sábado, 7 de diciembre de 2013

LA CÁTEDRA DE INMORALIDAD EN LOS KINDERGARDEN DE SUIZA

Debido a que no encontramos ilustraciones moderadas sobre esta noticia -todo lo que hay disponible es explícito-, PRESENTAMOS ESTA NOTA SÓLO CON EL TEXTO. 

POR PARTE DEL ESTADO, PORNOGRAFÍA PARA MENORES DE EDAD

El Sex Box es un kit de “entrenamiento” para los maestros de jardín de infantes en algunas zonas de Suiza, para llevar a cabo clases de educación sexual obligatoria en los niños en edad preescolar. Por ahora, el experimento sólo afecta el Cantón de Basilea y algunos municipios de Appenzell y St. Gallen pero en el 2014 estos cursos se pueden extender a la Suiza de habla alemana, de habla francesa y al Ticino contra Italia.

Es una iniciativa de la Oficina Federal de Salud Pública, en colaboración con el Ministerio de Educación. En el sitio web dedicado a esta educación sexual (amorix.ch) bajo “Nociones de Base”, se cita un extracto de un documento de Planned Parenthood Federation, uno de los principales organismos internacionales a favor del aborto en el mundo, en el que explica que

“la educación sexual como el enfoque basado en los derechos ofrece a los jóvenes los conocimientos esenciales, habilidades, destrezas y valores que necesitan para aprender acerca de su sexualidad, para conocer el placer físico, mental y emocional”.

RIENDA SUELTA A LOS INSTINTOS SEXUALES
El concepto es la sexualidad como “responsable” del placer, teniendo cuidado de mantenerla fuera de la pareja y también del afecto por el hijo y por el otro socio.

También en el sitio, en “Educación”, se aclara que para los niños

“la educación sexual debe ser una parte integral de la educación primaria, ya que los niños son seres sexuales desde el nacimiento con necesidades, deseos, actos y experiencias sexuales que se desarrollan”

El término “seres sexuales” se refiere al mundo animal, y entendido como los animales, que los niños no pueden vivir con las necesidades y los impulsos sin satisfacer.

JUEGOS PRESCRITOS

A continuación le ofrecemos una guía práctica sobre la educación sexual de los niños en la infancia:

Se juega al médico. Se inicia una exploración pausada de su cuerpo. Son juegos de rol: la familia, el matrimonio, el besarse, posiblemente el sexo. Comienzan las amistades íntimas”.

Entre los contenidos propuestos están

“Percibiendo el cuerpo de una manera lúdica” y “Dibujar las partes del cuerpo, incluyendo los órganos sexuales.”

Para los niños mayores, aproximadamente de 6 a 10 años de edad, se discutirán entre otros temas la masturbación, los condones, orientación sexual y, finalmente, “la primera menstruación y la eyaculación. Y se manifiesta que la primera eyaculación es necesaria y natural como la primera menstruación.

INSTRUCCIONES PARA RESPONDER PREGUNTAS

Luego se sugiere a los educadores para estar listos para responder a la clásica – según ellos – pregunta de los niños, tales como: “¿Cuando se es maduro para ‘tener sexo’?”.

Por los 13 a 15 años se meten los temas de la anticoncepción, el aborto, “la diversidad sexual (homosexualidad, heterosexualidad, bisexualidad)”.

Entonces se estará listo para responder a preguntas picantes como,

“¿Las niñas pueden tener ‘sueños húmedos’?, ¿Cómo una niña llega a un orgasmo? ¿Cómo convertirse en un buen amante? ¿De qué tamaño es un pene promedio? ¿Cuál es la mejor posición en el sexo? ¿Cuánto sexo? ¿Qué hacer con un vibrador? ¿Cómo nos damos cuenta de que el sexo es satisfactorio? ¿Cómo nos damos cuenta de que él / ella lo desea? ¿La ingestión de esperma engorda?”.

A los educadores se les aconseja no responder en abstracto, sino sobre la base personal de su propia “biografía (sexual)”.

A esta edad, entonces se hablará de

“planificación familiar”, “formar una pareja, vivirla, y el fin de la misma” y “la multiplicidad sexual / transexuales e intersexuales”

Por supuesto, en este pequeño proyecto sesgado de educación sexual ni siquiera se menciona, a modo de inventario, cuestiones tales como la castidad, la entrega, el valor de la procreación y el afecto.

EL CONTENIDO DEL SEX BOX

El Sex Box es una caja de sexo, una de las herramientas de esta campaña de “educación” para los niños. En ella encontramos objetos como penes de madera y de goma, vaginas de peluche, y el manual dice que los niños deben ser alentados a tocarse, y a descubrirlos en el cuerpo de los otros.

Como una fuente subsidiario también se utiliza el libro “Lisa und Jan” en forma de dibujos animados y cómics que contiene imágenes explícitas: hay una escena de una niña que se está masturbando mientras que otra la observa y la imita, un niño que se masturba, y una tercera que es tocado, otra debajo de las sábanas que con una linterna ilumina las partes íntimas, una mujer que le desliza un preservativo a un hombre, una niña de pie que se levanta el vestido y muestra el sexo a un compañero que está arrodillado frente a ella y otra que en la ducha se dirige el chorro de agua hacia el pubis, dos niños que se abrazan desnudos y otros que espían por la ventana mientras que los padres tienen una relación sexual, una mujer que da a luz. Todas diseñadas de una manera muy realista.

En todas estas imágenes los órganos sexuales son siempre visibles y no se deja nada a la imaginación de los jóvenes lectores. Hay poco que decir, es solo pedo-pornografía de estado. Carnicería sexual pura inculcada a los niños.

La Fundación Suiza para la Protección del Niño ha juzgado el libro “Lisa und Jan” adecuado para niños de 5 años y más. No sorprende este juicio porque la Fundación es autora de un libro para niños de cero a seis años que fomenta la masturbación y jugar al doctor.

También está el libro “Este soy yo. De pies a cabeza” en el que vemos, de nuevo a través de dibujos animados, a dos hombres piel con piel y luego una mujer besando a otra en la mejilla.

Este proyecto suizo de educación sexual se mueve a lo largo de las líneas trazadas por el documento de la sección europea de la Organización Mundial de la Salud titulado “Normas para la Educación Sexual en Europa”, donde también se habla de la masturbación infantil y el juego del doctor.

Muchos padres, naturalmente, lamentan que estas lecciones sean obligatorias. La religión es una asignatura optativa, la pornografía no lo es.

También hay una petición que ha recogido hasta el momento 92 mil firmas para ser presentada a la Conferencia de Directores Cantonales de Educación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.