sábado, 25 de enero de 2014

MEMORIA HISTÓRICA: LOS ROJOS INSULTANDO A LOS REGULARES

Hubo muchos moros que, agrupados en las Fuerzas Regulares del Protectorado de Marruecos combatieron por la Causa Nacional durante la Guerra Civil española. Y los republiquetos los acusaban de ser unos criminales sin escrúpulo ni respeto. Por eso, los desdeñaban en su propaganda.

Los Regulares eran marroquíes que prestaban servicio militar en el Ejército Español. Combatieron en el Rif y en la Guerra Civil.
  
Un ejemplo de esta difamación perpetrada por los rojos es esta viñeta llamada “Auca del moro feixista” ("Coplas del moro fascista"), publicada por el Comisariato de Propaganda de la Generalitat de Cataluña hacia 1936. Para más inri, escrito en catalán, el idioma artificial de los necionalistas que, ardientes de odio contra España, importan a su territorio marroquíes y subsaharianos musulmanes. TOMADO DE TRADICIÓN DIGITAL

Propaganda republicana contra los moros

Y aquí, la traducción al Español:

1 – Mojamé, moro del Rif, se ha ido al Guadalquivir.
2 – Se ha dejado comprar, por un sucio capellán.
3 – Ya saluda a lo fascista y fusila al buen marxista.
4 – Desembarcado en Sevilla, lo llenan de manzanilla.
5 – Come jamón, bebe vino, fuma tabaco del fino.
6 – Con el humo y el coñac como un corcho cree flotar.
7 – Fraternizaba con fieras, pero ahora la cosa es seria.
8 – Un general con voz ronca lo arenga y le echa una bronca.
9 – Mojamé, intoxicado, se siente como un cruzado.
10 – Lleno de chorizo y vino, la Meca importa un comino.
11 – Tras abandonar a Alá ahora adora a Jehová.
12 – Le infunden la nueva fe los chicos del Requeté.
13 – Le aumenta día tras día, la crueldad que traía.
14 – Quiere ya entrar en batalla, con disparos y metralla.
15 – Lo envían a Badajoz con una tropa feroz.
16 – Tanto le gusta el saqueo como a un tonto un caramelo.
17 – Ni un bebé se salva aquí, de su furia marroquí.
18 – Este moro criminal llegará a Navalperal.
19 – Y recibe la andanada de la columna Mangada.
20 – Como está muy malherido, el páter lo ha bendecido.
21 – Le ponen escapularios sudados por legionarios.
22 – Pero ni con esto ha muerto, solo se ha quedado tuerto.
23 – Por esa cabeza dura, a Huesca lo manda el cura.
24 – En Huesca están los Hermanos temiendo a los milicianos.
25 – Tomamos Monte Aragón y esto les da un sofocón.
26 – Los tiernos seminaristas ya no quieren ser fascistas.
27 – A las putas y rameras les entran las cagaleras.
28 – Se espantan como gorriones cuando oyen nuestros aviones.
29 – Mojamé desde una torre, con sus gritos los socorre
30 – “Al frente, con mi tambor, y a atacarlos con furor”.
31 – “¿En el cementerio están? ¡Ahí los enterrarán!”
32 – “Llegaré a Estrecho Quinto y verán lo que allí pinto”.
33 – “Santiago y cierra, España, seguimos en la campaña!”
34 – Atacan con mucho brío, pero un cañón no es un cirio.
35 – La metralla de los leales la tragan los criminales.
36 – Mojamé, muy renegrido, su pescuezo ve perdido.
37 – Vocifera como un loco, pretende pasar por rojo.
38 – Pero al prisionero hecho lo registran en el pecho.
39 – Una cruz le han encontrado, lo de rojo no ha colado.
40 – Con calabaza y pan seco, va al calabozo derecho.
41 – Cree que lo fusilarán, triste está el moro rufián.
42 – Piensa solo en la escapada, y ha encontrado una granada.
43 – Mirando por la ventana: ve una mesa ocupada.
44 – Milicianos de Durruti jugando estaban al tute.
45 – Antes de haberla tirado, la granada ha reventado.
46 – Al oír el estallido, van a ver qué ha sucedido.
47 – De aquel moro majadero sólo queda medio dedo.
48 – ¡Acaban en picadillo los Mojamés, por listillos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.