martes, 14 de octubre de 2014

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN VENCIENDO AL DEMONIO

Santo Domingo y el mono infernal
   
Una noche, Santo Domingo se sentó a escribir en lo profundo del priorato de San Sixto. Era una noche fétida, con extrañas nubes y creciente sombras, pero aún así, Santo Domingo se sentó a escribir. Una sola vela temblorosa alumbraba su página y su sobria vigilia.
   
Ninguna premonición helaba los huesos de Santo Domingo, pero aún así una figura salió trotando hacia la luz de la vela.
    
Santo Domingo levantó los ojos para ver como un bulto peludo empujaba el globo brillante de la vela. Una gran forma se alzaba, cubierta de pelo grueso, con dientes temibles y feroces ojos brillantes, mientras las extremidades desgarbadas colgaban debajo de una espalda encorvada; era el diablo en forma de un mono.
   
Santo Domingo vio a este rival, tomó su pluma, y todavía se sentó a escribir. El mono desató un grito salvaje y golpeó las patas sobre las losas, batiendo su pecho, sacudiendo la celda con su rugido, mientras que una horrible canción salía de su boca terrible:
  
¿Estás tú aquí escribiendo cuando todos duermen?
Oh vanidad de vanidad,
Para conducir a los hombres a la locura,
con enseñanzas idiotas.
¡Mucho mejor sería para dormir!
  
Santo Domingo no levantó la cabeza y le pidió al diablo-simio, “Estad quieto”.
  
El mono rugía alrededor de la mesa, gruñendo y arañando, golpeando en la piedra, y pronunció otro verso vil:
    
¿Eres tú aquí una musa cuando todos duermen?
oh, tú, de pocas luces Domingo,
Tú haces abandono de los pobres y de los enfermos,
porque es tu propio gusto.
¡Mucho mejor sería para dormir!
    
La meditación de Santo Domingo se mantuvo intacta. Levantó una mano y, regañando, dijo: “Estad quieto”.
     
El mono se quedó boquiabierto y golpeó las paredes y el suelo, rompiendo el silencio con su parloteo y su rima repugnante:
     
¿Estás tú aquí rezando cuando todos duermen?
O escribiendo garabatos fariseos,
¿Son tus oraciones de tal calidad
que merecen la inmortalidad?
¡Mucho mejor sería para dormir!
       
Santo Domingo no tenía miedo. En su lugar, puso su dedo en los labios y habló, “Estad quieto”.
      
El mono entonces llenó esa celda monacal con gritos que hacían estremecer cada piedra. Arriba y abajo de la habitación hacía rechinar los dientes de oreja a oreja.
      
Y lamentándose en voz alta Santo Domingo dijo: “Basta”.
    
El mono se congeló en su frenesí cuando Domingo lo mandó a tomar la vela en su mano.
    
“Tu nombre”, el prior pronunció con severidad, “era Lucifer antes de tu caída, y tú ahora darás luz y al menos serás de alguna utilidad”.
     
El Simio tembló bajo esta frase, y tomó la vela en sus garras, se puso de pie y se inclinó, como embrujado, dando luz sobre la obra de Santo Domingo, que escribió a gusto. El diablo estaba consternado; hora tras hora pasó sosteniendo en alto la luz mientras el santo escribía. Pero a medida que avanzaba la noche, el mono observaba la llama de la mecha y avanzando por la masa fundida de cera. Maldijo su suerte y deseó que el fuego quemara todo. Pero no hizo sonido, no se atrevió a desafiar la palabra de Domingo.
     
Entonces el calor comenzó a picar sus dedos. La llama estaba lamiendo su mano. Un aullido de dolor salió del mono con un grito de odio cuando el fuego corría por su brazo peludo. Se retorció y rodó sus ojos, consumiéndose con el fuego del infierno, de la cabeza a los pies. Una vez más el mono demostró su ira.
          
El santo respondió entonces: “¡Vete!”.
      
Santo Domingo tomó un palo y golpeó al mono en su espalda. Con golpes que resonaban como sobre una vejiga hinchada, Santo Domingo reprendió al mono, y con cada palabra, el fuego y el humo se encendieron más y cayeron sobre el mono reduciéndolo a nada más que un montón de cenizas malolientes.
       
Una campana saludó al sol, y el padre bendijo, cerró su libro y fue para la capilla en seguida. Pero a medida que iba, su mente se volvió hacia una verdad maravillosa: el demonio caído siempre debe servir a los siervos del Señor Dios de las Alturas.
    
Tal era la fe de Santo Domingo; una fe que le llevó a ser un humilde ayudante para los necesitados y un terror para los que le querían aterrorizar su vocación a la alabanza, para bendecir y predicar. A pesar de que tenía el poder de ordenar a las legiones del infierno, Domingo nunca ejerció ese poder de los corderos del cielo.
     
La historia de Santo Domingo y el simio recuerda al mundo la fe que animó la vida de Santo Domingo, una fe que no surge de la autoestima, o incluso la auto-confianza, sino de una mansedumbre que respira con la fuerza del Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada