruir, no la institución de la Iglesia, sino la fe de la gente, e incluso utilizar la institución de la Iglesia, si fuera posible, para destruir la fe mediante la promoción de una falsa religión: algo que pareciera ser el catolicismo, pero que no lo fuera realmente. Una vez que la fe fuera destruida, explicó, habría un complejo de culpa introducido en la Iglesia (…) para etiquetar a la Iglesia de ‘anticuada’ como algo opresiva, autoritaria, llena de prejuicios, arrogante en afirmar ser la única poseedora de la verdad, y responsable de las divisiones de las entidades religiosas a lo largo de los siglos. Esto sería necesario para causar vergüenza a los líderes de la Iglesia en una ‘apertura al mundo’, y una actitud más flexible hacia todas las religiones y filosofías. Los comunistas entonces se aprovecharían de esta apertura con el fin de socavar a la Iglesia(4).
Los masones hicieron un intento similar de infiltrar a la Iglesia católica y elevar sus hombres a los niveles más altos. La sociedad secreta luciferina, los carbonarios, conocida como la Alta Venta, publicó una serie de Instrucciones Permanentes, o el Código de Reglas, que aparecieron en Italia en 1818. En ella decían:

“(…) Es un deber de las sociedades secretas hacer el primer ataque a la Iglesia y al Papa, con el objeto de conquistarlos a los dos. La obra para la que nos ceñimos no es una obra de un día, ni de un mes, ni un año. Puede durar por muchos años, tal vez un siglo (…) Lo que debemos pedir, lo que debemos buscar y esperar, así como los judíos esperan al Mesías, es un Papa de acuerdo a nuestras necesidades. Necesitamos un Papa para nosotros, si tal Papa fuera posible. Con ese Papa marcharemos de forma más segura al asalto de la Iglesia, que con todos los libritos de nuestros hermanos franceses e ingleses(5).
Los carbonarios eran la rama italiana de la masonería, y buscaban la unificación de Italia y la eliminación de la Iglesia Católica

El mismo documento masónico hizo esta predicción asombrosa:

En un plazo de cien años (…) los obispos y sacerdotes creerán que están marchando detrás de la bandera de las llaves de Pedro, cuando en realidad estarán siguiendo nuestra bandera (…) Las reformas tendrán que ser producidas en nombre de la obediencia”(6).

Estas organizaciones y los individuos que pertenecen a ellas son agentes que el diablo usa para atacar a la verdadera Iglesia de Cristo.

Efesios 6, 12: “Porque no es nuestra lucha contra carne y sangre, sino contra los principados y potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos en los aires”.
En estos tiempos, peligrosos en verdad, debemos conocer y defender la Fe Católica contra el diablo y sus agentes en la tierra (la franc-masonería)

El 3 de abril de 1844, un líder de la Alta Venta nombrado Nubius, escribió una carta a otro masón de alta posición. La carta habla un vez más sobre el plan de infiltrar a la Iglesia católica, y el intento de poner a un “Papa” masónico, que promoverá la religión de la masonería. 
Ahora bien, a fin de garantizar un Papa en las proporciones necesarias, debemos en primer lugar preparar a una generación digna del reino que soñamos (…) Deja que el clero avance bajo su bandera (la bandera masónica) siempre creyendo que están avanzando en la bandera de las llaves apostólicas. Echad la red como Simón Bar Jonás; extiéndelo hasta el fondo de las sacristías, los seminarios y conventos (…) Habrás terminado una revolución vestido con la triple corona del Papa y la capa, llevando la cruz y la bandera, una revolución que sólo necesita un pequeño estímulo para incendiar los cuatro cantos de la tierra”(7).

El masón Eliphaz Levi dijo en 1862: 
El día llegará en que el Papa (…) declarará que todas las excomuniones están suprimidas y todos los anatemas retirados. Cuando todos los cristianos estén unidos dentro de la Iglesia, cuando los judíos y los musulmanes sean bendecidos y llamados de nuevo a ella (…) permitirá a todas las sectas acercarse a ella poco a poco y abarcará toda la humanidad en la comunión de su amor y oraciones. Luego, los protestantes ya no existirán. ¿Contra qué van a protestar? El Sumo Pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que él quiera con todas las naciones de la tierra”(8).
¿No es el encuentro ecuménico de Asís (1986) la prueba de que la masonería está en las cumbres de la Iglesia Católica? La respuesta es un SÍ rotundo

Un sacerdote apostata y ex-abogado canonista(9), llamado Pablo Roca (1830-1893), después de que fue excomulgado, dijo: “El papado caerá; va a morir bajo el cuchillo sagrado que los padres del último concilio forjarán(10). Roca también dijo: “Debes tener un nuevo dogma, una nueva religión, un nuevo ministerio, y nuevos rituales que sean muy parecidos a los de la Iglesia que se habrá rendido. El culto divino dirigido por la liturgia, el ceremonial, el ritual y los reglamentos de la Iglesia católica romana se someterán en breve a una transformación en el concilio ecuménico(11).

Notas:

1 Las Encíclicas Papales, por Claudia Carlen, edición inglesa, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 2 (1878-1903), p. 226.

2 Las Encíclicas Papales, vol. 2 (1878-1903), p. 237.

3 Declaración del Hno. Joseph Natale relatando lo que dijo la ex-comunista.

4 Declaración del Hno. Joseph Natale relatando lo que dijo la ex-comunista.

5 Las Instrucciones Permanentes de la Alta Venta, edición inglesa.

6 Las Instrucciones Permanentes de la Alta Venta, edición inglesa.

7 NUBIUS, Instrucciones Secretas sobre la Conquista de la Iglesia, en Emmanuel Barbier, Les infiltrations maconiques dans i’Eglise, Paris/Brussels: Desclée de Brouwer, 1901, p.5). parte de esto también en Piers Compton, La Cruz Rota, Cranbrook, Western Australia: Veritas Pub. Co. Ptd Ltd, 1984, p. 15-16.

8 Dr. Rara Coomaraswamy, La Destrucción de la Tradición Cristiana, edición inglesa, p. 133.

9 Piers Compton, La Cruz Rota, Cranbrook, Western Australia: Veritas Pub. Co. Ptd Ltd, 1984, p. 42.

10 Dr. Rudolf Graber, Atanasio y la Iglesia de Nuestro Tiempo, edición inglesa.

11 Piers Compton, La Cruz Rota, p. 42.

YAHVEH, EL QUE EXISTE POR SÍ MISMO

Queremos durante esta semana (de hoy hasta el 4 de Agosto) rendir un homenaje a Yahveh, Dios Padre Todopoderoso (a quien sea dada toda la Gloria con el Hijo y el Espíritu Santo per sécula seculorum, Amén). A este propósito, republicamos este artículo de SURSUM CORDA sobre el Nombre de Dios desde una perspectiva patrística.
  
EL QUE EXISTE POR SÍ MISMO 
  
En el libro de Éxodo leemos que Moisés pregunta al Señor:
Si voy a los israelitas y les digo: ‘El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros’, y si ellos me preguntan ‘¿Cuál es su nombre?’ ¿qué les diré? Dios respondió a Moisés “Yo Soy el que Soy”. (Ex 3: 13-14).
  
Vocación de Moisés
 
Junto con primer versículo de Génesis, éste debe ser uno de los que más atención ha reclamado de parte de los hermeneutas. Cualquier nota en una Biblia católica (una buena Biblia católica) nos expone parte del interesante debate que se ha realizado, desde la Patrística sobre las contundentes palabras de Dios: “Yo Soy el que Soy”. La mayoría de los críticos (especialmente desde el siglo XVIII a la actualidad) han interpretado esta respuesta como una evasión a la pregunta de Moisés. Dios le da un hombre, YHWH el cual hasta el día de hoy los judíos herederos de la tradición rabínica (no los karaítas) se niegan a pronunciar.
  
En esta publicación quisiera que recuperemos la interpretación de la filosofía patrística y finalmente hacer una pequeña reflexión sobre esta nueva hermenéutica. Debemos a San Gregorio de Nisa considerar que la respuesta “Yo Soy el que Soy” como un punto de partida para la definición ontológica de Dios. Por su parte, San Gregorio Nacianceno consideró la respuesta de Dios como una revelación de la naturaleza divina:
“Los nombres más propios de la esencia de Dios son el ‘ente’ y el de ‘Dios’; y el mas propio de estos es el nombre de ‘ente’, no sólo porque Dios mismo lo enseñó a Moisés (…) sino porque por él buscamos decir la naturaleza que tiene por sí el ser mismo y que no lo une con otra cosa” (Discursos teológicos IV, 18).
  
Dios es ante todo ente, eso significa “Dios Es”. Ahora bien, Dios le dice a Moisés “Yo soy el que soy”, es decir, Es Él Mismo, no un ser que se confunde con otro, sino un Ser que en sí mismo existe, que existe por sí mismo, no es creado, no fue formado, sino que es autoexistente y es consciente de esa autoexistencia. De esta manera se define el primer atributo de la divinidad: la Existencia sin dependencia de ningún ser, porque es el primero y también el ser por el cual los demás pueden existir. ¡Hermosa revelación a la inteligencia limitada de los hombres que no podemos escapar del proceso de causa-consecuencia! Pensemos que en la filosofía griega esta propiedad de la divinidad era absolutamente desconocida. Recordemos: el Demiurgo de Platón coexiste con la materia, las ideas y el tiempo. “Yo soy el que soy”, es decir, “el que existe por sí mismo”. Por eso San Gregorio Nacianceno concluye que Dios es el único ser propiamente con calidad de tal, ya que no está circunscripto a nada que le sea anterior ni posterior. San Hilario, continuando en esta línea afirma “nada es más propio de Dios que ‘el Ser’”.
  
Retomamos, la respuesta de la Divinidad al hombre que, temeroso se asomó a ver el asombroso hecho de la zarza que ardía sin consumirse es la obscura luz de la Naturaleza Divina, que no podemos comprender si no es con el auxilio de la Gracia, y aún así sólo llegaremos a un conocimiento limitado a nuestra inteligencia humana, mortalmente herida por el pecado original. Dios nos eleva de nuestra miserable condición para que podamos conocerle y amarle, nos restituye aquello que perdimos con la caída de los Padres. Allí está la verdadera apocatástasis de aquellos cuyo nombre está inscripto en el Libro de la Vida y que podrán contemplar al Creador cara a cara.
  
Pero no podemos concluir este breve examen de Éxodo 3, 14 sin referirnos a la moderna hermenéutica. La misma sostiene que la respuesta de Dios a Moisés no es una revelación ontológica, sino, únicamente una evasión. Dios no le dice “Yo soy el que existe por sí mismo”, no afirma ser el único Dios, y por lo tanto el único Ser propiamente definible como tal… por el simple hecho de que la mentalidad hebrea es primitiva y no había alcanzado aún (de ser histórico tal suceso, algo que los más modernos “críticos” niegan) tal desarrollo de la filosofía. ¿Qué implica esto? Implica la imperfección de la revelación y que la misma está sujeta a un crecimiento, a una evolución. Volvemos aquí a los errores kantianos sobre la imposibilidad de conocer la esencia de las cosas, aún con nuestra inteligencia herida mortalmente, sino únicamente los fenómenos, es decir, el revestimiento externo, y por lo tanto, un conocimiento perfectible y mudable. Un conocimiento, volvemos, evolutivo. ¿Por qué Dios no podía decirle a Dios que Él Es el Que Existe por Sí Mismo? Por que los griegos nunca llegaron a esa idea. Sinceramente se trata de una respuesta carente de toda lógica. La filosofía profana, como todo conocimiento que no provenga de Dios es limitado y circunscripto a la contigencia humana; pero el conocimiento que proviene de Dios, es decir, el que es infundido por el Creador tiene como fin ordenar todo a Dios. Un argumento comparable es el que utilizan aquellos que defienden la ordenación de mujeres al sacerdocio cuándo pretextan que Cristo no eligió a mujeres entre los apóstoles por las convenciones sociales e históricas de su tiempo. ¿Acaso está Cristo atado a la temporalidad y a las leyes del hombre? ¿Acaso Dios, volviendo, se encuentra limitado a la inteligencia humana? En distintos momentos históricos Dios decidió levantar a los hombres de su miserable condición para que le conocieran y le amaran, estableciendo así sucesivos pactos.
 
Limitar el significado del texto bíblico, haciéndolo mero accidente de una época no es otra cosa que negar que se trate de el Único Texto que tiene por autor al Mismo Dios. Nosotros como católicos estamos obligados a creer que la Sagrada Escritura es la Palabra de Dios. En ella, Dios se nos revela como se le reveló a Moisés en el Monte. Cuándo Dios se revela a Moisés des-vela su majestad. Moisés recibió por voluntad de Dios la ousía de la Divinidad y fue comisionado a transmitirla junto con el mensaje de liberación. De la misma manera nosotros, fieles de la Iglesia Católica estamos obligados a transmitir la Verdad, que es Cristo Mismo. Moisés se enfrentó a la incredulidad de los Israelitas y el poderío del Faraón.
  
Nosotros tenemos como adversarios al Mundo y a su Príncipe. 
Moisés tenía el conocimiento y la Fe. 
Nosotros también.