viernes, 3 de enero de 2014

DECLARACIÓN DE LA SEDE VACANTE, POR EL ARZOBISPO PIERRE MARTIN NGÔ-DINH-THUC

 Arzobispo Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc
 
¿Cómo es que la Iglesia Católica aparece hoy en día, tal como la observamos? En Roma, Juan Pablo II (hoy Francisco I) reina como “Papa” rodeado por el cuerpo de Cardenales y de muchos obispos y prelados. Fuera de Roma, la Iglesia Católica parece estar floreciendo, junto con sus obispos y sacerdotes. El número de Católicos es grande. Diariamente la misa es celebrada en muchas iglesias y en domingos, las iglesias estan llenas de tantos fieles que vienen a escuchar la Misa y recibir la Sagrada Comunión.

Pero ante la vista de Dios, ¿cómo aparece la iglesia de hoy? ¿Son las nuevas misas —tanto las diarias como aquellas a las que la gente asiste los domingos— agradables a Dios? De ninguna manera, porque la misa nueva es lo mismo para los católicos que para los protestantes, por lo tanto ella es desagradable a Dios e inválida. La única Misa que agrada a Dios es la Misa de San Pío V, la cual es ofrecida por pocos sacerdotes y obispos, entre los que me cuento a mi mismo.

Por lo tanto, en lo que me sea posible, abriré seminarios para educar candidatos para este sacerdocio que es agradable a Dios.

Además de esta “Misa”, la cual no agrada a Dios, hay muchas otras cosas que Dios rechaza: por ejemplo, los cambios en la ordenación de sacerdotes, así como en los sacramentos de la Confirmación y de la Extremaunción.

Aún más, los “sacerdotes” ahora se apegan a:
  1. El modernismo
  2. El falso ecumenismo
  3. La adoración [o culto] al hombre;
  4. La libertad de abrazar cualquier religión;
  5. La resistencia a condenar herejía y a expulsara los herejes.

En consecuencia, porque soy hasta ahora un obispo de la Iglesia Católica Romana, Considero que la Sede de la Iglesia Católica Romana está vacante; y me corresponde a mi, como obispo, hacer todo lo que sea necesario para que la Iglesia Católica y Romana, perure en su misión por la salvación de las almas.

Febrero 25 de 1982
Munich

+ Pierre Martin Ngô-ding-Thuc, Arzobispo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.