jueves, 2 de abril de 2015

DE LA GLORIA DE LA SANTA CRUZ, POR SAN AGUSTÍN


   
Fíjate en la gloria de la cruz. Aquella cruz, tan denostada por sus enemigos, ya está grabada en la frente de los reyes. Los efectos han probado su poder; no dominó el mundo con la espada, sino con la cruz. El leño de la cruz les pareció a sus enemigos digno de desprecios. De pie ante la cruz, meneaban la cabeza y decían: ‘Si es Hijo de Dios que baje de la cruz’. Jesús extendía sus brazos hacia un pueblo incrédulo y que le contradecía. Porque si es justo el que vive de la fe, el que no tiene fe es un inicuo. Lo que aquí llama iniquidad, yo lo entiendo como perfidia. Veía, pues, el Señor en la ciudad la perfidia y la contradicción, y extendía sus manos hacia un pueblo incrédulo y recalcitrante; y no obstante, sin perder la esperanza en ellos, decía: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’.
   
Lección VI para los Maitines del Jueves Santo: San Agustín, Tratado sobre los Salmos. (Salmo LIV, 10).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.