jueves, 7 de agosto de 2014

REVOCADA LA SUSPENSIÓN A MIGUEL D’ESCOTO

Noticia tomada de Agencia EFE. Vía ECCE CHRISTIANUS
   
Francisco ha dado su asentimiento para que sea revocada la “suspensión a divinis” del padre Miguel d’Escoto Brockmann, de 81 años, de la Congregación de Maryknoll. El religioso había incurrido en la pena canónica en los años 80 por su participación en el gobierno sandinista de Nicaragua: pena que d’Escoto aceptó desde el inicio, si bien permaneciendo miembro de la propia sociedad misionera, pero sin desarrollar alguna actividad pastoral. 
Miguel d'Escoto Brockmann
   
Desde hace años el sacerdote habría abandonado el empeño político. El Padre d’Escoto ha escrito una carta a Francisco manifestando su deseo de “volver a celebrar la Santa Eucaristía”, “antes de morir”. Respondiendo afirmativamente a su petición, Francisco ha encargado al superior general del Instituto acompañarlo en el proceso de reintegración al ministerio sacerdotal.
    
Los inspiradores de su vida: León Tolstoi, M. K. Gandhi, Martin Luther King y Dorothy Day. D’Escoto defiende el multilateralismo y el respeto del derecho internacional y los principios de la no violencia activa, la solidaridad y la justicia social, base de su vida política.
   
D’Escoto dice que Castro es un elegido de Dios para llevar mensaje a A. Latina
   
Managua, 5 ago.- El sacerdote y excanciller nicaragüense Miguel D’Escoto Brockmann dijo hoy que el líder cubano Fidel Castro es un elegido de Dios para transmitir el mensaje del Espíritu Santo en América Latina.
  
“El Vaticano puede silenciar a todo el mundo, entonces Dios hará que las piedras hablen y que las piedras transmitan su mensaje, pero no hizo eso, escogió al más grande latinoamericano de casi todos los tiempos: Fidel Castro”, declaró el religioso, de 81 años, al Canal 4 de la televisión local.
   
D’Escoto Brockmann, actual asesor para asuntos limítrofes y de relaciones internacionales del Gobierno del presidente de Nicaragua, el sandinista Daniel Ortega, brindó estas declaraciones un día después de que El Vaticano hiciera pública la decisión papal de levantarle la “suspensión a divinis” que le había impuesto el papa Juan Pablo II.
  
“Es a través de Fidel Castro que el Espíritu Santo nos transmite el mensaje. Ese mensaje de Jesús, de la necesidad de luchar por establecer firme e irreversiblemente el reino de Dios en esta tierra, que es su alternativa al imperio”, continuó.
   
Asimismo, el también expresidente de la Asamblea General de la ONU reveló que el levantamiento de su castigo ocurrió gracias al apoyo del nuncio apostólico en Nicaragua, Fortunatus Nwachukwu, quien le recomendó escribir una carta al papa Francisco para solicitar el cese de la suspensión.
   
El sacerdote reiteró que su alegría es poder dirigir su primera eucaristía en español, ya que a mediados del siglo pasado se hacía en latín y luego las realizó en inglés.
   
Durante los casi 30 años que duró su sanción, su trabajo como sacerdote fue limitado a confesar a desahuciados y funciones menores, indicó.
   
El pontífice dio su consentimiento para que se levante la “suspensión a divinis” que le impedía oficiar la misa a D’Escoto Brockmann, quien pertenece a la Congregación misionera Maryknoll.
      
El religioso fue suspendido por el fallecido papa Juan Pablo II en 1984, tras su entrada en el Gobierno sandinista de Nicaragua.
  
El papa Francisco aceptó la revocación de la “suspensión a divinis” y pidió al superior general de la congregación que siga con el proceso de reintegración del sacerdote nicaragüense.
    
Su primera misa tras el cese de la suspensión todavía no tiene fecha.
   
D’Escoto Brockmann anunció también que una película sobre su vida recién fue terminada de editar en Italia y que, posiblemente, se presente el 1 de octubre próximo.
  
“El nombre que le pusieron es ‘The problem maker’, ‘El que le causa problemas al imperio'”, dijo el sacerdote, entre risas.
  
Miguel D’Escoto Brockmann nació el 5 de febrero de 1933 en Los Ángeles (Estados Unidos), fue ordenado en Nueva York en 1961 y se convirtió en uno de los exponentes de la Teología de la Liberación.
  
Su colaboración con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua comenzó en 1975 a través del Comité de Solidaridad en Estados Unidos.
  
Al triunfar la revolución sandinista, D’Escoto fue llamado por la Junta de Reconstrucción Nacional para ser ministro de Exteriores.
   
Tras el regreso al poder de Ortega en enero de 2007, el religioso fue nombrado asesor para asuntos limítrofes y de relaciones internacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.