martes, 1 de octubre de 2013

LAS OBLIGACIONES DEL HOMBRE CON RESPECTO A DIOS

Desde LOS DERECHOS DE DIOS

El hombre es simplemente una creación, una creatura que le debe su existencia a Dios.

Asi que la primera obligación del hombre
  • En lo particular (tu y yo, y tu vecino, y todos los demás)
  • Como sociedad (en nuestras sociedades y gobiernos)
  • Como especie (en cuanto a nuestra cultura y tradiciones)
es la de reconocer el poder de Dios (de ser y de no ser, de vida y de muerte, de gobierno, etc.).

La segunda obligación del hombre (igualmente, en todos los terrenos: en lo personal, en lo social y como especie), es la del sometimiento voluntario a la Voluntad de Dios.

Estas obligaciones nacen de la necesidad de cumplir con un acto de justicia: reconocer nuestro origen, y los derechos que eso proporciona al Creador, y las obligaciones que eso impone a la creatura.

Honor, a quien honor merece.

"Dar al hombre, lo que es del hombre, y a Dios, lo que le es propio de Dios" (parafrasis de "Dad al Cesar, lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios)

Algunas de las obligaciones del hombre, contraidas para con Dios:
 
  • Reconocimiento 
  • Sometimiento
  • Obediencia
  • Dependencia
 
Esto es:
 
  • Reconocimiento de Dios en su condición de Creador, Amo y Señor Indispensable, y la humillación del hombre a su nivel de simple creatura dispensable.
  • Sometimiento a la Inteligencia Divina, que es la admisión de que la Divina inteligencia sabe mejor que la humana, cómo caminar por la vida.
  • Obediencia a la Leyes promulgadas por el Único Legislador Universal. Obdiencia a las normas dictadas para su Culto, para glorificar su nombre en la forma que Él quiere.
  • Dependencia a esperar sólo de El lo que nos es menester, pues la Única Realidad Trascendente es la Suya. Dejar la actitud de 'bastarse a sí mismo' por ser una quimera imposible, y aun venenosa.

Expliquemos un poco:

La perspectiva actual del hombre, respecto a cualquier otro ser (sea otro hombre, un dios, o angel) es:
  • El hombre no tiene creador (la ciega evolución es su madre).
  • El hombre no tiene un diseño o destino pre-determinado de antemano.
  • El hombre sólo se somete a si mismo, y si le conviene, a otros.
  • No le debe obediencia a nadie
  • No depende de nadie.

Y el hombre, al mantener esa soberbia actitud, de ingnorar a Dios, sólo se fastidia a sí mismo. En el momento en que el hombre cambie, Dios, a su vez, cambiará para con él.

Aunque este cambio debe de ser UN HOMBRE A LA VEZ, el resultado final es que también las familias DEBEN reconocer a Dios como su centro.

Y una vez que los hombres, que son parte de las familias, y las familias, que son la base de la sociedad, hayan regresado a la obediencia, sometimiento, reconocimiento y seguimiento a los deseos, mandatos y planes del Único Dios Creador, entonces, las sociedades (municipios, estados, naciones) regresarán al sometimiento de Dios.

Y ese sometimiento, vendrá en la forma de que las legislaciones TODAS tendrán como su primer artículo en sus Constituciones el reconocimiento jurídico del Desginio Divino, y se verán a sí mismas como simples INSTRUMENTOS para la defensa de los Derechos de Dios, sobre los hombres, familias, y naciones enteras.

Solo cuando ese día llegue, el mundo prosperará, y alcanzará el nivel que Dios planeó en el camino de la redención del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.