domingo, 13 de octubre de 2013

FRANCISCO HABLANDO DEL DIABLO. ¿QUÉ MOSCA LO PICÓ?

''Me fui de ¡PLOP! apenas lo leí''. (Condorito)

Cuando publicamos el artículo sobre el retorno de la oración a San Miguel Arcángel a la Misa del Novus Ordo, el primer comentario en MILES CHRISTI fue
¿Qué Bergoglio ha nombrado al demonio más que ningun otro en tan corto tiempo?
¿Cuándo ha sido todo eso?
 
Ahora sí podemos decir que hay una ocasión probada.  Fue el 11 de Octubre pasado, en la misa de la mañana, como recogemos del siguiente artículo:
  
Francisco: «Por favor, no hagamos negocios con el demonio. Él trata de volver a casa, de poseernos… No hay que relativizar, hay que vigilar. Y siempre con Jesús».
  
Por Andrea Tornielli, de VATICAN INSIDER-LA STAMPA
  
Francisco I habló del demonio para que los curas conciliares no manden a todos los poseídos para el psiquiatra. Y eso que él decía “no insistamos en el demonio”.
  
Papa Francisco volvió a hablar sobre el demonio e invito a tomar seriamente las Escrituras que hablan sobre él. Bergoglio lo hizo durante la misa matutina en la Capilla de la Casa Santa Marta, al comentar el pasaje del Evangelio de Lucas en donde se lee que Jesús aleja al demonio ante la incomprensión de sus seguidores.
«Hay algunos sacerdotes –dijo el Papa– que cuando leen este pasaje del Evangelio, este y otros, dicen: “Pero, Jesús curó a una persona de una enfermedad mental”. No leen esto aquí, ¿no? Es cierto que en aquella época se podía confundir una epilepsia con la posesión del demonio –continuó Francisco, según lo que indicó la Radio Vaticana–, pero también es cierto que existía el demonio. Y nosotros no tenemos derecho de hacer tan sencilla la cosa, como para decir: “Todos estos no eran endemoniados, eran enfermos psíquicos”. ¡No! La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio, con la victoria de Dios sobre el demonio».
  
Sorprende la invitación que hizo Bergoglio a no menospreciar ni confundir la acción del diablo con las enfermedades mentales. Francisco pidió a los cristianos que no sean «ingenuos» ante los intentos para encontrar explicaciones que disminuyan «la fuerza del Señor». Una tentación bastante común que lleva a menospreciar la figura de Jesús como si fuera un «curador» al que no hay que tomar tan seriamente. Una conducta, denunció el Papa, que ha «llegado a nuestros días».
 
El Papa indicó tres vías para «resistir» al maligno. «No confundir la verdad. Jesús lucha en contra del diablo: primer criterio. Segundo criterio: quien no está con Jesús está en contra de Jesús. No hay actitudes a medias. Tercer criterio: la vigilancia sobre nuestro corazón, porque el demonio es astuto», aunque cuando llegue el último día será derrotado para siempre.
  
Bergoglio dice: “No confundir la verdad. Quien no está con Jesús, está en contra de Él. Vigilar sobre el corazón, porque el diablo es astuto”. Pero ¿no ha estado el Vaticano cisma haciendo EXACTAMENTE LO CONTRARIO?
  
Bergoglio invitó a los cristianos a la «vigilancia, porque su estrategia es esa: “Tú te hiciste cristiano, sigues en tu fe, yo te dejo, te dejo tranquilo. Pero luego, cuando te has acostumbrado y no estás tan atento y te sientes seguro, yo vuelvo”. ¡El Evangelio de hoy comienza con el demonio derrotado y acaba con el demonio que vuelve! San Pedro lo decía: “Es como un león feroz, que da vueltas alrededor de nosotros”. Es así».
«“¡Pero, Padre, usted es un poco anticuado! Nos espanta con estas cosas” –añadió Bergoglio, refiriéndose a las posibles objeciones-. ¡No, yo no! ¡Es el Evangelio! Estas no son mentiras: ¡es la Palabra del Señor! Pidamos al Señor la gracia para tomar en serio estas cosas. Él vino para luchar por nuestra salvación. ¡Él derrotó al demonio! Por favor, no hagamos negocios con el demonio. Él trata de volver a casa, de poseernos… No hay que relativizar, hay que vigilar. Y siempre con Jesús».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.