miércoles, 4 de diciembre de 2013

EL ECUMENISMO: LA DESHONRA INFERIDA A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Sermón dado por Mons. Marcel Lefebvre en el Seminario de Ecône para la Pascua de 1986 (Publicado en "Fideliter"' nº 51, mayo-junio 1986. Tomado del Nº 95 de la revista "ROMA", de agosto de 1986)

Mis queridos amigos, mis queridos hermanos:

Todos sabemos que actualmente estamos ante una situación de la Iglesia que cada vez es más inquietante. No es un problema de hoy, pero sí después del Concilio, particularmente desde la aplicación de las reformas conciliares. Asistimos a una especie de escalada del ecumenismo por el Papa y los obispos. Esto no es un misterio -es visto y conocido por todo el mundo- la televisión y todos los medios de comunicación social ponen de relieve este ecumenismo que es practicado hoy por las autoridades de la Iglesia. Estoy seguro de que este ecumenismo plantea a cada uno un grave problema de conciencia. Nosotros queremos y hemos decidido mantenernos católicos y no pienso que tengamos la intención de cambiar. El catolicismo para nosotros significa guardar la Fe, los Sacramentos, el Santo Sacrificio de la Misa, el catecismo, todo lo que la Iglesia ha enseñado y legado como una herencia preciosa durante diecinueve siglos a generaciones y generaciones de católicos. Nosotros mismos hemos recibido en nuestra infancia, en nuestra juventud, en nuestra adolescencia y en la madurez, esta preciosa herencia y estamos aferrados a ella como a la niña de nuestros ojos. Esta Fe y todos los medios de guardarla que nos han sido legados para mantener en nosotros la gracia, son necesarios y absolutamente indispensables para salvar nuestras almas e ir al Cielo. No es por otras razones que queremos mantenernos católicos: es para salvar nuestras almas. He dicho el jueves, que tenemos la impresión de alejarnos cada vez más de los que practican este ecumenismo insensato y contrario a la Fe católica. Ellos se separan cada vez un poco más del primer precepto de un bautizado que es profesar la Fe católica. No es por nada que nuestros padrinos y madrinas pronunciaron el Credo el día de nuestro bautismo y que luego cuando recibimos la Confirmación, repetimos nosotros mismos este Credo que nos liga definitivamente a la Fe católica.

El ecumenismo impulsado a partir del Vaticano II es un ataque a la Fe Católica

Ahora bien, hechos desconcertantes se han acumulado: desde viajes del Papa a Marruecos, a Togo, a la India, y por los comunicados que la Santa Sede ha publicado oficialmente estos últimos días para decir que el Papa tenía la intención de visitar a los judíos, para rezar con ellos, que el Papa iba a ir a Taizé para rezar con los protestantes, que quería -lo dijo él mismo públicamente en San Pablo extramuros- realizar una ceremonia que reuniese a todas las religiones del mundo para rezar con ellos en Asís con motivo del Día de la paz, que tendrá lugar el 24 de octubre en el marco del Año de la paz proclamado por las Naciones Unidas.

Causó desconcierto que Juan Pablo II orara con todas las religiones falsas en Asís el 24 de Octubre de 1986. Hoy las cosas son claras: ÉL PRESIDIÓ UNA FALSA IGLESIA.

Ustedes han leído esto en los diarios y los que tienen televisión han podido verlo y escucharlo.

¿Qué pensar de ésto? ¿Cuál es la reacción de nuestra Fe católica? Esto es lo que cuenta. No es nuestro sentimiento personal, una especie de impresión de cualquier comprobación. Se trata de saber lo que piensa al respecto la Iglesia católica, según lo que se nos ha enseñado ¿cuáles son las reacciones de nuestra Fe frente a estos hechos?

Es por eso que voy a citar algunas frases muy cortas que he recopilado del tratado de Derecho canónico del canónigo Naz. El Derecho Canónico ordenado por el Santo Padre Pío X y publicado por Benedicto XV, es la expresión de la ley de la Iglesia y lo fue durante diecinueve siglos.

Participación en un culto no católico

¿Qué dicen estos textos a propósito de lo que se llama la "communicatio in sacris", es decir, la participación en un culto no católico, con los no católicos?

Yo creo que es eso lo que nos preocupa cuando vemos que el Papa y los obispos participan en cultos no católicos. ¿Qué es lo que dice la Iglesia de la "communicatio in sacris"? Está prohibida por el Canon 1258, § 1, que dice: "Está absolutamente prohibido a los fieles asistir o tomar parte activamente en los cultos de los acatólicos (es decir de los no católicos) de cualquier manera que sea". Y he aquí cómo lo explica este comentario oficial de la doctrina de la Iglesia y que yo no hago más que copiar: "La participación es activa y formal cuando un católico participa en un culto heterodoxo, es decir no católico, con la intención de honrar a Dios por ese medio, a manera de los no católicos". Exactamente frente a eso nos encontramos. Pienso realmente que los obispos y el Papa tienen la intención de honrar a Dios por el culto no católico en el que participan. Creo no equivocarme.

De acuerdo al Derecho Canónico, la participación de un católico en un acto acatólico es PROHIBIDA y SEÑAL CLARA DE APOSTASÍA.

"Tal participación está prohibida bajo la forma que sea -quovis modo- porque implica la profesión de una falsa religión y, por consiguiente, renegar de la Fe católica". Y la Santa Sede decretó en 1889: "Está prohibido rezar, cantar y tocar el órgano en un templo herético o cismático, asociándose a los fieles que ahí celebran su culto, aunque los términos del canto y de las oraciones sean ortodoxas".

No soy yo quien escribió esto. Está con todas sus letras en el tratado de Derecho canónico del canónigo Naz, que siempre fue considerado en la Iglesia como totalmente oficial y válido.

Se presume que quienes participan así activa y formalmente en el culto de los no católicos adhieren a las creencias de estos últimos. Por ello, el canon 2316 los declara "sospechosos de herejía" y si perseveran son "considerados herejes". No hago sino citar el canon.

El Papa Inocencio III declaró: "EL QUE ORA CON HEREJES, ES HEREJE"

¿Por qué esta legislación de la Iglesia? Para ayudarnos a practicar el primer mandamiento que es profesar nuestra Fe católica. Si la profesamos, nos es imposible, es inconcebible, profesar otra fe y participar en otro culto. Rezando en otro culto hacemos profesión de honrar al dios que alli es invocado: el de una falsa religión. Un dios que es una obra del espíritu o que es un ídolo cualquiera, pero que no es el verdadero Dios. ¿Cómo querer que los judíos recen al verdadero Dios? Ellos están formalmente, esencialmente contra Jesucristo, precisamente desde el día de la Resurrección de Nuestro Señor e incluso antes, puesto que lo crucificaron. Pero de una manera casi oficial después de la Resurrección: ellos se pusieron inmediatamente a perseguir a los discípulos de Nuestro Señor Jesucristo y ello durante siglos. ¿cómo se puede rezar al verdadero Dios con los judíos? ¿Quién es Nuestro Señor Jesucristo? Es el Verbo de Dios. Es Dios. Nosotros tenemos un solo Dios: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y un solo Señor: Nuestro Señor Jesucristo. Los Evangelistas repiten eso hasta la saciedad. Quienquiera se oponga a Nuestro Señor Jesucristo no tiene al Padre, como explícitamente lo dijo San Juan en sus cartas: "Quien no tiene al Hijo, no tiene al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre". (I Jo. 2, 23).

El Único y Verdadero Dios (que es Padre, Hijo y Espíritu Santo), es el que se adora EN LA IGLESIA CATÓLICA

Es normal, no hay sino un solo Dios en tres Personas. Si una de las personas es deshonrada, rechazada, no se puede honrar a las otras personas. Es imposible. Es destruir la Santísima Trinidad. Por consiguiente, al deshonrar a Nuestro Señor Jesucristo, los judíos deshonran a la Santísima Trinidad. ¿Cómo podrían ellos rezar a Nuestro Señor, verdadero Dios? Ahora bien, no hay en el Cielo otro Dios que conozcamos y que nos haya sido enseñado por nuestra Fe católica.

He aquí la situación frente a la cual nos encontramos. Yo no la invento. No soy yo quien la quiere, muy por el contrario. Quisiera morir, quisiera dar mi vida para que no existiera.

Un dilema excesivamente grave

Nos encontramos verdaderamente frente a un dilema excesivamente grave, que creo no se planteó jamás en la Iglesia. Que aquél que está sentado en la Sede de Pedro participe en cultos de falsos dioses, creo que esto no sucedió jamás en toda la historia de la Iglesia.

 Nunca se vio en la Iglesia (hasta 1958), que un Papa fraternizara con los enemigos de la Fe.

¿Qué conclusión deberemos quizá sacar dentro de algunos meses ante estos actos repetidos de comunicación con falsos cultos? No lo sé. Me lo pregunto. Pero es posible que estemos en la obligación de creer que este papa no es papa. No quiero aún decirlo de una manera solemne y formal, pero me parece sí a primera vista que es imposible que un papa sea hereje pública y formalmente.

Nuestro Señor le prometió estar con él, guardarlo en la Fe y sin que pudiese errar en la Fe, ¿pero puede al mismo tiempo ser hereje públicamente y casi apostatar? He ahí un problema que no me concierne solamente a mí, sino que concierne a todos ustedes.

Marcel Lefebvre ERA SEDEVACANTISTA, aunque nunca pudo declararlo abiertamente.

Si nos han perseguido, si ahora nos tratan como a personas que están casi fuera de la Iglesia, ¿por qué? Porque nosotros hemos permanecido católicos y queremos seguir siéndolo. Comprobamos, manteniéndonos católicos, que esas personas se alejan cada vez más de la doctrina católica y por consiguiente de nosotros. ¿Qué quieren hacer ante esto? Es exactamente como en el caso de los judíos que se alejaron de Nuestro Señor Jesucristo, y eso cada vez más, hasta convertirse en sus enemigos jurados.

Los judíos rechazaron a Cristo, llegando a matarlo y a perseguir a Sus discípulos.

Los judíos todos hubiesen debido reunirse con Nuestro Señor. Hubiesen debido todos seguir a la Sma. Virgen María y a los Apóstoles -con excepción por supuesto de Judas-. Nuestra religión cristiana comenzó con judíos convertidos por Nuestro Señor. ¿Por qué hubo un cierto número que rehusó convertirse, a pesar de toda la evidencia de los milagros de Nuestro Señor, de la evidencia de su Resurrección?

Los soldados que estaban presentes, asustados después de la aparición del ángel y del temblor de tierra que tuvo lugar, corrieron hacia los príncipes de los sacerdotes para decirles lo que había ocurrido. O sea: que Nuestro Señor no estaba más en su tumba, que había resucitado y que ellos habían escuchado un temblor de tierra espantoso. Ellos fueron a dar parte de su comprobación y a aportar su testimonio. ¿Qué hicieron los príncipes de los sacerdotes? En lugar de decir: nos retractamos públicamente, nos hemos equivocado, adoraremos a Nuestro Señor Jesucristo; si El realmente resucitó: ¿cómo no adorarlo, cómo no seguirlo? No... ¿Qué les dijeron a los soldados? "He aquí una fuerte suma de dinero, id a repetir por toda Jerusalén que mientras dormiais los Apóstoles vinieron a robar el cuerpo de Nuestro Señor". Entonces, como lo escribe muy bien San Agustín -pienso que sonriendo-: ¿cómo pueden afirmar que vieron a los apóstoles llevarse el cuerpo de Nuestro Señor, puesto que dormían? No pudieron verlo. Fue el demonio quien se los sugirió y han permanecido bajo su influencia.

Los judíos están bajo la influencia del diablo.

¿Qué hacer ante esta situación?

¿Qué hacer? Ante esta situación de la Iglesia debemos rezar a la Santísima Virgen, mañana y tarde, día y noche, para que venga a socorrer a su Iglesia. Pues es un escándalo considerable -en el verdadero sentido del término, escándalo quiere decir empujar al pecado- este ecumenismo y esta participación en los cultos de las falsas religiones. Los católicos pierden la Fe. Ya no tienen Fe en la Iglesia católica. Ya no creen que hay una sola Religión verdadera, que no hay sino un sólo y verdadero Dios, la Santísima Trinidad. La Fe desaparece cuando el mal ejemplo y el escándalo vienen de tan alto, de aquel que está en la Sede de Pedro y de casi todos los obispos. ¡Pobres los cristianos que quedan librados a sí mismos, que no tienen suficiente formación cristiana para mantener su Fe católica a pesar de todo, o que no tienen a su lado sacerdotes que los ayuden a conservar esta Fe!, están desamparados. O pierden la Fe, no practican más, no rezan más, o entran en cualquier secta. Entonces debemos rezar mucho, reflexionar, rogar a Dios que nos guarde en la Fe católica pase lo que pase.

Yahveh dice a los sacerdotes que permiten la muerte de los fieles: "Mi pueblo pereció por falta de Conocimiento. Pero como tú rechazaste el Conocimiento, YO TE RECHAZO DEL SACERDOCIO". (Oseas IV, 6)

Los acontecimientos no dependen de nosotros. Es como un film de cine que se desarolla ante nuestros ojos. Desde el Concilio vemos que la situación se deteriora año tras año, El Sínodo también marcó, diría yo, un refuerzo todavía más grave que otros, al afirmar: Continuamos. Nosotros continuamos. A pesar de todas las consecuencias desastrosas, el Sinodo ha querido ver en el Concilio una obra del Espiritu Santo, un Pentecostés extraordinario; hay que continuar, continuar con el espíritu del Concilio, nada de restricción, nada de reprimenda, nada de retorno a la Tradición, y ahora vemos que las etapas se precipitan, que van cada vez más rápido. Forzosamente, puesto que no hubo objeción después de estos veinte años de puesta en práctica del espíritu del Concilio, en adelante todos los que están de acuerdo con estas transformaciones en la Iglesia, no tienen razón de no continuar y más rápdamente todavía. Se llega así a la destrucción total de la Iglesia.

La Apostasía manifiesta.

+ Monseñor Marcel Lefebvre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.