martes, 27 de agosto de 2013

MONS. RICHARD WILLIAMSON MOSTRÓ SU CONTRADICCIÓN ANTES DE 2012

Desde VATICANO CATÓLICO

El obispo Richard Williamson de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X dice que Juan Pablo II era un “hombre bueno” y que él no tiene la misma religión que su “Papa”

Por el Hno. Pedro Dimond, O.S.B. -Publicado originalmente el 27 de mayo de 2005-

The Remnant [una revista “tradicionalista”] hace poco realizó una entrevista con el obispo Richard Williamson de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX). Esta entrevista (de la revista del 15 de mayo de 2005) consistió principalmente acerca de sus reflexiones respecto a la elección de Benedicto XVI. Citaré partes de esta entrevista y luego haré algunos comentarios, pero primero es importante recordarle al lector la definición de cisma.

Canon 1325 §2, Código de Derecho Canónico de 1917: “Si alguien después de haber recibido el bautismo (…) rehúsa someterse al Sumo Pontífice o se niega a comunicar con los miembros de la Iglesia a que están sometidos, es cismático”.

El cisma puede ser cuando alguien o rehúsa estar en comunión con un verdadero Papa (no con un antipapa) o se niega a comunicar con los miembros de la iglesia que a su vez están en comunión con el Papa. La posición de la FSSPX reconoce a los “Papas” del Vaticano II como verdaderos Papas y además sostiene que los “obispos” del novus ordo son católicos. Sin embargo, la FSSPX opera fuera de la comunión de esta jerarquía, que considera ser la jerarquía católica. Esto es claramente una posición cismática. Bien, sin que tomemos en cuenta su negación del dogma de la salvación, permítanme señalar que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X pudo haber estado confundida de buena fe –por cierto periodo o quizás algunos años– sobre lo que ocurría respecto a la jerarquía del novus ordo. Cuando estalló la apostasía del Vaticano II, justificablemente quiso resistirla. No les eran claras las discrepancias con lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, después de décadas, cuando el polvo ya se ha asentado, los líderes de la FSSPX deberían haber examinado su posición y llegar a la darse cuenta de que no tienen ninguna justificación para operar independiente de la jerarquía del novus ordo si es que ella es, de hecho, católica. La única razón que por podrían operar independientemente de la jerarquía del novus ordo es si ella perdió la fe, dejó de ser católica, y por eso se encuentra fuera de la Iglesia y no sustentan ninguna autoridad.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, lib. II, cap. 30: “Finalmente, los Santos Padres enseñan unánimemente que no solamente los herejes están fuera de la Iglesia, sino que además están privados ‘ipso facto’ de toda jurisdicción y dignidad eclesiástica”.
San Roberto Belarmino (1610), Doctor de la Iglesia: “Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho (per se)cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la enseñanza de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”.

Pero la FSSPX, después de décadas de apostasía enseñada por la secta del Vaticano II, y después de décadas para examinar su posición insostenible, ¡aún sostiene obstinadamente que la jerarquía apostata del novus ordo es la verdadera jerarquía católica! A pesar de todo, se rehúsa someterse a su autoridad y operar en comunión con ella. La posición oficial de la FSSPX es sin duda obstinadamente cismática. Ellos operan fuera de la comunión con la jerarquía que ellos consideran ser la jerarquía de la Iglesia católica.

San Ignacio de Antioquia, Carta a los Tralianos, (110 d.C.): “El que está dentro del santuario es puro; pero aquel que está fuera del santuario no es puro. En otras palabras, cualquier persona que actúa sin el obispo y el presbiterio y los diáconos no tiene limpia la conciencia”. (Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La Fe de los Padres Primitivos], edición inglesa, Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1970, vol. 1:50.)

San Jerónimo, Comentarios sobre la epístola a Tito, (386 d.C.): “Entre la herejía y el cisma hay una distinción que hacer: la herejía profesa un dogma corrompido; mientras que el cisma separa de la Iglesia a causa de un desacuerdo con el obispo”. (Jurgens, The Faith of the Early Fathers, edición inglesa, vol. 2:137a.)

Dicho esto, aquí están algunas citas de la reciente entrevista del obispo Williamson con The Remnant:

Pregunta: ¿Qué opina usted de la elección papal del cardenal Joseph Ratzinger?
Respuesta del obispo Williamson: Estaba un poco sorprendido, al principio, porque algunas personas habían dicho que no era realmente posible. Después de eso, por decir la pura verdad, no espero mucho de Roma, tal como está. Están muy penetrados en la “nueva religión” y la “nueva religión” es drásticamente muy diferente y lejana de la verdadera religión. Sin embargo, Roma es Roma, y sí creo que ahí están los Papas, y los cardenales, y ahí es donde se encuentra la estructura oficial de la Iglesia. Pero, me temo que, en la defensa de la fe, se tiene que esperar para que algún acontecimiento terrible haga temblar a Roma y/o sacar a los verdaderos cardenales fuera de Roma para empezar de nuevo en otro lugar. Me temo que Roma está muy bajo de las garras de los enemigos de Dios.

Damas y caballeros, esto resumen la posición totalmente ridícula –y cismática– de la FSSPX, que es (por no tener una mejor descripción) tan obstinadamente inconstante que correctamente se podría calificar como un VOMITO TEOLÓGICO. El obispo Williamson sostiene que la religión del Vaticano II es una nueva religión. Damas y caballeros, esto significa que la religión de la Iglesia del Vaticano II NO ES LA RELIGIÓN CATÓLICA. Por ende, LOS HOMBRES QUE ENCABEZAN ESTA RELIGIÓN SON LIDERES DE UNA FALSA RELIGIÓN NO CATÓLICA. Ellos no son católicos. Sin embargo, el hereje obispo Williamson sostiene que estos hombres que encabezan esta nueva religión no católica que es “radicalmente diferente” de la “verdadera religión” aún siguen siendo católicos, aún están dentro de la Iglesia católica, y aun son la legítima jerarquía de la Iglesia. Esto es una aberración teológica sin lógica alguna –especialmente cuando se considera que esta ha sido la posición de la FSSPX por más de 30 años y aún se niegan a cambiar–, a pesar de que reconocen como católicos a los líderes de esta nueva religión (primera contradicción), a pesar de que Williamson y los líderes de la FSSPX se niegan a operar bajo ellos (segunda contradicción) y, por lo tanto, ellos operan cismáticamente. El hecho que el obispo Williamson pueda decir este tipo de aberración sin lógica alguna –año tras año, plática tras plática– esta basura totalmente ilógica y cismática, –y cómo lo aceptan a él como católico los miembros de la FSSPX, la revista The Remnant, Catholic Family News, etc.–, nos muestra cuán poco les importa a la mayoría de ellos la fe católica.

¡¡¡El obispo Williamson nos dice que Juan Pablo II era un “hombre bueno”!!!

P. ¿El argumento de la “dignidad humana” fue tomado de la enseñanza de Karl Rahner? 
R. Obispo Williamson: Definitivamente. Se centra todo sobre el hombre. El Papa Juan Pablo II se centraba mucho en la persona humana. Él creía en la persona humana, él creía en el hombre. Y recuerde lo que dijo Jeremías: Ay de aquel que confía en el hombre. Es lo mismo, muy vivo con Juan Pablo II. Yo pienso que Juan Pablo II era sincero. Creo que era un hombre bueno, pero estaba muy equivocado. Y creo que el Papa Benedicto XVI es del mismo tipo. Creo que él es decente y sincero, pero está muy equivocado.

Esta es probablemente la declaración más mala que haya leído de un líder “tradicionalista” que dice ser opuesto a la religión del Vaticano II. El obispo Williamson nos dice que el antipapa Juan Pablo II, de quien él sabe que: besó el Corán, presidió una nueva religión, oró junto con adoradores del diablo, etc., etc., etc. – ni siquiera quiero dar toda la lista ya que Williamson sabe muy bien sobre ello. ¡Este anticristo obispo Williamson nos dice que Juan Pablo II era un “hombre bueno”! ¡Esta es una abominación indignante! Esto nos prueba que el monseñor Williamson no tiene absolutamente ninguna fe. Monseñor Williamson, usted es el primogénito de Sátanas.

San Ireneo, Contra las herejías: “Una vez que él [San Policarpo] fue recibido por Marción, quien le pregunto, ‘¿Me reconoces?’, Policarpo respondió, ‘¡Te reconozco como el primogénito de Satanás!’”. (Jurgens, Faith of the Early Fathers, vol. 1, 212).

Se me han acabado las palabras. No sé qué escribir para intentar comunicar cuán mala es esta declaración del obispo Williamson. Ello significa que toda la fe católica que Juan Pablo II frecuentemente rechazó (y aún así era un “hombre bueno”) es absolutamente inútil; que Jesucristo, a quién Juan Pablo II rechazó continuamente al aprobar las falsas religiones, es absolutamente inútil; que toda la fe católica tradicional es absolutamente inútil; que la Misa tradicional (que Juan Pablo II prohibió, salvo cuando podía contrarrestar las misas latinas de capillas independientes) es absolutamente inútil; que básicamente todos los hombres son buenos y se salvan, porque si Juan Pablo II era un “hombre bueno” entonces todos los hombres son buenos. Esto nos muestra que detrás de todas las apariencias de la FSSPX, detrás de toda la pompa y ceremonia, ahí se encuentra una realidad muy oscura que se refleja en sus posiciones absolutamente heréticas respecto a la secta del Vaticano II y al dogma fuera de la Iglesia no hay salvación.

1 Reyes 15, 22-23: “Pero Samuel repuso: ¿No quiere mejor el Señor la obediencia a sus mandatos que no los holocaustos y las víctimas? Mejor es la obediencia que las víctimas. Y mejor escuchar que ofrecer el sebo de los carneros. Tan pecado es la rebelión como la superstición, y la resistencia como la idolatría. Pues que tú has rechazado el mandato del Señor, Él te rechaza también a ti como rey”.

Este pasaje de la Biblia se refiere a la obediencia a la Palabra de Dios –la fe en su palabra revelada–. Esta amonestación escalofriante de 1 Reyes 15 fue hecha por el profeta Samuel al rey Saúl, quien había ofrecido víctimas violando directamente la palabra de Dios. Saúl había tratado de complacer a Dios con sus holocaustos y víctimas, mientras que al mismo tiempo transgredía la palabra hablada de Dios. El sacrificio del rey Saúl, por lo tanto, fue completamente rechazado por Dios y Saúl fue desechado por el Señor. Las palabras habladas por Samuel al rey Saúl bien se pueden aplicar para la multitud de los falsos “católicos”, especialmente a los defensores obstinados de la FSSPX y otros falsos “tradicionalistas” que creen que los no católicos se pueden salvar, que rechazan la palabra de Dios (su dogma revelado que no hay salvación fuera de la Iglesia católica) o que igualan lo bueno con lo malo –la Iglesia de Cristo con la religión del Vaticano II– o que sostienen que los apóstatas pueden ser “hombres buenos”. Y porque ellos no aceptan su Palabra respecto a las verdades de la fe, y confunden la verdad de Dios con la mentira, mientras que al mismo tiempo creen que le están agradando por ofrecer el sacrificio en la misa latina tradicional, su sacrificio será en vano ni les será provechoso y Dios lo rechazará. Porque ellos rechazaron la “palabra del Señor” –las sólidas verdades de Jesucristo– y colocan la Misa (el Sacrificio) primero que la fe (obediencia a la palabra de Dios), y por ende, Dios rechazará absolutamente sus sacrificios y ofrecimientos.

Los líderes de la Fraternidad de San Pío X no son católicos. Monseñor Williamson no es un católico. Él es utilizado por el demonio para extraviar a los católicos tradicionales. Si bien la FSSPX sin duda hace algunas cosas buenas y no cada persona individual que asiste donde ellos es un hereje o un cismático. Pero la FSSPX también hace cosas malas –por ejemplo, publica libros que enseñan que las almas pueden salvarse en las falsas religiones– y algunos de sus posiciones oficiales son absurdas, malvadas, no católicas y llevan a las personas al cisma y la herejía como resultado de sus posiciones no católicas. Aquellos que sigan apoyándolos después de conocer esta información irán al infierno si persisten obstinadamente seguir con esa posición. Aún más, muchos de los que aún no han visto la refutación de las posiciones heréticas de la FSSPX también son conducidos a creencias cismáticas y heréticas, así como las que dicen que la Iglesia puede enseñar oficialmente y puede “canonizar” incorrectamente. Estas personas son llevadas a rechazar lo que ellos consideran ser “la Iglesia católica” como un cuerpo erróneo que necesita de la corrección de la FSSPX.

Recuerden, el obispo Williamson también fue el mismo hombre que, cuando el antipapa Juan Pablo II “canonizó” a Josemaría Escriva, nos dijo (así como el P. Peter Scott) ¡que las canonizaciones ya no son infalibles!

Obispo Richard Williamson de la FSSPX, 6 de diciembre de 2002: “Por lo tanto, para que el Papa Juan XXIII haya sido un beato, y Mons. Escriva pudo haber sido un verdadero santo, el Segundo Concilio Vaticano tuvo que haber sido un verdadero concilio, o un concilio fiel a la tradición católica. Algo que es ridículo, como lo saben por lo menos los frecuentes lectores de esta revista. Sin embargo, ¿qué no son infalibles la canonizaciones?”
“Es cierto que antes del Vaticano II, los teólogos católicos estuvieron de acuerdo que las canonizaciones (no las beatificaciones) de los santos eran virtualmente infalibles (…) Pero desde el Vaticano II (…) han salido tantas canonizaciones bajo Juan Pablo II que se ha perdido cualquier probabilidad de infalibilidad en todo el proceso de canonizar, junto con su solemnidad. De hecho, ¿cómo puede Juan Pablo II tener la intención de hacer cualquier cosa infalible, o por lo tanto hacerlo, cuando él a menudo actúa y habla, por ejemplo sobre la ‘tradición viva’, como si la verdad pudiera cambiar?
“Entonces este o aquel santo ‘canonizado’ por Juan Pablo II bien puede estar de hecho en el cielo, incluso Mons. Escriva, solo Dios sabe, pero ciertamente no la ‘canonización’ de este Papa la cual nos asegura de ese hecho. Ni tampoco necesitamos sentirnos obligados a venerar a ningunos de los ‘santos’ post-Vaticano II. (…) De la misma manera, la infalibilidad de la Iglesia no significa que los maestros de la Iglesia nunca enseñarán lamentira como, por ejemplo, por ‘canonizaciones’ dudosas, a menos que, entre otras verdades, la verdad de la santidad cristiana nunca será falsificada o silenciada totalmente. (…) Obviamente, el Padre Pío fue todo un santo tradicional, y no dudemos de la dignidad de su canonización. Sin embargo, quizá sería bueno advertir no sacar provecho por su ‘canonización’ de la nueva iglesia como para venerarlo oficial o públicamente, tanto como que esto sería motivo para darle crédito a las ‘canonizaciones’ de la nueva Iglesia cuando no se lo merecen”.

Esto es totalmente herético y nos revela que Williamson no tiene fe en absoluto en la infalibilidad papal o en la Iglesia de Jesucristo.

San Alfonso Ligorio, El Gran Medio de la Salvación y Perfección, 1759, p. 23: “Suponer que la Iglesia pueda errar en la canonización, es un pecado, o es una herejía, según San Buenaventura, Belarmino, y otros; o a lo menos cercano de la herejía, según Suárez, Azorio, Gotti, etc.; porque el Soberano Pontífice, según Santo Tomás, se guía de una manera especial por la influencia infalible del Espíritu Santo cuando canoniza a los santos”.

Aquí más de la entrevista con Williamson:

P: Primero, ¿me puede explicar a qué se refiere con “nueva religión”? Y segundo, ¿usted piensa que el Papa Benedicto está consciente o de buena fe en promover la “nueva religión”?
R. Obispo Williamson: La “nueva religión” comienza en el hombre y se centraliza en el hombre. La “nueva religión” comienza desde la proposición de que Dios, y la idea de Dios, es muy extraña para el hombre moderno, y entonces, para llegar al hombre moderno, debemos empezar del hombre. Eso es lo que le llama Karl Rahner el término antropológico, el “retorno hacia el hombre’. Y el P. Ratzinger, al igual que el Segundo Concilio Vaticano, era muy cercano de Karl Rahner, un discípulo cercano. Entonces, el joven Joseph Ratzinger estaba impregnado en esta nueva teología. Por ejemplo, en vez de decir que Jesucristo es el Hijo de Dios desde la eternidad que tomó una naturaleza humana, ella [la nueva religión] dice que Jesucristo fue un hombre tan perfecto que se podría llamar el Hijo de Dios.

P: ¿Eso fue lo que dijo Karl Rahner?
R. Obispo Williamson: Sí, eso es Rahner y el P. Ratzinger. Es una absoluta revolución. Y en el fondo no tiene nada que ver con la fe católica. Es un intento por sacerdotes católicos que quieren decir algo que será aceptable y entendido por el hombre moderno –un intento por estos sacerdotes de redactar de nuevo, de vaciar todas las botellas, todos los dogmas, de su antiguo contenido y rellenar los dogmas con un nuevo contenido que será aceptable para el hombre moderno. Y ese nuevo contenido es coherentemente un sistema que comienza con el hombre, se centra en el hombre, y termina con el hombre. Por lo tanto, la nueva misa es dicha en el idioma del hombre y ya no en latín. Y es dicha con el sacerdote dirigido hacia el hombre, y no hacia a Dios. Estos son dos ejemplos concretos del “retorno hacia el hombre”. Es decir, brevemente, la “nueva religión”. ¿Está consciente el cardenal Ratzinger de todo esto? Yo creo que él está de buena fe. Bien puede estar equivocado. Creo que él y sus semejantes, sinceramente creen que la “antigua religión”, la antigua religión católica, estaba fuera de contacto con el hombre moderno, y ellos sinceramente creyeron que, sea lo que sea la religión católica, debe estar en contacto con el hombre de su época.

Esto es indignante. Monseñor Williamson nos dice una y otra vez que los líderes de su nueva religión no católica –la que acepta falsas religiones, etc., etc., etc.–, están de buena fe. Cuando él dice esto, él mismo se está condenando nuevamente como un cismático. Puesto que nadie puede estar de buena fe mientras que no solamente se adhiere a la nueva religión, sino que la lidera, entonces Williamson nos está demostrando nuevamente que él no tiene ninguna excusa para no estar en comunión con esta jerarquía.

P. Si usted le estuviere hablando a un católico corriente del novus ordo sobre cómo los dogmas son vaciados y rellenados, ¿cómo se lo explicaría? Y explíquenos del punto sobre la Iglesia siendo invertida.
R. Obispo Williamson: Yo le citaría algunas declaraciones del cardenal Joseph Ratzinger: Yo pienso que él es un representante decente de un error loco. Creo que él es un hombre honesto. Pero la pregunta no es si él sea decente o sincero. La pregunta es, ¿qué es lo que en realidad está diciendo? ¿En realidad está defendiendo la fe?

Monseñor Williamosn y la posición oficial de la FSSPX sostiene que la Iglesia católica se ha convertido en un “error loco”. En su mala voluntad, ellos se niegan a reconocer que los antipapas del Vaticano II y los obispos del Vaticano II/Novus Ordo no forman parte de la Iglesia católica.

Papa Pío XI, Mortalium animos, # 16, 6 de enero de 1928: “Nunca, en el transcurso de los siglos, se contaminó esta mística Esposa de Cristo, ni podrá contaminarse jamás, como dijo bien San Cipriano: ‘No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia’”.

Con respecto a las capillas independientes que reconocen a Benedicto XVI como el Papa

Por último, quiero decir algunas palabras para todos aquellos que sostienen que Benedicto XVI es el Papa y que asisten y apoyan a capillas tradicionalistas independientes –que son independientes de la jerarquía de los obispos del Novus Ordo, tales como la capilla del P. Wathen, P. Pulvermacher, etc. Si usted quiere afirmar obstinadamente (después de haber vista la evidencia y los argumentos) que usted no es un sedevacantista y que usted sostiene que Benedicto XVI es el Papa, mientras al mismo tiempo apoya a capillas independientes tales como las ya mencionadas (al igual que muchos otros del mundo latinoamericano y a través del mundo), entonces usted se está reconociendo como un cismático. Esta usted fuera de la comunión con la jerarquía que usted considera ser la jerarquía católica. También es probable que usted rechace las “canonizaciones” declaradas por Juan Pablo II, tales como su “canonización” del hereje modernista Josemaría Escrivá. Y sin duda también rechazaría la “canonización” de Juan Pablo II que muy pronto declarará Benedicto XVI, ya que se ha hecho la “beatificación”, no creo que falte mucho para su “canonización”. Usted ha caído en cisma; blasfema la Iglesia católica y se encuentra usted fuera de ella, todo porque se ha rehusado a aceptar que los herejes no son católicos y no sostienen ninguna autoridad en la iglesia –la presente realidad sedevacantista–. No me digan que él es “el Papa” cuando usted asiste a una capilla que se encuentra fuera de su autoridad y esquivan las capillas bajo la autoridad de su “Papa”. No me digan que Benedicto XVI es el “Papa” a menos que usted vaya a pretender ir a las misas indultadass o la nueva misa y tengan verdadera unidad con este hereje denunciando las capillas independientes que están fuera de la comunión de la Iglesia. Pongan alto a su burla hacia Dios, porque, a menos que cambien su posición –y si usted continúa en apoyar a dichos sacerdotes y obispos heréticos– entonces usted se irá al infierno.

A menudo escuchamos a personas, especialmente de los partidarios de la FSSPX, que ellos sólo son simples laicos que no pueden involucrarse en estos temas teológicos, como es la cuestión sedevacante. Ellos sólo van a Misa de la FSSPX, los apoyan y tratan de ser personas buenas y espirituales que viven la fe. Esta es la respuesta de muchos de los partidarios de la FSSPX cuando son enfrentados con argumentos sedevacantes.

Bueno, si este es el caso – si dicen que no tienen la autoridad de involucrarse en estas cuestiones y sólo son “simples laicos que solo van a Misa” y tratan de vivir la fe católica – entonces no tienen ningún derecho de asistir a la FSSPX ni a ninguna otra capilla independiente.

SI SÓLO USTED ES TAN SENCILLO COMO PARA “COMPRENDER ESTAS COSAS” Y NO INVOLUCRARSE CON ESTAS CUESTIONES – SI ESA ES SU POSICIÓN (DIOS NO LO QUIERA) – ENTONCES POR LÓGICA TENDRÍA QUE ACEPTAR SIMPLEMENTE SU IGLESIA LOCAL DEL NOVUS ORDO, ASISTIENDO A LA NUEVA MISA Y ACEPTANDO EL VATICANO II, CUYA RELIGIÓN ES LA RELIGIÓN APROBADA POR LOS “OBISPOS” LOCALES DEL NOVUS ORDO. Pero “no”, el supuesto “simple” laico que “sólo va a la FSSPX y trata de vivir una buena vida” y no meterse en “estas cuestiones” de repente empieza a involucrarse en estas cuestiones y se convierte en un “teólogo”. Él “sabe” que no puede aceptar la Nueva Misa ni a su religión local del Novus Ordo. Por lo que se condena él mismo por su propia lengua; refutando su propio argumento y mostrando su hipocresía por sólo “involucrarse” en lo que él quiere involucrarse.

Lo que hay en el fondo de todo esto es que si uno puede aceptar la Nueva Misa y la religión del Vaticano II y así puede salvar su alma, entonces no hay ninguna justificación en ir a una capilla independiente o de la FSSPX. En ese caso, ello sería apenas un asunto de preferencia. Pero si uno sostiene que la fe le obliga a rechazar la Nueva Misa y la religión del Vaticano II como algo que le causará la condenación (qué es lo cierto), entonces la iglesia local y la Nueva Misa (y las autoridades que la aplican) no pueden representar a la Iglesia católica.Esto nos lleva inevitablemente a la posición sedevacante, porque la santa Iglesia católica no nos puede llevar al infierno.

Entonces, la persona debe hacer una de estas cosas: 1) regresar a las autoridades locales del Novus Ordo o 2) concluir correctamente que ellos no representan la Iglesia católica –la que es la posición sedevacantista–. Si se niegan obstinadamente, a la luz de la evidencia y los argumentos, de llegar a la conclusión apropiada que las autoridades del Novus Ordo que le ofrecen esta falsa religión no son católicos ni sostienen ninguna autoridad en la Iglesia (es decir, la posición sedevacantista), esa persona se condena a sí mismo como un cismático. Su excusa de que él es muy simple “como para involucrarme en todas estas cuestiones” y que él “sólo va a Misa” evidentemente no será aceptable a Dios porque luego él hubiera sido justificado ante Dios al seguir simplemente su parroquia local del Novus Ordo.

Espero que todo esto nos muestre nuevamente que la única posición católica es, por supuesto, la posición sedevacantista, y que todas las otras falsas posiciones son heréticas y cismáticas, incluyendo la falsa posición de la FSSPX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.