lunes, 30 de septiembre de 2013

LA ''CANONIZACIÓN'' DE JUAN PABLO II COMO LA PIEDRA DE TROPIEZO DE LOS FALSOS TRADICIONALISTAS

Desde VATICANO CATÓLICO

Hipnotizados por la Bestia - La ‘canonización’ de Juan Pablo II, el Anticristo - Los falsos tradicionalistas devastados
  
Juan Pablo II con sus ‘Hermanos mayores’

Es obvio que se trata de una gran noticia de que los Antipapas Juan XXIII y Juan Pablo II serán ‘canonizados’. Esto representa la ‘canonización’ de toda la falsa Iglesia del Vaticano II, desde su primer antipapa hasta la Bestia (Juan Pablo II), junto con la ‘beatificación’ de Juan Pablo II por Benedicto XVI (el falso profeta), y por ende facilitando y apresurando su ‘canonización’. Hay un fragmento interesante de este artículo acerca de la ‘canonización’ del Antipapa Juan Pablo II, dice: “Juan Pablo II era el hombre más santo que haya visto en toda mi vida”, dijo Orlando Di Cosimo, un restaurador de muebles de 61 años, que trabaja cerca del Vaticano.


Como Orlando no recibió el amor de la Verdad, él quedó expuesto a ser hipnotizado por la Bestia. Como la verdad de Cristo no es lo que le gusta a Orlando, él está seducido por las apariencias, las mentiras y las exterioridades vanas. Por lo tanto, él no tiene ninguna idea de qué consiste realmente la bondad o santidad.

Esta noticia, por supuesto, es otra prueba infalible de que la silla de San Pedro está vacante (si bien no hay necesidad de más pruebas). Se trata de un último golpe de gracia devastador para todos los falsos tradicionalistasy para cualquiera que alega ser ‘conservador/tradicional’ dentro de la secta del Vaticano II. Todo aquel que se esté bajo la falsa noción de que los reclamantes del Vaticano II tienen una verdadera autoridad papal necesitan despertar: ellos son antipapas, como lo hemos probado una y otra vez. Para los herejes súper obstinados que, a través de los años, han atacado a los sedevacantistas (y/o se han burlado de ellos) delante toda la prueba, les decimos: en sus caras heréticas. (Aunque, en serio les deseamos su conversión)

Alguien que tenga siquiera una mínima apreciación por (o un entendimiento de) la Tradición católica sabe que la premisa de que Juan Pablo II pudiese ser un santo católico es una broma demoniaca en todo sentido: moralmente (porque él presidió los peores escándalos en la historia católica), litúrgicamente (porque él fue una abominación indecible) y, por supuesto, doctrinalmente. Y aunque esta noticia en desarrollo debería constituir UNA PRUEBA TOTALMENTE OBVIA de que los sedevacantistas tienen y siempre han tenido la razón, para casi todos los falsos tradicionalistas que ya han rechazado obstinadamente la irrefutable prueba y evidencia doctrinal de que los reclamantes del Vaticano II no son nada más que unos antipapas heréticos no católicos, aun así esta noticia no parece que los vaya a convencer. Ellos la ignoraran, intentarán darle una explicación torcida -o, habiendo caído aún más en las tinieblas-, incluso considerarán la idea de que el Anticristo fue un santo. Esto se debe porque Dios ha castigado su mala voluntad, retirando por completo su gracia a muchos, si no a casi todos de ellos. Es muy parecido a lo que le ocurrió al Faraón, que no se convencía a pesar de tantas señales que se obraron en su presencia; pues Dios había endurecido su corazón después de que el Faraón ya había antes endurecido el suyo. De la misma manera Dios ha endurecido los corazones de muchos falsos tradicionalistas por haberse resistido a los verdaderos argumentos que prueba la posición sedevacante.

Por consiguiente, mientras algunos sin duda alguna quedarán perturbados por esta noticia, salvo unas pocas excepciones, ellos no cambiaran su posición. Al contrario, ellos la ignorarán o le darán una explicación. (Aquí nos referimos más bien a aquellos que han visto los argumentos y los han rechazado repetidas veces). Ellos se alejaran de las noticias y continuarán reconociendo a la ramera de Babilonia hasta sus últimos días amargos, hasta su condenación al infierno. Por supuesto, nuestra meta es difundir la información al mayor número de personas posible, para que así ellas abracen la verdadera fe católica; pero aquí nos referimos más bien a esos falsos tradicionalistas súper obstinados que se han resistido tenazmente contra la prueba de que los apóstatas del Vaticano II son unos antipapas. Estamos analizando si esta reciente noticia de la ‘canonización’ de Juan Pablo II hará que muchos de ellos cambien su postura

Como una anécdota sobre este punto: hace como seis años más o menos, cuando la ‘canonización’ de Juan Pablo II todavía ni siquiera era una realidad, uno de nosotros habló con un falso tradicionalista de nombre Brian Kelly que escribe para el St. Benedict Center. Este es un grupo de falsos tradicionalistas muy malos que se oponen a la verdad de que la silla de San Pedro está vacante. Este grupo también reclama falsamente ser un campeón para el dogma “Fuera de la Iglesia no hay salvación”. En la conversación con Kelly, uno de nosotros le mencionó el concepto de si Juan Pablo II fuese ‘canonizado’. El individuo respondió diciendo: que eso nunca ocurriría, y si de hecho ocurriera, él tomaría la posición sedevacantista. Como resultado de las noticias recientes, ¿creemos que él o esa organización vaya tomar la posición sedevacantista? No. Dios les ha quitado por completo su gracia. No nos sorprendería si ellos continúan adorando a la Bestia.

Por supuesto, este evento es otro signo que muestra en dónde nos encontramos en la historia (en la última etapa). Si Ud. todavía no ha visto nuestro video sobre el Apocalipsis y cómo la ‘adoración/veneración’ de Juan Pablo II (el Anticristo) se identifica en él, aquí lo puede ver online gratis: ¿Se va acabar el mundo? - ¿La explicación del Apocalipsis? [video de YouTube]. Es posible que tengamos otros comentarios adicionales con respecto a esta importante noticia en algún tiempo en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.