sábado, 14 de febrero de 2015

"OBISPO" FRANCÉS: "YA NO SE GUARDARÁN LAS HOSTIAS EN EL TABERNÁCULO"

   
Ha sido noticia desde Octubre pasado que en la otrora "Hija predilecta de la Iglesia", en Francia, muchas iglesias han sido profanadas, violentando los tabernáculos y robándose las "hostias consagradas". Ante esta situación, el "obispo" conciliar Pascal Roland expidió un comunicado en el cual ordena a todas las iglesias de la diócesis de Belley-Ars "trasladar las formas consagradas a un lugar más seguro, dejando los tabernáculos vacíos y con la puerta abierta" en señal de que la EUCARISTÍA NO ESTÁ AHÍ.
  
Pascal Roland, "obispo" de Belley-Ars
  
Analicemos por partes:
  1. La Iglesia Deuterovaticana profanó el Santo Sacrificio de la Misa en 1969 y las Sagradas Órdenes en 1968, tras adulterar los Ritos, por lo que en ella NI HAY SACERDOCIO VÁLIDO NI PRESENCIA REAL DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. Como consecuencia, en el Novus Ordo Missae la Presencia Real es NULA, y sus feligreses reciben sólo ¡UN PAN! (como en los herejes protestantes).
  2. Pascal Roland NO ES SACERDOTE CATÓLICO, MENOS OBISPO, ya que fue ordenado sacerdote y consagrado obispo en 1979 y 2003 respectivamente mediante el Rito Montiniano (el Novus Ordo Sacerdotalis atque Episcopalis Consecrátio), que es INVÁLIDO, NULO E ÍRRITO, aplicando la Encíclica Apostólicae Curae del Papa León XIII, que sentencia lo mismo para el Rito Anglicano.
  3. Es cierto que el satanismo es experto en profanación de iglesias y robo de hostias para sus misas negras. Pero eso es una cortina de humo para encubrir que la secta montini-bergogliana ODIA LOS TABERNÁCULOS Y QUIERE LIBRARSE DE ELLOS, ya que siguen el parecer protestante de que "la Eucaristía es una simple cena", y sólo vale con la fe de los presentes.
    
En conclusión, los conciliares NO SON CATÓLICOS. Y nuevamente llamamos a los perplejos, ¡SALID DE LA ROMA APÓSTATA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.