martes, 31 de diciembre de 2013

CARTA "Sacratissimi Cordis Dominum Nostrum Jesum Christum"


Amados hermanos en Jesús y María, salud y bendición. 

El Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, que es el Centro de toda devoción Eucarística, es continuamente despreciado por muchas almas que están apegadas al mundo y a su gobernante, satanás el diablo. Y ante esto, no podemos estar de brazos cruzados. Debemos dedicarnos a la reparación por tantas ofensas que continuamente padece, porque de eso se trata la verdadera devoción al Sagrado Corazón de Jesús: AMOR SANTO A JESÚS Y MARÍA, Y REPARACIÓN POR LOS PECADOS PROPIOS Y AJENOS.

Resolviendo acoger el llamado que hiciera el Santo Padre Beato Pío IX en la Encíclica "Quanta Cura", de "recurrir siempre, en la plenitud de la Fe, a Nuestro Señor Jesucristo, que nos redimió con su Sangre; y pidiendo continuamente y sin desfallecimiento a su Corazón dulcísimo, víctima de su ardiente caridad hacia nosotros, para que con los lazos de su amor todo lo atraiga hacia sí, de suerte que inflamados todos los hombres en su amor santísimo caminen rectamente según su Corazón, agradables a Dios en todas las cosas, y dando frutos en todo género de buenas obras", queremos consagrar este nuevo año 2014, "CRUZ DE BATALLA", a la protección del Sagrado Corazón de Jesús. A este fin publicamos la Hora Santa al Sagrado Corazón de Jesús, escrita por el Padre Mateo Crawley-Boevey, suplicando bendición y gracia para enfrentar los peligros que vienen en este año; y resolviendo reparar por las ingratitudes que sufre Nuestro Señor. 

Queremos que os unais a esta santa iniciativa que os reportará gran bendición espiritual, y lo más importante, ser dignos de la Salvación, porque como prometiera el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque, y por medio de ella a cuantos le son devotos: "Seré su refugio seguro durante la vida, y, sobre todo, en la hora de la muerte".

En unión con los Sagrados Corazones de Jesús y María,
Frater Jorge Rondón Santos
 
Año del Señor 2013, a 31 de Diciembre, XXXV de la Santa Cruzada.

SAVONAROLA HABLÓ CONTRA LA APOSTASÍA ROMANA

Girolamo Savonarola
 
Girolamo Savonarola, quien fuera acusado de herejía y quemado en la hoguera por denunciar los vicios de la Jerarquía romana de su tiempo y promover una vida sencilla alejada de la vana ostentación, dijo en un modo profético sobre la actual corrupción moral alentada por la secta vaticana:
 
“Nosotros conducimos los hombres a la simplicidad y las mujeres al vivir honesto, vosotros los conducís a la lujuria, la pompa y la soberbia, le habéis fallado al mundo y habéis corrompido a los hombres con la libídine, a las mujeres con la deshonestidad, a los niños los habéis conducido a la sodomía y a la miseria y a comportarse como prostitutas”.

LA GUERRA DE FRANCISCO BERGOGLIO CONTRA EL PAPADO, A LOS OJOS DE UN SECULAR

ESTA NOTICIA VIENE DE UNA FUENTE SECULAR, PERO SIRVE PARA RETRATAR LO QUE LOS DIARIOS VATICANOS CENSURAN: LA REVOLUCIÓN BERGOGLIANA.

Francisco Bergoglio: UN PROGRE CONVICTO Y CONFESO

El columnista Damian Thompson, del diario conservador británico THE TELEGRAPH, escribió la semana pasada una nota titulada “¿El papa Francisco ha declarado la guerra al Vaticano?”, donde dice:
Para ponerlo simple, el Papa ha declarado la guerra al Vaticano –o, al menos, a la Curia esclerótica (la burocracia)- que heredó, en la que la única cosa que se mueve más allá de un paso de tortuga es el rumor.

Thompson continúa:
Uno de los primeros actos de Francisco fue nombrar un “gabinete de cocina” de cardenales para que le asesoren sobre las reformas que comenzarán el próximo año. Qué forma tendrán, nadie lo sabe. Pero cada uno de esos cardenales es, en cierta medida, un outsider del Vaticano.

Bergoglio escogió a 8 cardenales para la revolución final en el Vaticano. Ellos son Giuseppe Bertello (Gobernador del Estado Vaticano); Francisco Javier Errázuriz Ossa (arzobispo emérito de Santiago de Chile); Oswald Gracias (arzobispo de Bombay y presidente de la Conferencia de Obispos de Rito Latino en la India); Reinhard Marx (arzobispo de Múnich-Frisinga, en Alemania); Sean Patrick O'Malley, OFM Cap (arzobispo de Boston); George Pell, (arzobispo de Sydney, Australia); Óscar Alberto Rodríguez Maradiaga, SDB (arzobispo de Tegucigalpa y primado de Honduras); y Laurent Monsengwo Pasinya (arzobispo de Kinshasa y primado de la República Democrática del Congo).

Respecto a la interpretación del relevo del cardenal Burke dice lo siguiente:
Sólo un funcionario de alto rango ha tenido el coraje de sacar la cabeza por encima del parapeto y protestar. El Cardenal Raymond Burke, que encabeza el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica ha dicho que la burocracia romana “tiene que ser respetada”. Él lamentó “una especie de imprevisibilidad de la vida en Roma en estos días”.

Bueno, la vida acaba de volverse un poco más impredecible para el cardenal Burke. Esta semana fue destituido por Francisco como miembro de la influyente Congregación para los Obispos.

Para Thompson, Francisco tiene una agenda de izquierda, que la va desarrollando en la medida que crece en influencia:
“¡No se asusten!” es el grito de los tradicionalistas más optimistas. En realidad, deberían haber entrado en pánico mucho antes de que Francisco fuera elegido, cuando estaba claro que los liberales, aunque fueran superficialmente leales (como los obispos ingleses) estaban ignorando cualquier pedacito de la enseñanza de Benedicto XVI que no cumpliera su fantasía.

Los medios de comunicación del mundo piensan que Francisco es “doctrinalmente conservador” porque no va a ordenar a las mujeres o permitir el aborto. Ningún Papa jamás haría eso tampoco. Hay indicios, sin embargo, de que quiere poner a punto la línea católica sobre la homosexualidad –respaldó las uniones civiles en Argentina– y favorece el uso de condones para prevenir la enfermedad. (Si bien sobre la hipótesis de que Bergoglio favorece el uso del condón no hay información segura que la avale, sino que surge de dichos de terceros, de que en lo privado no es dogmático sobre el veto al condón -Benedicto XVI lo avaló en su momento-; en cambio sí es comprobable que favoreció en la Conferencia Episcopal Argentina las Uniones Civiles para los homosexuales).

Además, ha tirado abajo con una tonelada de ladrillos a una pequeña orden de los franciscanos que estaban firmes a la espiritualidad de la misa en latín y pre-Vaticano II. Mientras tanto, él se acercó a ex sacerdote Leonardo Boff, teólogo de la liberación silenciado por Juan Pablo II. El Papa está moviéndose hacia la izquierda a medida que crece.

Thompson dice también que la línea oficialista del Vaticano quiere imponer a los fieles “a sangre y fuego” la idea de la continuidad absoluta entre el magisterio de Benedicto XVI y el de Francisco, de que no existe ninguna diferencia entre ambos, a no ser el estilo.

Los próximos meses van a ratificar o derribar a Francisco, dependiendo de la forma y la popularidad de sus reformas. De cualquier manera, los católicos están en un año ruidoso.

lunes, 30 de diciembre de 2013

PADRE MATEO CRAWLEY-BOEVEY, APÓSTOL MUNDIAL DE LA ENTRONIZACIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Desde RADIO CRISTIANDAD, con algunas variaciones nuestras

El apóstol mundial del Sagrado Corazón de Jesús” (Pío XI)

Padre Mateo Crawley-Boevey

Nació en Sachaca (Perú) un 18 de noviembre de 1875. Fue su padre el caballero inglés Carlos Octavio Crawley-Boevey y su madre la arequipeña María Murga. A los 9 años emigraron a Valparaíso (Chile) y allí estudió con los religiosos de los Sagrados Corazones, en cuyo instituto ingresó posteriormente en 1891 y se ordenó de sacerdote en 1898. Ejerció como profesor en el colegio de la Orden.

De igual modo, atendió la Asociación de los Sagrados Corazones y animó espiritualmente varias obras sociales. Con el nombre de “Curso de Leyes” fundó una Facultad de Derecho que sería el embrión de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. A punto del estrés por su entrega desmedida para socorrer a los damnificados por el terremoto de 1906 en Valparaíso, sus superiores le enviaron a Europa en viaje de descanso.

El 24 de agosto de 1907 llega al santuario de Paray-le-Monial, lugar donde se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María de Alacoque. Allí se recuperó de su quebrantada salud y vio claramente cuál sería la vocación para el resto de su vida: Conquistar todo el mundo para el amor del Corazón de Jesús, casa por casa, familia por familia, entronizándolo en todos los hogares. Cuando expuso el plan al Papa San Pío X, le complació tanto que le dijo: “No sólo te permito, sino que te mando, hijo mío, dar tu vida por esta obra de salvación social”.
 
Basílica del Sagrado Corazón de Jesús en Paray-le-Monial (Francia)
 
San Pío X alentó al Padre Mateo para que realizara el Apostolado de la Entronización del Sagrado Corazón de Jesús

Vuelve a América e inicia su cruzada en Valparaíso y la continúa por Chile y Perú. Fundó la revista “El Primer Viernes” y escribía artículos en otras revistas y periódicos. Posteriormente, su congregación lo destina a Europa para difundir el mensaje misericordioso del Corazón de Jesús; Inglaterra, Bélgica, Holanda, Suiza, Portugal y España se benefician de su encendida prédica. En 1914, llegando a París en el momento en el que las tropas alemanas se disponían a invadir la capital. Un dominico de Saint-Maximin resumió su impresión de esta manera:

“Al principio, uno queda desconcertado por esa oratoria que no es oratoria, por esas frases elípticas, esas imágenes inesperadas, esos gestos apasionados… y luego, uno está cogido, se pone al unísono, y cuando al final el predicador hace aclamar a Cristo Rey: “Te amo, Jesús, porque eres Jesús”, brotan lágrimas de muchos ojos”.

De Francia se trasladó a España, donde fundó treinta y ocho centros. En este último país promovió el gigantesco monumento en el Cerro de los Ángeles para consagrar la nación al Corazón de Jesús.
 
Cerro de los Ángeles, Santuario del Sagrado Corazón de Jesús (Centro geográfico y espiritual de España)

En su libro “Rey de Amor”, (13ª ed, Secretariado Nacional de la Entronización del Corazón de Jesús, Madrid, 1960) da algunos pormenores interesantes sobre la estatua del Corazón de Jesús del Cerro. El misionero llegó a España para pronunciar las tres conferencias del triduo preparatorio a la entronización oficial de 30 de mayo de 1919. En Madrid dio una serie de conferencias en el “Centro de Defensa Social” organizadas por Rafael María Lázaro y Severino Aznar. En una de ellas lanzó la idea de erigir el Monumento. La idea madura y probada por el Obispo de Madrid-Alcalá, don Prudencio Melo, del Secretariado de la Entronización se encargó de lanzarlo y organizarlo por todo el país, especialmente recaudar los fondos. El Secretariado funcionó en el Colegio de las Madres de los SS.CC. presidido por la Duquesa de la Conquista, dama de honor de Victoria Eugenia de Battemberg (esposa de Alfonso XIII de España). El P. Calasanz Baradat, SS.CC., director, recorrió el territorio español para impulsar el proyecto y organizar la suscripción. El Monumento sería como un estandarte de gloria cristiana en torno del cual almas y familias españolas debían agruparse aclamando en la vida del hogar y de la nación la Realeza Divina de Cristo Rey. El pueblo español, con el Rey a la cabeza, respondió generosamente y se obtuvieron medio millón de pesetas.

“Debo aquí, por noble, a poner de relieve un gesto bellísimo: El embajador del Perú ante la Santa Sede, señor Goyeneche, conde de Guaqui y grande de España, pagó la estatua colosal del Corazón de Jesús. Y en carta que me escribió a este efecto me decía: “Quede constancia que es mi intención honrar por cierto al Sagrado Corazón, pero manifestar también muy solemnemente la gratitud del Perú a aquella España católica que nos civilizó con la fe de Cristo y con la morar del Evangelio”. Un tío de este embajador fue el Arzobispo Goyeneche, de Lima. Pagado el Monumento, hubo un superávit, suma que el Secretariado invirtió en un rico y artístico copón destinado a la Comunión de los peregrinos que vendrían a asistir al Santo Sacrificio de la Misa celebrado en el Altar del Monumento nacional” p.440
 
Misa celebrada durante la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús

El nuevo Papa le dio la misión de instruir a los misioneros en la India, Ceilán (Sri Lanka), la China, Indochina (Vietnam), Japón y las islas Hawai. Fueron 50 años de ininterrumpida predicación. Fue padrino en la ordenación sacerdotal del Cardenal Landázuri. Promovió la “entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares”, la adoración nocturna en el hogar, así como los monumentos dedicados a Cristo en lugares visibles. Su objetivo era “hacer vivir en el hogar y por el hogar, célula social, el divino llamado: ‘Quiero reinar por mi Corazón’. Una de sus obras escritas fue “Horas Santas”, auténtica llamarada de amor a Cristo como muestra en esta oración:

“¡Jesús sigue revelando las maravillas de tu Corazón desde esa Hostia!…Avanza, Dios oculto y vencedor, avanza, conquistando en el comulgatorio alma por alma, familia por familia hasta que la tierra entera exclame, alborozada: ¡Alabado sea el Divino Corazón en su Eucaristía salvadora…; a Él, sólo a Él, en los altares, gloria y honor por los siglos de los siglos; venga a nos tu reino!”.
 
La propagación de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, particularmente su Entronización en los hogares, representa en sí el apostolado del Padre Mateo.

Narra Fernando Cordero Morales SS.CC., que Pío XI le concedió cinco audiencias y le envió otra carta autógrafa, como lo hiciera antes su predecesor Benedicto XV. En una de las audiencias, el P. Mateo regaló al Papa un medallón con la imagen del Sagrado Corazón. Pío XI le comentó: “La pondré en mi despacho y cuantas veces la mire te enviaré mi bendición”. Y aún más patente queda la gran estima que tenía el Papa al apóstol del Corazón de Jesús cuando el gobierno de Perú solicitó al Sucesor de Pedro el nombramiento del P. Mateo para Arzobispo de Lima: “¿Qué quiere el señor Presidente de la República -contestó el Papa-, que haga yo del Padre Mateo un coronel-comandante en plaza, o que le deje ser bombardero del Corazón de Jesús en todo el mundo?”

El Jueves Santo de 1949 sufrió el primero de los muchos ataques de corazón que habían de sucederse en los once años que aún le quedaban de vida. En enero de 1955 manifestaba: “Cada vez estoy más enfermo. Todo me cansa y debo suprimir muchas de las cosas bellas que debo hacer, reteniendo únicamente las indispensables. Quiero decir que debo dejar mis pocas fuerzas para poder celebrar la Misa y recitar mis plegarias”. A su enfermedad se añadió una úlcera en su pierna derecha. En 1959 ingresó en la clínica de Valparaíso donde un cáncer en la sangre le impidió celebrar el Santo Sacrificio, que constituía el centro de su vida. Los médicos le amputaron la pierna herida por aparecer la gangrena. La amputación se practicó el 14 de enero de 1960, pero la herida no se cerró y la gangrena apareció pronto en la otra pierna. Su Provincial expresaba en una carta: “El P. Mateo sufre atrozmente, pero todo lo soporta con un espíritu sobrenatural admirable”. Y el propio enfermo escribía: “¡El cielo se aproxima… y así yo cantaré las misericordias del Señor eternamente!”

El apóstol mundial del Sagrado Corazón de Jesús, según la denominación de Pío XI, murió en Valparaíso el 4 de mayo de 1960, a los 84 años de edad.

EXPONIENDO EL ENGAÑO

Es impactante que la secta conciliar, sabiendo que le queda poco tiempo, insiste en sus abominaciones: Ahora, promocionando el secreto falso de Nuestra Señora de Fátima. Más exactamente el falso del 2000: (el "martirio" de Wojtyla). Nuestros corresponsales en Portugal nos reportan que el Vaticano y la diócesis conciliar de Leiría-Fátima organizan una exposición sobre el Secreto de Fátima, con el objeto de acallar a los que sabemos que el Secreto de 2000 es FALSO. (Para conocer el contenido COMPLETO Y VERDADERO DEL SECRETO DE FÁTIMA, CLIC AQUÍ)

El Asunto de Nuestra Señora de Fátima para el Vaticano conciliar: CENSURADO

Centenares de personas estuvieron presentes, al comienzo de la tarde del 30 de noviembre, en la apertura de la nueva exposición temporal del usurpado Santuario de Fátima, realizada en la zona de Reconciliación de la Basílica de la Santísima Trindad ("A igreja do inferno", como la llama Nuestra Señora).

Cartel promocional de la expo en el usurpado Santuario de Fátima

El nuevo santuario de Fatima es, en palabras de la Hna. Lucía de Fátima: "una iglesia, pero esta iglesia era la iglesia del infierno; no hay manera de describir la fealdad de ese lugar. Parecía como una fortaleza hecha de cemento gris con ángulos quebrados y ventanas similares a ojos; tenía un pico en el tejado del edificio".

Esta exposición intitulada “Segredo e Revelação”, en la cual se resaltan las tres partes del llamado Secreto de Fátima, la exposición muestra por primera vez al público el Manuscrito de la Tercera Parte del Secreto (el falso).

La joya de la corona en la expo conciliar: EL SECRETO FALSO DE FÁTIMA
 
EL VERDADERO TERCER SECRETO DE FÁTIMA, tal y como lo escribió la Hna. Lucía de Fátima.

Escrito por la vidente “Lucía” (Lucía de Coímbra, NO Lucía de Fátima -Sobre esto hablaremos más tarde-), el manuscrito pertence a los archivos de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Con autorización expressa del Antipapa Francisco, en el contexto de la evocación de la aparición de 13 de julio que este año pastoral el Santuario de Fátima propone, el manuscrito estará expuesto en Fátima hasta el día 31 de Octubre de 2014.
 
El devenir expositivo llevará al visitante a entrar en las tres partes del Secreto, tituladas en la exposición como “La visión del inferno”, “El Inmaculado Corazón de María” y “La Iglesia mártir” ("La iglesia apóstata, será").

El secreto falso habla de la iglesia perseguida y un "Papa" asesinado. Claro intento de endiosar a Wojtyla Katz.

La interpretación herética del Secreto de Fátima, hecha por el cardenal Joseph Ratzinger Tauber, ahora Antipapa emérito Benedicto XVI, es el hilo conductor de la exposición.
 
Con entrada libre, “Segredo e Revelação” puede ser visitada diariamente, entre las 09:00 y las 19:00.

“El dogma de la fe no ha sido conservado en Roma... Si Roma sigue su abominación, la ciudad será destruida”. (Nuestra Señora de Fátima)

domingo, 29 de diciembre de 2013

ALABANZA ETÍOPE A NUESTRA SEÑORA


¡Oh María, corazón del mundo entero! Tú eres mayor que los Querubines de muchos ojos y los Serafines de seis alas; y los Cielos y la tierra están completamente llenos de la gloria de Tu santidad.

ALGUNOS ANTECEDENTES IMPORTANTES SOBRE LAS ELECCIONES COMO PAPAS DE PAULO VI Y JUAN PABLO II

A la verdad, el misterio de por qué ciertas cosas suceden en el Vaticano, sobre todo después del concilio deuterovaticano, es un tema que saca de quicio a más de uno. Pero los hechos descubren la verdad oculta. A continuación se explica cómo Montini y Wojtyla llegaron a ser Pablo VI y Juan Pablo II.
Montini y Wojtyla
 
Comentario a la obra "Su Santidad"(40), por Basilio Kostas, Editorial Véritas. Santa Fe de Bogotá, Colombia, pags. 161-168.

Abundan las pruebas de que desde hace siglos existe un siniestro plan de infiltración de la Santa Iglesia por parte del Judaísmo y su medio principal, la Masonería, para alcanzar sus fines de abatir la Institución de Jesucristo. A tan alto grado ha llegado el poder judaico que, es más, ya no se tiene que esconder para trabajar dentro de la Iglesia. Así hubo embajadores como Jules Isaac ante la Santa Sede para dictar sus iniciativas de reforma de la liturgia, de la Biblia, de la catequesis a favor del judaísmo, lo que se realizó obedientemente a través de las reformas hechas por el Vaticano II. La infiltración es comprobable sobre todo desde hace dos siglos. Un hecho significativo es el beneplácito de la Masonería hacia los pseudopapas, cuando ante los anteriores Papas católicos se mostraron adversos hasta llevar a cabo acciones ignominiosas.

Por ejemplo: cuando murió S. S. Pío IX fue sepultado en la Basílica Vaticana (Pío IX, 1846- 1878), pero él había manifestado el deseo de que sus restos descansaran en la Iglesia de San Lorenzo Extramuros. Para cumplir los deseos del pontífice, se dispuso el traslado de sus restos, tres años después, a dicho templo. Pío IX había sido el autor de la Encíclica QUANTA CURA (que después ha sido contradicha por el Vaticano II) y del SYLLABUS ERRORUM, o condenación de los errores modernos liberales nacidos de la masonería. Pues bien, cuando los restos eran trasladados, un populacho instigado por los anticlericales agredió a la procesión tratando de arrebatar los restos para arrojarlos al Tíber. Dura fue la lucha de la autoridad civil para impedir el atropello instigado por los masones; los restos de S. S. Pío IX llegaron a su destino tras una batalla campal con una muchedumbre enardecida que aborrecía (1) al Papa represor de los ideales masónicos. Por el contrario, -notémoslo bien- la Masonería internacional manifestó su duelo por la muerte de Juan XXIII a través de desplegados publicados en todos los idiomas en distintos países.

A la muerte de Juan XXIII, la Masonería mexicana publicó esta esquela
TESTIMONIOS DE LOS AVANCES DE LA INFILTRACIÓN Y PREPARATIVOS PARA UN "PAPA" IDÓNEO

Los testimonios abundan, y los hechos están a la vista. Hace mucho tiempo, repetimos, que la Masonería ha estado invadiendo todos los ámbitos de la Iglesia. Pero acerca de interesantes sucesos durante el pontificado de S.S. Pio XII transcribiremos en parte el contenido de una carta en la que podemos confiar, más que nada por los resultados que están a la vista: la Sede romana usurpada por hombres anticatólicos; una curia formada por masones, herejes y comunistas, en gran parte, y el éxito de los planes elaborados hace siglos.

La carta es la respuesta a la solicitud hecha por un sacerdote al oficial J. Winckler, quien en calidad de intérprete del italiano para los Estados Mayores (de los Aliados en la II Guerra Mundial) vivió en Roma varios años en tiempos de S.S. Pío XII. Testigo de muchos acontecimientos, como católico no dudó en consignar sus experiencias. Dice, resumiendo:
  • Que en su calidad de intérprete fue invitado a la primera reunión de posguerra de las principales personalidades de la comunidad judía en Roma, y que en ella se hizo hincapié en los medios para poner fin al antisemitismo
  • Que esto se supo entre los católicos de origen judío que trabajaban en una Secretaría Especial del Vaticano que era una especie de departamento financiero, y que esas personas le buscaron, y le invitaron a pertenecer a una llamada "Asociación de Diplomados de la Universidad", el capellán de la cual era Monseñor Juan B. Montini, en aquel entonces Substituto de la Secretaría de Estado de Pío XII
  • Que sus nuevos amigos le habían dicho significativamente refiriéndose a Montini: "Él es de los nuestros"... 
  • Sigue relatando que, por ese entonces arribó a Roma como embajador ante la Santa Sede Jacques Maritain, de quien dice Winckler que "fue un regalo tonto y malvado de Georges Bidault". (Nosotros decimos: ¿intencionalmente malvado?). Maritain invadió inmediatamente el grupo de Montini, y ya no hubo nada más que el "Humanismo Integral", -narra Winckler- y que ya todo aquel grupo manifestó abiertamente su modernismo. Winckler los abandonó.

Nosotros queremos hacer notar que por esos años precisamente arribó también a Roma a estudiar teología Karol Wojtyla.

Proseguimos citando la carta de Winckler. Durante su pertenencia a la Asociación, Winckler había actuado como acólito de Monseñor Montini durante la Misa. Muchos creían que él era un especial seguidor de las teorías montinianas. En este contexto se acercó a él Monseñor Sergio Pignedolli, miembro eminente de la Curia, quien creyendo que Winckler conocía los antecedentes de cierto plan, -y según da a entender Winckler, queriendo hacerle cómplice en algo- se explayó haciéndole singulares confidencias. Pero para entender lo que sigue hay que recordar quién era el personaje a quien Pignedolli se refería en su confidencia; es preciso traer a la memoria al famoso masón cardenal Rampolla.
 
Mariano Rampolla, primera pieza del plan masónico contra la Iglesia

El cardenal Mariano Rampolla fue el Secretario de Estado de S.S. León XIII (1878-1903). Habiendo muerto éste y convocándose el cónclave, resultó electo Rampolla, pero el Emperador de Austria Francisco José (quien estaba en alianza con otros príncipes católicos) vetó el voto. En aquel tiempo tenían derecho a veto en el cónclave los príncipes católicos. Después de un gran revuelo -aunque sin llegar a los excesos de anteriores cónclaves dudosos-, tomando en cuenta el veto del emperador, se declaró nula la elección de Rampolla y en la nueva votación resultó electo el cardenal José Sarto, después San Pio X. Esto sucedía en el año 1903. Diez años después moría Rampolla, descubriéndose en sus pertenencias su afiliación a la Masonería. El cónclave que había elegido a Rampolla había durado ¡sólo cinco días!, escaso tiempo para una deliberación tan importante. Los masones liberales franceses se dieron a la protesta de manera especial. Pues bien, continuando con la carta de Winckler, manifiesta éste que Monseñor Pignedolli le habló de una gran revancha que se preparaba. Le hizo la reseña de todo el suceso del veto de Austria, cuyo resultado, según Monseñor había sido el de volver a hundir a la Iglesia durante más de medio siglo en el oscurantismo y en el aislamiento de la Edad Media; insistió en la necesidad de una apertura y de una adaptación de la Iglesia; finalmente le hizo entrever que se aproximaba una era nueva, y esto para muy pronto, gracias al éxito ya seguro (notemos que esto lo decía Pignedolli en 1945) gracias a uno que tendría éxito ahí donde Rampolla había tenido la desgracia de fracasar... "¿Quién es él?" le había preguntado Winckler; Pignedolli había respondido: "Usted le sirve en la misa todos los días"... SE TRATABA DE JUAN BAUTISTA MONTINI.

Según Winckler, el grupo que había creído a principios de siglo dar en el blanco con el cardenal Rampolla o sea colocar a uno de los suyos en la cima de la Iglesia para remodelarla a su propia imagen, ese grupo de presión nunca se encontró desarmado... "¿Quién, -dice Winckler- tuvo la posibilidad de preparar las elecciones de Roncalli y Montini con mucha anticipación, de modo que la primera hiciera posible la siguiente?"... ¿Y las siguientes? añadimos nosotros.

Por los resultados que están a la vista la entrevista Pignedolli-Winckler no puede ser tachada de ficticia. Sergio Pignedolli fue Presidente del Secretariado para las Religiones no Cristianas -hoy Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso-, y quien hacía comunes las fiestas musulmanas del Ramadán para los católicos. Convencido de la igualdad de las "tres grandes religiones monoteístas".
 
INFLUENCIA DE PABLO VI EN LA ELECCIÓN DE JUAN PABLO II

Imposible pensar que habiendo alcanzado el éxito enorme, primero, de poner en la cima de la Iglesia al iniciador de la revolución deseada, Roncalli, y logrando realizar un conciliábulo destructivo, no hubieran tenido preparados los autores del plan a otros sujetos aptos para continuar la exitosa tarea. De Juan XXIII se dice que fue "un papa de Transición", y lo mismo se repite acerca de Juan Pablo I, cuyo "pontificado" de treinta y tres días estuvo rodeado de circunstancias extrañas, lo mismo que su muerte. El "deseado de las Naciones Unidas" para continuar la tarea después de Montini era según todas las evidencias, como la de la suma eficacia para consumar el plan, Monseñor Karol Wojtyla. Hay que hacer notar que si bien en los cónclaves de tiempos anteriores influyó la política laica, como en el veto de Austria, no es posible negar ahora la influencia de otras políticas que están a la vista.

Resumanos. Según narran los biógrafos en "Su Santidad" -datos conocidos sin necesidad de su relato-, Paulo VI distinguió de manera especial a Karol Wojtyla en particular durante el mismo Vaticano II. Habiendo sido consagrado obispo en 1958, Paulo VI lo elevó al arzobispado en 1963, -quizá encantado por las intervenciones del obispo polaco en las sesiones conciliares que lo señalaban como miembro del "clan"-. En 1967 apenas terminado el conciliábulo lo elevó al cardenalato. Pero transcribimos algunos párrafos significativos de "Su Santidad". Dicen:
"En la historia de la Iglesia casi nunca es posible determinar por qué un cardenal en particular es elegido papa". 

Pongamos mucha atención a lo que sigue:
"Un observador minucioso puede develar las razones que llevaron al candidato -Karol Wojtyla- a estar en la mira de los papables".

El cardenal Andrezek Deskur, un profundo conocedor de la curia, cree que, de una manera misteriosa cada papa elige a su propio sucesor...
"El viejo Juan XXIII consideraba, sin lugar a dudas, que el cardenal de Milán, Juan Bautista Montini, era el hombre adecuado para terminar el trabajo que él había comenzado con el Vaticano II... A Karol Wojtyla le prestaba Paulo VI una atención especial, cosa evidente para las personas cercanas al Papa después del concilio... Karol Wojtyla fue elevado al cardenalato por Montini cuando tenía cuarenta y siete años, y de ahí en adelante la colaboración y el afecto entre Paulo VI se harían más fuertes. Wojtyla fue nombrado en cuatro Congregaciones del Vaticano: El Clero, la Educación Católica, la Liturgia, y las Iglesias Orientales... Paulo VI recibía al cardenal Wojtyla frecuentemente en audiencias privadas. Nada más entre 1973 y 1975, Karol Wojtyla asistió a audiencias privadas unas once veces en el estudio de Paulo VI. Luego, en 1976, el Papa honró a Wojtyla con una invitación extraordinaria: le pidió que dirigiese los ejercicios espirituales de Cuaresma en el Vaticano para los miembros de la Curia y el personal de la casa papal. Ese mismo año el periódico New York Times señaló al cardenal como uno de los candidatos más frecuentemente mencionados para suceder al Papa Paulo VI". (2)

Aquí caben dos pequeños comentarios. Los "ejercicios" espirituales dados por el cardenal Wojtyla a Paulo VI y su curia, no merecieron que se sepa, ninguna protesta por las herejías manifestadas. Por otra parte, dichos ejercicios han sido dados a conocer mundialmente en forma de libro, con el título de "Signo de Contradicción". En cuanto al comentario de los biógrafos sobre el anuncio de Wojtyla como "papable" en el New York Times, ¿no constituiría, dadas las cosas, una "señal" para decir a ciertos interesados: "todo va bien"?

PREPARATIVOS DE PABLO VI PARA ASEGURAR LA ELECCIÓN DE WOJTYLA

No había ninguna razón para que Pablo VI dictara una disposición donde los cardenales octogenarios quedaran excluidos de los cónclaves de elección papal. Máxime cuando los excluidos se encontraban en perfecta salud mental, y era una evidente arbitrariedad privarlos del derecho de ejercer aquello para lo que precisamente habían sido constituidos: elegir Papa. Pero entre los cardenales que entonces eran mayores de ochenta años, y los que pronto alcanzarían la edad, había muchos "conservadores" indeseables. El documento que los dejó fuera -como una ley para el futuro- fue la "Constitución Apostólica Romano Pontífice Eligendo", dada por Montini en Roma el 1 de octubre de 1975. De todos los Movimientos de Resistencia Católica surgió la protesta considerando "nula de pleno derecho" dicha ley, y muchos manifestaron que "arrojaban sombras" sobre los próximos cónclaves. Nosotros junto con otros muchos católicos, no pensamos que es esa ley la que "arroja sombras" con todo y ser arbitraria; nosotros creemos que la Sede Romana está vacante por herejía del que la ocupa y que los cónclaves de los modenistas han sido nulos de toda nulidad. Pero bien, Paulo VI desde su ascenso se había dedicado a crear cardenales que a la elección de Wojtyla eran 115, de los cuales Montini había creado 100. Cuando se emitió la disposición de exclusión de los octogenarios, quedaron fuera del derecho de elección los siguientes, en número de trece, que no pudieron asistir al cónclave que elegió a Wojtyla: Ottaviani, Antonelli, Barbieri, Confalonieri, Caggiano, Dejorio, Fuinga, Marella, Mc. Inter, Miranda, Motta de Vasconcelos, O'Boyle, Shera, Parente y Slypji. Pero cardenales modernistas, masones, de tendencias protestantes, liberales, que profesaban las mayores herejías postconciliares, judíos y comunistas, esos sí estaban con todo derecho en el colegio cardenalicio al tiempo de la elección de Wojtyla. Por ejemplo:
  • El cardenal Pironio, al que en su patria, Argentina, llamaban "el pirómano" por sus tendencias comunistas revolucionarias. 
  • El cardenal Willebrands que como embajador de Pablo VI se jactaba por toda la Iglesia de la reinvindicación de Lutero, siendo también firmante de la concesión de los sacramentos católicos a los cismáticos y "otras confesiones". 
  • Y estuvo también el ya mencionado Pignedolli, el de "nuestras fiestas del Ramadán". Estos, entre otros.

El ilustre cardenal y teólogo renombrado Pietro Parente, encabezó la protesta de los cardenales octogenarios, pero es sabido que toda protesta venida de católicos verdaderos ante la iglesia postconciliar, choca con piedra. Nosotros estamos convencidos de que a los postconciliares no hay que rogarles nada, simplemente porque no tienen ningún derecho de conceder NADA, como no lo han tenido de abrogar nada. La Santa Iglesia Una, Católica Apostólica y Romana, sigue viviendo a Dios gracias, y lo que falta sólo a los católicos en resistencia es una gran tarea de UNIDAD, de unificación. Cristo está con nosotros, con Su Iglesia, hasta el fin de los siglos. Casi cincuenta años después del concilio y aún menos de la aplicación de las reformas ha sido poco tiempo, primero para salir de la sorpresa ante lo presentado "como desde Roma", reaccionar, y actuar en conciencia. La Resistencia Católica existe, gracias a Dios, el verdadero Santo Sacrificio se celebra, y se tienen los verdaderos sacramentos. No es aquí el lugar para dictar programas de acción. La Resistencia Católica se manifestó desde un principio, y sólo le falta la unificación para la consolidación de la tarea que hay que realizar.
 
NOTAS
(1) Historia de los Papas. Tomo II, Carlos Castiglione. Editorial Labor S. A. Barcelona, España, 1948, pags. 600-601.
(2) Su Santidad, pag. 127

CARTA ENCÍCLICA "Quanta Cura", CONTRA LOS ERRORES MODERNOS

“La desorientación es diabólica; no se deje engañar”. (Hna. Lucía de Fátima)
 
Es innegable que el Modernismo en todas sus facetas ha asolado espiritual y físicamente a todas las naciones, en especial las que otrora se gobernaban por la Fe Católica. Y con gran horror vemos las venenosas herejías que enseñan los antipapas de la secta conciliar que, usurpando la Sede Apostólica, engañan a los incautos.
 
Contra la desorientación infernal de los errores modernos, el Papa Pío IX redactó la Encíclica "Quanta Cura", con la cual se condena rotundamente esas aberraciones doctrinales, a la vez que se exhorta a defender la Sana Doctrina y los Derechos de Dios.

CARTA ENCÍCLICA "Quanta Cura", CONTRA LOS ERRORES MODERNOS
 
Beato Pío IX
Siervo entre los Siervos de Dios
Para perpetua memoria

Venerables Hermanos, salud y bendición apostólica

1. Tradición de la Iglesia frente al error

Todos saben, todos ven y vosotros como nadie, Venerables Hermanos, sabéis y veis con cuánta solicitud y pastoral vigilancia los Romanos Pontífices, Nuestros Predecesores, han llenado el ministerio y han cumplido la misión a ellos confiada por el mismo Cristo Nuestro Señor, en la persona de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles de apacentar los corderos y a las ovejas; de tal suerte, que nunca han cesado de alimentar cuidadosamente con las palabras de la fe, de imbuir en la doctrina de salvación a todo el rebaño del Señor, apartándole de los pastos envenenados. Y en efecto, Nuestros Predecesores, guardadores y vindicadores de la augusta Religión Católica, de la verdad y de la justicia, llenos de solicitud por la salvación de las almas, nada han apetecido nunca tanto, como el descubrir, y condenar con sus Cartas y Constituciones, llenas de sabiduría, todas las herejías y todos los errores que, contrarios a Nuestra fe divina, a la doctrina de la Iglesia católica, a la honestidad de las costumbres y a la eterna salvación de los hombres, levantaron con frecuencia violentas tempestades, cubriendo lamentablemente de luto a la república cristiana y civil.
Por esto, los mismos Predecesores Nuestros, con Vigor apostólico, se opusieron constantemente a las pérfidas maquinaciones de los malvados que, semejantes a las olas del mar enfurecido, arrojan las espumas de sus confusiones, y prometiendo libertad, aunque en realidad sean esclavos de la corrupción, se han esforzado por medio de máximas falsas y perniciosísimos escritos, en destruir los fundamentos de la Religión católica y de la sociedad civil; tratando de hacer desaparecer toda virtud y justicia, de pervertir todas los corazones y entendimientos, de apartar de las rectas normas morales a los incautos, especialmente a la inexperta juventud, corrompiéndola miserablemente, para enredarla en los lazos del error y, por último, arrancarla del seno de la Iglesia católica.

2. El Papa sigue el ejemplo de sus predecesores. - La Iglesia vigila

Como vosotros bien lo sabéis, Venerables Hermanos, apenas Nos, por un secreto designio de la Divina Providencia, pero sin mérito alguno Nuestro, fuimos elevados a esta Cátedra de Pedro; al ver, con el corazón desgarrado por el dolor la horrible tempestad desatada por tantas opiniones perversas, así como los males gravísimos, y nunca bastante llorados, atraídos sobre el pueblo católico por tantos errores; en cumplimiento de Nuestro apostólico ministerio, e imitando los ilustres ejemplos de Nuestros Predecesores, levantamos Nuestra voz, y por medio de varias Cartas encíclicas, Alocuciones, Consistorios, así como por otros Documentos apostólicos, hemos condenado los errores principales de Nuestra tan triste época. Al mismo tiempo, hemos excitado vuestra admirable vigilancia pastoral, y con todo Nuestro poder advertimos y exhortamos a Nuestros carísimos hijos para que abominen tan horrendas doctrinas y no se contagien de ellas. Particularmente en Nuestra primera Encíclica, del 9 de noviembre de 1846 a vosotros dirigida, y en las dos Alocuciones consistoriales, del 9 de diciembre de 1854 y del 9 de junio de 1862, Nos hemos condenado las monstruosas opiniones que, con gran daño de las almas y detrimento de la misma sociedad civil, dominan señaladamente a nuestra época; errores de los cuales derivan todos los demás y que no sólo tratan de arruinar la Iglesia católica, su saludable doctrina y sus derechos sacrosantos, sino también a la misma eterna ley natural grabada por Dios en todos los corazones y aún la recta razón.

3. Los nuevos errores requieren nuevo celo

Sin embargo, bien que Nos no hayamos descuidado el proscribir y condenar frecuentemente estos tan graves errores, la causa de la Iglesia católica y la salvación de las almas que Dios Nos ha confiado, y aun el mismo bien común demandan imperiosamente, que Nos de nuevo excitemos vuestra pastoral solicitud para que condenéis todas las opiniones que hayan salido de los mismos errores como de su fuente natural. Estas opiniones falsas y perversas, deben ser tanto más detestadas cuanto que su objeto principal es impedir y aun suprimir el poder saludable que hasta el final de los siglos debe ejercer libremente la Iglesia católica por institución y mandato de su divino Fundador, así sobre los hombres en particular como sobre las naciones, pueblos y gobernantes supremos; errores que tratan, igualmente, de destruir la unión y la mutua concordia entre el Sacerdocio y el Imperio, siempre tan beneficiosa para la Iglesia y para el Estado (1).

4. El naturalismo

En efecto, os es perfectamente conocido, Venerables Hermanos, que hoy no faltan hombres que, aplicando a la sociedad civil el impío y absurdo principio llamado del naturalismo, se atreven a enseñar que "el mejor orden de la sociedad pública y el progreso civil demandan imperiosamente que la sociedad humana se constituya y se gobierne sin que tenga en cuenta la Religión, como si esta no existiera, o, por lo menos, sin hacer distinción alguna entre la verdadera Religión y las falsas". Además, contradiciendo la doctrina de la Sagrada Escritura, de la Iglesia y de los Santos Padres, no dudan en afirmar que "el mejor gobierno es aquel en el que no se reconoce al poder civil la obligación de castigar, mediante determinadas penas, a los violadores de la religión católica, sino en cuanto la paz pública lo exija"; y como consecuencia de esta idea absolutamente falsa, no dudan en consagrar aquella opinión errónea, en extremo perniciosa a la Iglesia Católica y a la salvación de las almas, llamada por Gregorio XVI, Nuestro Predecesor, de feliz memoria, "delirio" a saber (2): "que la libertad de conciencias y de cultos es un derecho propio de cada hombre, que todo Estado bien constituido debe proclamar y garantizar como ley fundamental, y que los ciudadanos tienen derecho a la plena libertad de manifestar sus ideas con la máxima publicidad, ya de palabra, ya por escrito, ya en otro modo cualquiera, sin que autoridad civil ni eclesiástica alguna puedan reprimirla en ninguna forma".

5. Esta libertad es perniciosa

Ahora bien: al sostener afirmación tan temeraria no piensan ni consideran que proclaman la "libertad de la perdición" (3), y que, "si se permite siempre la plena manifestación de las opiniones humanas, nunca faltarán hombres, que se atrevan a resistir a la Verdad, y a poner su confianza en la verbosidad de la sabiduría humana; vanidad en extremo perjudicial, y que la fe y la sabiduría cristiana deben evitar cuidadosamente, con arreglo a la enseñanza de Nuestro Señor Jesucristo" (4).
Y como allí donde la Religión se halle desterrada de la sociedad civil y se rechace la doctrina y autoridad de la revelación divina, se oscurece y aun se pierde la verdadera noción de la justicia y del derecho, en cuyo lugar triunfan la fuerza y la violencia, claramente se ve por qué causa ciertos hombres, despreciando en absoluto y dejando a un lado los principios más firmes de la sana razón, se atreven a proclamar que "la voluntad del pueblo manifestada por la llamada opinión pública o de otro modo cualquiera, constituye una suprema ley, libre de todo derecho divino o humano; y que en el orden político los hechos consumados, por sólo haberse consumado, tienen ya valor de derecho".
Mas ¿quién no ve, quién no siente claramente que una sociedad, sustraída a las leyes de la Religión y de la verdadera justicia, no puede tener otro ideal que acumular riquezas, ni seguir más ley, en todos sus actos, que un insaciable deseo de satisfacer la indómita concupiscencia del espíritu, sirviendo tan solo a sus propios placeres e intereses? He aquí por qué esos hombres, con odio verdaderamente cruel, persiguen a las Órdenes religiosas, sin tener en cuenta los inmensos servicios hechos por ellas a la Religión, a la sociedad humana y a las letras; he aquí, por qué desvarían contra ellas, diciendo, que no tienen ninguna razón legítima para existir, haciéndose así eco de los errores de los herejes. Como lo enseñó con tanta verdad Nuestro Predecesor, Pío VI de feliz memoria, "la abolición de las Órdenes religiosas hiere al estado que hace profesión pública de seguir los consejos evangélicos; ofende a una manera de vivir recomendada por la Iglesia como conforme a la doctrina apostólica; finalmente, ofende aun a los preclaros fundadores, que las establecieron inspirados por Dios" (5).
Llevan su impiedad a proclamar que se debe quitar a la Iglesia y a los fieles la facultad de "hacer limosna en público, por motivos de cristiana caridad, y que debe abolirse la ley prohibitiva, en determinados días, de las obras serviles, para cumplir con el culto divino"; todo bajo el pretexto falacísimo de que esa facultad y esa ley se hallan en oposición a los postulados de la mejor economía política.

6. El comunismo y el socialismo

No contentos con desterrar a la Religión de la pública sociedad, quieren también arrancarla de la misma vida familiar. Enseñando y profesando el funestísimo error del comunismo y del socialismo, afirman "que la sociedad doméstica debe toda su razón de ser sólo al derecho civil y que, por lo tanto, sólo de la ley civil se derivan y dependen todos los derechos de los padres sobre los hijos y, sobre todo, del derecho de la instrucción y de la educación". Para esos hombres falacísimos, el objeto principal de estas máximas impías y maquinaciones, es eliminar la saludable doctrina y la instrucción y educación de la juventud, para así manchar y depravar míseramente las tiernas y dúctiles almas de los jóvenes con los errores más perniciosos y con toda clase de vicios.
En efecto; todos cuantos maquinaban perturbar la Iglesia o el Estado, destruir el recto orden de la sociedad, y así suprimir todos los derechos divinos y humanos, han dirigido siempre sus criminales proyectos, su actividad y esfuerzo a engañar y pervertir a la inexperta juventud, como Nos lo hemos insinuado más arriba, porque en la corrupción de ésta ponen toda su esperanza. Esta es la razón por qué el clero secular y regular, a pesar de los encendidos elogios que uno y otro han merecido en todos los tiempos, como lo atestiguan los más antiguos documentos históricos, así en el orden religioso como en el civil y literario, es por su parte objeto de las más atroces persecuciones; y dicen, "que siendo el clero enemigo del saber, de la civilización y del progreso debe ser apartado de toda ingerencia en la instrucción de la juventud".

7. La Iglesia y el poder civil

Otros, hay que, renovando los errores, tantas veces condenados, de los innovadores, se atreven a decir, con desvergüenza suma, "que la suprema autoridad de la Iglesia y de esta Apostólica Sede, que le otorgó Nuestro Señor Jesucristo, depende en absoluto de la autoridad civil; niegan a la misma Sede Apostólica y a la Iglesia todos los derechos que tienen en las cosas que se refieren al orden exterior". En efecto, no se avergüenzan de afirmar "que las leyes de la Iglesia no obligan en conciencia, a menos que sean promulgadas por la autoridad civil; que los documentos y los decretos de los Romanos Pontífices, aun los tocantes a la Iglesia, necesitan de la sanción y aprobación o por lo menos del asentimiento, del poder civil; que las Constituciones apostólicas (6) por las que se condenan las sociedades secretas sea que exijan o no en ellas el juramento de guardar el secreto, y en las que se anatematiza a los fautores o adeptos de ellas, no tienen fuerza alguna en aquellos países donde son toleradas por la autoridad civil; que la excomunión lanzada por el Concilio de Trento y por los Romanos Pontífices contra los invasores y usurpadores de los derechos y bienes de la Iglesia, se apoya en una confusión del orden espiritual con el civil y político, y que no tiene otra finalidad que promover intereses mundanos; que la Iglesia nada debe mandar que obligue a las conciencias de los fieles en orden al uso de las cosas temporales; que la Iglesia no tiene derecho a castigar con penas temporales a los que violan sus leyes; que es conforme a la Sagrada Teología y a los principios del Derecho público que la propiedad de los bienes poseídos por las Iglesias, Órdenes religiosas y otros lugares piadosos, ha de atribuirse y vindicarse para la autoridad civil".
No se avergüenzan de confesar abierta y públicamente el herético principio, del que nacen tan perversos errores y opiniones, esto es, "que la potestad de la Iglesia no es por derecho divino distinta e independientemente del poder civil, y que tal distinción e independencia no se pueden guardar sin que sean invadidos y usurpados por la Iglesia los derechos esenciales del poder civil".
No podemos tampoco pasar en silencio la audacia de aquellos que, no pudiendo tolerar los principios de la sana doctrina, pretenden "que en cuanto a los juicios de la Sede Apostólica y a sus decretos que tengan por objeto el bien general de la Iglesia, y sus derechos y su disciplina, mientras no toquen a los dogmas de la fe y de las costumbres, se les puede negar asentimiento y obediencia, sin pecado y sin ningún quebranto de la profesión de católico". ESTA PRETENSIÓN ES TAN CONTRARIA AL DOGMA CATÓLICO DE LA PLENA POTESTAD DIVINAMENTE DADA POR EL MISMO CRISTO NUESTRO SEÑOR AL ROMANO PONTÍFICE PARA APACENTAR, REGIR Y GOBERNAR LA IGLESIA, QUE NO HAY QUIEN NO LO VEA Y ENTIENDA CLARA Y ABIERTAMENTE.

Condena de los errores

En medio de esta tan grande perversidad de opiniones depravadas, Nos, con plena conciencia de Nuestra misión apostólica, y llenos de solicitud por nuestra santa Religión, por la sana doctrina y por la salvación de las almas cuya guarda se nos ha confiado de lo Alto, y por el mismo bien de la sociedad humana, hemos creído deber Nuestro levantar de nuevo Nuestra voz apostólica. En consecuencia, todas y cada una de las perversas opiniones y doctrinas que van señaladas detalladamente en las presentes Letras, Nos LAS REPROBAMOS CON NUESTRA AUTORIDAD APOSTÓLICA, LAS PROSCRIBIMOS LAS CONDENAMOS; Y QUEREMOS Y MANDAMOS QUE TODAS ELLAS SEAN TENIDAS POR LOS HIJOS DE LA IGLESIA COMO REPROBADAS, PROSCRITAS Y CONDENADAS.
Además de estos, bien sabéis, Venerables Hermanos, que hoy, los que aborrecen toda verdad y toda justicia y los enemigos encarnizados de Nuestra santa Religión, por medio de venenosos libros, folletos y periódicos, esparcidos por todo el mundo, engañan a los pueblos, mienten a sabiendas y diseminan toda suerte de doctrinas impías. No ignoráis que también se encuentran en nuestros tiempos hombres que, empujados y excitados por el espíritu de satanás han llegado a tal impiedad que no temen atacar al mismo Rey Señor Nuestro Jesucristo, negando su divinidad con criminal procacidad. En este punto, no podemos dejar de tributaros, Venerables Hermanos, las mayores alabanzas que tenéis bien merecidas, por el celo con el cual habéis levantado vuestra voz episcopal contra impiedad tan grande.

8. Exhortación a los Obispos a combatir el mal

Por esto, con estas Nuestras Letras nos dirigimos nuevamente con intenso amor a vosotros que, llamados a compartir Nuestra solicitud pastoral, Nos servís en medio de Nuestros grandes dolores, de consuelo, alegría y ánimo, por la excelsa religiosidad y piedad que os distinguen, así como por el admirable amor, fidelidad y devoción con que, en unión íntima y cordial con Nos y esta Sede Apostólica, os consagráis a llevar la pesada carga de vuestro gravísimo ministerio episcopal. En efecto: Nos esperamos de de vuestro insigne celo pastoral que, empuñando la espada del espíritu que es la palabra de Dios y confortados con la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, redobléis vuestros esfuerzos y cada día trabajéis más aún para que todos los fieles confiados a vuestro cuidado "se abstengan de las malas hierbas, que Jesucristo no cultiva porque no han sido plantadas por su Padre" (7) Y no ceséis de inculcar siempre a los mismos fieles que toda la verdadera felicidad humana proviene de nuestra augusta religión y de su doctrina y ejercicio; que "es feliz aquel pueblo, cuyo Señor es su Dios" (8). Enseñad que "los reinos descansan sobre el fundamento de la Fe" (9); y que "nada hay tan mortífero y tan cercano al precipicio, tan expuesto a todos los peligros, como pensar que, al bastarnos el libre albedrío recibido al nacer, por ello ya nada más hemos de pedir a Dios: esto es, olvidarnos de nuestro Creador y abjurar su poderío, para así mostrarnos plenamente libres" (10).
No descuidéis tampoco el enseñar que "la potestad real no se dio solamente para gobierno de este mundo, sino también y sobre todo para la protección de la Iglesia" (11); y que "nada puede ser más ventajoso y más glorioso para los jefes de los Estados y para los reyes y príncipes que, conforme Nuestro sapientísimo y valerosísimo predecesor SAN FÉLIX escribía al emperador Zenón, dejen a la Iglesia Católica gobernarse por sus propias leyes y sin permitir que nadie ponga obstáculos a su libertad..." "Es seguro, en efecto, que está en su interés, cuantas veces se trate de los asuntos de Dios, en seguir con celo el orden que Él ha prescrito; subordinando, y no prefiriendo, la voluntad soberana, a la de los sacerdotes de Jesucristo..." (12)

9. No se debe descuidar el recurso de la oración especialmente al Divino Corazón y a María Santísima

Pero si siempre fue necesario, Venerables Hermanos, dirigirnos con confianza al Trono de la gracia, para obtener de él misericordia y auxilio en tiempo oportuno, ahora de modo especial debemos hacerlo, en medio de tan grandes calamidades para la Iglesia y para la sociedad civil, en presencia de tan vasta conspiración de enemigos y de tan grande acumulación de errores contra la sociedad católica y contra esta Santa Sede. Nos hemos juzgado, pues, útil excitar la devoción de todos los fieles, a fin de que, uniéndose a Nos y a Vosotros, no dejen de rogar y de suplicar con las oraciones más fervorosas y más humildes al clementísimo Padre de las luces y de la misericordia; a fin también, de que recurran siempre, en la plenitud de su fe, a Nuestro Señor Jesucristo, que nos redimió con su Sangre; y pidiendo continuamente y sin desfallecimiento a su Corazón dulcísimo, víctima de su ardiente caridad hacia nosotros, para que con los lazos de su amor todo lo atraiga hacia sí, de suerte que inflamados todos los hombres en su amor santísimo caminen rectamente según su Corazón, agradables a Dios en todas las cosas, y dando frutos en todo género de buenas obras.
Ahora bien, siendo, indudablemente, más gratas a Dios las oraciones de los hombres, cuando éstos recurren a El con alma limpia de toda impureza, hemos resuelto abrir con Apostólica liberalidad a los fieles cristianos los celestiales tesoros de la Iglesia confiados a Nuestra dispensación, a fin de que excitados con mayor viveza a la verdadera piedad, y purificados de sus pecados, por el sacramento de la Penitencia con mayor confianza presenten a Dios sus oraciones y obtengan su gracia y su misericordia.

10. Jubileo para 1865

En consecuencia, Nos concedemos, por el tenor de las presentes Letras, en virtud de Nuestra Autoridad Apostólica, a todos y a cada uno de los fieles del mundo católico, de uno y otro sexo, una Indulgencia Plenaria en forma de Jubileo, tan sólo por espacio de un mes, hasta terminar el próximo año de 1865, y no después de esa fecha; que designado por vosotros, Venerables Hermanos, y por los demás legítimos Ordinarios, según el modo y manera con que al comienzo de Nuestro Pontificado lo concedimos por Nuestras Letras apostólicas en forma de Breve, del 20 de noviembre del 1846, enviadas a todos los Obispos, del universo y que empezaban con estas palabras: Arcano Divinae Providentiae consilio, y con todas las facultades que Nos por medio de aquellas Letras concedíamos. Y queremos que se guarden todas las prescripciones de dichas Letras, y se exceptúe lo que declaramos exceptuado. Nos concedemos esto, no obstante cualesquier otra disposición contraria, aun la que fuera digna de mención especial e individual y de derogación. Y para evitar toda duda y dificultad, hemos ordenado que se os remita on ejemplar de estas Letras.
"Oremos, Venerables Hermanos; oremos desde el fondo de nuestro corazón y con toda las fuerzas de Nuestro espíritu a la misericordia de Dios, porque El mismo ha dicho: No apartaré de ellos mi misericordia (13). Pidamos, y recibiremos; y si demora y tardanza hubiere en el recibir, porque hemos pecado gravemente, llamemos, porque al que llame se le abrirá (14), con tal de que quienes llamen a las puertas sean las oraciones, los gemidos y las lágrimas, en las cuales debemos insistir y perseverar, y con tal de que la oración sea unánime... que todos oren a Dios, no solamente por sí mismos, sino por todos sus hermanos, como el Señor nos ha enseñado a orar" (15). Y a fin de que el Señor atienda más fácilmente a Nuestras oraciones y votos, a los Vuestros y a los de todos los fieles, pongamos por intercesora junto a El, con toda confianza, a la Inmaculada y Santísima Virgen María, Madre de Dios, que aniquiló todas las herejías en el mundo entero, y que, Madre amantísima de todos nosotros, "es toda dulce... y llena de misericordia..., se muestra propicia con todos, con todos clementísima; y con inmenso amor socorre las necesidades de todos" (16). En su calidad de Reina que está a la diestra de su Unigénito Hijo nuestro Señor Jesucristo, con manto de oro y adornada con todas las gracias, nada hay que Ella no pueda obtener de Él. Pidamos también el auxilio del beatísimo Pedro, Príncipe de los Apóstoles y de Pablo su compañero de apostolado, y de todos los Santos que, Hechos ya amigos de Dios, han llegado al reino celestial y coronados poseen la palma, y que, seguros de su inmortalidad, están llenos de solicitud por nuestra salvación.

11. Bendición apostólica

Finalmente, pidiendo a Dios del fondo de nuestra alma la abundancia de los dones celestiales, Nos os damos del fondo del corazón y con amor como prenda de Nuestro especial afecto, Nuestra Bendición Apostólica, a Vosotros, Venerables Hermanos y a todos los fieles clérigos o seglares confiados a vuestra solicitud.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 8 de diciembre del año 1864, décimo año de la definición dogmática de la Inmaculada Concepción de la Virgen Madre de Dios, y año decimonono de Nuestro Pontificado.
 
NOTAS
 
(1) Gregorio XVI, Encíclica Mirari Vos, 15 agosto de 1832.
(2) Íbidem.
(3) San Agustín, Epístola 105 al. 166.
(4) San León Magno, Epístola 164 al. 133, parte 2.
(5) Epístola al Cardenal De la Rochefoucault, 10 marzo de 1791.
(6) Como declararon en su tiempo Clemente XII, Constitución In eminenti Apostolatus; Benedicto XIV, Constitución Providas Romanorum; Pío VII, Constitución Ecclesiam a Jesu Christo; León XII, Consttitución Quo graviora; Pío VIII, Encíclica Traditi Humilitatis; Gregorio XVI, Encíclica Mirari vos. Posteriormente, León XIII con la Encíclica Humanum Genus; y el Código de Derecho Canónico de 1917.
(7) San Ignacio de Antioquía, Ad Philadelphiae, 3.
(8) Salmo CXLIII, 15.
(9) San Celestino, Epístola 22 ad Synod. Ephes. apud Const. pág. 1200.
(10) San Inocencio I, Epístola 29 ad Episc. conc. Carthag. apud Const. pág. 891.
(11) San León Magno, Epístola 156 al 125.
(12) Pío VII, Encíclica Diu satis, 15 mayo de 1800.
(13) Salmo LXXXVIII, 34.
(14) San Lucas, XI: 9- 10.
(15) San Cipriano, Epístola 11.
(16) San Bernardo, Serm. de duodecim praerogativis B.M.V. ex verbis Apocalypsis.

EL SALVADOR, APOSTATANDO DE LA FE

No nos referimos a que Nuestro Señor haya decidido abandonar a la Iglesia Católica, PORQUE ÉL DIJO CLARAMENTE: “Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos” (Actas I, 8). Y por la Fe debemos creer y saber que Él NO PUEDE MENTIR, antes bien: “SEA DIOS VERAZ, y todo hombre mentiroso” (Romanos III, 4).
 
 
Hablamos de la República de El Salvador, DONDE SEGÚN RECIENTE ENCUESTA DE CID/GALLUP, EL PORCENTAJE DE PERSONAS QUE SE DICEN CATÓLICAS HA BAJADO DE UN 67% A UN 55% EN LOS ÚLTIMOS AÑOS (por consiguiente, el protestantismo ha subido en ese país centroamericano a un 40%).
 
En la República de El Salvador (como en toda Hispanoamérica), el protestantismo está aumentando en forma alarmante.
 
Pero lo grave no es el bajonazo, sino la reacción del Arzobispo conciliar de San Salvador, José Luis Escobar Alas, que ante los resultados de la encuesta, dijo:
    
José Luis Escobar Alas, Arzobispo conciliar de San Salvador
“Creo que es un desafío para la iglesia católica (sic) predicar su fe y atender a sus feligreses para que, viviendo su fe, se sientan bien y no tengan que buscar una religión diferente.

Más que estar preocupados por quién se va a una religión, estamos preocupados porque algunas personas no viven la fe. Quisiéramos que la mayoría de personas practicaran una fe cristiana. Nosotros les auguramos éxito a las demás religiones, a las cuales respetamos mucho y esperamos que vivan su fe con autenticidad, pues al final es la práctica del bien la que Dios va a premiar, tal como lo indica San Mateo en el capítulo 25.

Los pastores de todas la religiones tenemos una labor importante, ya que debemos trabajar para que los fieles de diferentes credos en verdad practiquen su fe… Sería lo ideal”.
 
AHÍ ESTÁ LA CAUSA DE LA APOSTASÍA QUE ESTÁ CALANDO EN LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR: El aliento que le dan a los herejes protestantes para esparcir sus errores, de modo que se disuade a las personas del deber de adquirir el Conocimiento y Amor de la Verdad convirtiéndose a la Fe Católica.
   
Rogamos a Nuestro Señor Jesucristo, en su advocación de Divino Salvador del Mundo, abra el camino para que el Catolicismo tradicional se arraigue en ese país que lleva Su santo Nombre, arrancando de tajo las herejías protestante y conciliar. Y a Nuestra Señora de la Paz, que al mismo modo en que detuvo la erupción del volcán Chaparrastique en 1787, salvando de la destrucción a sus devotos, proteja también a los fieles contra la apostasía que marcha a horcajadas en todas las naciones.
    
Divino Salvador del Mundo, Patrono de la República de El Salvador en la América Central
    
Nuestra Señora de la Paz, Patrona mariana de El Salvador

jueves, 26 de diciembre de 2013

LARGO CON MACIEL Y ESCRIBA, QUE KIKO ES EL QUE MANDA EN EL VATICANO

Bergoglio siempre apoyó a Kiko Argüello, fundador de los neocatecumenales. Y eso lo deben reconocer hasta los de ZENIT, la agencia informativa de los macielistas, PORQUE LE HAN HECHO UN PANEGÍRICO.

Kiko Argüello Wirtz, fundador de la secta neocatecumenal

Del 27 al 29 de diciembre, la plaza de Colón de Madrid acogerá a miles de padres, jóvenes y niños de toda Europa para celebrar la fiesta de la Sagrada Familia, el tradicional evento que quiere hacer homenaje y recordar la importancia de la familia. Entre los participantes de la VII edición –sobre el tema “Familia, un lugar privilegiado”– estarán presentes numerosos miembros del Camino Neocatecumenal guiados por el iniciador Kiko Argüello que el domingo 29 de diciembre presentará también a todos las familias que serán bendecidas antes de su salida para la missio ad gentes por el mundo. En vista del evento, ZENIT ha entrevistado a Kiko que habla de la participación al evento, pero también de su afinidad con el papa Francisco, la importancia del anuncio del kerygma y la audiencia del 1 de febrero en el aula Pablo VI, en la que el santo padre se encontrará con representantes del Camino Neocatecumenal y las familias preparadas para salir a la misión.

ZENIT: ¿Qué contribución dará el Camino Neocatecumenal a la Fiesta de las Familias de este año?
Kiko Argüello: Como todos los años hemos invitado a todas las familias del Camino a que vengan y den testimonio. Nosotros mismos, los responsables del Camino, estamos sorprendidos de ver la disponibilidad de tantas familias que se ofrecen al mundo entero para la Nueva Evangelización [MILES CHRISTI dixit: Evangelización antropocentrista y ecuménica, NADA QUE VER CON LA EVANGELIZACIÓN CATÓLICA]. Hace unos meses tuvimos una convivencia con todas las familias que se habían ofrecido para anunciar el Evangelio por todo el mundo. Allí se les sorteó el destino. Por un lado teníamos los sitios en los que habían pedido una missio ad gentes (África, Asia, Orleans y Dijon en Francia, por ejemplo) y por otro los nombres de las familias. Y fue sorprendente porque todas se mostraron dispuestas a ir al lugar donde les tocó. Queremos presentar este testimonio. A Madrid van a venir familias de Europa que ya tienen destino y van a ofrecer su misión a la Sagrada Familia de Nazaret y el cardenal Rouco les dará una bendición durante la misa.

ZENIT: ¿De dónde nace la disponibilidad de las familias, esta de la que habla, de ir y anunciar el Evangelio en cualquier lugar del mundo?
K. A.: Viene de la iniciación cristiana. Es urgente llevar la iniciación cristiana a todas las parroquias, es decir, regar la semilla de nuestro bautismo para que se desarrolle en nosotros el hombre nuevo, la nueva creación [MILES CHRISTI dixit: Espionaje al puro estilo de los marranos para atrapar incautos. Nada más hortera]. Dice San Pablo que “Cristo murió por todos para que el hombre no viva más para sí mismo”. La condena que tiene el hombre es que al haberse separado de Dios el pecado original le obliga a vivir todo para sí mismo. El hombre sólo encuentra la felicidad en satisfacer su “yo” y no obstante está siempre insatisfecho porque no puede darse, no puede amar como Cristo nos amó, dando la vida, que es la verdad misma de Dios que es Cristo crucificado [MILES CHRISTI dixit: "Teología horizontal" ¿DIOS DONDE ESTÁ?].
Estas familias gracias a la iniciación cristiana, a una comunidad cristiana, a las catequesis, a la Palabra de Dios, empiezan a desarrollar su fe y comienza a darse en ellos la participación al amor de Dios, porque es Dios quien quiere salvar a los hombres, un deseo de partir, de darse, algo verdaderamente grande.

ZENIT: El domingo 29, presentará las familias que serán bendecidas después el 1 de febrero por el papa Francisco para salir a la missio ad gentes. ¿Quiénes son estas familias?
K. A.: Casi todas estas familias son de Europa, la mayoría de Italia y de España, que es donde hay más comunidades. Son familias jóvenes con muchos niños pequeños que irán en misión a varios países de Asia y África o en zonas de Europa completamente secularizadas donde no hay ninguna presencia de Iglesia: Austria, Bulgaria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Letonia, justo para dar ejemplo. En total son cerca de 40 missio ad gentes. Cada una de ellas está compuesta por cuatro familias, un sacerdote y un “socio” que acompaña al sacerdote y que puede ser un laico o un seminarista; una hermana mayor que les ayuda, y tres hermanas jóvenes que se ofrecen para la misión y sin hacer votos ayudan a las familias que tienen muchos hijos, en su mayoría pequeños. La gente que les conoce y ven estas comunidades queda impresionada de cómo se relacionan estas familias. Cristo dice “amaos como yo os he amado y en esto conocerán que sois mis discípulos”. Esto se realiza e impresiona al mundo porque las personas ven este amor y quedan impresionadas del ambiente. Hacemos catequesis en casas de no bautizados que dicen quedar siempre “encantados” en ver todos esto, de respirar este aire [MILES CHRISTI dixit: Putrefacto]. Es una nueva forma de evangelización que en lugar de partir de la religiosidad de la gente, desde el templo, parte del amor.

ZENIT: ¿Cómo va la misión del Camino en Asia? ¿Hay frutos concretos?
K. A.: Estamos contentos con Asia. Por ejemplo, en una misión ad gentes de la India ocurrió que llegó la Navidad y las familias se reunieron para cantar villancicos de Navidad, y del Camino, y algunos del pueblo, al escuchar los cantos, se acercaron y llamaron a la casa. Se presentó también el alcalde y les preguntó a las familias si esos cantos los podían ensañar porque les gustaban mucho. Al final se los enseñaron a todo el pueblo. El año pasado se les ocurrió escenificar los villancicos de tal forma que representaron un belén viviente. Es una forma de evangelización [MILES CHRISTI dixit: ¿Buscar Conversiones? ¡Ya pasó de moda! Ahora, puro hippismo recontra-tardío. Y si las hay, al judaísmo]. No conocían nada del cristianismo [MILES CHRISTI dixit: Kiko no reconocería el Cristianismo auténtico ni aunque le pegaran en la cabeza]. La presencia de una familia cristiana (padre, madre e hijos) es siempre una novedad. El matrimonio cristiano cuando es verdaderamente cristiano es sorprendente [MILES CHRISTI dixit: ¡JAJAJA! El matrimonio conciliar es como el matrimonio civil: CONCUBINATO].

ZENIT: La evangelización en Asia ha sido uno de los argumentos principales tratados durante la audiencia con el santo padre el pasado 5 de septiembre. Usted se ha reunido en varias ocasiones con Bergoglio. ¿Qué impresión le ha dado el papa de cerca?
K. A: El Papa me ha impresionado mucho [MILES CHRISTI dixit: EN VERDAD QUE SÍ, sorprende ver a un cordero con voz de dragón]. Es una persona sorprendente y su personalidad es la de un genio [MILES CHRISTI dixit: Como Einstein, y él no era un genio: un destructor]. La primera cosa que me dijo nada más verme fue “vaya lío que has armado en la Iglesia, pero tienes que continuar con ese lío”. La palabra lío después la ha utilizado muchas veces. En la audiencia privada que tuvimos con él en septiembre le dije “Padre, soy un pecador” y me dijo “pues ya somos dos, tú y yo” [MILES CHRISTI dixit: Dos herejes y apóstatas también]. También me dijo “ánimo Kiko, tú eres el responsable de un carisma importante así que lo que tú decidas yo lo respeto” [MILES CHRISTI dixit: Igual que a los maricas y a las que abortan]. Me emociona el amor que está mostrando a los pobres, su insistencia para “salir”, para ayudar y “prestar atención” a los pobres, los enfermos, los ancianos. Dios habla a la Iglesia a través de estos gestos [MILES CHRISTI dixit: ¿Que dios? NO EL MÍO, QUE ES EL DE LA IGLESIA CATÓLICA: JESUCRISTO]. Además, me siento muy unido al santo padre por el nombre, elegido en honor a san Francisco de Asís, un santo al que he estado muy unido siempre. A las chabolas de Madrid me fui con una Biblia, una guitarra y a parte de la imagen de un Cristo y una Virgen puse la de San Francisco de Asís de Cimabue. San Francisco siempre ha estado muy cercano y ha sido para mí un santo “ayudador” [MILES CHRISTI dixit: Los herejes antiguos eran gentes con educación teológica. De Kiko a Lutero hay mucho trecho].
Finalmente el papa está también atacando al clericalismo y promoviendo el rol de los laicos en la Iglesia. Yo rezo por él, por su misión y para que soporte las críticas que le dirigen. Hay mucha gente, de hecho, que se lamenta porque Bergoglio está “desacralizando” la figura del pontífice. Dios le ayudará y la Virgen Santísima le dará fuerza [MILES CHRISTI dixit: Sí, PARA DEMOLER LA CATOLICIDAD DENTRO DE LA IGLESIA CONCILIAR. El Ecône fellayano se jodió, y los acuerdistas, ni hablar].

ZENIT: ¿Qué se espera de la audiencia del 1 de febrero?
K. A.: Esperamos que conozca la realidad de lo que Dios está haciendo con el Camino. Esto no es obra mía, de ningún hombre, sino de Dios [MILES CHRISTI dixit: El Dios y la Virgen de los Católicos se han pronunciado sobre el Camino... ES UNA SECTA JUDÍA vestida de conciliar. AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA...]. Y también será un acontecimiento importante que envíe a las familias. Ya hay cerca de 1.000 familias en misión y todas han sido enviadas por los diferentes papas. Por ejemplo, por Juan Pablo II, que con nosotros ha estado grande. Cuando era joven hice un viaje por Escandinavia y me quedé impresionado de su realidad. Le dije al Papa que teníamos que reevangelizar esas naciones llevando familias y él mismo propuso erigir un seminario misionero Redemptoris Mater. Benedicto XVI también ha sido muy importante para el Camino y ha enviado familias en misión. Los carismas no pueden desligarse del sucesor de Pedro porque no subsistirían [MILES CHRISTI dixit: Ratzinger Tauber/Benedicto XVI NUNCA fue católico...].

ZENIT: En el punto 164 de la Evangelii Gaudium el papa escribe: “en la catequesis tiene un rol fundamental el primer anuncio o «kerygma»”. En la boca del catequista vuelve a resonar siempre el primer anuncio “Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte”. El kerygma es el centro de la evangelización que el Camino desarrolla desde hace años en muchas partes del mundo. ¿Qué efecto le ha hecho leer estos pasajes de la exhortación apostólica del papa?
K. A.: Me he quedado sorprendido porque como muchos saben he publicado un libro que se llama “El Kerigma” que es una palabra técnica y que la emplea San Pablo cuando dice que “Dios ha querido salvar a los creyentes a través de la necedad de la predicación”. Como lo escribió en griego, cuando vamos a leerlo en griego no pone la palabra predicación sino “kerigma”. El cristianismo fundamentalmente antes que nada es una noticia. Una noticia de algo que se realiza. El papa en la exhortación apostólica dice que todo catequista tiene que anunciar siempre el kerigma. En el Camino es lo que hemos hecho desde el principio. Cuando visitamos a las comunidades es lo que decimos, porque todos necesitamos que se nos anuncie el amor de Cristo. Todos somos pecadores y necesitamos de constante conversión. Por eso necesitamos el anuncio del Evangelio que es el anuncio del kerigma [MILES CHRISTI dixit: Nada más por decir].