jueves, 30 de abril de 2015

ORACIÓN DE SAN AMBROSIO DE MILÁN PARA ANTES DE LA MISA

   
ORÁTIO SANCTI AMBRÓSII EPÍSCOPI ANTE MISSAM, SÍNGULIS HEBDOMÁDÆ DIÉBUS DISTRIBÚTÆ
  
DIE DOMÍNICA
Summe Sacérdos et vere Póntifex, Jesu Christe, qui te obtulísti Deo Patri hóstiam puram et immaculátam in ara Crucis pro nobis míseris et peccatóribus, et qui dedísti nobis Carnem tuam ad manducándum et Sánguinem tuum ad bibéndum, et posuísti mystérium istud in virtúte Spíritus Sancti tui, dicens: “Hæc quotiescúmque fecéritis, in mei memóriam faciétis”: rogo per eúmdem Sánguinem tuum, magnum salútis nostræ prétium, rogo per hanc miram et ineffábilem caritátem, qua nos míseros et indígnos sic amáre dignátus es, ut laváres nos a peccátis nostris in Sánguine tuo.
   
[Sacerdos dixit: Doce me servum tuum indígnum, quem inter cétera dona tua étiam ad offícium sacerdotále vocáre dignátus es, nullis meis méritis, sed sola dignatióne misericórdiæ tuæ;] doce me, quǽso, per Spíritum Sanctum tuum, tantum tractáre mystérium ea reveréntia et honóre, ea devotióne et timóre, quibus opórtet et decet. Fac me per grátiam tuam semper illud de tanto mystério crédere et intellígere, sentíre et fírmiter tenére, dícere et cogitáre quod tibi placet et éxpedit ánimæ meæ. Intret Spíritus tuus bonus in cor meum, qui sonet ibi sine sono, et sine strépitu verbórum loquátur omnem veritátem. Profúnda quippe sunt nimis, et sacro tecta velámine. Propter magnam cleméntiam tuam concéde mihi Missárum sollémnia mundo corde et pura mente celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere].
   
Líbera cor meum ab immúndis et nefándis, vanis et nóxiis cogitatiónibus. Muni me beatórum Angelórum pia et fida custódia ac tutéla fortíssima, ut hostes ómnium bonórum confúsi discédant. Per virtútem tanti mystérii, et per manum sancti Ángeli tui, repélle a me et a cunctis servis tuis duríssimum spíritum supérbiæ et cenodóxiæ, invídiæ et blasphémiæ, fornicatiónis et immundítiæ, dubietátis, et diffidéntiæ. Confundántur qui nos persequúntur, péreant illi qui nos pérdere festínant.
  
FÉRIA SECÚNDA
Rex vírginum et amátor castitátis et integritatis, cœlésti rore benedictiónis tuæ exstíngue in córpore meo fómitem ardéntis libídinis, ut máneat in me tenor castitátis córporis et ánimæ. Mortífica in membris meis carnis stímulos omnésque libidinósas commotiónes, et da mihi veram et perpétuam castitátem, cum céteris donis tuis, quæ tibi placent in veritáte: ut sacrifícium láudis casto córpore, et mundo corde váleam tibi offérre.
   
Quanta enim cordis contritióne, et lacrimárum fonte, quanta reveréntia et tremóre, quanta córporis castitáte et ánimæ puritáte istud divínum et cœléste sacrifícium est celebrándum, ubi Caro tua in veritáte súmitur, ubi Sanguis tuus in veritáte bíbitur, ubi ima summis, terréna divínis jungúntur, ubi adest sanctórum Angelórum præséntia, ubi tu es Sacrifícium et Sacérdos mirabíliter et ineffabíliter constitútus!
  
FÉRIA TÉRTIA
Quis digne hoc sacrifícium celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere] póterit, nisi tu, Deus omnípotens, offeréntem féceris dignum? Scio, Dómine, et vere scio, et idípsum pietáti tuæ confíteor, quia non sum dignus accédere ad tantum mystérium propter nimia peccáta mea et infinítas negligéntias meas. Sed scio, et veráciter ex toto corde meo credo, et ore confíteor, quia tu potes me fácere dignum, qui solus potes fácere mundum de immúndo concéptum sémine, et de peccatóribus justos et sanctos.
   
Per hanc omnipoténtiam tuam te rogo, Deus meus, ut concédas mihi peccatóri hoc sacrifícium celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere] cum timóre et tremóre, cum cordis puritáte et lacrimárum fonte, cum lætítia spiritáli et cœlésti gáudio. Séntiat mens mea dulcédinem beatíssimæ præséntiæ tuæ, excúbias sanctórum Angelórum tuórum in circúitu meo.
   
FÉRIA QUÁRTA
Ego enim, Dómine, memor venerándæ passiónis tuæ, accédo ad altáre tuum, licet peccátor, ut ófferam tibi sacrifícium quod tu instituísti et offérri præcepísti in commemoratióne tui, pro salúte nostra. Súscipe illud, quǽso, summe Deus, pro Ecclésia sancta tua, et pro pópulo quem acquisivísti Sánguine tuo.
   
[Sacerdos dixit: Et quoniam me peccatórem, inter te et eúmdem pópulum tuum, médium esse voluísti, licet in me áliquod boni óperis testimónium non agnóscas, offícium saltem dispensatiónis créditæ non recúses; nec, per me indígnum, eórum salútis péreat prétium, pro quibus víctima salutáris dignátus es esse et redémptio.]
   
Prófero etiam, Domine, si dignéris propítius intuéri, tribulatiónes plébium, perícula populórum, captivórum gémitus, misérias orphanórum, necessitátes peregrinórum, inópiam debílium, desperatiónes languéntium, deféctus senum, suspíria júvenum, vota vírginum, laménta viduárum.
   
FÉRIA QUÍNTA
Tu enim miseréris ómnium, Dómine, et nihil odísti eórum quæ fecísti. Memoráre quæ sit nostra substántia; quia tu Pater noster es, quia tu Deus noster es, ne irascáris satis, neque multitúdinem víscerum tuórum super nos contíneas. Non enim in justificatiónibus nostris prostérnimus preces ante fáciem tuam, sed in miseratiónibus tuis multis. Aufer a nobis iniquitátes nostras, et ignem Sancti Spíritus in nobis cleménter accénde.
    
Aufer cor lapídeum de carne nostra, et da nobis cor cárneum, quod te amet, te díligat, te delectétur, te sequátur, te perfruátur. Orámus, Dómine, cleméntiam tuam, ut seréno vultu familíam tuam, sacri tui Nóminis offícia præstolántem, aspícere dignéris; et nullíus sit írritum votum, nullíus vácua postulátio, tu nobis preces súggere, quas ipse propítius audíre et exaudíre delectéris.
   
FÉRIA SEXTA
Rogámus etiam te, Dómine, sancte Pater, et pro spirítibus fidélium defunctórum, ut sit illis salus, sánitas, gáudium et refrigérium, hoc magnum pietátis sacraméntum.
  
Dómine, Deus meus, sit illis hódie magnum et plenum convívium de te pane vivo, qui de cœlo descendísti et das vitam mundo, de tua Carne sancta et benedícta, Agni vidélicet immaculáti, qui tollis peccáta mundi, quæ de sancto et glorióso beátæ Vírginis Maríæ útero est assúmpta et de Spíritu Sancto concépta; ac de illo pietátis fonte, qui per lánceam mílitis ex tuo sacratíssimo látere emanávit: ut, exínde refécti et satiáti, refrigeráti et consoláti, exsúltent in láude et glória tua.
   
Peto cleméntiam tuam, Dómine, ut descéndat super panem tibi sacrificándum plenitúdo tuæ benedictiónis, et sanctificátio tuæ divinitátis. Descéndat étiam, Dómine, illa Sancti Spíritus tui invisíbilis incomprehensibilísque majestátis, sicut quondam in patrum hóstias descendébat; qui et oblatiónes nostras Corpus et Sánguinem tuum effíciat, et me indígnum sacerdótem [si fuerit laicus, vel minister, dicat: nos indígnos servos] dóceat tantum tractáre mystérium cum cordis puritáte et lacrimárum devotióne, cum reveréntia et tremóre, ita ut plácide ac benígne suscípias sacrifícium [Sacerdos dixit: de mánibus meis] ad salútem ómnium tam vivórum quam defunctórum.
   
SÁBBATO
Rogo étiam te, Dómine, per ipsum sacrosánctum mystérium Córporis et Sánguinis tui, quo quotídie in Ecclésia tua páscimur et potámur, ablúimur et sanctificámur, atque uníus summæ divinitátis partícipes effícimur. Da mihi virtútes tuas sanctas, quibus replétus bona consciéntia ad altáre tuum accédam, ita ut hæc cœléstia sacraménta efficiántur mihi salus et vita. Tu enim dixísti ore tuo sancto et benedícto: “Panis quem ego dabo, caro mea est pro mundi vita. Ego sum panis vivus, qui de cœlo descéndi. Si quis manducáverit ex hoc pane, vivet in ætérnum”.
   
Panis dulcíssime, sana palátum cordis mei ut séntiam suavitátem amóris tui. Sana illud ab omni languóre, ut nullam præter te séntiam dulcédinem. Panis candidíssime, habens omne delectaméntum et omnem sapórem, qui nos semper réficis et numquam in te déficis: cómedat te cor meum, et dulcédine sapóris tui repleántur víscera ánimæ meæ. Mandúcat te Ángelus ore pleno: mandúcet te peregrínus homo pro módulo suo, ne defícere possit in via, tali recreátus viático.
   
Panis sancte, panis vive, panis munde, qui descendísti de cœlo et das vitam mundo, veni in cor meum, et munda me ab omni inquinaménto carnis et spíritus. Intra in ánimam meam, sana et munda me intérius et extérius. Esto tutámen et contínua salus ánimæ et córporis mei. Repélle a me insidiántes mihi hostes; recédant procul a præséntia poténtiæ tuæ, ut, foris et intus per te munítus, recto trámite ad tuum regnum pervéniam; ubi non in mystériis, sicut in hoc témpore ágitur, sed fácie ad fáciem te vidébimus, cum tradíderis regnum Deo et Patri, et eris Deus omnia in ómnibus. Tunc enim me de te satiábis, satietáte mirífica, ita ut nec esúriam, nec sítiam in ætérnum: Qui cum eódem Deo Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.

ORACIÓN DE SAN AMBROSIO PARA ANTES DE LA MISA, DISTRIBUIDA PARA CADA DÍA DE LA SEMANA
   
DOMINGO
Sumo Sacerdote y Pontífice verdadero, Jesucristo, que te ofreciste al Padre como Hostia pura e inmaculada en el altar de la Cruz por nosotros miserables pecadores, y que nos diste tu Carne como alimento y tu Sangre como bebida, y que pusiste este misterio bajo el poder del Espíritu Santo diciendo: “Cuantas veces hagáis esto, hacedlo en memoria mía”: te ruego, por tu misma Sangre, precio magno de nuestra salvación, te ruego, por esta admirable e inefable caridad, que a nosotros miserables e indignos, a quienes te has dignado amar, laves nuestros pecados en tu Sangre.
 
[El Sacerdote dice: Enséñame a mí, indigno siervo tuyo, a quien, entre otros dones, llamaste al oficio de Sacerdote, sin ningún mérito de mi parte, sino sólo por tu misericordia], enséñame, te suplico, por tu Espíritu Santo, a tratar este misterio con el honor y reverencia, la devoción y temor que se requiere y conviene. Haz que por tu gracia, en este santo misterio, siempre crea y confiese, sienta y afirme, diga y piense, lo que a Ti te agrada y a mi alma aprovecha. Entre tu buen Espíritu a mi corazón, que suena sin emitir sonido, y sin estrépito de palabras comunica toda verdad. Por tu gran misericordia y clemencia concédeme celebrar [Si fuere laico, o ministro, decir: asistir a] esta Misa con mente limpia y corazón puro.
  
Libra mi alma de todos pensamiento vano y nocivo, inmundo y nefando. Envíame la custodia fiel y piadosa y la fortísima protección de tus santos Ángeles, para que se alejen confundidos los enemigos de todo bien. Por la fuerza de tan grande misterio y por mano de tus santos Ángeles, aparta de mí y de tus siervos el durísimo espíritu de soberbia y cenodoxia, envidia y blasfemia, fornicación e inmundicia, duda y difidencia. Confundidos sean quienes nos persiguen, perezcan aquellos que se apresuran a perdernos.
 
LUNES
Rey de las vírgenes, y amante de la castidad y la integridad, extingue en mi cuerpo, con la bendición del rocío celestial, el incendio de la libidinez, para que permanezca en mí la pureza de cuerpo y alma. Apaga en mis miembros los estímulos de la carne y las conmociones libidinosas, y dame la verdadera y perpetua castidad, junto con tus otros dones que te complacen en la verdad: para que sea digno de participar en este sacrificio de alabanza con un cuerpo casto y un corazón limpio.
  
¡Con cuanta contrición de corazón y ríos de lágrimas, con cuánta reverencia y temor, con cuánta castidad de cuerpo y pureza de alma, debe celebrarse este divino y celeste Sacrificio, donde tu Carne verdaderamente se come y tu Sangre verdaderamente se bebe, donde la bajeza y la alteza, y lo terreno y lo divino se unen, donde los santos Ángeles están presentes, donde Tú admirable e inefablemente eres Sacerdote de tu mismo Sacrificio!
  
MARTES
¿Quién podría dignamente celebrar [Si fuere laico, o ministro, decir: asistir a] este Sacrificio, si Tú, Señor Dios Omnipotente, no lo hicieras digno? Sé, Señor, y verdaderamente lo sé, y lo confieso ante tu misericordia, que no soy digno de acercarme a tan grande Misterio, porque son muchos mis pecados e incontables mis negligencias. Pero sé, y creo verdaderamente con todo mi corazón, y lo confieso con mis labios, que Tú puedes hacerme digno, ya que puedes hacer limpio lo que fue concebido de inmunda simiente, y hacer de los pecadores justos y santos.
  
Por este tu admirable poder, te ruego, Dios mío, que me concedas a mí pecador, celebrar [Si fuere laico, o ministro, decir: asistir a] este Sacrificio con temor y temblor, con pureza de corazón y manantiales de lágrimas, con alegría espiritual y gozo del cielo. Haz que mi mente sienta la dulzura de tu beatísima presencia, y que el coro de tus santos Ángeles permanezca a mi alrededor.
  
MIÉRCOLES
Oh Señor, trayendo a mi memoria tu Sagrada Pasión, me acerco, aunque pecador, a tu altar, y quiero ofrecerte el sacrificio que Tú instituiste, y que mandaste que fuera ofrecido, en tu recuerdo, para nuestra salvación. Te pido, altísimo Dios, que lo recibas, por tu Iglesia Santa y por el pueblo que rescataste con tu Sangre.
  
[El Sacerdote dice: Y puesto que Tú has querido que yo, pecador, esté en el medio entre Ti y tu pueblo, aunque no encuentres en mí evidencia de buenas obras, al menos no rechaces el servicio del ministerio que me has dado; ni por mi indignidad se pierda en ellos el precio de su salvación, cuya Víctima salvadora y redención te dignaste ser].

También te ofrezco, Dios mío, si benigno te dignas considerarlos, las tribulaciones de los pueblos, los peligros de las naciones, los gemidos de los cautivos, las miserias de los huérfanos, las necesidades de los peregrinos, la inopia de los débiles, los dolores de los enfermos, las molestias de los ancianos, los anhelos de los jóvenes, los votos de las vírgenes y los lamentos de las viudas.
  
JUEVES
Tú, Señor, eres compasivo y nunca desprecias nada de lo que creaste. Acuérdate de qué sustancia fuimos hechos, que tú eres nuestro Padre, que tú eres nuestro Dios, no te enojes con nosotros para siempre, ni retraigas tu Misericordia de nosotros. Porque no es por nuestra justificación que nos postramos suplicantes ante tu presencia, sino por tu gran compasión. Aparta de nosotros nuestras iniquidades, y graciosamente enciende en nosotros el fuego de tu Espíritu Santo.
  
Aparta de nuestra carne el corazón lapídeo y danos un corazón de carne, que te ame, que te prefiera, que tenga en Ti su delectación, que te siga y se goce en Ti. Te rogamos, Señor, por tus clemencias, que te dignes volver propicio tu rostro sobre tu familia, expectante en servir a tu santo Nombre, y para que no sean írritos sus votos, ni vacías sus peticiones, sugiérenos las preces que Tú dilectamente escucharás y atenderás propicio.
     
VIERNES
Rogámoste también, Señor, Padre santo, por las almas de todos los fieles difuntos, para que este magno Sacramento de piedad sea para ellos motivo de salvación, salud, gozo y refrigerio.
  
Señor y Dios mío, que sea hoy el magno y pleno alimento de Ti, el Pan vivo, que descendiste del Cielo y das vida del mundo, de tu Carne santa y bendita, ¡oh Cordero inmaculado, que quitas el pecado del mundo!, que fue tomada del vientre santo y glorioso de la bienaventurada Virgen María y concebido por el Espíritu Santo; de cuyo sacratísimo Costado, abierto por la lanza del soldado, brotó una fuente de piedad: para que, alimentadas y saciadas, refrigeradas y consoladas, se regocijen en la alabanza de tu gloria.
  
Pido, Señor, a tu clemencia, que la plenitud de tu bendición y la santificación de tu Divinidad decienda sobre este pan que será sacrificado en tu honor. Descienda también, Señor, la invisible e incomprensible majestad de tu Santo Espíritu, como descendía sobre los sacrificios de nuestros padres, para que nuestra oblación se convierta en tu Cuerpo y Sangre; y a mí, indigno sacerdote [Si fuere laico, o ministro, decir: a nosotros, siervos indignos], enséñame a tratar este misterio con corazón limpio y lágrimas devotas, con reverencia y temor, y así recibas [El Sacerdote dice: de mis manos] con beneplácito el Sacrificio que se ofrece por la salvación de todos, tanto los vivos como los difuntos.
  
SÁBADO
Te ruego, Señor, por el sacrosanto Misterio de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sea yo diariamente apacentado y alimentado, purificado y santificado en tu Iglesia, y así ser hecho digno partícipe de la una y suma divinidad. Dame tus santas virtudes con las que, colmada mi alma, me acerque con buena conciencia a tu altar, y así este Sacramento celestial sea para mí salud y vida. Tus labios santos y benditos dijeron: “El pan que Yo os daré es mi Carne, para la vida del mundo. Yo soy el pan vivo, que ha bajado del cielo. El que coma de este pan, vivirá para siempre”.
 
Pan dulcísimo, ablanda la dureza de mi corazón para que sienta la suavidad de tu amor. Sánalo de toda enfermedad, y que no busque otra dulzura fuera de Ti. Pan candidísimo, que tiene en sí todo deleite y todo sabor, que siempre nos sacia y nunca defrauda: quiero que mi corazón te reciba y todo mi ser se llene de tu dulce sabor. El Ángel te recibe plenamente, recíbate el hombre peregrino con esa medida, para que fortalecido por tal Viático, no desfallezca en el camino.
  
Pan santo, Pan vivo, Pan inmaculado, que descendiste del Cielo y das vida al mundo, ven a mi corazón, y límpialo de toda mancha de la carne y del espíritu. Entra en mi alma, sana y purifícame exterior e interiormente. Sé mi protección y la contínua salud de mi alma y de mi cuerpo. Repele las insidias de mis enemigos, que huyan ante la presencia de tu poder, para que protegido por Ti por dentro y por fuera llegue hasta Ti por un camino recto, donde, no en enigma como en el tiempo presente, sino cara a cara, te contemplemos, cuando entregues el reino a Dios Padre, y seas, oh Dios, todo en todos. Sáciame siempre de Ti con admirable abundancia, para que no desfallezca de hambre ni sed eternamente. Tú, que con el mismo Dios Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los todos los siglos de los siglos. Amén.
    
El Papa León XIII, mediante rescripto del 20 de Diciembre de 1884, otorgó indulgencia de un año a cuantos rezaren devotamente la oración correspondiente a cada día de la semana como preparación a la Santa Misa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.