viernes, 9 de agosto de 2013

LETANÍA PARA EL TIEMPO DE LOS TIEMPOS

Desde RADIO CRISTIANDAD


Señor, ten misericordia de nosotros.
Cristo, ten misericordia de nosotros.
Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo, óyenos.
Cristo escúchanos.

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, redentor del mundo, ten misericordia de nosotros,
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros,
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

(A partir de aquí se responde: Líbranos Señor)
De la herejía.
De la apostasía.
De la falsa Iglesia Católica que hoy se asienta en Roma.
De las maquinaciones de sus forjadores y propagadores.
De sus falsos Papas.
De los frutos podridos del Concilio Vaticano II.
De la perversa teología conciliar.
De sus ambiguas y malintencionadas enseñanzas.
De sus lobos disfrazados de cordero.
De sus sepulcros blanqueados.
De su raza de víboras.
De la mofa al Espíritu Santo.
Del ultraje a Cristo y a su inmaculada y santa Esposa.
Del contubernio con falsas religiones y creencias.
De la burla a la sangre de los mártires.
Del menosprecio al depósito de la fe.
De corrupta liturgia y de indigno culto.
Del expolio y destrucción de los templos.
De parodias de misas y liturgia blasfema.
De detestables mesas que hoy fungen como altares.
De ceremonias impías.
De sacramentos inválidos.
De la desacralización y del menoscabo a la Omnipotencia Divina.
De todo arte grotesco, diabólico y ofensivo a Dios.
Del humo de Satanás.
De la confusión reinante.
De equívoca e injusta obediencia.
Del repudio al dogma.
Del rechazo a la Revelación.
De la devoción a falsos beatos y santos.
Del desprecio a la divinidad y realeza de Cristo.
De la tentacion de la modernización de la fe.
De los instigadores a novedades execrables.
De la comunión con el mundo y de la comunión en la mano.
De la esperanza puesta en poderes mundanos.
De la Iglesia reducida a simple entidad de caridad social.
De contribuir a la pérdida de almas.
De la desorientación diabólica.
Del desdén a los mensajes de la Santa Madre de Dios.
De la indiferencia al anatema.
De la perversidad de esta ramera babilónica.
De sus anticristos.
De sus falsos profetas.
De la abominación desoladora.

OREMOS

Te pedimos Señor, Dios nuestro, que nos libres de los lazos del Maligno y de sus discípulos, que hoy fingen pertenecer al rebaño de tus fieles, pero su corazón está lejos de Ti.

Haz que perseveremos en la doctrina pura e inviolable de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, hasta el fin de nuestros días cuando tendremos, ante tu divina presencia, que dar cuenta de nuestra fidelidad a la fe que juramos guardar con nuestra vida y transmitir a futuras generaciones. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.