jueves, 30 de abril de 2015

ORACION DE SAN AMBROSIO DE MILÁN PARA ANTES DE LA MISA

   
ORÁTIO SANCTI AMBRÓSII EPÍSCOPI ANTE MISSAM
  
DIE DOMINICA (Domingo)
Summe Sacérdos et vere Póntifex, Jesu Christe, qui te obtulísti Deo Patri hóstiam puram et immaculátam in ara Crucis pro nobis míseris et peccatóribus, et qui dedísti nobis Carnem tuam ad manducándum et Sánguinem tuum ad bibéndum, et posuísti mystérium istud in virtúte Spíritus Sancti tui, dicens: “Hæc quotiescúmque fecéritis, in mei memóriam faciétis”: rogo per eúmdem Sánguinem tuum, magnum salútis nostræ prétium, rogo per hanc miram et ineffábilem caritátem, qua nos míseros et indígnos sic amáre dignátus es, ut laváres nos a peccátis nostris in Sánguine tuo.
   
[Sacerdos dixit: Doce me servum tuum indígnum, quem inter cétera dona tua étiam ad offícium sacerdotále vocáre dignátus es, nullis meis méritis, sed sola dignatióne misericórdiæ tuæ;] doce me, quǽso, per Spíritum Sanctum tuum, tantum tractáre mystérium ea reveréntia et honóre, ea devotióne et timóre, quibus opórtet et decet. Fac me per grátiam tuam semper illud de tanto mystério crédere et intellígere, sentíre et fírmiter tenére, dícere et cogitáre quod tibi placet et éxpedit ánimæ meæ. Intret Spíritus tuus bonus in cor meum, qui sonet ibi sine sono, et sine strépitu verbórum loquátur omnem veritátem. Profúnda quippe sunt nimis, et sacro tecta velámine. Propter magnam cleméntiam tuam concéde mihi Missárum sollémnia mundo corde et pura mente celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere].
   
Líbera cor meum ab immúndis et nefándis, vanis et nóxiis cogitatiónibus. Muni me beatórum Angelórum pia et fida custódia ac tutéla fortíssima, ut hostes ómnium bonórum confúsi discédant. Per virtútem tanti mystérii, et per manum sancti Ángeli tui, repélle a me et a cunctis servis tuis duríssimum spíritum supérbiæ et cenodóxiæ, invídiæ et blasphémiæ, fornicatiónis et immundítiæ, dubietátis, et diffidéntiæ. Confundántur qui nos persequúntur, péreant illi qui nos pérdere festínant.
  
FERIA SECUNDA (Lunes)
Rex vírginum et amátor castitátis et integritatis, cælésti rore benedictiónis tuæ exstíngue in córpore meo fómitem ardéntis libídinis, ut máneat in me tenor castitátis córporis et ánimæ. Mortífica in membris meis carnis stímulos omnésque libidinósas commotiónes, et da mihi veram et perpétuam castitátem, cum céteris donis tuis, quæ tibi placent in veritáte: ut sacrifícium láudis casto córpore, et mundo corde váleam tibi offérre.
   
Quanta enim cordis contritióne, et lacrimárum fonte, quanta reveréntia et tremóre, quanta córporis castitáte et ánimæ puritáte istud divínum et cæléste sacrifícium est celebrándum, ubi Caro tua in veritáte súmitur, ubi Sanguis tuus in veritáte bíbitur, ubi ima summis, terréna divínis jungúntur, ubi adest sanctórum Angelórum præséntia, ubi tu es Sacrifícium et Sacérdos mirabíliter et ineffabíliter constitútus!
  
FERIA TERTIA (Martes)
Quis digne hoc sacrifícium celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere] póterit, nisi tu, Deus omnípotens, offeréntem féceris dignum? Scio, Dómine, et vere scio, et idípsum pietáti tuæ confíteor, quia non sum dignus accédere ad tantum mystérium propter nimia peccáta mea et infinítas negligéntias meas. Sed scio, et veráciter ex toto corde meo credo, et ore confíteor, quia tu potes me fácere dignum, qui solus potes fácere mundum de immúndo concéptum sémine, et de peccatóribus justos et sanctos.
   
Per hanc omnipoténtiam tuam te rogo, Deus meus, ut concédas mihi peccatóri hoc sacrifícium celebráre [si fuerit laicus, vel minister, dicat: assístere] cum timóre et tremóre, cum cordis puritáte et lacrimárum fonte, cum lætítia spiritáli et cælésti gáudio. Séntiat mens mea dulcédinem beatíssimæ præséntiæ tuæ, excúbias sanctórum Angelórum tuórum in circúitu meo.
   
FERIA QUARTA (Miércoles)
Ego enim, Dómine, memor venerándæ passiónis tuæ, accédo ad altáre tuum, licet peccátor, ut ófferam tibi sacrifícium quod tu instituísti et offérri præcepísti in commemoratióne tui, pro salúte nostra. Súscipe illud, quǽso, summe Deus, pro Ecclésia sancta tua, et pro pópulo quem acquisivísti Sánguine tuo.
   
[Sacerdos dixit: Et quoniam me peccatórem, inter te et eúmdem pópulum tuum, médium esse voluísti, licet in me áliquod boni óperis testimónium non agnóscas, offícium saltem dispensatiónis créditæ non recúses; nec, per me indígnum, eórum salútis péreat prétium, pro quibus víctima salutáris dignátus es esse et redémptio.]
   
Prófero etiam, Domine, si dignéris propítius intuéri, tribulatiónes plébium, perícula populórum, captivórum gémitus, misérias orphanórum, necessitátes peregrinórum, inópiam debílium, desperatiónes languéntium, deféctus senum, suspíria júvenum, vota vírginum, laménta viduárum.
   
FERIA QUINTA (Jueves)
Tu enim miseréris ómnium, Dómine, et nihil odísti eórum quæ fecísti. Memoráre quæ sit nostra substántia; quia tu Pater noster es, quia tu Deus noster es, ne irascáris satis, neque multitúdinem víscerum tuórum super nos contíneas. Non enim in justificatiónibus nostris prostérnimus preces ante fáciem tuam, sed in miseratiónibus tuis multis. Aufer a nobis iniquitátes nostras, et ignem Sancti Spíritus in nobis cleménter accénde.
    
Aufer cor lapídeum de carne nostra, et da nobis cor cárneum, quod te amet, te díligat, te delectétur, te sequátur, te perfruátur. Orámus, Dómine, cleméntiam tuam, ut seréno vultu familíam tuam, sacri tui Nóminis offícia præstolántem, aspícere dignéris; et nullíus sit írritum votum, nullíus vácua postulátio, tu nobis preces súggere, quas ipse propítius audíre et exaudíre delectéris.
   
FERIA SEXTA (Viernes)
Rogámus etiam te, Dómine, sancte Pater, et pro spirítibus fidélium defunctórum, ut sit illis salus, sánitas, gáudium et refrigérium, hoc magnum pietátis sacraméntum.
  
Dómine, Deus meus, sit illis hódie magnum et plenum convívium de te pane vivo, qui de cælo descendísti et das vitam mundo, de tua Carne sancta et benedícta, Agni vidélicet immaculáti, qui tollis peccáta mundi, quæ de sancto et glorióso beátæ Vírginis Maríæ útero est assúmpta et de Spíritu Sancto concépta; ac de illo pietátis fonte, qui per lánceam mílitis ex tuo sacratíssimo látere emanávit: ut, exínde refécti et satiáti, refrigeráti et consoláti, exsúltent in láude et glória tua.
   
Peto cleméntiam tuam, Dómine, ut descéndat super panem tibi sacrificándum plenitúdo tuæ benedictiónis, et sanctificátio tuæ divinitátis. Descéndat étiam, Dómine, illa Sancti Spíritus tui invisíbilis incomprehensibilísque majestátis, sicut quondam in patrum hóstias descendébat; qui et oblatiónes nostras Corpus et Sánguinem tuum effíciat, et me indígnum sacerdótem [si fuerit laicus, vel minister, dicat: nos indígnos servos] dóceat tantum tractáre mystérium cum cordis puritáte et lacrimárum devotióne, cum reveréntia et tremóre, ita ut plácide ac benígne suscípias sacrifícium [Sacerdos dixit: de mánibus meis] ad salútem ómnium tam vivórum quam defunctórum.
   
SÁBBATO (Sábado)
Rogo étiam te, Dómine, per ipsum sacrosánctum mystérium Córporis et Sánguinis tui, quo quotídie in Ecclésia tua páscimur et potámur, ablúimur et sanctificámur, atque uníus summæ divinitátis partícipes effícimur. Da mihi virtútes tuas sanctas, quibus replétus bona consciéntia ad altáre tuum accédam, ita ut hæc cæléstia sacraménta efficiántur mihi salus et vita. Tu enim dixísti ore tuo sancto et benedícto: “Panis quem ego dabo, caro mea est pro mundi vita. Ego sum panis vivus, qui de cælo descéndi. Si quis manducáverit ex hoc pane, vivet in ætérnum”.
   
Panis dulcíssime, sana palátum cordis mei ut séntiam suavitátem amóris tui. Sana illud ab omni languóre, ut nullam præter te séntiam dulcédinem. Panis candidíssime, habens omne delectaméntum et omnem sapórem, qui nos semper réficis et numquam in te déficis: cómedat te cor meum, et dulcédine sapóris tui repleántur víscera ánimæ meæ. Mandúcat te Ángelus ore pleno: mandúcet te peregrínus homo pro módulo suo, ne defícere possit in via, tali recreátus viático.
   
Panis sancte, panis vive, panis munde, qui descendísti de cælo et das vitam mundo, veni in cor meum, et munda me ab omni inquinaménto carnis et spíritus. Intra in ánimam meam, sana et munda me intérius et extérius. Esto tutámen et contínua salus ánimæ et córporis mei. Repélle a me insidiántes mihi hostes; recédant procul a præséntia poténtiæ tuæ, ut, foris et intus per te munítus, recto trámite ad tuum regnum pervéniam; ubi non in mystériis, sicut in hoc témpore ágitur, sed fácie ad fáciem te vidébimus, cum tradíderis regnum Deo et Patri, et eris Deus omnia in ómnibus. Tunc enim me de te satiábis, satietáte mirífica, ita ut nec esúriam, nec sítiam in ætérnum: Qui cum eódem Deo Patre et Spíritu Sancto vivis et regnas per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
   

El Papa León XIII, mediante rescripto del 20 de Diciembre de 1884, otorgó indulgencia de un año a cuantos rezaren la oración correspondiente a cada día de la semana.

lunes, 27 de abril de 2015

NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT, PATRONA DE CATALUÑA

Nuestra Señora de Montserrat
  
La montaña de Montserrat, en Cataluña, famosa entre las montañas por su rara configuración, ha sido desde tiempos remotos uno de los lugares escogidos por la Santísima Virgen para manifestar su maternal presencia entre los hombres. Bajo la advocación plurisecular de Santa María de Montserrat, la Madre de Dios ha dispensado sus bendiciones sobre los devotos de todo el mundo que a Ella han acudido a través de los siglos. Pero su maternidad se ha dejado sentir más particularmente, desde los pequeños orígenes de la devoción y en todas las épocas de su desarrollo, sobre las tierras presididas por la montaña que levanta su extraordinaria mole en el mismo corazón geográfico de Cataluña. Con razón, pues, la Iglesia, por boca de León XIII, ratificando una realidad afirmada por la historia de numerosas generaciones, proclamó a Nuestra Señora de Montserrat como Patrona de las diócesis catalanas, señalando, asimismo una especial solemnidad litúrgica para honrar a la Santísima Virgen y darle gracias por todos sus beneficios bajo esta su peculiar advocación.
    
Aunque la devoción a la Virgen Santísima en Montserrat sea, con toda verosimilitud, bastante más antigua, consta, por lo menos, históricamente que en el siglo IX existía en la montaña una ermita dedicada a Santa María. El padre de la patria Wifredo el Velloso la cede, junto con otras tres ermitas de Montserrat, al monasterio de Santa María de Ripoll. Será un gran prelado de este monasterio, figura señera de la Iglesia de su tiempo, el abad Oliva, quien siglo y medio después, estableciendo una pequeña comunidad monástica junto a la ermita de Santa María, dará a la devoción el impulso que la habrá de llevar a la gran expansión futura.
   
El culto a Santa María en Montserrat queda concretado bien pronto en una imagen. La misma que veneramos hoy. La leyenda dice que San Lucas la labró con los instrumentos del taller de San José, teniendo como modelo a la misma Madre de Jesús, y que San Pedro la trasladó a Barcelona. Escondida por los cristianos, ante la invasión de los moros, en una cueva de la montaña de Montserrat, fue milagrosamente hallada en los primeros tiempos de la Reconquista y también maravillosamente dio origen a la iglesia y monasterio que se erigieron para cobijarla. En realidad, Santa María de Montserrat es una hermosa talla románica del siglo XII. Dorada y policromada, se presenta sentada sobre un pequeño trono en actitud hierática de realeza, teniendo al Niño sobre sus rodillas, protegido por su mano izquierda, mientras en la derecha sostiene una esfera. El Niño levanta la diestra en acto de bendecir y en su izquierda sostiene una piña. Rostro y manos de las dos figuras ofrecen la particularidad de su color negro, debido en buena parte, según opinión de los historiadores, al humo de las velas y lámparas ofrecidas por los devotos en el transcurso de varios siglos. Así es como la Virgen de Montserrat se cuenta entre las más señaladas Vírgenes negras y recibe de los devotos el apelativo cariñoso de Moreneta.
   
Presidida por esta imagen, la devoción a Santa María de Montserrat se extendió rápidamente por las tierras de Cataluña y, llevada por la fama de los milagros que se obraban en la montaña, alcanzó bien pronto a otros puntos de la Península y se divulgó por el centro de Europa. Las conquistas de la corona catalano-aragonesa la difunden hacia Oriente, estableciéndola sobre todo firmemente en Italia, en donde pasan de ciento cincuenta las iglesias y capillas que se dedicaron a la Virgen negra. Más tarde el descubrimiento de América y el apogeo del imperio hispánico la extienden y consolidan en el mundo entonces conocido. No sólo se dedican a Nuestra Señora de Montserrat las primeras iglesias del Nuevo Mundo, no sólo se multiplican allí los templos, altares, monasterios e incluso poblaciones a Ella dedicados, sino que la advocación mariana de la montaña sigue también los grandes caminos de Europa y llega, por ejemplo, hasta presidir la capilla palatina de la corte vienesa del emperador. Si para España, en los momentos de su plenitud histórica, la Virgen morena de Montserrat es la Virgen imperial que preside sus empresas y centra sus fervores marianos, la misma advocación de Santa María de Montserrat se presenta en la historia de la piedad mariana como la primera advocación de origen geográfico que alcanza, con las proporciones de la época, un renombre universal.
   
Es interminable la sucesión de personalidades señaladas por la devoción a Santa María de Montserrat. Los santos la visitan en su santuario: San Juan de Mata, San Pedro Nolasco, San Raimundo de Peñafort, San Vicente Ferrer, San Luis Gonzaga, San Francisco de Borja, San José de Calasanz, San Benito Labre, el Beato Diego de Cádiz, San Antonio María Claret, y sobre todo San Ignacio de Loyola, convertido en capitán del espíritu a los pies de la Virgen negra. Los monarcas y los poderosos suben también a honrarla en su montaña: después del paso de todos los reyes de la corona catalano-aragonesa, con sus dignatarios y con sus casas nobles, el emperador Carlos V visita Montserrat no menos de nueve veces y Felipe II, igualmente devoto de Santa María, se complace en la conversación con sus monjes y sus ermitaños. Es conocida la muerte de ambos monarcas sosteniendo en su mano vacilante la vela bendecida de Nuestra Señora de Montserrat. Los papas se sienten atraídos por la fama de los milagros y el fervor de las multitudes y colman de privilegios al santuario y a su Cofradía. Esa agrupación devota, instituida ya en el siglo XIII para prolongar con sus vínculos espirituales la permanencia de los fieles en Montserrat, constituye uno de los principales medios para la difusión del culto a la Virgen negra de la montaña, hasta llegar a la recobrada pujanza de nuestros días. Las más diversas poblaciones tienen actualmente sus iglesias, capillas o altares dedicados a Nuestra Señora de Montserrat, desde Roma a Manila o Tokio, por ejemplo, pasando al azar por París, Lourdes, Buenos Aires, Jerusalén, Bombay, Nueva York, Florencia, Tánger, Praga, Montevideo o Viena. Los poetas y literatos de todos los tiempos forman también en la sucesión de devotos de Santa María de Montserrat: Alfonso el Sabio la dedica varias cantigas, el canciller de Ayala, Cervantes, Lope de Vega, Goethe, Schiller, Mistral, con los escritores catalanes en su totalidad, cantan las glorias de la Moreneta, de su santuario, de su montaña. Familias distinguidas y humildes devotos se honran en ofrecer sus donativos a la Virgen, para sostener la tradicional magnificencia de su culto, atendido desde los orígenes por los monjes benedictinos, y para cooperar al crecimiento y esplendor de la devoción. Es ésta una bella constante de la historia de Montserrat, desde las antiguas donaciones consignadas en los documentos más primitivos, pasando por el trono de catorce arrobas de plata ofrendado por la familia de los Cardona y el retablo policromado del altar mayor que costeó la munificencia de Felipe II, hasta el trono y la campana mayor de nuestros días, sufragados por fervorosa suscripción popular. También las familias devotas de todas las épocas han tenido un verdadero honor en que sus hijos consagraran los años de la niñez al servicio de Santa María, encuadrados en la famosa Escolanía o agrupación de niños cantores consagrados al culto, importante asimismo por la escuela tradicional de canto y composición que forman sus maestros, existente ya con seguridad en el siglo XIII y probablemente tan antigua como el santuario. Con sus actuaciones musicales, siempre tan admiradas, en la liturgia de Montserrat esos niños constituyen una de las notas más típicas e inseparables de la devoción a la Virgen negra, a cuya imagen aparecen íntimamente unidos en la realidad de su propia vida como en el sencillo simbolismo de las antiguas estampas y las modernas pinturas de Nuestra Señora de Montserrat.
   
A lo largo de más de mil años de historia, en el despliegue de un conjunto tan singular como el que forma la montaña con la ermita inicial, con el santuario y con el monasterio, la Santísima Virgen, en su advocación de Montserrat, ha recibido el culto de las generaciones y ha dispensado sus gracias, sensibles o tal vez ocultas, a quienes la han invocado con fervor. Hoy como nunca suben numerosas multitudes a Montserrat. Peregrinos en su mayoría, pero también no pocos movidos por respetuosa curiosidad. El lugar exige un viaje ex profeso, pero las estadísticas hablan de cifras que cada vez se acercan más al millón anual y que en un solo día pueden redondear fácilmente los diez o doce mil, con un porcentaje siempre acentuado de visitantes extranjeros. En Montserrat encuentran una montaña sorprendente, maravillosa por su configuración peculiar. Encuentran un santuario que les ofrece ciertos tesoros artísticos y humildes valores de espiritualidad humana y sobrenatural. Encuentran la magnificencia del culto litúrgico de la Iglesia, servido por una comunidad de más de ciento cincuenta monjes que consagran su vida a la búsqueda de Dios, a la asistencia de los mismos fieles, a la labor científica y cultural, a los trabajos artísticos. Hijos de San Benito, esos monjes oran, trabajan y se santifican santificando, esforzándose por corresponder a las justas exigencias del pueblo fiel, que confía en su intercesión y busca en ellos una orientación para la vida espiritual y también humana. Por su unión íntima con el monasterio, en fin, el santuario aparece caracterizado como el santuario del culto solemne, del canto de los monjes y especialmente de los niños; pero sobre todo como el santuario de la participación viva de los fieles en la liturgia, o, resumiendo la idea con frase expresiva, como el santuario del misal.
  
Todo esto encuentra el peregrino en Montserrat. Pero por encima de todas esas manifestaciones, y en el fondo de todas ellas, encuentra a la Santísima Virgen, la cual, como en tantos otros lugares de la tierra, aunque siempre con un matiz particular y distinto, ha querido hacerse presente en Montserrat.
  
En 1881 fue coronada canónicamente la imagen de Nuestra Señora de Montserrat. Era la primera en España que recibía esta distinción. El mismo León XIII la señalaba como Patrona de las diócesis catalanas y concedía a su culto una especial solemnidad con misa y oficio propios. Hasta entonces la fiesta principal del santuario había sido la de la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre. En realidad, esta solemne fiesta no debía perder su tradicional significación. Todavía hoy conserva su carácter como de fiesta mayor, popular, del santuario. Pero una nueva festividad, con característica de patronal, venía a honrar expresamente a la Santísima Virgen en su advocación de Montserrat. Es la fiesta que no puede dejar de celebrar hoy todo buen devoto de la Virgen negra. Situada al principio como fiesta variable en el mes de abril, después de una breve fluctuación quedó fijada para el día 27. El misterio que la preside es el de la Visitación. En verdad, la Santísima Virgen visita en la montaña a los que acuden a venerarla y, como pide la oración de la solemnidad, les dispone para llegar a la Montaña que es Jesucristo.

Aurelio María Escarre, OSB. Año Cristiano, Tomo I, Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid, 1966.
  
ORACIÓN
Oh Dios, dador de todo bien, que honraste a tan excelso monte con el insigne culto de la gloriosa Madre de tu Unigénito: concédenos que, mediante el auxilio de la poderosa intercesión de la Inmaculada Virgen María, lleguemos seguros a la montaña, que es Jesucristo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

domingo, 26 de abril de 2015

¿BEATIFICACIÓN DEL “ARZOBISPO ROJO”

Por Julio Loredo de Izcue para TRADICIÓN Y ACCIÓN POR UN PERÚ MAYOR
  
¿Beatificación del “Arzobispo Rojo”?
   
El anuncio de que el Vaticano abrió proceso para beatificar al obispo Mons. Helder Cámara, recordado por su extremismo ideológico, ha generado explicable sobresalto y fuerte controversia en medios católicos. Nuestro colaborador Julio Loredo, residente en Italia y hoy presidente de la TFP de aquel país, conoce a fondo el historial revolucionario del personaje, del cual traza aquí un retrato realista, basado en hechos incontestables que ningún maquillaje publicitario podrá ocultar.
  
¿QUIÉN FUE REALMENTE MONSEÑOR HELDER CÁMARA?
   
Julio Loredo de Izcue

Helder Cámara, el “arzobispo rojo”
  
Se ha hablado mucho en estos días sobre Mons. Helder Cámara (1909-1999), cuyo proceso de beatificación ha sido recientemente abierto por el Vaticano. Para el italiano medio —como también para el peruano común—, la figura del que fuera obispo auxiliar de Río de Janeiro y, luego, arzobispo metropolitano de Olinda-Recife, es casi desconocida.
   
¿Quién fue en verdad Mons. Cámara?
      
PROPAGANDA QUE BORDEA EL LÍMITE DE LO RIDÍCULO
Las únicas noticias sobre Mons. Helder Cámara que pasan por los filtros de la gran prensa, son las provenientes de las “fábricas de propaganda” mediática, de un modo tan desequilibrado que no vacilo en definirlas como bordeando el límite de lo ridículo.
    
Recuerdo bien, por ejemplo, la reacción de los medios en la época de la muerte de Mons. Helder, en agosto de 1999. Los órganos de prensa laicos de Italia competían entre sí en panegíricos, dándole títulos altisonantes como “profeta de los pobres”, “santo de las favelas”, “voz del Tercer Mundo”, “San Helder de las Américas” y así por delante. Fue una especie de “canonización” por los medios de comunicación de masas [1].
    
Esta misma máquina de propaganda parece haber sido reactivada con la apertura del proceso de beatificación, firmado en el Vaticano el último 25 de febrero. Entretanto, algunas informaciones esenciales sobre el personaje dejan al descubierto un fuerte desbalance entre la imagen que se pretende dar de él y la realidad.
  
MILITANTE FILO-NAZI
Tal vez pocas personas sepan que Mons. Helder Cámara comenzó su vida pública como militante filonazista.
    
Él fue, de hecho, dirigente de la “Acción Integralista Brasileña” (AIB), el movimiento filonazi fundado por Plinio Salgado. En 1934, el entonces Padre Cámara pasó a hacer parte del Consejo Supremo de la AIB. Dos años después, se tornó el secretario personal de Salgado y desde entonces fue Secretario Nacional de la AIB, participando como protagonista en manifestaciones y desfiles paramilitares que imitaban los de los nazis en Alemania. Sus convicciones pronazis eran tan profundas, que al ser ordenado sacerdote quiso vestir, bajo la sotana, la famosa “camisa verde” que hacía parte del uniforme de la milicia integralista.
  
Mons. Helder Camara perteneció en su juventud y llegó a ser dirigente de la “Acción Integralista Brasileña”, movimiento filonazi.
   
En 1946, el arzobispo de Río de Janeiro quiso hacerlo su obispo auxiliar, pero la Santa Sede recusó, por causa de su precedente militancia pronazi. El nombramiento vino apenas seis años después. Mientras tanto, Helder Cámara había completado su paso del integralismo filonazi al progresismo promarxista.
   
Cuando, en 1968, el escritor brasileño Otto Engel escribió una biografía de Mons. Cámara, recibió órdenes sumarias de la Curia de Olinda-Recife prohibiéndole publicarlas. El arzobispo no quería que su pasado ideológico fuese conocido...
   
DE LA JUC AL PC: LA MIGRACIÓN DE LA ACCIÓN CATÓLICA BRASILEÑA
En 1947, el entonces P. Cámara fue nombrado Asistente General de la Acción Católica brasileña, que bajo su influencia comenzó a deslizarse hacia la izquierda, para abrazar, en algunos casos, el marxismo-leninismo. La migración fue particularmente evidente en la JUC (Juventud Universitaria Católica), de la cual Helder Cámara era muy próximo. Así escribe Luiz Alberto Gomes de Souza, entonces secretario de la JUC: “La acción de los militantes de la JUC (…) fue convertida en un compromiso que, poco a poco, se reveló socialista” [2].
   
La revolución comunista en Cuba fue recibida con entusiasmo por la JUC. De acuerdo con Haroldo Lima y Aldo Arantes, líderes de la JUC, “el resurgimiento de las luchas populares y el triunfo de la revolución cubana en 1959 abrió la idea de una revolución brasileña en la JUC (...). El deslizar hacia la izquierda fue muy facilitado por la cooperación de la JUC con la UNE (Unión Nacional de Estudiantes), muy próxima al Partido Comunista. Como resultado de su militancia en el movimiento estudiantil –prosiguen Arantes y Lima–, la JUC fue forzada a establecer una agenda política más amplia para los cristianos de hoy. Fue así que, en el Congreso de 1960, fue aprobado un documento (…) en el cual se anunciaba la adhesión al socialismo democrático y a la idea de una revolución brasileña” [3].
    
Durante el gobierno de izquierda del presidente João Goulart (1961-1964), se formó dentro de la JUC una facción radical llamada inicialmente de “O Grupão” (“el Grupazo”), que más tarde se transformaría en Acción Popular (AP), la cual, a su vez, en 1962 se definió a sí misma como socialista. En el congreso de 1963, la AP aprobó sus estatutos por medio de los cuales “abrazaba el socialismo y proponía la socialización de los medios de producción”. Estatutos que contenían, entre otras cosas, elogios a la revolución soviética y un reconocimiento de la “importancia decisiva del marxismo en la teoría y en la praxis revolucionaria" [4].
    
El desvío, entretanto, no paró ahí. En el Congreso Nacional de 1968, la Acción Popular se proclamó marxista-leninista, cambiando su nombre para“Acción Popular Marxista-Leninista” (APML). Visto que nada más la separaba del Partido Comunista, en 1972 se decidió que ella debería ser disuelta e incorporada al Partido Comunista del Brasil. A través de esta migración, muchos militantes de la Acción Católica acabaron participando de la subversión armada durante aquellos años de plomo en el Brasil.
     
Contra el parecer de no pocos obispos, Mons. Helder Cámara fue uno de los defensores más entusiasmados y convencidos de esa migración de la JUC hacia la izquierda [5].
   
CONTRA PAULO VI Y OTRAS RAREZAS
En 1968, cuando el Papa Paulo VI (sic) estaba a punto de publicar la encíclica Humanae Vitae, Mons. Helder Cámara tomó partido abiertamente contra el Pontífice, calificando sus enseñanzas sobre la contracepción como “un error destinado a torturar los esposos y perturbar la paz de muchos hogares” [6].
     
En un poema que realmente provocó escándalo, el arzobispo de Olinda-Recife, ironizaba a las mujeres “víctimas” de la doctrina de la Iglesia (sic), forzadas, según él, a generar “monstruos”: “¡Hijos, hijos, hijos! ¡Si lo que usted quiere es la relación sexual, tiene usted que procrear! ¡Incluso si su hijo nace sin órganos, con las piernas hechas palitos, la cabeza grande, feo como la muerte!”.
   
Helder Cámara también defendía el divorcio, endosando la posición de las iglesias greco-cismáticas, que “no excluyen la posibilidad de un nuevo casamiento religioso para quien fue abandonado (por el cónyuge)”. Al preguntársele si eso no iría a dar la razón a los laicistas, él respondió: “¿Qué importa que alguien cante victoria, si está en lo cierto?”.
     
El inquieto arzobispo reivindicaba también, en alta voz, la ordenación de mujeres. Hablando a un grupo de obispos, durante el Concilio Vaticano II, preguntaba insistentemente: “díganme, por favor, si encuentran algún argumento efectivamente decisivo para impedir el acceso de mujeres al sacerdocio, o si es que se trata solamente de un prejuicio masculino”.
     
Y no le importaba si el Concilio Vaticano II impidió después esa posibilidad. Según Mons. Cámara, “tenemos que ir más allá de los textos conciliares [cuya] interpretación nos compete a nosotros”. Ese “ir más allá” significa interpretar los textos como se antoje...
    
Mas sus devaneos no terminan ahí. En una conferencia realizada ante los Padres conciliares, en 1965, afirmaba: “yo creo que el hombre creará la vida artificialmente, llegará a la resurrección de los muertos, y (…) obtendrá resultados milagrosos en la recuperación de pacientes del sexo masculino, a través del injerto de glándulas genitales de monos”.
   
DEFENDIENDO LA UNIÓN SOVIÉTICA, CHINA Y CUBA
Las tomas de posición concretas de Mons. Helder Cámara a favor del comunismo (aunque a veces le criticara el ateísmo) fueron numerosas y consistentes.
    
Por ejemplo, permanece tristemente notorio su discurso del 27 de enero de 1969, en Nueva York, durante la sexta conferencia anual del Programa Católico de Cooperación Interamericana. Su intervención fue tan favorable al comunismo internacional que le valió un apodo que quedaría indisolublemente ligado a su nombre: “el Arzobispo rojo”.
    
Después de haber reprobado duramente la política de los Estados Unidos y su posición antisoviética, Mons. Cámara propuso un corte drástico en las fuerzas armadas de los EE. UU., mientras pedía a la U.R.S.S. mantener sus capacidades bélicas, a fin de confrontar el “imperialismo”. Consciente de las consecuencias de esta estrategia, él se defendió de antemano: “¡No me digan que esta proposición colocaría el mundo en las manos del comunismo!”.
    
Del ataque contra los Estados Unidos, Mons. Cámara pasó a tejer elogios a la China de Mao Tse-Tung, entonces en plena “revolución cultural” que causó millones de muertes. El Arzobispo rojo pidió formalmente la admisión de China comunista a la ONU, con la consecuente expulsión de Taiwán. Y terminó su discurso con un llamado a favor del dictador cubano Fidel Castro, que en aquella época estaba activamente empeñado en promover guerrillas sangrientas en toda América Latina. También exigió que Cuba fuese readmitida en la Organización de Estados Americanos –OEA–, de la cual había sido expulsada en 1962.
  
Esta intervención, tan descaradamente procomunista y antioccidental, fue denunciada por el Prof. Plinio Correa de Oliveira en el manifiesto “El Arzobispo rojo abre las puertas de América y del mundo al comunismo”: 
“...las declaraciones contenidas en el discurso de Mons. Helder delinean una política de rendición incondicional del mundo ante el comunismo. Estamos delante de una realidad chocante: un obispo de la Iglesia Católica Romana empeña el prestigio derivado de su dignidad como sucesor de los Apóstoles para demoler los bastiones de la defensa militar y estratégica del mundo libre frente al comunismo. El comunismo, sí, que es el más radical, el más implacable, el más cruel e insidioso de los enemigos que jamás embistieron contra la Iglesia y la civilización cristiana en todos los tiempos” [7].
  
UN PROYECTO DE REVOLUCIÓN COMUNISTA PARA AMÉRICA LATINA
Pero tal vez el episodio que causó mayor asombro fue el llamado “caso Comblin”.
  
Helder Cámara y José Comblin
   
En junio de 1968, un documento-bomba, preparado bajo los auspicios de Mons. Helder Cámara por el sacerdote belga José Comblin, profesor del Instituto Teológico (Seminario), en Recife, se filtró a la prensa brasileña. El documento proponía, sin tapujos, un plan subversivo para desmantelar el Estado y establecer una “dictadura popular” de carácter comunista. He aquí algunos puntos:
  • Contra la propiedad. En el documento, el P. Comblin defiende una triple reforma –agraria, urbana y empresarial– partiendo del presupuesto de que la propiedad privada, y por lo tanto el capital, son intrínsecamente injustos. Cualquier uso privado del capital debe ser prohibido por ley.
  • Total Igualdad. El objetivo, afirmaba Comblin, es establecer la igualdad total. Toda jerarquía, tanto en el plano político-social como eclesial, debe ser abolida.
  • Revolución política y social. En el campo sociopolítico esa revolución igualitaria proponía la destrucción del Estado a manos de “grupos de presión” radicales, los cuales, una vez tomado el poder, deberán establecer una férrea “dictadura popular” para amordazar a la mayoría, considerada “indolente”.
  • Revolución en la Iglesia. Para permitir que esa minoría radical gobierne sin obstáculos, el documento proponía la anulación virtual de la autoridad de los obispos, que estarían sometidos al poder de un órgano compuesto solamente por extremistas, una especie de “Politburó” eclesiástico.
  • Abolición de las Fuerzas Armadas. Las Fuerzas Armadas deberían ser disueltas y sus armas distribuidas al pueblo.
  • Censura a la prensa, radio y TV. En cuanto el pueblo no hubiere alcanzado un cierto nivel, controlarlas. Las élites que no concuerden deberán dejar el país.
  • Tribunales Populares. Acusando al Poder Judicial de estar “corrompido por la burguesía”, Comblin propone el establecimiento de “tribunales populares extraordinarios”, para aplicar juicios sumarios contra cualquiera que se oponga a este viento revolucionario.
  • Violencia. En el caso que no fuese posible implementar este plan subversivo por medios normales, el profesor del seminario de Recife consideraba legítimo recurrir a las armas, para establecer por la fuerza militar el régimen que él teorizó [8], en alianza con otros grupos revolucionarios: “Es necesario ensuciarse las manos con alianzas sucias”, proclamaba [9].
 
EL APOYO DE HELDER CÁMARA
El “documento Comblin” tuvo en la opinión pública de Brasil el efecto de una bomba atómica. En medio de la polémica que se siguió, el sacerdote belga no negó la autenticidad del documento, sino que “explicó” que se trataba“solamente de un esbozo” (sic!). Por su lado, la Curia de Olinda-Recife admitió que el documento había salido del Seminario diocesano, sí, pero afirmaba que“no es un documento oficial”(sic!).
   
Interpretando la legítima indignación del pueblo brasileño, el Prof. Plinio Correa de Oliveira escribió entonces una carta abierta a Mons. Helder Cámara, publicada en 25 periódicos brasileños. Leemos en la carta:
“Estoy cierto de interpretar el sentimiento de millones de brasileños pidiendo a Su Excelencia que expulse del Instituto Teológico de Recife y de la Arquidiócesis, al agitador que se aprovecha del sacerdocio para apuñalar a la Iglesia, y abusa de la hospitalidad brasileña para predicar el comunismo, la dictadura y la violencia en Brasil”.
     
Helder Cámara respondió evasivamente: “Todo el mundo tiene el derecho de discordar. Yo simplemente oigo todas las opiniones”. Pero al mismo tiempo, confirmó al P. Comblin en el cargo de profesor del Seminario, respaldándolo con su autoridad episcopal. Finalmente el gobierno brasileño revocó la visa del sacerdote belga, que enseguida tuvo que dejar el país.
  
TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN
  
Mons. Helder Cámara también es recordado como uno de los paladines de la llamada “Teología de la Liberación”, condenada por el Vaticano en 1984.
  
Dos declaraciones sintetizan esa teología. La primera, del compatriota de Mons. Helder Cámara, Leonardo Boff: “Lo que proponemos es marxismo, materialismo histórico, en la teología” [10]. La segunda, del peruano P. Gustavo Gutiérrez, fundador de la corriente: “lo que entendemos como teología de la liberación es el envolvimiento en el proceso político revolucionario” [11]. Gutiérrez incluso explica el sentido de esa participación:
“Solamente yendo mucho más allá, mucho más allá de una sociedad dividida en clases (…) solamente eliminando la propiedad privada de la riqueza creada por el trabajo humano, seremos capaces de establecer las bases para una sociedad más justa. Es por eso que los esfuerzos para proyectar una nueva sociedad en América Latina están moviéndose cada vez más en dirección al socialismo” [12].

Precisamente sobre este tema fue recientemente publicado en Italia un libro por la editora Cantagalli: Teologia de la Liberación: un salvavidas de plomo para los pobres [13].
    
¿AMIGO DE LOS POBRES Y DE LA LIBERTAD?
Pero talvez la mayor falacia sobre Mons. Helder Cámara es la de presentarlo como un amigo de los pobres y defensor de la libertad.
    
El título de “defensor de la libertad” le cae muy mal a quien elogió algunas de las dictaduras más sangrientas que flagelaron el siglo XX. Primeramente el nazismo y después el comunismo, en todas sus vertientes: la soviética, la cubana, la china…
   
Es que en Helder Cámara esos extremos se tocaban. Y esto es lógico, porque el nazismo (o sea, nacional-socialismo) y el comunismo, opuestos en la apariencia, se nutren de la misma raíz ideológica anticristiana, el marxismo.
     
Pero por encima de todo, el título de “amigo de los pobres” no corresponde para nada a quien apoyó regímenes que causaron una pobreza tan espantosa que fueron calificados por el entonces cardenal Joseph Ratzinger como la“vergüenza de nuestro tiempo” [14].
    
Un análisis cuidadoso de América Latina –país por país– muestra claramente que donde fueron aplicadas las políticas propuestas por Mons. Helder Cámara, el resultado fue un aumento significativo de la pobreza y del descontentamiento popular. Y donde, al contrario, fueron aplicadas políticas opuestas, el resultado fue un aumento general de bienestar.
     
Baste un ejemplo: la Reforma Agraria, de la cual Mons. Helder Cámara fue el principal promotor en Brasil y que, en vez de la panacea prometida, resultó ser “el peor fracaso de la política pública en nuestro país”, según palabras del insospechado Francisco Graziano Neto, presidente del INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria), organismo responsable por la implementación de la reforma agraria en el vecino país [15].
    
El lector interesado en explorar el tema, con gran cantidad de datos estadísticos relevantes, puede consultar el libro mencionado más arriba. [16]
    
Tenía razón el conocido periodista italiano Indro Montanelli cuando dijo:“la izquierda ama tanto a los pobres, que todas las veces que llega al poder, hace que su número aumente”.
    
¿Qué sentido, qué valor tiene, pues, beatificar a un personaje con tan pesados antecedentes como demoledor del orden eclesiástico y social?
    
Una famosa poesía de Mons. Helder Cámara pinta bien el fondo de su pensamiento:

“Soñé que el Papa se volvía loco
y él mismo atizaba fuego
al Vaticano
y a la Basílica de San Pedro…
    
"Locura sagrada,
porque Dios atizaba el fuego
que los bomberos
en vano
trataban de extinguir.
   
"El Papa loco,
salía por las calles de Roma,
diciendo adiós a los Embajadores,
acreditados ante él;
arrojando la tiara al río Tíber;
repartiendo entre los pobres
todo el dinero
del Banco del Vaticano…
   
"¡Qué vergüenza para los cristianos!
¡Para que un Papa
viva el Evangelio,
tenemos que imaginarlo
en plena locura... !"
     
NOTAS
[1] Cfr. Julio LOREDO, L’altro volto di Dom Helder, “Tradizione Famiglia Proprietà”, noviembre 1999, pp. 4-5.
[2] Luiz Alberto GOMES DE SOUZA, A JUC. Os estudantes católicos e a política, Editora Vozes, Petrópolis 1984, p. 156.
[3] Haroldo LIMA y Aldo ARANTES, História da Ação Popular. Da JUC ao PC do B, Editora Alfa-Omega, São Paulo 1984, p. 27-28.
[4] Ibid., p. 37.
[5] Ver, por ejemplo, Scott MAINWARING, The Catholic Church and Politics in Brazil, 1916-1985, Stanford University Press, 1986, p. 71.
[6] Cfr. Helder PESSOA CÂMARA, Obras Completas, Editora Universitária, Instituto Dom Helder Câmara, Recife, 2004. Ver también, Massimo INTROVIGNE, Una battaglia nella notte, Sugarco Edizioni, Milán 2008.
[7] Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, O Arcebispo vermelho abre as portas da América e do mundo para o comunismo, “Catolicismo” Nº 218, febrero 1969. Es interesante confrontar –para relevar las numerosas semejanzas– el discurso de Mons. Helder con el proferido por Ernesto “Che” Guevara en la ONU el 12 de diciembre de 1964.
[8] Ver Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, TFP pede medidas contra padre subversivo, “Catolicismo”, Nº 211, julio 1968.
[9] Plinio CORRÊA DE OLIVEIRA, O Incólume, “Folha de S. Paulo”, 7 de diciembre de 1969.
[10] Leonardo BOFF, Marxismo na Teologia, in “Jornal do Brasil”, 6 de abril de 1980.
[11] Gustavo GUTIÉRREZ, Praxis de libertação e fé cristã, Apéndice a Id., Teologia da libertação, Editora Vozes, Petrópolis 1975, pp. 267 - 268.
[12] Gustavo GUTIÉRREZ, Liberation Praxis and Christian Faith, in Lay Ministry Handbook, Diócesis de Brownsville, Texas 1984, p. 22.
[13] Julio LOREDO, Teologia della liberazione: un salvagente di piombo per i poveri, Cantagalli, Siena 2014.
[14] SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Instrucción Libertatis Nuntius, 6 de agosto de 1984, § XI, 10.
[15] Francisco GRAZIANO NETO, Reforma Agraria de qualidade, in “O Estado de S. Paulo”, 17 de abril de 2012.
[16] Julio LOREDO, Teologia della liberazione... cit., pp. 315-338. El libro, de próxima publicación en el Perú, en su edición original italiana puede ser solicitado online a info@atfp.it

viernes, 24 de abril de 2015

MADAME NHU: LA GUERRERA DE VIETNAM

Traducción del artículo "A 'bela primavera' descansou in Deus", escito por Helio Dias Viena para AGÊNCIA BOA IMPRENSA (Aquí disponible)
  
Oriunda de estirpes de alto linaje y célebre por la férrea oposición que ofreció al comunismo en Vietnam, a los 86 años falleció piadosamente en Roma la indómita Madame Ngô Dinh Nhu, cuyo nombre de soltera –Tran Xuan– significa “bella primavera”. Ella tenía 86 años. Era Domingo de Pascua (24 de Abril), en la bella primavera europea.
  
Madame Ngô-dinh-Nhu (Tran Xuan)
   
Convertida en 1943, Madame Nhu se mantuvo como militante católica hasta los últimos años de su vida, saliendo de casa solamente para ir a Misa. Esta buena católica infundía tanto miedo a los comunistas de Vietnam que éstos la llamabam “Madame Dragón”.
  
Sus padres –Tran Van Chuong y Nam-Tran Chuong– eran budistas y renunciaron a los puestos de embajador en EUA y de observadora permanente junto a la ONU en protesta por la orientación católica y anticomunista del gobierno survietnamita de Ngô Dinh Diem, en el cual su hija ejercía grande influencia.
  
Madame Nhu estaba casada con Ngô Dinh Nhu (1910-1963), hermano menor y consejero político de Ngô Dinh Diem (1901-1963), Presidente de Vietnam. Ellos eran hijos de un mandarín consejero del Emperador de Indochina cuya familia fue convertida al catolicismo por misioneros portugueses en el siglo XVII. Y se honraban de ser hermanos del Arzobispo de Hué, Mons. Ngô Dinh Thuc.

Mons. Pierre Martin Ngô Dinh Thuc, Arzobispo de Hué y mártir de la Fe
   
Tras diversas vicisitudes, en 1955 –año en el cual Ngô Dihn Diem se convirtió en su primer presidente– el Vietnam estaba dividido en dos partes: el Norte comunista, con capital en Hanói, y el Sur capitalista, dirigido desde Saigón. Apoyado por China, el Norte era una amenaza constante para el Sur, que le hacía frente apoyado por los Estados Unidos.
  
En 1961, con la ascensión de John Kennedy a la presidencia de los Estados Unidos, las cosas comenzaron a cambiar. A pesar de ser católico, Kennedy pasó primero a adoptar una política de pasividad ante las agresiones que comunistas y budistas (enemigos de la Fe) movían contra el goberno survietnamita, pasando después a una política colaboracionista. Así, siguiendo órdenes directas de Kennedy, el embajador Henry Cabot Lodge dejó de comparecer a las reuniones con el Presidente Ngô Dinh Diem, avalando implícitamente aquellas agresiones.
 
Tal situación perduró hasta el momento en que, sabiendo que algunos generales survietnamitas estabam dispuestos a dar un golpe, el gobierno norteamericano les hizo saber que podían proceder libremente, pues los Estados Unidos no se lo impediría.
   
Así, el día 1 de noviembre de 1963 el Palacio Presidencial fue cercado, pero el Presidente y su hermano consiguieron huir por una puerta secreta. Capturados al día siguiente, ambos fueron asesinados cruel y fríamente por un capitán del ejército.
   
Todo eso probablemente no habría acontecido si motivos de orden personal –una cirugía ocular– no hubiese obligado Madame Nhu a prolongar contra su voluntad la permanencia en Estados Unidos, pues ella, al contrario del Presidente y de su marido, no confiaba en el gobierno Kennedy.
   
Sea como fuere, no se completaron tres semanas cuando le tocó a Kennedy rendir cuentas. Su asesinato en Dallas el día 22 de noviembre fue interpretado por Madame Nhu como un castigo de Dios por el crimen infame contra los dos líderes anticomunistas y contra el propio Vietnam, cuya rendición al comunismo estaba siendo cuidadosamente preparada.
    
Esto llegó a su término el día 30 de agosto de 1975, cuando el país fue unificado bajo la bota comunista. Inicióse entonces para su población un verdadero calvario. Millares de personas de todas las edades y condiciones emprendieron dramática fuga a través de los mares, sin que ninguna nación los acogiese. Y algunas pocas que lo hicieron, los colocaron indefinidamente en condiciones simplemente infrahumanas.
    
En medio a todos edos horrores y traiciones, una nota de dignidad: cuando, presionado por Nixon –el iniciador de la apertura para la China roja y consumador de la traición de Kennedy en relación al Vietnam– llegó el turno del embajador survietnamita para firmar en París el “tratado de paz” con el Norte, él lo hizo; mas enseguida, indignado, ¡arrojó la pluma al piso!
  
Esta escena fue recordada por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira en el artículo que escribió para la Folha de S. Paulo, intitulado: “Jogando a caneta no chão”. Además, por iniciativa del fundador de la TFP, esta organización fue de las pocas voces que se alzaron en defensa de los vietnamitas en el decurso de su trágico y luengo oprobio.
  
Dolorida, Madame Nhu asistió a todo desde su exilio. Pero ahora, la Eterna Primavera, para su Vietnam querido, pero traicionado, vilipendiado y escarnecido, ella está implorando a la Reina de Cielos y Tierra la pronta liberación de la tiranía comunista.
   
ADDENDA
Cuando ocurrió la Ofensiva del Tet (derrocamiento y magnicidio de Jean Baptiste Ngô Dinh Diem), Madame Nhu se pronunció diciendo: "La rebelión no habría comenzado sin la incitación o el apoyo de los Estados Unidos", y añadió: "No puedo quedarme en un país cuyo gobierno me ha apuñalado por la espalda"

SAN FIDEL DE SIGMARINGA, PROTOMÁRTIR DE LA PROPAGANDA FIDE

"Os intimamos, hermanos, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo, a que os apartéis de cualquiera de vuestros hermanos que proceda desordenadamente". (2 Tesalonicenses, 3, 6).
   
San Fidel de Sigmaringa

Desde su infancia, este santo estuvo adornado de todos los dones de la naturaleza y de la gracia. Encargado por una familia noble de acompañar a tres jóvenes en un viaje a través de varios estados de Europa, trató de inspirarles el amor a la religión y el gusto a la piedad, más con sus ejemplos que con sus palabras. Algunas injusticias que no pudo impedir en el ejercicio de su profesión de abogado lo impulsaron a huir de los peligros del mundo. Se hizo capuchino y obró tantas conversiones que los calvinistas resolvieron deshacerse de él. Cayó bajo sus puñales asesinos invocando los nombres de Jesús y de María, el 24 de abril de 1622.
  
MEDITACIÓN SOBRE LAS BUENAS Y MALAS COMPAÑÍAS
  
I. Huye de las malas compañías; insensiblemente se insinúa el vicio e insensiblemente desaparece el amor a la virtud. Acaso resistas en un principio, pero terminarás siendo arrastrado. Te familiarizarás con el vicio y no te avergonzarás ni de decir, ni di hacer lo que dicen o hacen los demás. ¡Desdichado! ¿Acaso tu misma experiencia no te ha demostrado ya cuán peligrosas son las malas compañías? "Mira las faltas ajenas como una vergüenza, nunca como un ejemplo". (San Euquerio).
   
II. El demonio no tiene instrumento más poderoso para perder un alma que un mal compañero; es el intérprete de su voluntad y el ejecutor de sus órdenes. Inficiona el entendimiento con sus máximas dañinas; arrastra la voluntad con sus ejemplos perniciosos. Es como un pájaro, a quien el demonio mantiene en su trampa, que busca atraer otros a ella. Opón tú a sus máximas y a sus ejemplos las máximas del Evangelio y los ejemplos de los santos.
  
III. Abandona lo antes posible esa mala compañía; huye de los habitantes de Sodoma, o, de lo contrario, prepárate a perecer con ellos. Rompe con esa amistad peligrosa; por más santo que te creas, te asemejarás a quien frecuentas. Conversa con las almas santas: insensiblemente te inspirarán el amor a la virtud y el horror al vicio.
  
Huir de las malas compañías. Orad por la Iglesia.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que habéis abrasado al bienaventurado Fidel con seráficos ardores de caridad, y que lo habéis coronado con la palma del martirio y con el don de milagros por su celo en la propagación de la fe, os suplicamos en nombre de sus méritos e intercesión, que de tal modo nos confirméis en la fe y en la caridad por vuestra divina gracia que podamos permanecer fieles hasta la muerte en vuestro servicio. Por J. C. N. S. Amén.

jueves, 23 de abril de 2015

ORACIÓN A SAN JORGE POR LA MILICIA TEMPORAL Y ESPIRITUAL

San Jorge en la Batalla de Puig (Andrés Marzal de Sax)
   
¡Oh San Jorge, eres la honra de la milicia cristiana! El servicio del príncipe temporal no te hizo olvidar tus obligaciones para con el Rey del Cielo. Derramaste tu sangre por la fe de Cristo, y en recompensa Él te ha constituido jefe y guía de los ejércitos cristianos. Sé su sostén ante las filas enemigas, y concede la victoria a los defensores de la causa justa. Protégelos debajo de tu estandarte, cúbrelos con tu escudo y esparce el miedo delante de ellos. El Señor es el Dios de los ejércitos, y la guerra entra a veces en los planes de su Providencia, ya en vista de su justicia, ya en la de su misericordia. Jefes y soldados tienen necesidad del auxilio celestial. Al hacer la guerra, parecerá a veces que hacen la obra del hombre, mientras que en realidad hacen la de Dios. Por esta razón son más accesibles que los demás hombres a los sentimientos generosos, y por eso mismo su corazón es más religioso. El sacrificio, el peligro, los eleva sobre ellos mismos; también los soldados tienen su lugar distinguido entre los fastos de los mártires. Vela por el ejército de nuestra patria. Hazle tan cristiano como valeroso; sabemos que no han puesto en vano en ti sus esperanzas los hombres de guerra.
   
En la tierra no sólo existe milicia temporal; hay otra en la que están alistados todos los fieles de Cristo. San Pablo, hablando de todos nosotros, ha dicho: "que no serán coronados sino los que lucharen legítimamente". Hemos de contar con la lucha en este mundo, si escuchamos las exhortaciones del mismo Apóstol: "Cubrios con la armadura de Dios, nos dice, para que podáis resistir los ataques del diablo. Tomad por cinturón la verdad, por coraza la justicia, por calzado la resolución de andar por el camino del Evangelio, por escudo la fe, por casco la esperanza de la salvación y por espada la palabra de Dios". ¡Somos, pues, guerreros como tú! Nuestro Jefe divino resucitado, antes de subir al Cielo quiere pasar revista a su ejército; preséntanos a Él. Nos ha admitido en las filas de su guardia, a pesar de nuestras infidelidades pasadas; a nosotros por tanto corresponde hacernos dignos de tal honor. La prenda de la victoria la tenemos en la Eucaristía, ¿cómo nos hemos de dejar vencer? Vela por nosotros, ¡valiente guerrero! Que tus oraciones nos ayuden mientras tus ejemplos nos animan a luchar como tú contra Satanás. Cada pieza de nuestra armadura le es temible; el mismo Jesús la ha preparado para nosotros y la ha templado en su sangre; da fuerzas a nuestro valor, para que podamos como tú, presentársela entera, el día en que nos invite a su descanso eterno.
   
La cristiandad entera tiene necesidad de que te acuerdes de los homenajes que te prodigó en otros tiempos. Por desgracia la antigua piedad hacia ti se ha enfriado, y para muchos cristianos tu fiesta pasa inadvertida. No te ofendas por ello, ¡oh santo mártir!, imita a tu Maestro que hace salir su sol sobre los buenos y malos. Tén piedad de este mundo en medio del cual ha sido sembrado el error, y que en este momento se agita en convulsiones terribles. Mira con compasión a Inglaterra, que ha sido seducida por el dragón infernal. Los antepasados te lo piden desde el Cielo, ¡oh poderoso guerrero!; sus hijos te suplican desde la tierra. En nombre de Jesús resucitado te conjuramos ayudes a la resurrección de un pueblo que fue tuyo.
   
Dom Prósper Gueranger, OSB. El Año Litúrgico (I Edición española), Tomo III, págs. 703-705. Editorial Aldecoa (Burgos-España), 1956.

SAN JORGE, MÁRTIR

"Combate valerosamente por la fe, conquista la vida eterna para la cual fuiste llamado". (1 Timoteo, 6, 12)
   
San Jorge
  
Es un Santo oriental, cuya devoción se extendió del Oriente hacia el Occidente como los rayos del sol, debido a su noble origen, su atractiva juventud, su brillante inteligencia, su firme devoción, y el gran entusiasmo que irradiaba de sus ojos mientras montaba su caballo presidiendo la guardia real. Finalmente, muchos fueron los suplicios que soportó, con gran valentía, en defensa de su fe cristiana.
 
Nació en Capadocia, en el año 280, en una familia noble y cristiana. Su padre, Caratos, murió mártir por su fe cristiana -después de esto su madre lo llevó a su pueblo natal: Lydda (Lod), en Palestina. Acudía San Jorge a las reuniones de los primeros cristianos; allí recibió las enseñanzas de los Evangelios y una sólida educación, formándose su carácter-. Dotado de una gran bizarría, notables condiciones físicas y de excepcional gallardía, sintió inclinación por la carrera de las armas; se incorporó al ejército del Emperador, llegando en poco tiempo, a ser nombrado capitán de una división.
 
¡Qué hermosa victoria la que este generoso soldado de Jesucristo obtuvo contra los tiranos! Diocleciano, que le había conferido el cargo de tribuno en recompensa de su valor, se lo quitó para castigar su fidelidad a Dios. Fue desgarrado con una rueda erizada de espadas, se le hizo rodar sobre el cuerpo una enorme piedra, se le sumergió en cal viva: salió vencedor en todos estos combates. Pidió entrar en el templo de los ídolos; fue allí conducido y, con una sola palabra, derribó todas las estatuas. Fue, finalmente, degollado, hacia el año 303.
    
MEDITACIÓN SOBRE EL PERFECTO SOLDADO DE JESUCRISTO
I. San Jorge fue fiel a Jesucristo. El emperador no escatimó promesas, ni amenazas, ni tormentos para relajar su fidelidad; con todo, nada fue capaz de hacerle vacilar. ¿Cómo soportas tú los sufrimientos? ¿Si se pusiese a prueba tu fidelidad, preferirías antes perder bienes, honores y vida, que la fe? ¡Ay! una palabra te espanta, la prosperidad de un día te hace olvidar a Dios. "¿Cómo resistirías la cólera de los tiranos, tú que no puedes resistir las burlas de un amigo?" (San Jerónimo) .
    
II. El santo fue tan valiente como fiel, pues no retrocedió ante los más crueles suplicios cuando se trató de defender la causa de Jesucristo. A ti la menor dificultad te espanta, quieres ser santo, pero a condición de sustraerte a las dificultades que se encuentran en el camino de la santidad. Mucho ardor pones en hacer triunfar tus proyectos y empresas; ¿acaso hay un proyecto, una empresa más importante que la de tu salvación?
   
III. La perseverancia es la virtud que debe asegurar tu salvación. Olvídate, pues, de las obras pasadas; considera lo que te falta para hacer; piensa en la corona que te espera, en Dios que es testigo de tus trabajos, en la eternidad que es la recompensa de és tos, y no te costará tanto sufrir. "¿Cuál es el santo que ha sido coronado sin pasar por la tribulación? Indaga, y verás que todos han sufrido adversidad". (San Ambrosio).
   
La fidelidad a Dios. Orad por los que son tentados.
   
ORACIÓN
Oh Dios, que para regocijar nuestras almas nos ofrecéis los méritos y la intercesión del bienaventurado mártir Jorge, concedednos, por vuestra gracia, las mercedes que os pedimos por su intermedio. Por J. C. N. S. Amén

miércoles, 22 de abril de 2015

PATRONATO DE SAN JOSÉ SOBRE LA IGLESIA CATÓLICA

"Nunca pedí nada a San José, sin haber sido oída" (Santa Teresa de Jesús)
   
San José, Patrono de la Iglesia Católica
   
Hoy se suspende la serie de misterios del Tiempo pascual; otro objeto atrae por un momento nuestra atención. La Santa Iglesia nos incita a consagrar la jornada al culto del Esposo de María, del Padre nutricio del Hijo de Dios, Patrón de la Iglesia Católica. El 19 de marzo le hemos rendido nuestro homenaje anual; pero se trata de erigir para la piedad del pueblo cristiano un monumento de reconocimiento a San José, socorro y apoyo de todos los que le invocan con confianza.
   
HISTORIA DEL CULTO HACIA SAN JOSÉ
La devoción a San José estaba reservada para estos últimos tiempos. Su culto, fundado en el Evangelio mismo, no debía desarrollarse en los primeros siglos de la Iglesia; no porque los fieles, considerando el papel de San José en la economía del misterio de la Encarnación, estuviesen coartados de algún modo en los honores que hubieran querido rendirle; sino que la divina Providencia tenía sus razones misteriosas para retardar el momento en que la Liturgia debía prescribir cada año los homenajes públicos debidos al Esposo de María. El Oriente precedió al Occidente, así como ocurrió otras veces, en el culto especial de San José; pero en el siglo XV, la Iglesia latina le habla adoptado todo entero, y desde entonces no ha cesado de progresar en las almas católicas. Las grandezas de San José han sido expuestas el 19 de Marzo; el fin de la presente fiesta no es el volver sobre este inagotable asunto. Tiene su motivo especial de institución que es necesario dar a conocer. La bondad de Dios y la fidelidad de nuestro Redentor a sus promesas se unen siempre más estrechamente de siglo en siglo, para proteger en este mundo la chispa de vida sobrenatural que debe conservar él hasta el último día. En este fin misericordioso, una sucesión ininterrumpida de auxilios viene a caldear, por decirlo así, cada generación, y a traerle un nuevo motivo de confianza en la divina Redención. A partir del siglo XIII, en que comenzó a hacerse sentir el enfriamiento del mundo, como nos lo atestigua la misma Iglesia, ("Frigescénte mundo"— Oración de la fiesta de los Estigmas de San Francisco), cada época ha visto abrirse una nueva fuente de gracias. Apareció primero la ñesta del Santísimo Sacramento, cuyo desarrollo ha producido sucesivamente la Procesión solemne, las Exposiciones, las Bendiciones, las Cuarenta Horas. A ella siguió la devoción al santo Nombre de Jesús, cuyo apóstol principal fue San Bernardino de Siena y la del "Vía Crucis" o "Calvario", que produjo tantos frutos de compunción en las almas. El siglo XVI vio renacer la comunión frecuente, por la influencia principal de San Ignacio de Loyola y de su Compañía. En el XVII fue promulgado el culto del Sagrado Corazón de Jesús, que se estableció en el siglo siguiente. En el XIX, la devoción a la Santísima Virgen tomó un incremento y una importancia que son las características sobrenaturales de nuestro tiempo. Ha sido restablecida la devoción al santo Rosario, y al Santo Escapulario, que nos legaron las edades precedentes; las peregrinaciones a los santuarios de la Madre de Dios, suspendidas por los prejuicios jansenistas y racionalistas, han vuelto a resurgir; la Archicofradía del Sagrado Corazón de María ha extendido sus afiliaciones por el mundo entero; numerosos prodigios han venido a recompensar la fe rejuvenecida; en fin, para terminar: el triunfo de la Inmaculada Concepción, la Asunción y el Inmaculado Corazón, preparado y esperado en los siglos menos favorables. Pero la devoción a María no podía desarrollarse sin el culto ferviente de San José. María y José se hallan tan íntimamente unidos en el misterio de la Encarnación, ia una como Madre del Hijo de Dios, el otro como guardián del honor de la Virgen y Padre nutricio del Niño-Dios, que no se les puede aislar el uno del otro. Una veneración particular a San José ha sido pues la consecuencia del desarrollo de la piedad hacia la Virgen Santísima.
   
TÍTULOS DE SAN JOSÉ A NUESTRA DEVOCIÓN
Pero la devoción al Esposo de María no es solamente un justo tributo que rendimos a sus prerrogativas; es también para nosotros la fuente de un nuevo socorro tan extenso como poderoso, habiendo sido puesto entre las manos de San José por el mismo Hijo de Dios. Escuchad el lenguaje inspirado de la Iglesia en la Liturgia: ¡"Oh José, honra de los habitantes del cielo, esperanza de nuestra vida aquí abajo, el "sostén de este mundo"! (Himno de Laudes de la Solemnidad de S. José. "Cǽlitum, Jóseph, decus atque nostrae"... etc.) ¡Qué poder en un hombre! Pero buscad también un hombre que haya tenido con el Hijo de Dios sobre la tierra relaciones tan íntimas como José. Jesús se dignó estarle sumiso aquí abajo; en el cielo, tiene empeño en glorificar a aquel de quien quiso depender, y a quien confió su niñez y el honor de su Madre. El poder de San José es pues ilimitado; y la Santa Iglesia nos invita hoy a recurrir con una confianza absoluta a este Protector omnipotente. En medio de las terribles agitaciones de las cuales es el mundo víctima, invóquenlo los fieles con fe y serán protegidos. En todas las necesidades de alma y cuerpo, en todas las pruebas y crisis que el cristiano deba atravesar, así en el orden temporal como en el orden espiritual, que recurra a San José y su confianza no se verá defraudada. El Rey de Egipto decía a sus pueblos hambrientos: "Id a José." (Gén., XLI, 55); el Rey del cielo nos hace la misma invitación; y el fiel custodio de María tiene más crédito ante él que el hijo de Jacob, intendente de los graneros de Menfis, lo tuvo ante el Faraón. La revelación de este nuevo refugio preparado para los últimos tiempos ha sido, desde luego, comunicada, según la costumbre que Dios guarda de ordinario, a las almas privilegiadas a las cuales estaba ella confiada como un germen precioso: así fué para la institución de la fiesta del Santísimo Sacramento, para la del Sagrado Corazón de Jesús, y para otras más. En el siglo XVI, Santa Teresa, cuyos escritos estaban llamados a extenderse por el mundo entero, recibió en un grado superior comunicaciones divinas a este propósito, y consignó sus sentimientos y sus deseos en su vida escrita por ella misma. 
   
SANTA TERESA Y SAN JOSÉ
He aquí como se expresa Santa Teresa:
"Tomé por abogado y señor al glorioso San José y encomendéme mucho a él. Vi claro que así de esta necesidad, como de otras mayores de honra y pérdida de alma, este padre y señor mío me sacó con más bien que yo le sabía pedir. No me acuerdo, hasta ahora, haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo, de los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma: que a otros santos parece les dió el Señor gracias para socorrer una necesidad; a este glorioso santo tengo experiencia que socorre en todas, y que quiere el Señor darnos a entender que así como le fue sujeto en la tierra, que como tenía nombre de padre siendo ayo, le podía mandar, así en el Cielo hace cuanto le pide. Esto han visto otras algunas personas, a quien yo decía se encomendasen a él, también por experiencia; y aun hay muchas que le son devotas de nuevo experimentando esta verdad". (Vida. cap. VI.) 
   
Para responder a numerosos deseos y a la devoción del pueblo cristiano, el 10 de Septiembre de 1847, Pío IX extendió a la Iglesia universal la fiesta del Patrocinio de San José que había sido concedido a la Orden de los Carmelitas y a algunas Iglesias particulares. Más tarde, San Pío X debía elevar esta fiesta al rango de las mayores solemnidades dotándola de una Octava. 
  
Dom Prósper Gueranger, OSB. El Año Litúrgico (I Edición española), Tomo III, págs. 257-294. Editorial Aldecoa (Burgos-España), 1956.
   
REFLEXIÓN
Pongamos pues nuestra confianza en el poder del augusto Padre del pueblo cristiano, José, sobre quien han sido acumuladas tantas grandezas para que las repartiese entre nosotros, en una medida más abundante que los otros santos, las influencias del misterio de la Encarnación del mal ha sido, después de María, el principal ministro sobre la tierra. 
  
ORACIÓN
Oh Dios, que, con inefable providencia, te dignaste elegir a San José para Esposo de tu Santísima Madre: haz, te suplicamos, que al que veneramos en la tierra como Protector, merezcamos tenerle por intercesor en los cielos. Tú que vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo, y eres Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

domingo, 19 de abril de 2015

RATZINGER: "LA MISA TRIDENTINA ES UNA LITURGIA MUERTA"

La prensa liberal y los nostálgicos de Ratzinger Tauber/Benedicto XVI lo contraponen a Francisco Bergoglio considerando al primero como conservador y hasta tradicionalista, sólo por "restablecer" la Misa Tradicional. Pero nada más lejos de la real realidad. RATZINGER ES UN "PSEUDO RESTAURADOR CONSERVADOR, O MEJOR: SEGÚN LAS SAGRADAS ESCRITURAS, UN PSEUDO PROFETA" (Padre Basilio Méramo).
   
Ratzinger: PSEUDO TRADICIONALISTA
  
Para la muestra, su juicio respecto a la Misa Tridentina (Tomado de CATÓLICOS ALERTA):
Las adiciones [litúrgicas] de la Baja Edad Media fueron eliminadas, y al mismo tiempo se adoptaron severas medidas para evitar su renacimiento. […] En ese momento, el destino de la liturgia occidental estaba vinculado a la autoridad establecida, que funcionaba de un modo estrictamente burocrático, carente de una visión histórica y considerando el problema de la liturgia sólo bajo la perspectiva de las rubricas y las ceremonias, como un problema de etiqueta en la corte de un santo, por así decirlo. Como consecuencia de esto, se produjo una arqueologización completa de la liturgia, que del estado de una historia viva, se transformó en pura conservación y, por lo tanto, condenada a una muerte interior. La liturgia se convirtió de una vez y para siempre en una construcción cerrada, firmemente petrificada. Cuanto más se ha preocupado por la integridad de sus preexistentes fórmulas, más ha perdido su conexión con las devociones concretas […]
  
En esta situación, el Barroco talló [la liturgia de la misa] sobreponiendo una para-liturgia popular sobre su verdadera y propia liturgia arqueologizada. La solemne misa barroca, por medio del esplendor de la ejecución de la orquesta, devino en una suerte de ópera sagrada, en la cual los cantos del sacerdote tenían un rol como el de un responso. [...] En las misas ordinarias, que no permitían un decurso similar, las devociones que seguían la mentalidad del pueblo fueron añadidas a la misa. (Joseph Ratzinger, Problemi e risultati del Concilio Vaticano II, Brescia: Editorial Queriniana, 1967, pp. 25-27).
  
Ello explica por qué la aplicación del Motu Proprio "Summórum Pontíficum", que dicho sea de paso, NO RESTAURA LA MISA TRADICIONAL (canonizada en Quo Primum Témpore y Divino Afflatu), SINO LA ADULTERADA POR RONCALLI (a condición de que el Triduo Pascual se oficie con el Rito Montiniano), es tan atacada por los "obispos" deuterovaticanos. Aparte, el "arte sacro" conciliar refleja el mal gusto y la anarquía (cuando no la iconoclasia dura) propia de la Triple Apostasía: Protestantismo. Francmasonería y Comunismo.

COMULGAR DE PIE NO OFRECE ESPACIO PARA LA ESPIRITUALIDAD

El arte en general (y la arquitectura en particular) refleja la espiritualidad. Antes del Vaticano II, las iglesias tenían un comulgatorio, que separaba el presbiterio de la nave, y se empleaba para que los fieles se arrodillaran al comulgar. Como consecuencia del mismo, y del Novus Ordo Missae, fue eliminado al imponerse la recepción en fila, de pie (y en repetidas oportunidades, EN LA MANO). HASTA LOS MISMOS CONCILIARES SE VEN FORZADOS A RECONOCERLO: EL COMULGATORIO OFRECE UN ESPACIO PARA LA ORACIÓN (aunque de nada les vale, puesto que en el Novus Ordo Missae NO HAY TRANSUBSTANCIACIÓN).
  
 
"No hay duda de que recibir la Santa Comunión de rodillas en el comulgatorio proporciona una gran oportunidad para el recogimiento y la oración. Recibir de rodillas es lo más preferible, como lo sentencia la instrucción conciliar Eucha­rísticum Mystérium: “Cuando los fieles comulgan de rodillas no se exige de ellos otro signo de reverencia para con el Santísimo Sacramento, porque la misma genuflexión expresa adoración” (EM, no. 34.b). Puesto que la Iglesia sugiere que los fieles reverencien la Eucaristía comulgando en esta postura, resulta desaconsejable remover la oportunidad para hacerlo. Hay también una dimensión de comunidad en el hecho de arrodillarse juntos para recibir la Comunión. Una diversidad de gentes –alcaldes, amas de casa, maestros, alumnos, obreros, personas de sociedad, niños– arrodillada alineadamente en una silente profesión de fe al recibir la Sagrada Hostia. Además, el comulgatorio provee una oportunidad, aunque momentánea, para dirigir los pensamientos ante el Crucifijo y reflexionar acerca del gran misterio del Sacrificio. Hoy, con la recepción estando de pie y en fila india, es más difícil enfocarse en el significado del Sacramento cuando se comulga. También resulta imposible en este escenario el orar o meditar (aunque sea un instante) ante el Crucifijo después de recibir, toda vez que el comulgante debe inmediatamente abrirle camino a la otra persona".
 
Greg Kandra, Architecture in Communion (Arquitectura y Comunión). 1998

viernes, 17 de abril de 2015

DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA, POR SAN JUAN MARÍA VIANNEY

El Santo Sacrificio de la Misa es la renovación incruenta del Sacrificio de Nuestro Señor en la Cruz del Calvario
      
Es innegable que el hombre, como criatura, debe a Dios el homenaje de todo su ser, y, como pecador, le debe una víctima de expiación; por esto en la antigua ley todos los días, en el templo, era ofrecida a Dios tanta multitud de víctimas. Aquellas víctimas no podían satisfacer enteramente por nuestras deudas delante de Dios; era necesaria otra víctima más santa y más pura, la cual había de continuar sacrificándose hasta el fin del mundo, víctima que había de ser capaz de pagar lo que nosotros debemos a Dios: Esta santa víctima es el mismo Jesucristo, Dios como su Padre y hombre como nosotros. Todos los días se ofrece en nuestros altares, como se ofreció en el Calvario y, por esta oblación pura y sin mancha, rinde a Dios los honores que le son debidos, y satisface, por el hombre, todo lo que éste debe a su Criador; se inmola cada día, a fin de reconocer el soberano dominio que Dios tiene sobre sus criaturas, quedando así plenamente reparado el ultraje que el pecado infiere a Dios Nuestro Señor. Ejerciendo Jesucristo de mediador entre Dios y los hombres, nos alcanza, por este sacrificio, cuantas gracias nos son necesarias; y habiéndose hecho al mismo tiempo víctima de acción de gracias, tributa Dios por los hombres todo el reconocimiento que ellos le deben. Mas, para hacernos participantes de todas estas ventajas, es preciso que pongamos algo de nuestra parte. Con el fin de haceros sentir mejor todo esto, intentaré ahora exponeros lo más claramente posible:

  1. La gran dicha de que somos participantes al asistir a la santa Misa.
  2. Las disposiciones con que a la misma hemos de asistir.
  3. Como asisten a ella la mayor parte de los cristianos.

No quiero detenerme en la explicación de lo que significan los ornamentos con que el sacerdote se reviste; creo que todos, o la mayor parte de vosotros, lo sabéis. Cuando el sacerdote se dirige a la sacristía para revestirse, representa a Jesucristo bajando del cielo para encarnarse en el seno de la Santísima Virgen, tomando un cuerpo como el nuestro, para sacrificarlo a su Padre por nuestros pecados. Al tomar el amito, que es aquella tela blanca que se pone sobre sus hombros, se nos representa el momento en que los Judíos vendaron a Jesús los ojos, dándole golpes y diciéndole: «Adivina quién te ha pegado». El alba recuerda la vestidura blanca que por burla le mandó poner Herodes al devolverlo a Pilatos. El cíngulo representa las cuerdas con que le ataron en el huerto de los Olivos y los azotes con que desgarraron sus carnes. El manípulo, que lleva el sacerdote en el brazo izquierdo, nos representa las cuerdas con que fue atado Jesús en la columna al ser azotado; se pone el manípulo en el brazo izquierdo por ser el más cercano al corazón, lo cual nos muestra el exceso del amor de Jesús, a impulsos del cual sufrió, por nuestros pecados, aquella cruel flagelación. La estola nos recuerda la soga que le echaron al cuello al cargarle la cruz a cuestas. La casulla representa el vestido de púrpura, y la túnica inconsútil sobre la cual echaron suertes.

Los ornamentos que emplea el sacerdote en la Misa representan varios de los momentos de la Pasión de Cristo

El Introito representa el ardiente deseo que los patriarcas tenían de la venida del Mesías, y por esto se repite dos veces. Cuando el sacerdote reza el Confiteor, se nos representa a Jesucristo cargando con nuestros pecados a fin de satisfacer a la justicia de Dios Padre (El santo autor ha sacado la mayor parte del sermón de San Alonso Rodríguez, Tratado VI., cap. XV.). El Kyrie eleison que quiere decir: «Señor, tened piedad de nosotros», representa el miserable estado en que nos hallábamos antes de la venida de Jesucristo. No detallemos más. La Epístola significa la doctrina del Antiguo Testamento; el Gradual significa la penitencia que hicieron los judíos después de la predicación del Bautista; el Aleluya nos representa la alegría de un alma que ha alcanzado la gracia; el Evangelio nos recuerda la doctrina de Jesucristo. Los diferentes signos de la cruz que se hacen sobre el cáliz y sobre la hostia, nos recuerdan todos los sufrimientos que Jesucristo hubo de experimentar durante el curso de su Pasión. Quizá otra vez insistiré sobre este punto.

I. Antes de mostraros la manera cómo debéis oír la santa Misa, he de deciros dos palabras sobre lo que se entiende por santo sacrificio de la Misa. Sabéis ya que el santo sacrificio de la Misa es el mismo sacrificio de la cruz que fué ofrecido allá en el Calvario el Viernes Santo. Toda la diferencia está en que, cuando Jesucristo se inmoló sobre el Calvario, aquel sacrificio era visible, es decir, se presenciaba con los ojos del cuerpo; Jesucristo fué inmolado a su Padre, por manos de sus verdugos, y derramó su sangre; por esto se le llama sacrificio Cruento: lo cual quiere decir que la sangre manaba de sus venas y se la veía correr hasta el suelo. Mas, en la santa Misa, Jesucristo se ofrece a su Padre de una manera invisible; es decir, tal inmolación la vemos con los ojos del alma pero no con los del cuerpo. Ved, en resumen, lo que es el santo sacrificio de la Misa. Mas, para daros una idea de la grandeza y excelsitud del mérito de la santa Misa, me bastará deciros, con San Juan Crisóstomo, que la santa Misa alegra toda la corte celestial, alivia a las pobres almas del purgatorio, atrae sobre la tierra toda suerte de bendiciones, da más gloria a Dios que todos los sufrimientos de los mártires juntos, que las penitencias de todos los solitarios, que todas las lágrimas por ellas derramadas desde el principio del mundo y que todo lo que hagan hasta el fin de los siglos. Si me pedís la razón de esto, ella no puede ser más clara: todos estos actos son realizados por pecadores más o menos culpables; mientras que en el santo sacrificio de la Misa es el Hombre–Dios, igual al Padre, quien le ofrece los méritos de su pasión y muerte. Ya veis, pues, según esto, que la santa Misa es de un valor infinito. Por eso hallamos en el Evangelio que, en el momento de la muerte del Salvador, se obraron muchas conversiones: el buen ladrón recibió allí la seguridad de entrar en el paraíso, muchos judíos se convirtieron y los gentiles golpeábanse el pecho reconociéndolo por verdadero Hijo de Dios. Resucitaron los muertos, se abrieran las peñas y la tierra tembló.

Si acertásemos a asistir a la santa Misa con toda suerte de buenas disposiciones, aunque tuviésemes la desgracia de ser tan obstinados como los judíos, más ciegos que los gentiles, más duros que las rocas que se abrieron, es certísimo que alcanzaríamos nuestra conversión. En efecto, nos dice San Juan Crisóstomo que no hay momentos tan preciosos para tratar con Dios de la salvación de nuestra alma, como aquellos instantes en que se celebra la santa Misa, en la que el mismo Jesucristo se ofrece en sacrificio a Dios Padre, para obtenernos toda suerte de gracias y bendiciones. «¿Estamos afligidos?, dice aquel gran Santo, pues hallaremos en la Misa toda suerte de consuelos. ¿Nos agobian las tentaciones? vayamos a oír la santa Misa, y allí hallaremos la manera de vencer al demonio.» Y, de paso, voy a citaros un ejemplo. Refiere el Papa Pío II que un caballero de la provincia de Ostia estaba continuamente atormentado por una tentación de desesperación que le inducía a ahorcarse, lo cual había intentado ya varias veces. Habiendo ido a entrevistarse con un santo religioso para exponerle el estado de su alma y pedirle consejo, el siervo de Dios, después de haberle consolado y fortalecido lo mejor que pudo, aconsejóle, que tuviese en su casa un sacerdote que celebrase allí todos los días la santa Misa. Díjole el caballero que lo haría gustosamente. Al mismo tiempo fué a recluirse en un castillo de su propiedad; allí un sacerdote celebraba lodos los días la santa Misa, que el caballero oía con la mayor devoción. Después de haber permanecido allí por algún tiempo con gran tranquilidad de espíritu un día el sacerdote le pidió permiso para ir a decir la Misa en una iglesia vecina en la que se celebraba una festividad extraordinaria; el caballero no tuvo en ello inconveniente, pues se proponía ir también allí a oír la santa Misa. Mas una ocupación imprevista le retuvo, sin que de ello se diese cuenta, hasta el mediodía. Entonces, lleno de espanto por haber perdido la santa Misa, cosa que no le acontecía nunca, y sintiéndose otra vez atormentado por su antigua tentación, salió de su casa, y encontrose con un lugareño que le preguntó donde iba. «Voy, dijo el caballero, a oír la santa Misa.» «Es ya demasiado tarde, respondió aquel hombre, pues están todas celebradas.» Fue aquélla una noticia muy cruel para el caballero, quien se puso a dar voces, diciendo: «¡Ay!, estoy perdido, pues se me escapó la santa Misa». El lugareño, que era amigo del dinero, al verle en aquel estado, le dijo: «Si queréis, os venderé la Misa que he oído y todo el fruto que de ella he sacado». El otro, sin reflexionar siquiera, lleno de pesar como estaba por haber faltado a la santa Misa contesto: «Pues sí, aquí tenéis mi capa». Aquel hombre no podía venderle la santa Misa sin cometer un grave pecado. Al separarse, el caballero no dejó, sin embargo, de proseguir su camino hacia la iglesia para rezar allí sus oraciones. Al volverse a su casa, después de sus prácticas piadosas, halló a aquel pobre paisano colgado de un árbol en el mismo lugar donde le había aceptado su capa. Nuestro Señor, en castigo de su avaricia, permitió que la tentación del caballero pasase al avaro. Movido por un tal espectáculo, aquel caballero dió gracias a Dios durante toda su vida, por haberle librado de un tan grande castigo, y no dejó nunca de asistir a la santa Misa a fin de agradecer a Dios tantas bondades. A la hora de la muerte confesó que desde que asistía diariamente a la santa Misa el demonio había dejado de inducirle a la desesperación (Cfr. P. Rossignoli, Maravillas divinas en la Sagrada Eucaristía, maravilla LXIII.ª).

Pues bien, ¿tiene razón San Juan Crisóstomo al decirnos que, si somos tentados, procuremos oír devotamente la santa Misa, con la cual alcanzaremos la seguridad de que Dios nos librará de la tentación? Si tuviésemos la debida fe, la santa Misa sería para nosotros un remedio para cuantos males nos pudiesen agobiar durante nuestra vida. ¿No es, en efecto, Jesucristo, nuestro médico de cuerpo y alma ?

II.- Hemos dicho que la santa Misa es el sacrificio del Cuerpo y de la Sangre de Jesucristo, el cual no se ofrece a los ángeles ni a los santos, sino solamente a Dios. Sabéis ya que el santa sacrificio de la Misa fué instituido el jueves Santo, al tomar Jesús el pan y transformarlo en su Cuerpo y al tornar el vino y convertirlo en su Sangre. Fué entonces cuando dió a los apóstoles y a todos sus sucesores el poder de hacer lo mismo; a lo cual llamamos nosotros sacramento del Orden. La santa Misa se compendia en las palabras de la Consagración; y sabéis ya que los ministros de la misma son los sacerdotes y el pueblo. En el santo sacrificio de la Misa, Jesucristo es el Sumo sacerdote y el ministro principal.

El Santo Sacrificio de la Misa fue instituido por Jesús el Jueves Santo, cuando tomando el pan y el vino los convirtió en su Cuerpo y Sangre.

El celebrante es verdaderamente sacerdote y ministro del sacrificio. A este fin fué llamado y ordenado; de Jesucristo ha recibido la potestad. Es el ministro de Jesucristo y ocupa el lugar del Salvador. Ofrece, pues, el sacrificio por la acción y el ministerio ajenos a su persona. Lo ofrece sin que tenga verdadera necesidad de los asistentes.

El Sacerdote, en la Misa, ocupa el lugar de Cristo (alter Christus).

Los fieles no son estrictamenente los ministros del sacrificio. Si alguna vez se los llama ministros oferentes del sacrificio, es hablando en sentido lato (ya que no lo ofrecen por sí mismos, sino por el ministerio del sacerdote), que tienen la dicha de asistir a ella, si unen su intención con la del celebrante; de lo cual concluyo, que la mejor manera de oír la santa Misa es unirse al sacerdote en todo lo que él reza, y seguirle, en cuanto sea posible, en todas sus acciones, y procurar encenderse en los más vivos sentimientos de amor y agradecimiento: éste es el método más recomendable.

Los fieles deben unirse a las oraciones del Sacredote para participar dignamente de la Misa (aunque una Misa vale con feligresía y sin ella)

En el santo sacrificio de la Misa podemos distinguir tres partes: la primera comprende desde el principio hasta el Ofertorio; la segunda, desde el Ofertorio hasta la Consagración; la tercera, desde la Consagración hasta el fin. Debo advertiros que, si nos distrajésemos voluntariamente durante una de estas tres partes, pecaríamos mortalmente (Esta aserción del santo cura de Ars es muy severa. Los fieles no han de ser tratados más rigurosamente que los sacerdotes. Y los sacerdotes son acusados de pecado mortal si se hacen culpables de una distracción voluntaria durante la Consagración); lo cual debe inducirnos a tomar la precaución de evitar que nuestro espíritu divague fijándose en cosas ajenas al santo sacrificio de la Misa. Digo que, desde el comienzo hasta el Ofertorio, hemos de portarnos como penitentes penetrados del más vivo dolor de los Pecados. Desde el Ofertorio hasta la Consagración debemos de portarnos como ministros que van a ofrecer Jesucristo a Dios Padre, y sacrificarle todo cuanto somos: esto es, ofrecerle nuestros cuerpos, nuestras almas, nuestros bienes, nuestra vida y hasta nuestra eternidad. Desde la Consagración, hemos de considerarnos como personas que han de participar del Cuerpo adorable y de la Sangre preciosa de Jesucristo y: por consiguiente, hemos de poner todo nuestro esfuerzo en hacernos dignos de tanta dicha.

La Santa Misa consta de dos partes: la Misa de los catecúmenos (desde la Señal de la Cruz hasta el Credo), y la Misa de los fieles, que se subdivide en el Ofertorio (desde el Ofertorio hasta el Sanctus), y el Sacrificio (desde el Te Igitur hasta la Acción de gracias después de Misa).

Para que lo comprendáis mejor, voy a proponeros tres ejemplos sacados de la Sagrada Escritura, los cuales os mostrarán la manera cómo habéis de oir la santa Misa: es decir, en qué cosas debéis ocuparos en aquellos momentos tan preciosos para quien acierta a comprender todo su valor. El primero es el del Publicano, y en el cual aprenderéis lo que debéis hacer al principio de la santa Misa. El segundo es el del buen ladrón, que os enseñará cómo debéis portaros durante la Consagración. El tercero es el del centurión, que os dará la norma para el tiempo de la Comunión.

Hemos dicho, primeramente, que el publicano nos enseña el comportamiento que hemos de observar al comienzo de la santa Misa, acto tan agradable a Dios y tan poderoso para conseguir toda suerte de gracias. No hemos de esperar, pues, para prepararnos, haber entrado ya en la iglesia. Un buen cristiano comienza ya a prepararse al abandonar el lecho, haciendo que su espíritu no se ocupe en otra cosa que en lo que se relaciona con tan alta ceremonia. Hemos de representarnos a Jesucristo en el huerto de los Olivos, prosternado, con la faz en tierra, preparándose al sangriento sacrificio, del cual va a ser víctima en el Calvario; así como hemos de tener también presente la grandeza de su caridad, que llegó hasta a decidirle a aceptar para sí el castigo que debíamos nosotros sufrir por toda una eternidad. En los primeros tiempos de la Iglesia, todos los cristianos iban a Misa en ayunas (porque acostumbraban a comulgar en la Misa). Conviene que, durante la madrugada, impidáis que vuestro espíritu se ocupe en negocios temporales, teniendo presente que, después de haber trabajado toda la semana para vuestro cuerpo, es muy justo que concedáis este día a los negocios del alma y a pedir a Dios la remisión de vuestros pecados. Al ir a la iglesia, procurad no conversar con nadie; pensad que seguís a Jesucristo llevando la cruz hacia el Calvario, donde va a morir para salvarnos. Antes de la santa Misa, debemos destinar unos instantes al recogimiento, a llorar nuestros pecados y a pedir a Dios perdón de ellos, a examinar las gracias de que estamos más necesitados, a fin de pedírselas durante la Misa.

Al entrar en el templo, penetraos de la gran dicha que os cabe, mediante un acto de la más viva fe, y par un acto de contrición y arrepentimiento de vuestros pecados, los cuales os hacen indignos de acercaros a un Dios tan santo y excelso. En aquel momento, pensad en las disposiciones del publicano cuando entró en el templo para ofrecer a Dios el sacrificio de su oración. Escuchad lo que nos dice San Lucas: «El publicano, se mantenía a la entrada del templo; con la mirada fija en el suelo, sin atreverse a dirigirla al altar, golpeándose el pecha y diciendo a Dios: Señor, tened piedad de mí, que soy un gran pecador» (Luc., XVIII, 13). Ya veis, pues, que no entró con un aire arrogante y altanero, como lo hacen muchos cristianos; «los cuales parece, según dice el profeta Isaías, que quieren acercarse a Dios cual si fuesen personas que nada tienen en su conciencia que pueda humillarlos delante de su Criador» (Isaías, LVIII, 2.). En efecto, fijaos en la manera de entrar de esos cristianos, los cuales tienen quizá más pecados en la conciencia que cabellos en la cabeza; los veréis entrar con un aire altanero, o mejor, con una actitud que casi es de desprecio para la presencia de Dios. Toman el agua bendita de la misma manera que tomarían agua para lavarse al volver del trabajo; lo hacen sin devoción y, la mayor parte, sin pensar que el agua bendita, tomada con reverencia, nos borra los pecados veniales y nos dispone a oir bien la santa Misa. Mirad ahora al publicano: teniéndose por indigno de entrar en el templo, va a colocarse en el rincón más obscuro de su recinto; tan confuso se halla bajo el peso de sus pecados, que ni tan sólo se atreve a levantar al cielo sus ojos. Cuán diferente, pues, de aquellos cristianos de nombre, que nunca se hallan bastante cómodos, que únicamente sobre el asiento se arrodillan, que apenas inclinan la cabeza a la Elevación, que se sientan sin muestra alguna de corrección, y frecuentemente con las piernas cruzadas. Y nada digo de aquellas personas que deberían venir a la iglesia, para llorar sus pecados, y se presentan aquí sólo para insultar con sus ostentaciones vanidosas a un Dios humillado y despreciado, sin pensar más que en atraer las miradas de la gente, obien para avivar el fuego de sus criminales pasiones. ¡Oh, Dios mío!, ¿quién se atreverá a asistir a la Misa con semejantes disposiciones? Mas nuestro publicano, nos dice San Agustín, golpea su pecho, para manifestar a Dios el pesar que experimenta de haberle ofendido» (Homilía sobre el evangelio de la dominica X después de Pentecostés). ¡Cuántas gracias, cuántos bienes alcanzaríamos los cristianos, si procurásemos asistir a la Misa con las disposiciones del publicano! ¡Regresaríamos tan cargados de riquezas celestes, como las abejas van cargadas de néctar al volver de un florido vergel! Si el Señor nos hiciese la gracia de que al comenzar la Misa estuviésemos bien penetrados de la grandeza de Jesucristo ante quien estamos, y del peso de nuestros pecados, ¡cuán pronto alcanzaríamos el perdón y la gracia de perseverar!

Sobre todo, debemos excitar en nosotros durante la Santa Misa grandes sentimientos de humildad, esto es lo que debe sugerirnos el ver al sacerdote bajando del altar para rezar el Confiteor, profundamente inclinado, él, que ocupando el lugar de Jesucristo, parece recibir sobre sus hombros todos los pecados de sus feligreses. ¡Ay!, si el Señor nos hiciese comprender de una vez lo que es la santa Misa, ¡cuántas gracias poseeríamos, de que ahora carecemos! ¡De cuántos peligros quedaríamos exentos si tuviésemos gran devoción al oir la Santa Misa! Y para convenceros de ella voy a citaros un ejemplo, en el cual veréis cómo Dios protege de una manera visible a los que tienen la dicha de asistir a la Misa con devoción.

Leemos en la historia que Santa Isabel, reina de Portugal, sobrina de Santa Isabel, reina de Hungría, era tan caritativa con los pobres que, con todo y tener mandado a su limosnero que no denegase nada, les hacía ella, de su propia mano o valiéndose de sus servidores, continuas limosnas. Solía servirse, ordinariamente, de un paje en el que había notado una gran piedad; mas habiendo otro paje observado aquella preferencia, tuvo celos de su compañero. Movido de aquella pasión, fuése a hablar al rey, diciéndole que cierto paje sostenía relaciones ilícitas con la reina. El rey, sin ulteriores indagaciones, resolvió al momento deshacerse de aquel paje lo más secretamente posible. Sucedió que el rey acertó a pasar delante de un horno de cal, encendido, y llamando a los trabajadores encargados de vigilar el horno, les dijo que al día siguiente por la mañana, les enviaría un paje que había incurrido en su desagrado, el cual les preguntaría si habían ejecutado las órdenes del rey; al tal, debían prenderle y arrojarle en seguida al horno. Dicho esto, regresó a su palacio, y al momento encargó al paje de la reina que, al día siguiente a primera hora, cumpliese la comisión que ya sabemos. Mas ahora veréis cómo Dios jamás abandona a los que le aman. Quiso Dios que, en el camino que seguía para ir al horno, se hallase una iglesia, y que al tiempo de pasar oyese el paje la campana que señalaba la hora de la Elevación. Entró allí para adorar a Jesucristo y oír lo restante de la Misa que se celebraba. Comenzó otra Misa, y se quedó a oirla también. Mas el rey, que estaba impaciente por saber si se habían ejecutado sus órdenes, envió a su paje para preguntar a aquella gente si habían cumplido lo que les encargara. Como aquél fué el primero en llegar, le cogieron y le echaron al fuego. El otro, terminadas sus devociones, fuése a cumplir la comisión, y preguntó a aquellos trabajadores si habían hecho lo que les ordenó el rey. Le contestaron afirmativamente. Volvióse a dar la respuesta al rey el cual quedó altamente sorprendido al verle llegar. Lleno de furor, por haber salido la combinación al revés de lo que deseaba, preguntó al paje dónde se había detenido tanto tiempo. El paje le respondió que, acertando a pasar delante de una iglesia, mientras se dirigía al lugar a donde le había mandado, oyó la campanilla que señalaba la Elevación, lo cual le indujo a entrar y quedarse hasta el fin de la Misa; después de aquélla salió otra y después una tercera, que él se detuvo también a oir; con lo cual seguía un consejo que le dió su padre antes de morir, después de haberle dado su bendición, recomendándole que nunca dejase una Misa comenzada sin esperar a que ella hubiese terminado, ya que tal práctica nos atraía muchas gracias y nos libraba de muchas desgracias. Entonces el rey, reflexionando, comprendió muy bien que aquello había ocurrido por justo juicio de Dios; que la reina era inocente y el paje un santo; y que el otro, al acusar, había obrado por envidia. Ya veis, pues, cómo, a no ser por su devoción, aquel hombre habría muerto quemado, y cómo el Señor, al inspirarle que se detuviera en el templo, le había librado de la muerte; mientras que el otro, falto de devoción a la Sagrada Eucaristía, fué arrojado al fuego.

Nos dice Santo Tomás que un día, durante la santa Misa, vió a Jesucristo con las manos llenas de tesoros, buscando a quién repartirlos, y que, si acertásemos a asistir con frecuencia y devoción a la santa Misa, alcanzaríamos muchas y mayores gracias que las que poseemos, ya en el orden espiritual ya en el temporal.

2º En segundo lugar, os he dicho que el buen ladrón nos instruiría acerca de la manera como hemos de portarnos durante los momentos de la Consagración y Elevación de la Sagrada Hostia, momentos en los cuales hemos de ofrecernos a Dios junto con Jesucristo, teniéndonos por participantes de aquel augusto misterio. Mirad cómo se porta aquel feliz penitente en la hora misma de su ejecución; ¿no veis cómo abre los ojos del alma para reconocer a su libertador?. Pero ved también los progresos que hace durante las tres horas que pasa en compañía del Salvador agonizante. Está amarrado a la cruz, sólo le quedan libres el corazón y la lengua, y ved con qué diligencia ofrece uno y otro a Jesucristo: le hace entrega de todo lo que tiene, le consagra su corazón por la fe y la esperanza, le pide humildemente un lugar en el paraíso, es decir, en su reino eterno. Le consagra su lengua, publicando su inocencia y santidad. A su compañero de suplicio le habla de esta manera: «Es justo que a nosotros se nos castigue: pera Él es inocente» (Luc.. XXIII, 41.). En la hora en que los demás se entretienen ultrajando a Jesucristo con las más horribles blasfemias, él se convierte en su panegirista; mientras sus discípulos le abandonan, él abraza su partido; y su caridad es tan grande, que no omite esfuerzo alguno por convertir a su compañero. No nos admire el ver tanta virtud en este buen ladrón, puesto que nada hay tan a propósito para mover nuestro corazón como la vista de Jesucristo agonizante; no hay momento en que se nos conceda la gracia con tanta abundancia, y, sin embargo, somos testigos de tal acontecimiento todos los días. ¡Ay!, si en el feliz momento de la Consagración tuviésemos la dicha de estar animados de una viva fe, una sola Misa bastaría para librarnos de los vicios en que estamos enredados y convertirnos en verdaderos penitentes, es decir, en perfectos cristianos.

¿De dónde viene, pues, me diréis, que, asistiendo a tantas Misas, continuemos siendo siempre los mismos? Ello proviene de que sólo estamos presentes corporalmente, mas nuestro espíritu está en otra parte, con lo cual no hacemos otra cosa que completar nuestra reprobación a causa de las malas disposiciones con que asistimos á tan santa ceremonia. ¡Ay!, ¡cuántas Misas mal oídas, que, en vez de asegurarnos nuestra salvación, nos endurecen más y más! Hiabiéndose aparecido Jesucristo a Santa Matilde, le dijo: «Has de saber, hija mía, que los santos asistirán a la muerte de todos aquellos que habrán oído con devoción la santa Misa para ayudarlos a morir bien, para defenderlos de las tentaciones del demonio y para presentar sus almas a mi Padre». ¡Qué dicha la nuestra, la de ser asistidos, en aquellos temibles instantes, por tantos santos cuantas sean las Misas que habremos oído bien!

No temamos jamás que la santa Misa nos cause perjuicio en nuestros negocios temporales; antes al contrario, hemos de estar seguros de que todo andará mejor y de que nuestros negocios alcanzarán mejor éxito. Y aquí veréis un admirable ejemplo. Cuéntase de dos artesanos de un mismo oficio y que vivían en un mismo barrio, que uno de ellos, estando cargado de hijos, no dejaba nunca de oír la santa Misa y vivía muy hólgadamente en su oficio; el otro, en cambio, que no tenía hijos, trabajaba todo el día, parte de la noche y frecuentemente hasta el santo día del domingo, y apenas podía vivir. Al ver que los negocios de su compañero salían siempre coronados por el éxito, preguntóle un día cómo se las componía para sacar lo necesario con que mantener a una familia tan numerosa, cuando él, que no tenía más que a su mujer y no cesaba en su trabajo, se hallaba a veces en la más completa indigencia. El otro le contestó que, si así lo deseaba, al día siguiente le mostraría dónde se hallaba la fuente de sus ganancias. El desgraciado artesano quedó tan contento con aquella proposición, que esperaba con impaciencia la llegada del día siguiente, día en que iba a aprender la manera de lograr fortuna. En efecto, el compañero no faltó a buscarle. Vedle saliendo de su casa contento y siguiendo confiadamente al compañero. Este le condujo a la iglesia, en donde oyeron la santa Misa. Al regresar del templo, «Amigo mío, le dijo el que vivía holgadamente, vuelve a tu trabajo». Al día siguiente hicieron lo mismo, mas, al ir a buscarle por tercera vez para el mismo objeto, «¡hombre!, dijo el otro, si quiero ir a Misa, sé muy bien el camino sin que tengáis que molestaros en acompañarme; no es esto lo que quería saber, sino el lugar donde hallabais lo que os ayuda a vivir tan regaladamente, para ver si, haciendo lo que vos hacéis, sacaba también yo mi provecho. –Amigo, le contestó el otro, no conozco otro lugar que la iglesia, ni otra manera de prosperar que oyendo todos los días la santa Misa; y, por lo que a mí toca, os aseguro no haber empleado otros medios para alcanzar el bienestar que tanto os admira. ¿No recordáis, en efecto, lo que nos aconseja Jesucristo en el Evangelio, que busquemos primero el reino de los cielos, y lo demás se nos dará por añadidura?» Estas palabras hicieron comprender a aquel hombre el propósito de su compañero al acompañarle a la santa Misa. «Pues bien, tenéis razón, dijo: el que cuenta solamente con su trabajo, es un ciego, y veo muy bien que nunca la santa Misa arruinará a nadie. La prueba me la proporcionáis vos. En adelante, quiero imitaros, y confío en que Dios me concederá su bendición.» En efecto, al día siguiente comenzó la nueva regla de vida, y continuó así el resto de sus días; y sus negocios prosperaron en poco tiempo-. Cuando le preguntaban por qué no trabajaba los domingos, ni durante la noche, como en otro tiempo; de dónde venía que asistiese todos los días a la santa Misa y que se enriqueciese cada vez más; contestaba de esta manera: «He seguido el consejo de mi vecino; id a preguntárselo, y él os enseñará la manera de vivir prósperamente sin trabajar más de lo ordinario, con sólo oir la santa Misa todos los días».

Tal vez esto os extrañe, mas a mí no. Esto es lo que vemos todos los días en los hogares donde hay verdadera piedad y devoción: los negocios de los que asisten con frecuencia a la santa Misa prosperan mucho más que los de quienes dejan de asistir por falta de fe o por pensar que no van a tener tiempo. ¡Ay! ¡Cuánto más felices seríamos, si depositáramos en Dios toda nuestra confianza y tuviésemos en nada nuestro trabajo!- Pero, me diréis tal- vez, si no tenemos nada, nadie nos da aquello de que carecemos. –Y ¿qué queréis que os dé Dios, si no contáis con Él por nada, confiando solamente en vuestro esfuerzo? Ni tan, sólo procuráis que os quede tiempo para vuestras oraciones de la mañana y de la noche, y os contentáis con asistir a la santa Misa una vez por semana. ¡Ay!, no conocéis los recursos con que la providencia de Dios puede favorecer a los que a ella se entregan. ¿queréis de ello una prueba palpable? Aquí la tenéis delante de vuestros ojos; mirad al que os habla, fijaos en vuestro pastor, y examinad la cosa delante de Dios – ¡Oh!, me diréis, esto es porque hay quien os da. – Mas ¿quién me da, sino la providencia de Dios? En ella y en ninguna otra parte están mis tesoros. ¡Ay!, ¡cuán ciego es el hombre al inquietarse tanto, para no ser otra cosa que un desgraciado en esta vida y condenarse después! Si acertaseis a pensar con seriedad en vuestra salvación y procuraseis asistir siempre que posible os fuese a la santa Misa, muy pronto veríais confirmado lo que os digo.

No hay momento tan precioso para pedir a Dios nuestra conversión como el de la santa Misa; ahora vais a verlo. Un santa ermitaño llamado Pablo vió a un joven muy bien vestido, entrar en una iglesia acompañado de gran número de demonios; pero, terminada la santa Misa, lo vió salir acompañado de una multitud de ángeles que marchaban a su lado. ¡Oh, Dios mío!, exclamó el Santo, cuán agradable os debe ser la santa Misa!» Nos dice el Santo Concilio de Trento que la Misa aplaca la cólera de Dios, convierte al pecador, alegra al cielo, alivia las almas del purgatorio, da gloria a bendiciones (Ses. XXIII y XXII.). ¡Oh!, si llegásemos a comprender la que es el santo sacrificio de la Misa, ¿con qué respeto no asistiríamos a ella?

El santo abad Nilo nos refiere que su maestro San Juan Crisóstomo le dijo un día confidencialmente que, durante la santa Misa, veía a una multitud de ángeles bajando del cielo para adorar a Jesús sobre el altar, mientras muchos de ellos recorrían la iglesia para inspirar a los fieles el respeto y amor que debemos sentir a Jesucristo presente sobre el altar. ¡Momento precioso, momento feliz para nosotras, aquel en que Jesús está presente sobre nuestros altares! ¡Ay!, si los padres v las madres comprendiesen bien esto y supiesen aprovechar de esta doctrina, sus hijos no serían tan miserables, ni se alejarían tanto de los caminos que al cielo conducen. ¡Dios mío, cuántos pobres junto a un tan gran tesoro!

3.° Os he dicho que el centurión nos serviría de ejemplo, en las momentos en que tenemos la dicha de comulgar, ya espiritual, va corporalmente. Por comunión espiritual entendemos un gran deseo de unirnos a Jesucristo. El ejemplo de aquel centurión es tan admirable, que basta la Iglesia se complace en ponernos todas los días su conducta ante nuestros ojos, durante la santa Misa. «Señor, le dice aquel humilde servidor, yo no soy digno de que entréis en mi morada, mas decid solamente una palabra, y quedará curado mi servidor» (Matth., VIII,8.). ¡Ah!, si el Señor viese en nosotros esa misma humildad, ése mismo cenocimiento de nuestra pequeñez, ¿con qué placer y con qué abundancia de gracias no entraría en nuestro corazón? ¡Cuántas fuerzas y cuánto valor íbamos a alcanzar para vencer al enemigo de nuestra salvación!. ¿Queremos obtener un cambio de vida, es decir, dejar el pecado y volver a Dios Nuestro Señor? Oigamos algunas Misas a esta intención, y si lo hacemos devotamente, nos cabrá la plena seguridad de que Dios nos ayudará a salir del pecado. Ved un ejemplo de ello. Refiérese que había una joven la cual durante muchos años mantuvo relaciones pecaminosas con cierto mancebo. De súbito, al considerar el castigo que esperaba a su pobre alma llevando una vida como la que llevaba, sintióse llena de espanto. Después de haber oído Misa, fuése al encuentro de un sacerdote para rogarle que la ayudase a salir del pecado. El sacerdote, que ignoraba el comportamiento de aquella joven, le preguntó qué era lo que la llevaba a cambiar de vida. «Padre mío, dijo ella, durante la santa Misa que mi madre, antes de morir, me hizo prometer que oiría todos los sábados, he concebido un tan grande horror de mi comportamiento que me es ya imposible aguantar más. «¡Oh, Dios mío!, exclamó el santo sacerdote, ¡he aquí un alma salvada por los méritos de la santa Misa»

¡Cuántas almas saldrían del pecado, si tuviesen la suerte de, oir la santa Misa en buenas disposiciones!. No nos extrañe, pues, qué el demonio procure, en aquel tiempo, sugerirnos tantos pensamientos ajenos a la devoción. Bien prevé, mejor que vosotros, lo que perdéis asistiendo a dicho acto con tan poco respeto y devoción. ¡De cuántos accidentes y muertes repentinas nos preserva la santa Misa! ¡Cuántas personas, por una sola Misa bien oída, habrán obtenido de Dios el verse libres de una desgracia! San Antonino nos refiere a este respecto un hermoso ejemplo. Nos dice que dos jóvenes organizaron, en día de fiesta, una partida de caza: uno de ellos oyó Misa, mas el otro no. Estando ya en camino, el tiempo se puso amenazador; retumbaba el trueno formidable, veíase brillar incesantemente el relámpago, hasta el punto de que el cielo parecía incendiarse. Mas lo que los llenaba de pavor, era que, en medio de los fulgurantes rayos, oían una voz, como salida del aire, que gritaba: «¡Herid a esos desgraciados, heridlos!» Calmóse un poco la tempestad y comenzaron a tranquilizarse. Pero, al cabo de un rato, mientras proseguían su camino, un rayo redujo a cenizas al que había dejado de oir la santa Misa. El otro quedó sobrecogido de un temor tal, que no sabía si pasar adelante o dejarse caer. En estas angustias, oía aún la voz que gritaba: «¡Herid, herid al desgraciado!», lo cual contribuía a redoblar el espanto que le causaba el ver a su compañero muerto a sus pies. «¡Herid, herid al que queda!» Cuando se creía ya perdido, oyó otra voz que decía: «No, no le toquéis; esta mañana ha oído la santa Misa». De manera que la Misa que había oído antes de partir le preservó de una muerte tan espantosa. ¿Veis cómo se digna Dios concedernos singulares gracias y preservarnos de graves accidentes cuando acertamos a oir debidamente la santa Misa?

¡Qué castigos deberán esperar aquellos que no tienen escrúpulos de faltar a ella los domingos! De momento, lo que se ve claramente es que casi todos tienen una muerte desdichada; sus bienes van en decadencia, la fe abandona su corazón, y con ello vienen a ser doblemente desgraciados. ¡Dios mío!, ¡cuán ciego es el hambre, tanto en lo que se refiere al alma, como en lo que atiende al cuerpo!.

III.- La mayor parte de los mundanos oyen la Misa imitando al fariseo, al mal ladrón o a Judas. Hemos dicho que la santa Misa es el recuerdo de la muerte de Jesús en la montaña del Calvario; y por esto quiere Jesucristo que, cuantas veces celebramos la santa Misa, lo hagamos en su memoria. Pero, por desgracia, podemos decir que, mientras nosotros renovamos el recuerdo de los padecimientos de Jesucristo, muchos de los asistentes reproducen el crimen de los judíos y de los verdugos que le clavaron en cruz. Y para que podáis discernir mejor si pertenecéis vosotros al número de aquellos desgraciados que deshonran de tal manera nuestros santos misterios, voy a haceros observar, cómo, en los que fueron testigos de la muerte de Jesús en el Calvario, había tres linajes de personas: unos, más insensibles que las criaturas inanimadas, sólo desfilaban delante de la cruz, sin detenerse ni dar lugar a sentimientos de verdadero dolor. Otros se acercaban al lugar del suplicio y consideraban todas las circunstancias de la Pasión del Salvador; mas esto era solamente para mofarse, haciendo de ella asunto de broma y ultrajándole con las más horribles blasfemias. Finalmente, unos pocos derramaban lágrimas amargas, al ver las crueldades que se cometían en el cuerpo de su Dios y Señor. Mirad ahora a cuál de los tres grupos pertenecéis. Y no os hablaré de aquellos que van a oír precipitadamente una Misa en alguna parroquia ajena donde tienen otros negocios, ni de los que asisten sólo la mitad del tiempo, gastando la otra parte en beber con un amigo en la taberna; dejémoslo de lado, ya que son gente que vive cual si no tuviese alma que salvar; han perdido ya su fe, y, de consiguiente, todo está perdido. Hablemos solamente de los que vienen ordinariamente.

Y de ellos digo, primero, que muchos solamente vienen para ser vistos, con un espíritu enteramente disipado, de la misma manera que irían a un mercado, a una feria, y me atreveré a decir, a un baile. Están aquí sin modestia: apenas doblan ambas rodillas durante la Elevación o la Comunión. Y los que así os portáis, ¿oráis durante la Misa? ¡Ay!, no; es que la fe os falta. Decidme: cuando os dirigís al encuentro de ciertas personas de calidad para pedirles algún favor, ocupan ellas vuestro pensamiento mientras os encamináis hacia su casa; entráis en ella con modestia, les hacéis un profundo saludo, permanecéis descubiertos y ni tan sólo pensáis en sentaros; tenéis los ojos bajos, y no os ocupa la atención otra cosa que la manera de expresaros bien y en términos elevados. Si éstos os faltan, os excusáis en seguida alegando vuestra escasa educación. Si tales personas os reciben amablemente, la alegría inunda vuestro corazón. Pues bien, decidme, ¿no debe esto confundiros al ver que tomáis tantos miramientos por cualquier cosa temporal, mientras acudís a la iglesia con aire displicente, con gesto de menosprecio, y así os presentáis delante de un Dios que murió por salvaros y cada día derrama su sangre para alcanzaros el perdón del Padre celestial?. ¿Qué afrenta no será para Jesús, el verse insultado por tan viles criaturas? ¡Ay! cuántos durante la Misa comenten más pecados que durante el resto de la semana. Unos no piensan en Dios para nada, otros oran con la boca, mientras su corazón y su mente se sumergen en el orgullo, ora en el deseo de agradar, ora en la impureza. ¡Oh!, ¡gran Dios, y se atreven a nombrar a Jesucristo que ante ellos se presenta tan santo y tan puro! Otros dan en su mente libre entrada y salida a todos los pensamientos que el demonio quiere sugerirles. ¡Cuántos no tienen escrúpulo alguno en volver la cabeza, en reir, en conversar, en mirar de una parte a otra, en dormir como en su cama, o tal vez mejor! ¡Ay!, ¡cuántos cristianos salen de la iglesia con treinta o tal vez cincuenta pecados mortales de más de los que tenían al entrar!

Así, me diréis vosotros, será mejor no ir a Misa. ¿Sabéis lo que hay que hacer? Asistir a la santa Misa v estar en ella con devoción, ofreciendo a Dios tres sacrificios, a saber: el de vuestro cuerpo, el de vuestra mente y el de vuestro corazón. Nuestro cuerpo debe adorar a Jesucristo con una religiosa modestia; nuestra mente, al oír la santa Misa, debe penetrarse de nuestra pequeñez y de nuestra indignidad, evitando toda disipación, apartando lejos de sí las distracciones. Debemos también consagrarle nuestro corazón, que es la ofrenda para Él más agradable, ya que es precisamente nuestro corazón lo que, con tanta insistencia nos pide: «Hijo mío, nos dice, dame tu corazón» (Prov., XXIII, 26.).

Y acabemos, reconociendo lo desgraciados que somos al oír mal la Misa, ya que con ello hallamos nuestra reprobación allí donde los demás encuentran su salvación. Haga el cielo que asistamos a la santa Misa cuantas veces nos sea posible, puesto que mediante ella recibimos gracias en abundancia; mas quiera Dios también que llevemos a tan santa ceremonia las mejores disposiciones posibles.

Con ello se derramará sobre nuestras cabezas toda suerte de bendiciones en este mundo y en el otro.