jueves, 17 de diciembre de 2015

EL QUE AYUDE A LOS JUDÍOS SE EXCLUYE DE LA IGLESIA DE CRISTO

Es tal la codicia de algunos, que por ella se separan de la Fe, conforme expresó el Apóstol, como que muchos sacerdotes y legos, recibiendo dones de los judíos, fomentaban su perfidia patrocinándolos; los que no sin razón se conoce ser del cuerpo del Anticristo, puesto que obran en contra de Cristo. Cualquier obispo, presbítero, o seglar, que en adelante les prestare apoyo contra la Fe cristiana, bien sea por dádivas, bien por favor, se considerará como verdaderamente profano y sacrílego, privándole de la comunión de la Iglesia Católica, y reputándole como extraño al reino de Dios, pues es digno que se separe del cuerpo de Cristo el que se hace patrono de los enemigos de este Señor”.
 
IV Concilio de Toledo (año 633), cánon LVIII (“De aquellos que prestan auxilio y favor a los judíos en contra de la fe de Cristo”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.