lunes, 2 de septiembre de 2013

HEINZ/HENRY KISSINGER: ISRAEL DEJARÁ DE EXISTIR EN 2022

El estado de Israel tiene fecha de caducidad: 2022.

Traducción hecha por EL ESPEJO DE LA ARGENTINA de WORLD TRIBUNE- Vía FORO CATÓLICO

Heinz/Henry Kissinger, ex secretario de Estado (Ministro de Relaciones exteriores) de Estados Unidos.

Según informes de prensa, Henry Kissinger y dieciséis agencias de inteligencia estadounidenses coinciden en que en un futuro próximo, “Israel” ya no existirá más.

El New York Post cita a Kissinger palabra por palabra: “En 10 años, no habrá más Israel”. La declaración de Kissinger es llana y sin reservas. Él no está diciendo que “Israel” está en peligro, pero podría ser salvado si sólo se le dieran miles de millones de dólares adicionales y se eliminara a sus enemigos por parte de los militares estadounidenses. Él no está diciendo que si el viejo amigo de Netanyahu, Mitt Romney es electo, “Israel” de alguna manera podría ser salvado. No está diciendo que si bombardean a Irán, “Israel” puede sobrevivir. Él no está ofreciendo una salida. Él simplemente está constatando un hecho: en 2022, “Israel” ya no existe más. La Comunidad de Inteligencia de EE.UU. está de acuerdo, aunque tal vez no en la fecha de vencimiento precisa el 2022.

Dieciséis agencias de inteligencia de Estados Unidos con un presupuesto combinado de más de USD70 mil millones han publicado un análisis de 82 páginas titulado “Prepararse para un Oriente Medio Post-Israel”.

El informe de inteligencia de EE.UU. señala que los 700.000 colonos “israelíes” ilegalmente instalados sobre la tierra robada en 1967 – la tierra que todo el mundo está de acuerdo en que pertenece a Palestina, no a “Israel” – no van a hacer las maletas y marcharse pacíficamente. Desde que el mundo nunca aceptará su presencia permanente en tierra robada, “Israel” será como fue Sudáfrica a finales de 1980. La coalición de gobierno extremista Likud en “Israel”, según el informe de inteligencia de EE.UU., está cada vez más tolerando y apoyando la creciente violencia y la ilegalidad de los colonos ilegales. El informe afirma que la brutalidad y criminalidad de los colonos, y el creciente estilo de infraestructura “apartheid”, incluyendo el muro del apartheid y el sistema cada vez más draconiano de los puestos de control, son indefendibles e insostenibles, y fuera de sintonía con los valores estadounidenses.

Las dieciséis agencias de inteligencia de Estados Unidos coinciden en que “Israel” no puede resistir la venida de un movimiento pro-palestino gigante formado por la primavera árabe, el Despertar Islámico, y el ascenso de Irán.

En el pasado, las dictaduras de la región mantuvieron a raya las aspiraciones pro-palestinas de sus pueblos. Pero esas dictaduras comenzaron a derribarse con la caída del Sha pro-Israel de Irán en 1979 y el establecimiento de una república islámica democrática, cuyo gobierno no tuvo más remedio que reflejar la oposición de su pueblo a “Israel”. El mismo proceso –el derrocamiento de los dictadores que han trabajado con, o al menos tolerado a “Israel”- está acelerando el proceso de erosión de tal Estado. El resultado serán gobiernos que son más islámicos, y mucho menos amigables a “Israel”.

El informe de inteligencia de EE.UU. dice que a la luz de esta realidad, el gobierno de EE.UU. simplemente no tiene los recursos militares y financieros para seguir apuntalando a “Israel” en contra de los deseos de los más de mil millones de sus vecinos.

Con el fin de normalizar las relaciones con 57 países islámicos, sugiere el informe, los EE.UU. tendrán que seguir sus propios intereses nacionales y tirar del enchufe en “Israel”.

Curiosamente, ni Henry Kissinger, ni los autores del Informe de Inteligencia de EE.UU. da ninguna señal de que van a llorar la desaparición de “Israel”. Esto es notable, dado que Kissinger es judío y siempre ha sido visto como un amigo (si de vez en cuando un amigo duro) de “Israel”, y que todos los estadounidenses, incluyendo a los que trabajan para las agencias de inteligencia, han sido influenciados por medios de comunicación fuertemente pro-Israel.

¿Cómo se explica tal complacencia?

Los estadounidenses que prestan atención a los asuntos internacionales –una categoría que seguramente incluye a Kissinger y a los autores del Informe de inteligencia– están cada vez más hartos de la intransigencia y el fanatismo “israelí”.

Ha extrañado notoriamente la actitud de Netanyahu, ampliamente ridiculizado en las Naciones Unidas, donde se blandía una caricatura de una bomba de tal manera que él mismo se presentó como una caricatura de un “sionista loco”, fue la última de una serie de meteduras de pata por “Israel”. Los líderes israelíes parecen propensos a exagerar su mano y cavarse la propia fosa.

Un segundo factor es el enconado resentimiento que muchos estadounidenses sienten por la dominación imperiosa del lobby de “Israel” en el discurso público. Cada vez que un periodista americano muy conocido es despedido por ir “fuera de guión” sobre “Israel”, como le pasó a Helen Thomas y Rick Sánchez, se siente una ola contenida de protesta silenciosa.

Y cada vez que el lobby de “Israel” da una bofetada a alguien como Maureen Dowd, quien recientemente se observó que cómo los fanáticos pro-“Israel” arrastraron a los EE.UU. en la guerra de Irak y ahora están tratando de hacer lo mismo con Irán, mientras más personas comienzan a despertar y darse cuenta de que la gente como Dowd, Tomás y Sánchez están diciendo la verdad.

Una tercera razón para la complacencia ante la inminente desaparición “de Israel”: La comunidad judía estadounidense ya no se unen en apoyo de “Israel”, y mucho menos al liderazgo Likud.

Sofisticados periodistas judíos y analistas como Philip Weiss están reconociendo la locura del “liderazgo actual” de Israel y la desesperanza de su situación.

Según informes recientes, no está de moda entre los jóvenes judeo-estadounidenses preocuparse por “Israel”. Y a pesar de los frenéticos intentos de Netanyahu para influir en los votantes judíos hacia el mormón simpatizante del Likud Mitt Romney, las encuestas muestran que Obama, que está en el registro diciendo que él “odia” al “mentiroso” Netanyahu, ganará fácilmente la mayoría de los votos judíos.

“Israel” ha llegado al final de su vida útil. Cada vez más, incluidos los políticos y la elite de EE.UU., así como ciudadanos estadounidenses ordinarios tienen tal opinión.

LA RUINA DEL ESTADO DE “ISRAEL” ESTÁ PRÓXIMA, Y SERÁ UNA SEÑAL DE LA DESTRUCCIÓN FINAL DE LOS PÉRFIDOS JUDÍOS, COMO EJECUCIÓN DE LA VENGANZA POR LA MUERTE Y REPUDIO QUE HICIERON DE JESUCRISTO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.