martes, 30 de abril de 2013

SOBRE EL CRUCIFIJO QUE USAN LOS PAPAS CONCILIARES

¿Qué tienen en común los últimos cinco papas conciliares, además de sus herejías? Una cruz rota inspirada en un cuadro censurado.
 
(Transcrito de FIDES ET FORMA / Francesco Colafemmina/ Traducción de Foro Católico)
  
Hay una historia conectada a la férula Scorzelli, la de la cruz de Albert Servaes (1883-1966). Servaes había hecho en 1919 catorce dibujos en carboncillo sobre papel blanco que representan las estaciones del Vía Crucis impregnadas de un fuerte pathos y una deformación constante de los cuerpos en su expresión de dolor extremo. Este es un claro ejemplo de “expresionismo” aplicado a lo sagrado. 
  
Servaes es uno de los artistas de la Escuela de Laethem, que se caracteriza por una búsqueda agresiva de un privitimismo “exótico” en la escuela de Laethem-Saint-Martin, en Flandes. El grupo Laethem, de los cuales el exponente más conocido es Gustave de Smet, partió de una crítica al Impresionismo que sentía como demasiado cercano a la sensibilidad positivista e incapaces de captar los contrastes y las ebulliciones en camino de la Primera Guerra Mundial.
  
El expresionismo del grupo Laethem se convirtió así en una rebelión contra las hojas de estilo delicadas de la lengua francesa, a través del descubrimiento de una realidad trágica en la que el artista es el intérprete.
  
La rebelión social e individual del artista, en el caso de Laethem es también a la comercialización normal de los círculos expresionistas en París. 
 
La condena del Via Crucis de Servaes por parte del Santo Oficio, después de la aprobación directa del Papa Benedicto XV, es un documento clave, ya que no es una simple condena de un trabajo específico, sino la prohibición de un estilo completo o escuela de arte:
 
Albert Servaes presentó la mano de Jesús como una garra…
   
Decreto que CONDENA las imágenes sagradas de una ESCUELA PICTÓRICA (Publicado el 30 de marzo de 1921 por el Santo Oficio).
Los eminentísimos y reverendísimos señores cardenales reunidos con los inquisidores generales en materia de fe y moral, en sesión ordinaria celebrada el miércoles 23 de febrero de 1921 públicamente declararon censuradas las imágenes sagradas de la nueva escuela pictórica que se exhibe en el folleto con el título La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo de Cyril Vershaeve (imágenes compuestas por Albert Servaes. Bruselas y París. Librairie National d’art et d’histoire et G. van Oest allí y Editeurs, 1920), por la prescripción del canon 1399, n. 12, que las prohibe por la ley y por lo tanto deben ser retiradas inmediatamente de iglesias, oratorios, etc, y en todo lugar que fueren expuestas. El jueves siguiente, 24 del mismo mes y año, Su Santidad el Papa Benedicto XV, en la Audiencia privada con los Reverendísimos Padres señores asesores del Santo Oficio, el Santo Padre aprobó la resolución que se le había mostrado, y les ordenó que a partir de ésta, quedara establecido y confirmado.

Dado en Roma, en la sede del Santo Oficio, 30 de marzo 1921.

A. Castellano, Notario del Santo Oficio.
Decrétum DAMNÁNTUR Sacræ Imágines CUJÚSDAM COSAS Schólæ PICTÓRICÆ (publicado por el Santo Oficio el 30 de marzo de 1921)

Eminentíssimi ac Reverendíssimi Dómini Cardináles et morum Inquisitóres Generáles, in ordinário conséssu habito feria IV, die 23 februárii 1921, públice declarándum censuérunt: Imágines sacras cujúsdam novæ schólæ pictóricæ, quarum spécimen exhíbetur in opúsculo cui títulus: La Passion de Notre-Seigneur Jésus-Christ par Cyril Verschaeve (ornée de compositions d’Albert Servaes. Bruxelles et Paris. Librairie Nationale d’art et d’histoire G. van Oest et Ci e Editeurs, 1920), ad præscríptum cánonis 1399, n. 12, prohíberi ipso jure, ideóque statim removéndas esse ab Ecclésiis, Oratóriis, etc., in quibus forte expósitæ inveniántur. Et insequénti feria V, die 24 ejúsdem mensis et anni, Sanctíssimus D. N. Benedíctus divína Providéntia Papa XV, in sólita audiéntia R. P. D. Assessóri S. Offícii impertíta, relátam sibi Reverendíssimum Patrum resolutiónem approbávit, mándans ad quos spéctat ut eam sérvent et serváre fáciant.

Datum Rómæ, ex ǽdibus S. Offícii, die 30 martii 1921.

A. Castellano, Suprémæ S. C. S. Off. Notarius
La condena de toda una “nueva escuela de pintura” es singular cuando se lee a la luz de los cambios que se introducirán en el enfoque del arte de la Iglesia con la Sacrosanctum Concilium en 1963. El anuncio de la ausencia de “estilos propios de la Iglesia” en el SC 123, por cuanto puede ser cuestionable, subraya, sin embargo, que la Iglesia ha rechazado sin embargo ciertos estilos en oposición a la fe y la tradición. Y el caso del expresionismo belga realista es emblemático en este sentido.
  
El expresionismo belga (particularmente el de Albert Servaes), era expresión del modernismo que la Iglesia combatió desde antes del "Pascendi" (y 50 años después, hasta el CV2)
  
La férula Scorzelli no es más que la repetición de aquel expresionismo. Y “la venganza de Servaes” se proclamó al mundo en 1965. Es cierto, la férula ha existido por muchos años, de alguna manera perdió su significado original en el imaginario colectivo y adoptó el aspecto de un símbolo del pontificado de Juan Pablo II. Sin embargo hay que señalar que el Papa Francisco escogió un anillo papal que pertenecía al arzobispo Pasquale Macchi, ex secretario del Papa Pablo VI.
 
Anillo pastoral de Pasquale Macchi (ahora de Bergoglio/Francisco I)
  
Es un hecho curioso que este anillo ha sido testigo de una salida repentina del sarcófago de otro Cardenal momificado: el cardenal Re. Él, quien fue prefecto de la Congregación para los Obispos, sin haber sido ni obispo diocesano, ni sacerdote, ha sugerido al Papa Francisco, la elección de este anillo.
 
Bergoglio lo eligió debido a su dimensión estética está estrechamente relacionada con el tiempo de “San Pablo”. Período de subversión estética dirigido por varios Lercaro, Francia y Fallani. Período iconoclasta por excelencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.