viernes, 27 de junio de 2014

HABLANDO "DE FORMA POLÍTICAMENTE CORRECTA"...

Imagen tomada de CATOLICIDAD
   

OFICIO PARVO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Oficio compuesto por el Padre Jean Croisset, SJ. Las oraciones y los himnos son fueron escritos por San Juan Eudes, CJM; por el Padre José de Gallifet y el Padre Croisset, SJ.
     
OFFÍCIUM PARVUM SACRATÍSSIMI CORDIS JESU

AD MATUTINUM (Maitines, antes de 06:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
            
V. Dómine, lábia mea apéries.
R. Et os meum annuntiábit laudem tuam.
   
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
Cæléstis aulæ gáudium,
Splendor Patérnæ glóriæ,
Carnem benígnus índuens,
Nobis fores ut hóstia.
   
Jesu, volúptas córdium,
Cor ure sacris ígnibus,
Dignis ut ornem láudibus
Cordis tui sacrárium.
   
Cor dulce, Cor amábile,
Amóre nostri férvidum,
Amóre nostri lánguidum,
Fac sis mihi placábile.
    
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, Patris voluntáti obsequentíssimum, inclína ad Te corda nostra, ut quæ plácita sunt ei faciámus semper.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD LAUDES (06:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
Cor digna sedes Númine,
Te sacra virtus Fláminis,
Illápsa in alvum Vírginis,
Puro creávit sánguine.
    
Tu Trinitátis glória,
In te Patris sunt gáudia,
Jungit tibi se Fílius,
In te quiéscit Spíritus.
    
Orbi salus tu perdíto,
Secúra pax fidélium,
Puris asýlum méntibus,
Castis recéssus córdibus.
     
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, salútis nostræ sitientíssimum, revóca nos prævaricatóres ad Cor, ut non moriámur in peccátis nostris.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD PRIMAM (A la primera hora, 07:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
O Cor amóris víctima,
Cæli perénne gáudium,
Mortálium solátium,
Mortálium spes única.
   
Grandi reclúsum vúlnere,
Amor dedit te pérvium,
Amor reclúsit óstium,
Hortátur et pervádere.
     
Quos abluísti Sánguine,
Venis apértis ómnibus,
Nos íntimis recéssibus
Semel recéptos contíne.
          
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, puritátis exémplar perfectíssimum, fac nos corde mundo, ut secúndum te inveníri mereámur.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD TERTIAM (A la hora tercia, 09:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
O Cor amóre sáucium,
Amóre corda sáucia:
Vitále nectar Cǽlitum,
Amóre nos inébria.
   
Novo Deus mystério,
Carnem suam dat pábulum
Et Sánguinem dat póculum
Mirábili in convívio.

Quem proni adórant Ángeli,
Sub mýstico válamine,
Divinitátis tempérans
Lumen, fit esca sérvulis.
     
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, in hostes tuos mitíssimum, exsúltet pax tua in córdibus nostris, ut persequéntibus et calumniántibus nos remittámus de córdibus nostris.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD SEXTAM (Al medio día, 12:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
Cor ara Cælo célsior,
Terris márique látior,
Quas ante non excepéris,
Deus repéllit hóstias.
    
Hic sacra virtútum cohors,
Custos comésque cándidæ
Fidélis innocéntiæ,
In sede regnat própria.
   
Hoc jura quæ mundum regant,
Volvúntur alto péctore;
Hoc fonte, quæ mentes beent,
Manant fluénta grátiæ.
    
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, pro peccátis nostris afflictíssimum, da nobis cor contrítum et humilitátum, ut dígnos pœniténtiæ fructus faciámus.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD NONAM (A la hora nona, 15:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amóre nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
Cor sole puro púrius,
Templúmque Cælo dígnius,
Verbi Dei sacrárium,
Opum Dei compéndium.
     
Ex te quot actus prodéunt,
Tot digna Patre múnera;
Quot vota fundis, tot Pater
Justis repéndit prǽmiis.
     
Vindex reis iráscitur
Deus, sed ut te réspicit,
Placátus iras abíicit
Et fulmen oblivíscitur.
    
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, paupertátis amantíssimum, pone nos ut signáculum super te, ut in te, único thesáuro nostro, totum sit cor nostrum.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD VÉSPERAS (Vísperas, 18:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
      
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagrans amore nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
O Cor, Deo par víctima,
Altáre sacratíssimum,
In quo perénnis hóstia
Culpas piat mortálium.
     
Nidus geméntis turtúris,
Gratum colúmbis pábulum,
Hortus refúlgens flóribus,
Sponsæ quies et léctulus.
     
Hic casta spirant lília,
Quibus nitéscunt Vírgines,
Hic, unde splendent Mártyres,
Rosæ rubéscit púrpura.
      
Cor Jesu, o molle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O sacrum Cor Jesu, diligéntibus te beneficentíssimum, defíciat in te caro nostra et cor nostrum, ut sis amor córdis nostri et pars nostra in ætérnum.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.
    
AD COMPLETÓRIUM (Completas, 21:00h)
   
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.

V. Convérte nos Deus, salutáris noster.
R. Et avérte iram tuam a nobis. 
    
V. Deus in adjutórium meum inténde.
R. Dómine, ad adjuvándum me festína.
   
V. Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
R. Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen. Desde la Septuagésima hasta la Pascua, en lugar del Allelúja, decir: Laus tibi, Dómine, Rex ætérnæ glóriæ.
      
V. Cor Jesu, flagráns amore nostri. 
R. Inflámma cor nostrum amóre tui.
   
Cor Matris ad cor Fílii
Amóris ardens ímpetu,
Indesinénte anhélitu
Suspírat, óblitum sui.
     
Utrúmque amóris vínculo
Nexu perénni júgiter:
Hoc ardet hujus ígnibus
Ígnemque reddit ǽmulum.
     
Cor Jesu, o melle dúlcius,
Puris amícum méntibus,
Puris amándum córdibus,
In corde regnes ómnium. Amen.
    
Antiphona: O Víctima caritátis, Cor amantíssimum Jesu, pro peccátis nostris immolátum, ab ingrátis homínibus negléctum et afflíctum, convérte nos, vivífica nos, accénde nos.
   
V. Parátum cor meum, Deus cordis mei, ut fáciam voluntátem tuam. 
R. Deus meus, vólui, et legem tuam in médio cordis mei.
    
Orémus
Dómine Jesu, qui ineffábiles Cordis tui dulcédines ac divítias Ecclésiæ, Sponsæ tuæ, singulári dilectióne apérire dignátus es: cóncede nobis fámulis tuis, ut grátiis cæléstibus ex hoc dulcíssimo fonte manántibus ditári et recreári mereámur. Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. Amen.
   
Commendátio (Encomienda del alma, después de las Completas)
Has horas canónicas cum devotióne
Dixi in memóriam tui, Jesu bone!
Cordis sacratíssimi, pia ratióne,
Fac, ut illo pérfruar in Cæli regióne.
Amen.
      
In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti. Amen.

martes, 24 de junio de 2014

CLÉRIGO CONCILIAR MEXICANO, VIVIENDO ENTRE LUJOS

En México llegan noticias que nos mueven a reir por no llorar. Pero es de la iglesia del Vaticano II.
   
El presbítero conciliar Jorge Manuel Guevara Corona, ex-vicario de Guadalupe (Morelia), se hizo a la polémica por subir fotos a su cuenta de Facebook (ya eliminada), donde hace gala de su afición por los automóviles de lujo y las mujeres.
    
   
Desde lugo, las críticas de sus feligreses y sus superiores no se hicieron esperar. Destaca, por ejemplo, el "Arzobispo" de Guadalajara, Antonio Gutierrez, que declaró: “Independientemente de dónde haya estudiado, ni en el seminario de Guadalajara, ni en ningún otro seminario de aquí de México se promueve un estilo de vida de abundancia de las riquezas o sensual o hedonista o estos aspectos”. Finalmente, Guevara fue removido de su cargo y ministerio.

LA ONU FAVORECE LA PEDOFILIA

Internacionalmente, cuando se habla de pedofilia, lo primero que se viene a la mente es la iglesia conciliar (que NO ES LA CATÓLICA). Pero cuál no será el pasmo cuando se descubre que en la ONU se favorece a las organizaciones que defienden tan perversa práctica.
   
Este es el caso del Instituto Kinsey –un instituto de investigación sobre el sexo, el género y la reproducción-, que el 23 de abril fue acreditado como organismo asesor del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC).
      
LAS INVESTIGACIONES DE KINSEY
Alfred Charles Kinsey, depravado con el mote de "científico", y ATEO.
  
El Instituto lleva el nombre de Alfred Charles Kinsey, un entomólogo que se entregó al estudio de la conducta sexual y que publicó el infame Informe Kinsey. Como ha señalado Roberto Marchesini en Kinsey, fue un gurú maniaco de la cultura gay (en italiano),
   
el aspecto más preocupante de este personaje se refiere a los experimentos sexuales llevados a cabo en niños. En la sección titulada ‘El orgasmo en sujetos impúberes’, del primer Informe Kinsey, describe el comportamiento de cientos de niños de cuatro meses a catorce años víctimas de pedófilos. En algunos casos, Kinsey y su equipo ha constatado (filmando, contando el número de “orgasmos” y cronometrando el intervalo entre uno y otro ‘orgasmo’) el resultado del abuso de niños”.
      
En 5 casos de sujetos prepúberes las observaciones fueron continuadas por períodos de meses o años [...]. También hubo niños sometidos a esta tortura durante 24 horas seguidas: el máximo observado fue de 26 paroxismos en 24 horas, y el informe indica que sería posible lograr aún más en el mismo periodo de tiempo”.
    
Marchesini continúa explicando que,
   
“en el segundo informe [que trata sobre las mujeres] hay una sección titulada ‘Contacto en la edad prepuberal con hombres adultos’, que describe las relaciones sexuales entre niños y hombres adultos, por supuesto, con la presencia de Kinsey y sus colegas. Las observaciones de Kinsey conducen a afirmar que ‘si la niña no está condicionada por la educación, no es cierto que las aproximaciones sexuales en estos episodios [contacto sexual con hombres adultos], la perturbarían. Es difícil entender por qué un niño, a menos que esté condicionado por la educación, debe ser perturbado cuando se le tocan los genitales, o perturbado al ver los genitales de otra persona, o en tener contacto sexual aún más específico. Cuando los niños son puestos en guardia constantemente por los padres y maestros contra los contactos con adultos, y cuando ellos no reciben ninguna explicación sobre la naturaleza exacta de los contactos prohibidos, no están dispuestos a dar manifestaciones histéricas cuando cualquier adulto se acerca a ellos, o dejar de hablar con ellos en la calle, o acariciarlos, o proponer hacer algo con ellos, incluso si esa persona no tiene ninguna intención sexual. Algunos de los expertos más conocedores del problema de la juventud son de la creencia de que las reacciones emocionales de los padres, los agentes de policía y otros adultos que descubren que su hijo ha tenido contacto, pueden perturbar al niño más en serio que los propios contactos sexuales”.
   
Paul Gebhard, colaborador de Kinsey y futuro director del instituto, admitió que
       
cuando entrevistamos a los pedófilos, estábamos seguros de que continuarían con sus actos, pero no hicimos nada”.
      
Pero nunca han sido demandados por pedófilos los que fueron estudiados por el equipo de Kinsey, por la sencilla razón de que, como añade Genhard, “no podría haber habido ninguna investigación si los hubieran arrestado”.
      
Y así continúa:
   
“Fueron prácticas ilegales y sabíamos que era ilegales, y es por eso que muchas personas están furiosas”.
       
De hecho John Bancroft, director del Instituto del 1995 hasta el 2004, no hizo ningún misterio al decir que Kinsey aseguró el ‘anonimato a los informantes’ y siempre evitó ‘juicios de valor acerca de su comportamiento’.
     
Kinsey, favorable a cualquier parafilia incluyendo el bestialismo, también dijo que el 95% de la gente comete delitos sexuales y por lo tanto se debe revisar el concepto de “normalidad” y revisar las penas por esos delitos. Él mismo dio testimonio a favor de los pedófilos y sus estudios favorecieron una línea más suave en la imposición de sanciones por los delitos de pedofilia en Estados Unidos.
        
KINSEY EN EE.UU. Y LA COMUNIDAD EUROPEA
       
El Instituto Kinsey, que con los años ha recibido apoyo sustancial de la judeo-masónica Fundación Rockefeller, ahora está extendiendo un programa de educación -o mejor dicho: iniciación sexual– llamado SIECUS (Sexuality Information and Education Council of United States) dirigido a niños y adolescentes, que enseña la masturbación para niños de 5 años y como tener los primeros avances sexuales. El SIECUS (fundado en 1964) ha sido una de las fuentes para la redacción de la sección europea del documento de las Naciones Unidas “Normas para la educación sexual en Europa” (leer aquí).
       
Recordemos también que el Instituto Kinsey instituye becas en memoria de John Money, el psicólogo infame que persuadió a los padres de Bruce Reimer para educarlo como niña, con el resultado de que un día Bruce –luego llamado por todos Brenda– se suicidó por desesperación.
         
Ahora en Estados Unidos ha comenzado una petición patrocinada por el sitio www.stopthekinseyinstitute.org para revocar o no renovar el crédito al Instituto Kinsey de parte de la ONU, la petición fue relanzada desde el sitio web CitizenGO.org (haga clic aquí para registrarse).
       
Algunos precedentes pueden dar esperanza para que se realice: ILGA (International Lesbian, Gay, Bisexuales, Trans e Intersex), la más poderosa asociación homosexual en el mundo, perdió su acreditación en 1993 en la ONU, precisamente por la sospecha de asociación con alguna realidad pedófila.

NUEVO CUARTEL DE LA RESISTENCIA WILLIAMSONISTA

Traducción hecha del original en Inglés escrito por los Padres de TRADITIO
    
El obispo tradicionalista Richard Williamson reportó en su boletín del 21 de Junio que está siendo adecuado un nuevo Comando central de su Resistencia en una propiedad recientemente adquirida en Kent, Inglaterra, para cuantos rechazaran la Neo-FSSPX fellayana y se hayan separado (o sido expulsados) de ella.
   
Este comando se encentra a cinco minutos del mar. Y está cerca al lugar donde T. S. Eliot escribió su celebérrimo poema, "La tierra baldía" (1922); donde Samuel Taylor Coleridge, quien escribió "La balada del viejo marinero" (1798), iba a nadar; y donde Charles Dickens escribió "Los papeles póstumos del Club Pickwick" (1836).
   
La propiedad está siendo adecuada por el P. Stephen Abraham, que abandonó a Fellay y su Neo-FSSPX para integrarse a la Resistencia Tradicional. El 26 de Enero del presente año, P. Abraham celebró por primera vez la Misa para la resistencia londinense. Las habitaciones para este cuartel general han sido descritas como "espaciosas".

ANTE LA PROCLAMACIÓN DE FELIPE DE BORBÓN Y GRECIA, NUEVO JEFE DE ESTADO ESPAÑOL

"No lloréis por el que está muerto ni os lamentéis por él. Llorad más bien por el que parte, porque él no volverá nunca más ni verá otra vez su país natal. Porque así habla Yahveh acerca de Salúm, hijo de Josías, Rey de Judá, que sucedió en el trono a su padre Josías: 'El que salió de este lugar ya no regresará: morirá en el lugar adonde ha sido deportado, no verá más este país'". (Jeremías XXII, 10-12).
   
"...Y nuestra pobre España, que palmo a palmo ha sido conquistada por la Cruz, se ha convertido en un pueblo de ilotas (no ciudadanos), que corre al precipicio y lucha por romper con sus tradiciones, su historia y su propia manera de ser. La negación del principio de autoridad ha producido necesariamente la negación del mismo en la religión. Así, pues, no os asombréis si veis un joven e inexperto monarca derribado de su trono por maquinaciones tenebrosas, buscando asilo en la Ciudad Eterna". (Profecía de Fray Jacinto Coma)

jueves, 19 de junio de 2014

OCTAVARIO BREVE AL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

OCTAVARIO BREVE AL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR
    
       
+ En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, que por el amor que tenéis a los hombres estáis de noche y de día en este Sacramento, todo lleno de piedad y de amor, esperando, llamando y recibiendo a todos los que vienen a visitaros: yo creo que estáis presente en el Augusto Misterio del altar, os adoro desde el abismo de mi nada y os doy gracias por todas las mercedes que me habéis hecho, especialmente por haberme dado en este Sacramento vuestro cuerpo, vuestra sangre, vuestra alma y vuestra dignidad, por haberme concedido como abogada a vuestra Santísima Madre la Virgen María, y por haberme llamado a visitaros en este lugar santo. Adoro vuestro amantísimo Corazón, y deseo adorarle con tres fines: El primero, en agradecimiento de esta tan preciosa dádiva; el segundo, para desagraviaros de todas las injurias que habéis recibido de vuestros enemigos en este Sacramento, y el tercero, porque deseo en esta visita adoraros en todos los lugares de la tierra, donde estáis sacramentado con menos culto y más olvido.
       
¡Jesús mío!, os amo con todo mi corazón; pésame de haber tantas veces ofendido en lo pasado a vuestra infinita Bondad; propongo, ayudado de vuestra gracia, enmendarme en lo venidero; y ahora, miserable como soy, me consagro todo a Vos; os doy y entrego toda mi voluntad, mis afectos, mis deseos y todo cuanto me pertenece. De hoy en adelante haced, Señor, de mí y de mis cosas todo lo que os agrade. Lo que yo quiero y os pido es vuestro Santo Amor, la perfecta obediencia a vuestra santísima voluntad y la Perseverancia final. Os encomiendo las almas del Purgatorio, especialmente las más devotas del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada, y os ruego también por todos los pobres pecadores. En fin, amado Salvador mío, uno todos mis afectos y deseos con los de vuestro amorosísimo Corazón, y así unidos los ofrezco a Vuestro Eterno Padre y le pido en vuestro nombre que por vuestro amor los acepte y los mire benignamente. Amén.
     
Rezar seis Padrenuestros, Avemarías y Glorias y la Comunión espiritual.
     
COMUNIÓN ESPIRITUAL
Oh Jesús mío, creo que estáis en el Santísimo Sacramento; os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros dentro de mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente venid a lo menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya hubieseis venido, os abrazo y me uno todo a Vos; no permitáis jamás que vuelva a abandonaros.
  • De la desgracia de recibir indignamente vuestro Cuerpo y Sangre, líbranos, Señor.
  • De la concupiscencia de la carne, líbranos, Señor.
  • De la concupiscencia de los ojos, líbranos Señor.
  • De la soberbia de la vida, líbranos, Señor.
  • De toda ocasión de ofenderos, líbranos, Señor.
  • Jesús, oídnos.
  • Jesús, escuchadnos.
        
V. Les habéis dado un pan venido del Cielo.
R. Un pan que encierra toda dulzura.
     
Rezar a continuación la oración del día que corresponda:
     
DÍA PRIMERO
¡Oh Dios, que en el admirable Sacramento nos dejasteis la memoria de vuestra Pasión!, os rogamos, Señor, nos concedáis que de tal manera veneremos los misterios de vuestro Cuerpo y Sangre que perennemente sintamos en nosotros el fruto de vuestra redención: Vos que vivís y reináis con Dios Padre, en unión del Espíritu Santo. Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.
    
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Dulcísimo Jesús Sacramentado, ya que todo lo podéis, remediad mi impotencia. Sin Vos, ni tan siquiera puedo pronunciar vuestro dulcísimo Nombre.
Ya que os dignáis aceptar mis humildes adoraciones, haced que cada día sean menos indignas de Vos. Os lo pido, Señor, por mediación de la Santísima Virgen María, vuestra dulcísima Madre y Madre mía también, y de mi Padre el Patriarca San José y de San Pascual Bailón, nuestros Patronos y Protectores de nuestra obra de adoración. ¡Oh buen Jesús, que vivís y reináis por los siglos de los siglos! Amén.
          
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA TERCERO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Soberano Señor Sacramentado, yo creo en Vos, espero en Vos, os amo con todo mi corazón. La memoria de mis pecados oprime mi alma con un vivo dolor. Concededme el perdón y la paz de una reconciliación perpetua.
La vista de las virtudes que me faltan y que sinceramente debo adquirir, juntamente con mi debilidad e impotencia, me llenan de angustiosa ansiedad. Concededme, Señor, la victoria sobre mí mismo y las virtudes que necesito, para que mi adoración sea pura, perfecta y santa. Os lo pido por mediación del Sagrado Corazón de María, mi Madre, y por vuestro Sagrado Corazón, dulcísimo Jesús, que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.
       
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA CUARTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Virgen Santísima, poned en mis labios y en mi corazón el Magníficat de tu eterna gratitud a Nuestro Señor Jesús, vuestro Hijo Santísimo. Alabado sea vuestro santo Nombre. ¡Oh María, Madre de la Eucaristía!, adoctrinadme en el amor de Jesús Sacramentado; introducidme en el Sagrado Corazón Eucarístico para que en Él y por Él dé gracias sin fin al Eterno Padre, que con el Verbo Encarnado y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
        
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
      
DÍA QUINTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
    
¡Oh radiante Sol de la Eucaristía! Con perfección infinitamente mayor que el sol de la tierra, Vos ilumináis, encendéis y fecundáis el mundo sobrenatural de nuestras almas. Vos convertís nuestro ser terreno en otro ser celestial y divino. Volved a nosotros como vencedor de las densas sombras de la falsa humildad, del temor servil con que la herejía quiso apartar de Vos a las almas. Despertad en tu pueblo la antigua vida eucarística, vida de luz y de amor, de sacrificio y de alegría, principio y continuación de la eterna vida, que es adoraros, serviros y amaros en vuestros tabernáculos para continuar nuestra vida de adoración en los cielos. Amén.
          
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
    
DÍA SEXTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
 
¡Oh Soberano Señor Sacramentado! Por un deber y un estímulo de mi conciencia, deseo con toda mi alma reparar el mal de mis pecados e ingratitudes cometidos contra Vos. Por un deber de caridad con mis prójimos, deseo reparar todas sus ofensas, desagraviar vuestro Divino Corazón, consolaros y atraer vuestro perdón sobre mí y sobre mis hermanos, sobre todos los hombres. A ello me mueve el amor que os profeso sobre todas las cosas, con todo el afecto de mi corazón, porque quiero veros triunfante, bendecido y alabado de todos los corazones. Uno mis deseos a vuestra reparación infinita en el Santísimo Sacramento, mis pensamientos y mis obras, y sobre todas ellas, vuestra adoración perpetua, Real y Universal. Las uno a mi Madre Reparadora y por su Mediación os pido, con humildad y confianza, el espíritu de la verdadera Reparación; a Vos, oh dulce Jesús mío, que, con el Padre y el Espíritu Santo, vivís y reináis por todos los siglos. Amén.
         
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
        
DÍA SÉPTIMO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
   
Señor mío Jesucristo, que, derramando sobre los hombres las riquezas de vuestro amor, instituisteis el Sacramento de la Eucaristía, os suplicamos nos concedáis que podamos amar siempre vuestro Corazón amantísimo y hacer un uso digno y fructuoso de este Augusto Sacramento. Vos que vivís y reináis con el Padre en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
        
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
DÍA OCTAVO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
    
¡Oh Cristo Jesús! Yo os reconozco por Rey universal. Todo lo que ha sido hecho, ha sido creado por Vos. Ejerced sobre mí todos vuestros derechos. Yo renuevo mis promesas del bautismo, renunciando a Satanás, a sus pompas y a sus obras, y prometo vivir como buen cristiano. Y de un modo particular, yo me obligo a hacer triunfar, según mis fuerzas, los derechos de Dios y de vuestra Iglesia. Divino Corazón de Jesús, yo os ofrezco mis pobres oraciones para alcanzar que todos los corazones reconozcan vuestra Realeza Sagrada, y que así el Reino de vuestra paz se establezca en todo el universo. Así sea.
      
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.