jueves, 19 de junio de 2014

OCTAVARIO BREVE AL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

OCTAVARIO BREVE AL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR
    
       
+ En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Señor mío Jesucristo, que por el amor que tenéis a los hombres estáis de noche y de día en este Sacramento, todo lleno de piedad y de amor, esperando, llamando y recibiendo a todos los que vienen a visitaros: yo creo que estáis presente en el Augusto Misterio del altar, os adoro desde el abismo de mi nada y os doy gracias por todas las mercedes que me habéis hecho, especialmente por haberme dado en este Sacramento vuestro cuerpo, vuestra sangre, vuestra alma y vuestra dignidad, por haberme concedido como abogada a vuestra Santísima Madre la Virgen María, y por haberme llamado a visitaros en este lugar santo. Adoro vuestro amantísimo Corazón, y deseo adorarle con tres fines: El primero, en agradecimiento de esta tan preciosa dádiva; el segundo, para desagraviaros de todas las injurias que habéis recibido de vuestros enemigos en este Sacramento, y el tercero, porque deseo en esta visita adoraros en todos los lugares de la tierra, donde estáis sacramentado con menos culto y más olvido.
       
¡Jesús mío!, os amo con todo mi corazón; pésame de haber tantas veces ofendido en lo pasado a vuestra infinita Bondad; propongo, ayudado de vuestra gracia, enmendarme en lo venidero; y ahora, miserable como soy, me consagro todo a Vos; os doy y entrego toda mi voluntad, mis afectos, mis deseos y todo cuanto me pertenece. De hoy en adelante haced, Señor, de mí y de mis cosas todo lo que os agrade. Lo que yo quiero y os pido es vuestro Santo Amor, la perfecta obediencia a vuestra santísima voluntad y la Perseverancia final. Os encomiendo las almas del Purgatorio, especialmente las más devotas del Santísimo Sacramento y de María Inmaculada, y os ruego también por todos los pobres pecadores. En fin, amado Salvador mío, uno todos mis afectos y deseos con los de vuestro amorosísimo Corazón, y así unidos los ofrezco a Vuestro Eterno Padre y le pido en vuestro nombre que por vuestro amor los acepte y los mire benignamente. Amén.
     
Rezar seis Padrenuestros, Avemarías y Glorias y la Comunión espiritual.
     
COMUNIÓN ESPIRITUAL
Oh Jesús mío, creo que estáis en el Santísimo Sacramento; os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros dentro de mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente venid a lo menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya hubieseis venido, os abrazo y me uno todo a Vos; no permitáis jamás que vuelva a abandonaros.
  • De la desgracia de recibir indignamente vuestro Cuerpo y Sangre, líbranos, Señor.
  • De la concupiscencia de la carne, líbranos, Señor.
  • De la concupiscencia de los ojos, líbranos Señor.
  • De la soberbia de la vida, líbranos, Señor.
  • De toda ocasión de ofenderos, líbranos, Señor.
  • Jesús, oídnos.
  • Jesús, escuchadnos.
        
V. Les habéis dado un pan venido del Cielo.
R. Un pan que encierra toda dulzura.
     
Rezar a continuación la oración del día que corresponda:
     
DÍA PRIMERO
¡Oh Dios, que en el admirable Sacramento nos dejasteis la memoria de vuestra Pasión!, os rogamos, Señor, nos concedáis que de tal manera veneremos los misterios de vuestro Cuerpo y Sangre que perennemente sintamos en nosotros el fruto de vuestra redención: Vos que vivís y reináis con Dios Padre, en unión del Espíritu Santo. Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.
    
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Dulcísimo Jesús Sacramentado, ya que todo lo podéis, remediad mi impotencia. Sin Vos, ni tan siquiera puedo pronunciar vuestro dulcísimo Nombre.
Ya que os dignáis aceptar mis humildes adoraciones, haced que cada día sean menos indignas de Vos. Os lo pido, Señor, por mediación de la Santísima Virgen María, vuestra dulcísima Madre y Madre mía también, y de mi Padre el Patriarca San José y de San Pascual Bailón, nuestros Patronos y Protectores de nuestra obra de adoración. ¡Oh buen Jesús, que vivís y reináis por los siglos de los siglos! Amén.
          
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA TERCERO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Soberano Señor Sacramentado, yo creo en Vos, espero en Vos, os amo con todo mi corazón. La memoria de mis pecados oprime mi alma con un vivo dolor. Concededme el perdón y la paz de una reconciliación perpetua.
La vista de las virtudes que me faltan y que sinceramente debo adquirir, juntamente con mi debilidad e impotencia, me llenan de angustiosa ansiedad. Concededme, Señor, la victoria sobre mí mismo y las virtudes que necesito, para que mi adoración sea pura, perfecta y santa. Os lo pido por mediación del Sagrado Corazón de María, mi Madre, y por vuestro Sagrado Corazón, dulcísimo Jesús, que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.
       
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA CUARTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
     
Virgen Santísima, poned en mis labios y en mi corazón el Magníficat de tu eterna gratitud a Nuestro Señor Jesús, vuestro Hijo Santísimo. Alabado sea vuestro santo Nombre. ¡Oh María, Madre de la Eucaristía!, adoctrinadme en el amor de Jesús Sacramentado; introducidme en el Sagrado Corazón Eucarístico para que en Él y por Él dé gracias sin fin al Eterno Padre, que con el Verbo Encarnado y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
        
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
      
DÍA QUINTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
    
¡Oh radiante Sol de la Eucaristía! Con perfección infinitamente mayor que el sol de la tierra, Vos ilumináis, encendéis y fecundáis el mundo sobrenatural de nuestras almas. Vos convertís nuestro ser terreno en otro ser celestial y divino. Volved a nosotros como vencedor de las densas sombras de la falsa humildad, del temor servil con que la herejía quiso apartar de Vos a las almas. Despertad en tu pueblo la antigua vida eucarística, vida de luz y de amor, de sacrificio y de alegría, principio y continuación de la eterna vida, que es adoraros, serviros y amaros en vuestros tabernáculos para continuar nuestra vida de adoración en los cielos. Amén.
          
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
    
DÍA SEXTO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
 
¡Oh Soberano Señor Sacramentado! Por un deber y un estímulo de mi conciencia, deseo con toda mi alma reparar el mal de mis pecados e ingratitudes cometidos contra Vos. Por un deber de caridad con mis prójimos, deseo reparar todas sus ofensas, desagraviar vuestro Divino Corazón, consolaros y atraer vuestro perdón sobre mí y sobre mis hermanos, sobre todos los hombres. A ello me mueve el amor que os profeso sobre todas las cosas, con todo el afecto de mi corazón, porque quiero veros triunfante, bendecido y alabado de todos los corazones. Uno mis deseos a vuestra reparación infinita en el Santísimo Sacramento, mis pensamientos y mis obras, y sobre todas ellas, vuestra adoración perpetua, Real y Universal. Las uno a mi Madre Reparadora y por su Mediación os pido, con humildad y confianza, el espíritu de la verdadera Reparación; a Vos, oh dulce Jesús mío, que, con el Padre y el Espíritu Santo, vivís y reináis por todos los siglos. Amén.
         
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
        
DÍA SÉPTIMO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
   
Señor mío Jesucristo, que, derramando sobre los hombres las riquezas de vuestro amor, instituisteis el Sacramento de la Eucaristía, os suplicamos nos concedáis que podamos amar siempre vuestro Corazón amantísimo y hacer un uso digno y fructuoso de este Augusto Sacramento. Vos que vivís y reináis con el Padre en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
        
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
       
DÍA OCTAVO
+ En el nombre del Padre...
Acto de Contrición, Seis Padrenuesros, Ave Marías y Glorias; la Comunión espiritual y las Preces.
    
¡Oh Cristo Jesús! Yo os reconozco por Rey universal. Todo lo que ha sido hecho, ha sido creado por Vos. Ejerced sobre mí todos vuestros derechos. Yo renuevo mis promesas del bautismo, renunciando a Satanás, a sus pompas y a sus obras, y prometo vivir como buen cristiano. Y de un modo particular, yo me obligo a hacer triunfar, según mis fuerzas, los derechos de Dios y de vuestra Iglesia. Divino Corazón de Jesús, yo os ofrezco mis pobres oraciones para alcanzar que todos los corazones reconozcan vuestra Realeza Sagrada, y que así el Reino de vuestra paz se establezca en todo el universo. Así sea.
      
Alabado y bendito sea para siempre y a cada instante el Divino Santísimo Sacramento del Altar.
      
+ En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.