martes, 26 de febrero de 2013

PROSEGUID VUESTRO CAMINO DE CRUZ

Palabras de Nuestra Señora a Agustín del Divino Corazón, dadas en Enero 6 de 2010, a las 06:30. (Tomada del libro "María, Maestra de los Apóstoles de los Últimos Tiempos") 

Proseguid vuestro camino de Cuz

 Jesús dice: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, queCARGUE CON SU CRUZ y me siga." (Mateo XVI, 24)

María Santísima dice:

Hijos amados: proseguid vuestro camino de cruz, camino estrecho, espinoso pero camino que os lleva al cielo.

Proseguid con vuestros ojos levantados al cielo, cielo alfombrado de azul, cielo mullido de estrellas, cielo infinito, cielo abierto para las almas que viven según la Divina Voluntad.

Proseguid con vuestro corazón unido al Sacratísimo Corazón de Jesús. Corazón que arde en la llama de Amor Divino. Corazón con varios Aposentos, dispuestos en daros albergue. Corazón que es asilo de protección para el tiempo de la tribulación que estáis viviendo; proseguid tras las huellas de Cristo, huellas que perfuman vuestro andar, huellas que os llevarán al lugar donde Él vive; huellas inconfundibles porque son las pisadas del Maestro de sandalias desgastadas.

Proseguid el camino de la adoración y de la reparación. Son muchos los pecados que hieren nuestros Sagrados Corazones. Son muchos los impíos que traspasan nuestros Corazones Unidos con dardos de desamor.

Proseguid vuestra marcha unidos a mi Ejército Victorioso porque hay una batalla espiritual entre las potestades del Cielo y las del infierno.

Proseguid por las sendas de la mortificación y de la penitencia, porque habrá una persecución sangrienta en contra de los verdaderos discípulos y apóstoles del Señor; persecución, aún, dentro de la misma Iglesia, porque satanás se ha infiltrado, ha seducido a algunos de mis hijos que ya no trabajan para Jesús sino para las potestades y principados del infierno; ha sembrado en sus corazones veneno letal; veneno que los hace aparentemente religiosos, obedientes a los mandatos del Santo Padre el Papa, pero llevan dentro del corazón el aguijón de la desobediencia, de la herejía.

Proseguid con el Santo Rosario en vuestras manos y ofrecédmelo por todos los que son injustamente perseguidos, calumniados; satanás suele utilizar personas buenas para destruir las obras del Dios; reparad por ellas, tienen una cuenta pendiente que pagar, para ir al Cielo.

Proseguid con vuestra Madre del Cielo, Madre que os está recordando por última vez los mensajes dados en muchas partes del mundo, porque el tiempo de la misericordia ha terminado, el tiempo de la tribulación y la justicia esta en curso.

Hijos carísimos: la persecución sangrienta contra los que son fieles a Jesús y a su Evangelio, es el tercer signo que evidencia que estáis en el final de los tiempos; porque “en aquel tiempo seréis entregados a los magistrados para ser puestos en los tormentos y os darán muerte, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre, por ser discípulos míos” (Mateo 24, 9); discípulos que no caminan tras las directrices del mundo sino bajo los preceptos del Evangelio; discípulos que imitan las virtudes del Maestro; discípulos que alegremente llevan sobre sus hombros la cruz a cuestas; discípulos que se consideran peregrinos que van en busca de la Patria Celestial; discípulos con aroma de santidad, aroma que los lleva a repudiar las cosas del mundo, aroma que los lleva a detestar el pecado, aroma que los lleva a anunciar y denunciar, aroma que los lleva a vivir la sana doctrina, doctrina que jamás podrá ser cambiada, doctrina clara que vaya en perfecta coherencia con la doctrina predicada por Jesús; doctrina que choca con las corrientes del modernismo, doctrina aferrada a la tradición, doctrina que los lleva a ser incomprendidos, repudiados por una sociedad depravada, sociedad que no compagina con las enseñanzas de Jesús; enseñanzas según ellos obsoletas, incompatibles con el progreso y adelanto del mundo.

Hijos míos: son muchos los enemigos que asedian al Papa; enemigos que trabajan solapadamente para destruir la Iglesia, enemigos que van en contra de sus pensamientos, y doctrina tradicional; orad por mi hijo amado, Papa.

Son muchos los enemigos para el resto fiel, resto fiel amparado por mi protección Maternal, resto fiel defendido por San Miguel Arcángel, resto fiel que padece vejámenes, humillaciones por ser discípulos aceptos ante los ojos del Señor, resto fiel que tendrá que esconderse ante el poderoso enemigo que tomará el puesto que no le pertenece, resto fiel que enfrentará duras batallas, pasará por dolorosas pruebas; resto fiel que permanecerá, aún, pasando por duras batallas.

Hijos amados: consagraos a mi Inmaculado Corazón para que apetezcáis las cosas del Cielo, para que os revistáis de las fuerzas necesarias para este tiempo de tribulación porque muchos serán los ataques, muchas las persecuciones para el resto fiel de la Iglesia.

Os amo y os bendigo: +. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.