martes, 13 de agosto de 2013

MUERE DE CIRROSIS HEPÁTICA EL ANTICRISTO DE PUERTO RICO

Noticia tomada de EL HERALDO (Honduras)

José Luis de Jesús Miranda, “el Anticristo” (fundador y líder de la secta Creciendo en Gracia),que pregonaba convertirse en inmortal, ¡TERMINÓ CUMPLIENDO EL DEBER DE LA NATURALEZA: MORIR!

José Luis de Jesús Miranda murió la semana pasada, exactamente el jueves 8 de agosto a las 3 de la tarde en el Hospital Metodista de Sugar Land en Texas, donde su esposa estuvo con él en todo momento, según informaron medios televisivos del mundo.

Representantes de la iglesia Creciendo en Gracia aún no han confirmado ni desmentido la información, pero fuentes confiables señalan que Miranda murió a causa de complicaciones con una cirrosis hepática que venía sufriendo hacia muchos años.

La última aparición de Miranda fue el día de su cumpleaños en un vídeo, donde apareció flaco y demacrado donde pedía a sus seguidores estar preparados para la "gran transformación", un suceso que según él se convertiría en un ser inmortal junto a sus seguidores, asegurando que podrían atravesar paredes.

Miranda nació en la ciudad de Ponce, Puerto Rico, en 1946, dijo que su “conversión” se produjo en 1973 mientras vivía en Massachusetts. Dice que vio a dos ángeles que descendían hacia él y, de repente”, se manifestó el cuerpo de Cristo en José Luis de Jesús Miranda”. Desde entonces, José Luis empezó a llamarse a sí mismo “Jesucristo hombre” y “Anticristo”. Fundó la iglesia Creciendo en Gracia en 1986.

En 2012, Miranda, quién decía ser la reencarnación de Jesucristo hombre en la tierra, había anunciado que se transformaría en un ser indestructible e inmortal y que los miembros de su secta podrían atravesar paredes y tocar el fuego sin quemarse. Pasada la fecha, el 30 de Junio, nada se supo de Miranda o sus seguidores hasta el pasado mes de abril, cuando se publicó su vídeo en YouTube. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.