jueves, 18 de diciembre de 2014

A VUELTAS CON EL "RAPTO" DE LOS PROTESTANTES (Otra perspectiva)

Ya habíamos en MILES CHRISTI publicado un artículo de Luis Santamaría sobre la creencia protestante en el "Rapto", y de cómo esta desencaja con la Sagrada Escritura, con el Magisterio de la Iglesia y con el sentido común (infortunadamente, el menos común). Ahora bien, un notorio hereje protestante se ha atrevido a postular una nueva fecha, NO para el Juicio final, sino para el Arrebatamiento.
      
Imagen frecuente del "Arrebatamiento" según los protestantes
 
Esta vez se trata de Fred Kenton Beshore, presidente de la World Bible Society (con sede en Newport Beach, California) y pastor en la mega-iglesia Mariners de Irvine (California). Este sujeto, que además asegura ser Doctor en Filosofía, en Teología, en Divinidad, en Letras y un largo etcétera, plantea que el Arrebatamineto ocurriría entre 2018 y 2028 (o más probablemente, entre este año y el 2021, según el), argumentando que hay muchas señales en el mundo que corroboran esta posibilidad. Inclusive, hasta ha llegado a publicar una especie de "Manual de Supervivencia" para aquellos que desafortunadamente quedarán en la tierra én la Gran Tribulación.
  
Fred Kenton Beshore, pastor y "teólogo" protestante
  
Ahora bien, no todos los protestantes "raptófilos" están de acuerdo con Beshore, porque si bien ellos creen en el Rapto, afirman que éste será de improviso, "en un abrir y cerrar de ojos. Mientras que otros, como Jonathan Blake "Arzobispo" de la modernista Iglesia Episcopal Abierta en Inglaterra, quien afirmó que creer en el "Rapto" es seguir el alarmismo hollywoodense y predicarlo, una estrategia desesperada para ganar prosélitos.
  
Como católicos, ¿qué se puede decir? Lo siguiente:  
  • El Rapto es una creencia herética porque Nuestro Señor Jesucristo ha dicho que en su Parusía "Todo ojo lo verá" (Apocalipsis I, 7); y que ésta no sucederá aparatosamente, sino que habrán señales antes de que suceda y que hoy en día vemos (guerras y revoluciones, hambre y epidemias, corrupción de las costumbres, la Abominación Desoladora y la Supresión del Santo Sacrificio, persecución a la Iglesia Católica y la Apostasía generalizada), pero aún faltan otros eventos por desarrollarse (la Tercera Guerra Mundial, la Gran Tribulación, la llegada del Anticristo, el Castigo y el Armagedón). En todo caso, la Primera Resurrección y la transformación de los Viadores (cf. I Tesalonicenses IV, 15-17); la Conversión de los Judíos (y de todas las naciones), y el Reinado visible de Cristo en la tierra serán DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN, NO ANTES de ella. 
  • No está de más repetir que "Solamente Dios Padre sabe cuándo será el Fin de los Tiempos" (San Mateo XXIV, 15). Y Nuestro Señor, con todo y ser el Verbo, consustancial al Padre, NO VINO PARA ANUNCIAR LA FECHA, SINO A EXHORTARNOS A LA CONVERSIÓN Y A ESTAR ALERTA, PARA QUE SEAMOS DIGNOS DE RECIBIR LA VISIÓN BEATÍFICA.
  • Históricamente se ha sabido que hubo muchos que han pretendido dar fechas para el Fin de los Tiempos, y han quedado desacreditados al ver que NADA sucedió.
  • La creencia moderna en un Arrebatamiento (y en "Los que quedan atrás") es manifestación del herético y judaizante Milenarismo carnal tantas veces condenado por la Iglesia, porque conlleva a pensar que en el Reino se replicarán los placeres terrenales; además de mostrar con todas veras debilidad de ánimo y repulsa al sufrimiento y al sacrificio. Además, en el Apocalipsis está escrito: "Al que venciere", lo que significa que antes ha de ser probado.
  • Finalmente, un posible Rapto (como lo venden los mass media y los  tele-evangelistas) NO ES MÁS QUE PARTE DEL PROYECTO "BLUE BEAM", que forma parte de la Conspiración Judeo-Masónica Comunista Internacional para establecer el Nuevo Orden Mundial y la Religión Ecuménica del Anticristo (de la cual respectivamente hacen parte la ONU y la Iglesia Conciliar del Vaticano II).
 
En fin, este señor Beshore (además de ser hereje protestante, lo que es mucho decir), NO ES MÁS QUE OTRO FALSO PROFETA, parte de la desorientación diabólica y su destino final será EL INFIERNO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.