lunes, 14 de octubre de 2013

LA HUMILDAD DE JUDAS ISCARIOTE

Reflexión tomada de PENSAMIENTO DISIDENTE para cuantos quieren vender los tesoros de la Iglesia, y AQUELLOS QUE LA QUIEREN VER HUMILLADA.
"Seis días antes de la Pascua, Jesús fue a Betania, donde vivía Lázaro, a quien él había resucitado. Allí hicieron una cena en honor de Jesús; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa comiendo con él. María trajo unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, y perfumó los pies de Jesús; luego se los secó con sus cabellos. Y toda la casa se llenó del aroma del perfume. Entonces Judas Iscariote, que era aquel de los discípulos que iba a traicionar a Jesús, dijo: '¿Por qué no se ha vendido este perfume por el equivalente al salario de trescientos días, para ayudar a los pobres?' Pero Judas no dijo esto porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía a su cargo la bolsa del dinero, robaba de lo que echaban en ella". Juan 12
 
En este pasaje del Evangelio, se nos viene a mostrar la actitud hipocrita de Judas, que apelando a una Falsa Humildad escondía en su corazón la ambición y maldad de un ladrón. Hoy en día, una legión de ineptos, tontos útiles o bienintencionados ignorantes, aplaudiría el gesto de Judas como una muestra de humildad propia de un verdadero siervo del Señor, mientras que a Jesús, se le calificaría de vividor afín a lujos y placeres mundanos. La cosa ya sabemos cómo acabo, Judas traicionó a Cristo con un gesto de amor (un beso), y Jesús acabo caminando, este sí, con verdadera humildad, hasta su Pasión y Muerte por todos nosotros.
 
Judas Iscariote era ambicioso y ladrón, y por dinero fue capaz de traicionar al Señor
 
Hoy en día, se alzan las voces de los que quieren una Iglesia pobre (pobre de espíritu diría yo), como en tiempos de Jesucristo se acusa al Cuerpo Místico de vivir rodeado de lujos y placeres, y se exige hipócritamente que la Iglesia se despoje de sus bienes y se lo de a los pobres, como Judas con Cristo. En realidad, a estos Señores les importan un bledo los pobres, lo que quieren es empobrecer al Cuerpo Místico de Cristo y despojarlo de su dignidad, y no me refiero solo materialmente, sino lo que es mucho más preocupante, espiritualmente. Cuidado pues con estas serpientes de lengua bífida que al igual que Judas hacen gala de una Falsa Humildad, pero que son Traidores, y que capaces de apelar a un gesto de amor como Judas, quieren entregar al Cuerpo Místico de Cristo a los poderes mundanos para ser nuevamente crucificado y muerto. Ellos tendrán su parte en el estanque de fuego junto al hijo de la mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.