domingo, 5 de octubre de 2014

PROFECÍA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

San Francisco de Asís bendiciendo a la Tercera Orden
  
Poco antes de morir en 1226, San Francisco de Asís reunió a los miembros de su orden y les advirtió sobre grandes tribulaciones que caerían sobre la Iglesia en el futuro, diciendo:
  
“1. Sed fuertes, mis hermanos, tomad fuerza y creed en el Señor. Se acerca rápidamente el tiempo en el que habrá grandes pruebas y tribulaciones; abundarán perplejidades y disensiones, tanto espirituales como temporales; la caridad de muchos se enfriará, y la malicia de los impíos se incrementará.
2. Los demonios tendrán un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice [Jesucristo] y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta. En el momento de esta tribulación UN HOMBRE, ELEGIDO NO CANÓNICAMENTE, SE ELEVARÁ AL PONTIFICADO, Y CON SU ASTUCIA SE ESFORZARÁ POR LLEVAR A MUCHOS AL ERROR Y A LA MUERTE.
[Ese preciso momento muchos lo encuentran en los años 1958-1962 con la elección del masón modernista Angelo Roncalli y su convocatoria e inicio del conciliábulo Vaticano]
3. Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá, y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en lugar de oponerse a él. [Así sucedió a partir del Vaticano II]
4. Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre la gente, entre los religiosos y entre el clero, que, si esos días no se acortaren, según las palabras del Evangelio, aun los escogidos serían inducidos a error, si no fuere que serán especialmente guiados, en medio de tan grande confusión, por la inmensa misericordia de Dios.
5. Entonces, nuestra Regla y nuestra forma de vida serán violentamente combatidas por algunos, y vendrán terribles pruebas sobre nosotros. Los que sean hallados fieles recibirán la corona de la vida, pero ¡ay de aquellos que, confiando únicamente en su Orden, se dejen caer en la tibieza!, porque no serán capaces de soportar las tentaciones permitidas para prueba de los elegidos.
6. Aquellos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones; serán considerados como rebeldes y cismáticos, porque sus perseguidores, empujados por los malos espíritus, dirán que están prestando un gran servicio a Dios mediante la destrucción de hombres tan pestilentes de la faz de la tierra. Pero el Señor ha de ser el refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como su Cabeza [Cristo], estos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir en la falsedad y la perfidia.
7. Algunos predicadores mantendrán silencio sobre la verdad, y otros la hollarán bajo sus pies y la negarán. La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, PUES EN AQUELLOS DÍAS NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NO LES ENVIARÁ A ÉSTOS UN VERDADERO PASTOR, SINO UN DESTRUCTOR”.
 
(Obras del Seráfico Padre San Francisco de Asís (en Inglés) [Londres: R. Washbourne, 1882], pp. 248-250. En latín, compilado por Johann Joseph von der Burg [Colonia: J. M. Herbele, 1849], pp. 270-271)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.