lunes, 14 de octubre de 2013

''OBAMACARE'': DICTADURA SOCIALISTA DE INSANIDAD

Desde ALERTA INTERNACIONAL

Resuenan las trompetas de la prensa: el Gobierno Federal norteamericano ha cerrado. La extrema derecha, anuncian, forzó a Obama a cerrar las dependencias federales porque no desean aprobar su “Obamacare”, el plan de medicina para todos.

Para quienes viven fuera de los Estados Unidos de Norteamérica esta noticia parece impactante. Cierran Museos, Parques Nacionales y toda dependencia pública federal, reduciendo a un mínimo sus funciones. Miles de empleados fueron enviados a sus casas, sin goce de sueldo. Los turistas no podrán visitar la Estatua de la Libertad ni Yellowstone.

La dura verdad

De dos millones de empleados, ochocientos mil no acudirán a trabajar. Todas las atenciones federales esenciales permanecerán en funcionamiento.

La propuesta republicana de mediación propone aceptar un presupuesto provisional y sectorial para medio año -con un aumento a petición de los demócratas de 21 mil millones de dólares de deuda– condicionado a la no aprobación de un multimillonario aumento de la misma para financiar el plan de medicina socialista de Obama. Un sistema que violenta las creencias de la población forzando, por ejemplo, al aborto, esterilización y anticoncepción a quienes no comparten esa ideología y no desean subvencionarla con sus impuestos, violando así el derecho a libertad de creencia y autodeterminación. 
 
Con la política socialista de Obama, se violan los derechos civiles de los estadounidenses, garantizados en la “Bill of Rights” (las 10 primeras enmiendas de la Constitución norteamericana)

El sector más conservador cuenta a estos efectos -punto que silencia la prensa- con la simpatía ciudadana y la mayoría del Congreso. El Tea Party en particular ha convencido al sector republicano para dejar sin efectos la impopular reforma sanitaria a través de la no aprobación de endeudar más a la Nación.

Seis de cada diez norteamericanos rechazan el plan de Obama para atención de salud. Una muy mala noticia para los planes demócratas, expuesta por CNN, nada sospechosa de favorecer a los republicanos. Más de ocho de cada diez ciudadanos, según las mismas encuestas, creen que su salud no se verá beneficiada por la Obamacare. Y si el cierre de la atención federal envió a empleados a sus casas, el gobierno no cosechará simpatizantes entre ellos: el 92% de los empleados gubernamentales se opone a la ley sanitaria, según las encuestas
 
Según importantes sondeos, el Obamacare es rechazado por el 53% de los norteamericanos. Golpe mortal para el régimen de Obama

Obamacare, una dictadura de izquierda

Barack Hussein Obama pretende endeudar a una administración con un déficit gigantesco con tal de imponer un sistema dictatorial.

La ciudadanía debe someterse, cualquiera sea su creencia, religión o pensamiento, a los planes de control y reducción de población
 
Un antecedente del Obamacare fue el programa Aktion T4, que era el programa de eutanasia y eugenesia de la Alemania nazi.

¿Suena dictatorial? Lo es y más. Cada norteamericano deberá comprar por fuerza de ley un paquete obligatorio formulado según los mandatos de Obama, desee o no hacerlo.

Tal ley costaba, en 2012, más de 800 mil millones de dólares[1]. Impopular y suicida para una economía en crisis. Para financiarla se elevarán nada menos que ¡21 impuestos!
 
A corte de Marzo de 2012, la deuda externa de Estados Unidos ascendía a más de 15 trillones de dólares, y los principales acreedores son China y Japón.

Imaginemos una familia promedio compuesta por cuatro integrantes. Dentro de una economía con déficit y en deuda, ¡el grupo familiar deberá asumir un incremento de us$ 7.500 dólares anuales! El 70% de los costos de la ley dictatorial recaerá en las familias más pobres. El empleo, uno de los grandes dolores de cabeza para los demócratas, se verá afectado por recortes de plantillas y la pérdida de contratos a tiempo completo.

Estados como Oklahoma[2] han experimentado con éxito sistemas basados en la libertad individual, eliminando la intervención y dependencia estatal para solucionar el problema de seguros abriendo al mercado la competencia por mejores precios y coberturas. Ésta es la apuesta republicana para solucionar el problema sanitario sin endeudar a la Nación aumentando su déficit, los impuestos, burocracia y aparataje estatal, castigando a los sectores más pobres e imponiendo una ideología socialista y totalitaria.

El problema de la deuda no es menor. China y Japón son titulares de bonos por más de 12 billones de dólares de deuda norteamericana. La preocupación de los acreedores ha sido hecha pública por el viceministro de Finanzas chino, Zhu Guangya: 
 
"Pedimos que EE.UU., como la mayor economía del mundo y emisora de la principal moneda de reserva mundial, tome medidas creíbles para resolver las cuestiones políticas acerca del techo de la deuda y que lo haga a tiempo, para evitar una situación de impago. Esperamos que Washington aprenda bien las lecciones de la historia".

Japón se ha expresado en términos similares, rompiendo el silencio anterior frente al crash gubernamental norteamericano. El aumento del techo de la deuda pública ha sido obtenido por Obama 5 veces antes desde que alcanzó el poder en 2008, negándose reiteradamente a reducir el gasto público. Su fórmula: “gastar más endeudándose más” ha llevado a USA al estado actual, siguiendo una constante heredada desde el desastroso gobierno del demócrata Carter y continuada, lamentablemente, por los republicanos.
 
El aumento del gasto gubernamental aunado con deudas desproporcionadas ha sido una constante del sistema económico estadounidense desde el gobierno de Jimmy Carter; y de acuerdo a esta gráfica, coincide con el dominio del partido demócrata en el Congreso.

A fuerza de documentadas exposiciones y apoyo de la ciudadanía, el Tea Party ha logrado recortes en el presupuesto permitiendo que la economía crezca por sobre el gasto. Pequeños logros, sin duda, pero han reducido el déficit estatal frente a los intentos demócratas de elevarlo a niveles irracionales e irreversibles que demuestran que USA puede tener futuro si reconduce su política estatal. Aun cuando la prensa mantenga la política de desacreditación y “demonización” del Tea Party, la verdad pública es que goza del apoyo de la mayoría electoral. En 2010, cuando el Tea Party triunfó electoralmente, Obama conducía al precipicio a la Nación con un déficit del 12% de PIB. Para fines de año se espera haber reducido a un 4% gracias a la intervención republicana.

Wall Street no se inquieta ante la paralización de los servicios federales, pese a los intentos de Obama de escandalizar a la población. De hecho, las tendencias históricas de los movimientos bursátiles evidencian un aumento de las transacciones y se esperan señales estables de mejoría de la administración y manejo del presupuesto gubernamental. 
 
Con servicios gubernamentales parados y sin ellos, los negocios bursátiles siguen igual en Wall Street: A LA ALZA

El populismo socialista de Obama, a un costo de endeudamiento demencial, se ve reflejado no sólo en las encuestas. Según la información que entrega el mismo Departamento estatal[3] para inscripciones al plan sanitario, tan sólo 51.000 personas se inscribieron – entre los millones de norteamericanos de todo el país – a través del formulario del sitio web gubernamental, durante la primera semana. Una decepción y descrédito innegable para los demócratas. El primer día, tras anuncios y publicidad, apenas. 6.200 ciudadanos se inscribieron el día de lanzamiento. Son cifras muy lejanas al mínimo de 7.000.000 de usuarios que requiere el sistema para ser mínimamente funcional. Sólo 50.000 personas consultan al día un sistema que cuesta mantener unos 634 millones de dólares.

Obamacare ha sido un fantasma fatal para la administración demócrata y una amenaza sobre la población y el futuro norteamericano que pasará una factura enorme para el futuro electoral y nacional.


NOTAS

[1] Presidente Dave Camp, Commité en vías y medios: Total del aumento de impuestos podría exceder los $800.000 millones cuando todas las provisiones son reestimadas". Washington, 28 de junio, 2012, en waysandmeans.house.gov/news/documentsingle.aspx?DocumentID=301425

[2] Centro de Cirugía de Oklahoma, www.surgerycenterok.com 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.