sábado, 1 de marzo de 2014

ORACIÓN ANTIQUÍSIMA A SAN JOSÉ

San José
   
Esta oración a San José fue encontrada en el año 50 de Nuestro Señor. Y fue enviada en 1505 por el Papa al Emperador de Alemania antes de una batalla. Quien haga esta oración, o la oiga o la guarde consigo, no morirá súbitamente, ni se ahogará, ningún veneno le hará efecto; ni caerá en manos de sus enemigos; ni se calcinará en incendios, ni será vencido en batalla.
 
ORIGINAL
O, Sancti Joseph, tanta mole tam, ita prompta ante thronum Dei. Ponam te in omni stúdio.

O, Sancti Joseph, valída intercessióne tua adjuvábunt me, et impétra mihi a Fílio Dei in omni benedictióne spirituáli, per Jesum Christum Dóminum nostrum. Ut, hic occupári virtútem cœléstem, ut patres amantíssimi homágium et grátia prǽbeo.
 
O Beáti Joseph, fatiscébant contemplándum, et dormit in sinu Jesu, dum quiéscit non áudeo accedére ad cor. Preme in nómine meo, haec étiam osculári ósculum mihi interrogáre redíre cum móriens duco.
 
Sancti Joseph, Patron de egréssi ánimas, Ora pro me. Amen.
 
TRADUCCIÓN
San José, cuya protección es tan grande, tan poderosa y eficaz ante el Trono de Dios, en vuestras manos entrego todos mis intereses y mis deseos.
 
San José, asistidme con vuestra poderosa intercesión. Obtened por mi, de vuestro Divino Hijo, Nuestro Señor, todas las bendiciones espirituales que necesito. A fin de que, habiendo conseguido aquí en la tierra la ayuda de vuestro poder celestial, pueda ofrecer mi gratitud y homenaje al Padre más amoroso.
 
San José, nunca me cansaré de contemplaros con el Niño Jesús dormido en vuestros brazos. No me atrevo a acercarme mientras que el Niño reposa sobre vuestro corazón. Abrazadle fuertemente en mi nombre; y de parte mía, besad su fina y delicada Cabecita. Luego, suplicadle que me devuelva ese beso a la hora de mi último suspiro.
 
San José, Patrón de los moribundos, rogad por mí. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.