viernes, 21 de noviembre de 2014

NOTA AL DESVARÍO DE NON POSSUMUS SOBRE LA SALETTE, POR EL PADRE BASILIO MÉRAMO

Muy fácilmente se despacha Non Possumus, desviando la profecía de La Sallette, con respecto a Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo.
   
Primero diciendo que esa frase no está en el original encontrado en el Vaticano en 1999. Nada extraño, pues no tiene nada de sorprendente que hicieran un original falso como con el texto del Tercer Secreto de Fátima.
   
Además siempre unánimemente, todos, antes y después del Concilio Vaticano, tomaban como auténtica esta frase y nadie la discutía.
  
De otra parte, cual ignaro o supino modernista, dice que Roma no está aquí tomada como la sede de Pedro, el Vaticano, la Santa Sede Romana madre y cabeza de todas las iglesias, sino la ciudad de Roma (capital de Italia) –así como se habla de París y Marsella– que estaría tomada en el mismo sentido, como ciudad profana al hablar de ella. Ni que fuera un vulgar e impío el que esto dijera desconociendo el privilegio único y exclusivo que tiene Roma sobre toda otra ciudad, precisamente por ser la Sede de Pedro: el Papa da la bendición, “Urbi et Orbi”, Roma es la ciudad por excelencia, gracias al papado.
   
Qué harían con el texto de León XIII en el exorcismo y que fue después suprimido: “Ubi sedes beatissimi Petri et Chatedra veritatis ad Lucem Gentium, constituta est, ibi thronum posuerum abominationis impietatis suae; ut percusso Pastore, et gregem disperdere valeant”. (Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las Naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de su impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey).
  
Es tal la irracionalidad de Non Possumus en su acerba orientación antiapocalíptica-patrística y antisedevacantista-idolátrica que raya en la más abyecta de las estulticias.
    
P. Basilio Méramo
Bogotá, 18 de Noviembre de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.