viernes, 20 de marzo de 2015

EL NOVUS ORDO MISSAE SE REMONTA A LUTERO

Desde CUADERNO DE BITÁCORA
   
Lutero decía que «la misa católica es la mayor y más horrible de las abominaciones papistas, la cola del dragón del apokalypsis», el hereje de infeliz memoria se refería -evidentemente- a la Santa Misa de siempre. El odio de Lutero contra la Santa Misa puede explicarse de la siguiente manera: la Santa Misa se oponía a su concepción de la religión. En la Santa Misa el centro es Dios, por tanto, antes que nada, el culto es un homenaje rendido a la Majestad de Dios. El Santo Sacrificio es el acto por excelencia de dicho homenaje. Para Lutero el centro de la religión no es Dios sino el hombre; según Lutero, la finalidad de la religión es esclarecer y consolar al hombre. Siendo así, ¿para qué sirve una inmolación hecha a Dios para reconocer Su Dominio Soberano sobre toda criatura?
  
Lutero deseo y promovió la abolición del Ofertorio y del Canon Romano, leamos lo que vomitó: «la misa es ofrecida por Dios al hombre y no por el hombre a Dios; ella es la liturgia de la palabra, una comunión y una participación [...] este abominable canon que hace de la misa un sacrificio. La acción de un sacrificador. Lo miramos como sacramento o como testamento. Llamémosle bendición, eucaristía, mesa del Señor, Cena del Señor, o Memorial del Señor».
   
Lutero y sus secuaces suprimieron el Ofertorio (que tan admirablemente expresa el Sacrificio y la propiciación) y lo substituyeron por unas plegarias extraídas de la Kábala judaica que se limitan a expresar un mero intercambio de dones entre Dios y el hombre, borrando el sentido de la oblación. Esas plegarias las usan comunidades judías, hasta el día de hoy, para bendecir los alimentos. Después trastocaron los textos esenciales del Canon Romano y los substituyeron por meros recitativos de la Cena del Señor, en un momento dado agregarán a la "consagración" del pan las palabras «que será entregado por vosotros» y suprimirá las palabras «mysterium fidei» y «pro multis» de la "consagración" del vino, substituyen el latín por las lenguas vernáculas, substituyen el altar por una mesa colocada frente al pueblo, promueven la recepción de la "comunión" de pie y en la mano, permiten la distribución de la comunión por manos de simples "fieles", substituyen el nombre de la Santa Misa por el de "eucaristía", "cena", "memorial del Señor", etcétera, etcétera, etcétera… ¿no nos suena familiar?
     
¡Oh, si! ¡"Surprise"! La "misa" del "novus ordo" (¿del nuevo orden mundial?), la "misa nueva", la "misa moderna", la "misa" de Montini, la "misa" del Vaticano II es idéntica a la "misa" de Lutero, ese que decía que «la misa católica es la mayor y más horrible de las abominaciones papistas, la cola del dragón del apokalypsis»... tanto que fue diseñada por seis ministros protestantes. ¿Capisci?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.