domingo, 28 de diciembre de 2014

SICÓLOGA JUDÍA HACE ABERRANTE DEFENSA DE LA PEDOFILIA

ADVERTENCIA AL LECTOR: DEJAR EL PREJUICIO DE "ANTISEMITA", "NAZI", "SICÓPATÁ" Y SIMILARES. Y RECORDAR QUE AQUÍ ESTAMOS EN CONTRA DEL MALTRATO Y ABUSO A LOS NIÑOS
  
Nota tomada de FM DE LAS AMÉRICAS - Vía CATÓLICOS ALERTA
  
Laura Gutman es Profesora de la Universidad de Palermo, docente en la Universidad de Buenos Aires en la Facultad de Psicología e investigadora para UBACyT. Autora de varios libros como “La revolución de las madres”, “La biografía humana”, “La maternidad y el encuentro con la propia sombra” y “Puerperios”. Nació en el Once y se crió en Caballito, con abuelos venidos de Rusia, Polonia y Ucrania fue educada en una familia judía ilustrada “iba a la escuela pública a la mañana y a la judía a la tarde (Scholem Aleijem)” contó en una entrevista para el Diario Clarín. Se define como feminista marxista y afirma haber “roto para siempre con el judaísmo a los 16”. Sin embargo en su sitio oficial y demostrando que no es posible sustraerse de los impulsos de la sangre, publicó un artículo titulado “La sistematización del abuso sexual sobre los niños” en donde, siguiendo los preceptos “filantrópicos” del Talmud que enumeraremos al final, hace una siniestra apología en defensa de los abusos sexuales hacia los niños.
  
Laura Gutman
  
Cierto es, lo que dijo Gutman en una entrevista sobre que “ser judío no es un destino ni una obligación, sino un origen”, es decir racial, lo cual no es ninguna sorpresa para el individuo informado: “El judaísmo es de origen genético y es posible detectar los genes judíos por las pruebas de ADN”, afirmó en el mes de septiembre el Instituto de Políticas del Pueblo Judío JPPI con sede en Israel, en el portal “Noticias Judías”, lo cual da por tierra el mito del "converso" y de la "religión”.
  
El texto publicado por Gutman nos retrotrae inmediatamente al fallo satánico del Dr. Eugenio Zaffaroni [1] (de los mismos orígenes genéticos que la escritora) en el caso de un dictamen sobre un expediente de abuso sexual de una niña gentil de ocho años en el que el letrado falló a favor del pederasta y resolvió: “Si hay oscuridad, no hay abuso sexual”.
   
Eugenio Zaffaroni, apologista de la pederastia
  
Veamos entonces el escrito sobre lo que opina Gutman en el caso de las violaciones, las partes significativas fueron resaltadas por quien escribe:
"La sistematización del abuso sexual sobre los niños"
Por Laura Gutman
   
Los abusos no los cometemos las personas de mente atormentada. No. Somos personas como casi todos, un poco más hambrientos y un poco más torpes, porque al fin y al cabo lo único que hacemos es tratar de nutrirnos, pero de una manera burda y estúpida.
   
Los adultos nos enamoramos de un niño necesitado, solo, desamparado y que nos inspira ternura. ¿Por qué? Porque ese niño nos recuerda al niño que fuimos: tímidos, exigidos y a la deriva. Ese niño ejerce sobre nosotros una atracción automática. Queremos protegerlo y amarlo de alguna manera. ¿Cuál es el problema? El problema es que somos totalmente inmaduros. ¿Por qué? Porque no fuimos amados durante nuestra niñez, ni cuidados, ni protegidos ni amparados. Crecimos esperando obtener amor alguna vez. Así crecimos. Pero nuestra capacidad emocional se estancó en aquella espera. Vivimos dentro de un cuerpo de adulto pero tenemos organizadas las emociones como si fuéramos niños hambrientos. ¿Qué nos pasa cuando nos relacionamos con un niño tierno? Lo queremos devorar. ¿Cómo lo devoramos? Lo tocamos. Lo acariciamos. Lo abrazamos, nos frotamos contra él. Le compramos regalos. La confidencialidad compartida, el secreto guardado entre ambos como un estupendo tesoro y los pequeños momentos de encuentro son vividos -desde nuestra emocionalidad infantil- como un momento sublime. ¿Pero acaso no nos damos cuenta que estamos haciendo algo malo? Depende. Podemos percibir que es una relación socialmente condenable. Pero honestamente, también es condenable que nuestra infancia haya sido horrible, que nadie se haya ocupado de nosotros o incluso que la única persona que nos cuidó, nos haya proporcionado amor bajo la misma forma de abuso. ¿Entonces? ¿Qué es lo que está bien y qué es lo que está mal? Desde nuestro punto de vista de adultos con emocionalidad de niños… sólo tratamos de satisfacer nuestro vacío.
   
¿Pero cómo vamos a afirmar algo así tan alegremente, sin tomar en cuenta las horribles repercusiones que tiene el abuso sistemático sobre un niño? Por supuesto que las consecuencias son nefastas. Sin embargo es preciso que comprendamos las dinámicas completas con la lógica que las sostiene, si nos interesa abandonar las instancias cotidianas de dominación. Porque rasgarnos las vestiduras proclamando que el abuso sexual es algo horrible e inhumano y que todos los violadores tienen que ir a la cárcel, está muy bien pero no sirve para nada. Miremos de frente la realidad. Mucho más espantoso es el desamparo cotidiano e invisible que vivimos los niños abusados y que nos obliga a arrojarnos al interior de cualquier cueva que encontremos, buscando amor. Luego -cuando devenimos mayores- quizás recordemos el abuso sexual como una experiencia terrible pero no tendremos conciencia de la entrega de nuestra madre o de quienes tenían que cuidarnos. Al contrario, nos convertiremos en los más firmes defensores de quienes nos lanzaron a la fosa de los leones.
   
Hasta aquí, el artículo de Gutman.
  
Sin palabras ¿verdad? Obviamente su apología va dirigida para los niños gentiles y no para los de su tribu. Luego que veamos algunos preceptos morales en referencia a los niños gentiles, plasmados en su libro más sagrado, el Talmud esperamos que no nos ocurra lo que afirmó el Rabi Josef Caro “Un goyim que se ocupe de la Torah debe morir”.

DEFINICIONES DEL TALMUD SOBRE EL ABUSO SEXUAL A MENORES
“Si un hombre comete sodomía con un niño menor de nueve años, no son culpables de sodomía” (Sanhedrín 54b, p. 371).
“Se permite tener relaciones sexuales con una niña de tres años y un día de edad”. (Sanhedrín 55b, p.376).  
“El coito con un niño menor de ocho años no es fornicación” (Sanhedrín 69b, p. 470).
“El coito con una niña menor de tres años 'no es nada'”. (Ketubót 11b, p. 58).
“Existe una razón para dañar a los niños si está claro que crecerán para hacernos daño...” (Rabís Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur) Fte: El País
“Todos los niños gentiles son legalmente bastardos porque los gentiles son sólo animales”. (Yebamót 98ª, p. 670-671).
“Si matamos a un gentil que ha pecado o ha quebrantado alguno de los siete mandamientos (porque nosotros observamos los mandamientos), no hay nada malo en ello”. (Rabi Yaakov Teitel)
“Una no judia preñada no es mejor que un animal preñado” (Chosczen Hamiszpat 405).
“Un judío puede hacerle a una mujer no judía lo que él quiera. Puede tratarla como trataría un trozo de carne” (Nadarine 20 b, Schulman Aruch, Choszen Hamiszpat 348)
“Las muchachas gentiles están en un estado de niddah (‘suciedad’) desde el nacimiento”. (Abodah Zarah 36 b).
   
APARTE
Así como se sabe que se puede detectar a un judío por su ADN (que precisamente ¡indica que NO es semita!), se sabe que esta raza tiene o padece de "enfermedades" que le son propias: por ejemplo, se sabe cómo fue la Diáspora siguiendo la lepra. Los que la portaban y contagiaban a los "inmundos" gentiles eran los judíos arribados por la diáspora (los llamados "hijos predilectos de Hashem" y "hermanos mayores"). Hay una fiebre llamada "del Mediterráneo" que es un caso exclusivo de los judíos. Y entre las aberraciones sexuales: la pornografía (casi todos los pornógrafos son judíos), la masturbación y la homosexualidad comentada y condenada en el Antiguo y el Nuevo Testamento, a los que llama "los perros". El pie plano, problemas visuales (uso de anteojos), etc.

9 comentarios:

  1. Cual es el problema con el texto de Gutman? cometen falacia ad hominem tal vez? y que tiene que ver con las barbaridades del Talmud o de ese juez impresentable?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristian lee este artículo si podes, de un medio que no es ni católico ni conserva ni tradi mas bien todo lo contrario pero es muy interesante; https://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-259837-2014-11-14.html

      Eliminar
  2. Le extendemos a Vd. invitación cordial para releer el texto, y encontrará la relación. Por ahora, sepa que nosotros JAMÁS JUZGAMOS POR APARIENCIA, sino conforme a los hechos y las pruebas que nos allegan, sin importar quién sea o cómo sea. El concepto de Gutman es una justificación para tan horrible delito, y guarda relación con las barbaridades del Talmud y ese juez impresentable porque son testimonios de la perversión judía (además de que ella es judía de origen, y aunque se abandone la religión, nunca se desliga de la mentalidad del gueto).

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué nos pasa cuando nos relacionamos con un niño tierno? Lo queremos devorar. ¿Cómo lo devoramos? Lo tocamos. Lo acariciamos. Lo abrazamos, nos frotamos contra él. Le compramos regalos. La confidencialidad compartida, el secreto guardado entre ambos como un estupendo tesoro y los pequeños momentos de encuentro son vividos -desde nuestra emocionalidad infantil- como un momento sublime. ¿Pero acaso no nos damos cuenta que estamos haciendo algo malo? Depende. Podemos percibir que es una relación socialmente condenable. Pero honestamente, también es condenable que nuestra infancia haya sido horrible, que nadie se haya ocupado de nosotros o incluso que la única persona que nos cuidó, nos haya proporcionado amor bajo la misma forma de abuso. ¿Entonces? ¿Qué es lo que está bien y qué es lo que está mal? Desde nuestro punto de vista de adultos con emocionalidad de niños… sólo tratamos de satisfacer nuestro vacío....que parte no entiendes cristian??....supongo que eres judío,no ves aberración en un hecho de abuso a menores

    ResponderEliminar
  4. que estos conceptos vertidos por alguien que vive en mi país, que a pesar de ser corrupto en muchos aspectos, todavía guarda la decencia de cuidar de los niños, me parece aberrante y más en este siglo donde se sabe ya, lo que está bien y lo que no lo está.... espero que cada uno de los que piensan como lo dicho en el sanhedrin tengan su castigo en esta vida y en todas las demás, porque esos pensamientos son abominables!!!!

    ResponderEliminar
  5. Había una palabra con errata, lo vuelvo a poner con la palabra "redención" corregida:
    "Lo habéis descontextualizado totalmente y vuelto a contextualizar para que encaje con vuestras conclusiones mojigatas. Ese artículo no se puede entender correctamente si no habéis leído al menos 3 obras de ella.

    Un pederasta deberá ser apartado de la sociedad por el tiempo que haga falta, pero en ese período si "alguien" se interesa en comprenderle posibilitará que se produzca ese concepto tan cristiano como es "la redención". ¿Os suena?. Nadie dice que se deba aprobar la pederastia si no comprender el "caldo de cultivo" en dónde se genera cualquier desviación, eso no se produce simplemente sosteniendo "un libro religioso en la mano".

    ResponderEliminar
  6. "Lo habéis descontextualizado totalmente y vuelto a contextualizar para que encaje con vuestras conclusiones mojigatas. Ese artículo no se puede entender correctamente si no habéis leído al menos 3 obras de ella".

    Jose C, nada más propio en los autores judíos que el ocultismo y la ambigüedad en sus escritos, y acusar de tendenciosos a quienes develan sus engaños e inmoralidades.

    ResponderEliminar
  7. Me tengo por un activista anti-sionista (y con la mosca detrás sobre el tema judío). Aquí algunos de los vídeos que he traducido al respecto:
    https://www.youtube.com/playlist?list=PL-LLGPwEprNybjpA-K1d3JPyL87wCNZpt

    Sin embargo siempre me pregunte por esa fuerte relación que se daba entre madre y criatura, y que parece tiene que ver con los procesos hormonales tan intrincados que se dan entre gestante y su díada. Leí muchos testimonios sobre partos respetados y no-respetados y del como los nacimientos de la cadena industrial pueden hacer la experiencia de la madre, desde agridulce a amarga. Una cadena industrial que pone a la mujer patas arriba, la hormona con prisas y la trata infantilmente. Aprendí bastantes cosas sobre gestación y parto respetado de much@s autor@s, entre ell@s Laura Gutman, de la que resalto el concepto "díada".

    Creo entender vuestra preocupación, pero creo que todas las religiones tienen ideales "puristas" cuyos miembros por lo general no saben distinguir en que punto se encuentran con respecto a ellos, por eso hacer acusaciones sin siquiera haber leído "La Maternidad y el Encuentro con la propia Sombra". Para mí Laura propone una profunda investigación en los patrones de conducta que se filtran de generación en generación y eso precisa de mucho arrojo y no de ideas preconcebidas, está más allá de las frases bonitas. A los antisociales se les encierra y se les trata, eso no es aprobar su comportamiento.

    ResponderEliminar
  8. Aberrantes declaraciones de una pervertida fundamentalista talmudica

    ResponderEliminar