lunes, 27 de octubre de 2014

EL ACTO HEROICO DE CARIDAD EN FAVOR DE LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO

     
El acto heroico de caridad, llamado también Voto de almas, consiste en el ofrecimiento espontáneo que hacemos a la Divina Majestad en favor de las almas del Purgatorio, de todas nuestras obras satisfactorias durante la vida y de todos los sufragios que nos pueden ser aplicados después de la muerte. Muchos tienen la práctica laudable de ofrecer estas obras satisfactorias a la Santísima Virgen (en virtud de la Consagración Total que predicara San Luis de Montfort), para que Ella las aplique a las benditas almas que fueron de su mayor agrado, pero también se le puede suplicar las aplique a aquellas almas porque se tuviere particular interés.
   
La Iglesia, nuestra Madre, no sólo aprueba este acto heroico, sino que lo enriquece con indulgencias y privilegios, como son: indulgencia plenaria todos los días en que comulguen los que tienen hecho este acto heroico, y también todos los lunes por oír la Misa en sufragio de los difuntos, y si no pudieren oír Misa el lunes, vale para la indulgencia la del domingo; se requiere visitar una iglesia y orar a intención de la Santa Iglesia (por la exaltación de la Fe católica, extirpación de las herejías, paz y concordia entre los príncipes cristianos, conversión de todos los agonizantes y caminantes; por las benditas almas del Purgatorio y demás piadosos fines de la Santa Madre Iglesia). Además, podrán aplicar a las almas todas las indulgencias, aunque no sean aplicables en sí; que los sacerdotes gozan del altar privilegiado todos los días.
  
FÓRMULA DEL ACTO HEROICO
Oh santa y adorable Trinidad, deseando cooperar en la liberación de las almas en el Purgatorio, y para testificar mi devoción a la Santísima Virgen María, cedo y renuncio en favor de esas santas almas toda la parte satisfactoria de mis obras, y todos los sufragios que puedan dárseme después de mi muerte, y las encomiendo enteramente en las manos de la Santísima Virgen, para que pueda aplicarlas según le plazca a esas almas de los fieles difuntos que desea librar de sus sufrimientos. Dígnate, Dios mío, aceptar y bendecir esta ofrenda que hago para ti en este momento. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario