domingo, 21 de febrero de 2016

MUROS DEL VATICANO

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO - Tomado de AMOR DE LA VERDAD
 
FRANCISCO BERGOGLIO ABANDONA EL “PAPADO” PARA ENTRAR EN LA POLÍTICA SECULAR. A BERGOGLIO LO LLAMAN “VERGONZOSO” Y “PEÓN”.
   
Imponentes muros rodean la Ciudad Estado del Vaticano de Francisco Bergoglio. 
Sin embargo, Bergoglio ha dicho del candidato presidencial estadounidense Donald Trump que “No es cristiano” porque quiere construir un muro en la frontera México-Estados Unidos. 
Trump, un confeso cristiano presbiteriano, ha llamado a Bergoglio “vergonzoso ” y “peón” del Gobierno de México. Los candidatos Rubio y Bush, del mismo modo han reprendido a Bergoglio. 
Trump es un cristiano presbiteriano; Francisco-Bergoglio es un marxista anti-cristiano.
 
Ante el escándalo creado por Francisco-Bergoglio en su viaje turístico a México (febrero 12-17, 2016), todos los católicos deben considerar seriamente la cuestión de si Bergoglio sigue considerándose “papa” o si de hecho él ha abandonado cualquier pretensión de ser “papa” y en lugar de ello se ha convertido en un político secular. Ningún papa ha dejado de lado su pretendido papel religioso y ha entrado en la política secular en la medida que lo ha hecho Bergoglio. Lo que hace la situación aún peor es que Francisco Bergoglio es un marxista confeso que promueve ideas que han sido condenadas como heréticas por muchos papas .
  
El viajecito mejicano de Francisco Bergoglio no tenía nada que ver con la religión. Fue todo política secular. Su objetivo como buen marxista era abogar por unos Estados Unidos sin fronteras, a pesar de que México y otros países de América Latina tienen políticas de inmigración restrictivas para mantener a los extranjeros fuera de sus países –o, para el caso, su propia Ciudad-Estado del Vaticano-.
 
Parece que Francisco Bergoglio en este caso se ha pegado un tiro en el pie. Muchas voces se están levantando para llamar a este pontífice un hipócrita Sumo Sacerdote Caifás –en realidad, no es sacerdote, solamente ha sido instalado de presbítero bajo el inválido Novus Ordo de 1968–. Mientras Bergoglio insta a los EE.UU. a abrir sus fronteras, su propia Ciudad-Estado del Vaticano tiene enormes muros, empezados por el Papa San León IV (847-855), y ampliados desde entonces. Voces de todo el mundo están acusando ahora al hipócrita “papa”: ¡“Abajo el muro del Vaticano”!
 
La paloma Francisco Bergoglio ahora se ha vuelto águila de la política secular. El 18 de febrero de 2016, en respuesta a una pregunta en su avión privado de regreso a Roma de su viaje turístico mexicano, Bergoglio se dirigió directamente al posible líder (en el futuro) candidato presidencial de los Estados Unidos Donald Trump por querer construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, diciendo: “Este hombre [Trump] no es cristiano”. En su respuesta, Trump se declaró “orgulloso cristiano”, y acusa acertadamente a Bergoglio calificando sus comentarios como “vergonzosos”:
 
Para un líder religioso, cuestionar la fe de una persona es una vergüenza. El “Papa” escuchó un solo lado de la historia [del gobierno mexicano en su viajecito]. No ve el crimen, el tráfico de drogas, y el impacto económico negativo que las políticas actuales tienen en los Estados Unidos… Ellos [el gobierno mexicano] están utilizando al “Papa” como un peón… Si alguna vez el Vaticano es atacado por el Estado Islámico, les puedo prometer que el “Papa” sólo habrá deseado que Donald Trump hubiese sido presidente, porque esto no habría sucedido.
  
A pesar de que Donald Trump se limitó a decir que Francisco-Bergoglio era un “peón” del gobierno mexicano, hábilmente sugirió –sin decirlo abiertamente– que Bergoglio, igual que la élite del establishment político de los Estados Unidos, rechazada por los votantes estadounidenses en el elección presidencial actual, es cómplice de ellos al estafar al pueblo estadounidense, ya sea a través de la corrupción, la debilidad o la estupidez.
  
El candidato presidencial de Estados Unidos, el senador Marco Rubio, que abiertamente se proclama a sí mismo como “católico”, salió en defensa de Donald Trump y contra su propio “papa”, diciendo que la Ciudad-Estado del Vaticano tiene el derecho a controlar sus fronteras, como también los Estados Unidos lo tienen a controlar las suyas. Otro candidato “católico”, Jeb Bush, también denunció a su propio “papa” por afirmar que controlar la frontera de Estados Unidos con México por un muro es “anticristiano”.
 
Verdaderos católicos, una vez más, Bergoglio muestra ser un hipócrita. Se sabe que él dijo que no podía juzgar a los sodomitas –aunque la base de este juicio se apoya sólidamente en la Biblia–, pero al parecer puede juzgar a los cristianos conservadores. De hecho, el odio de Bergoglio a todo lo conservador o tradicional es patente. Uno se pregunta si el Consejo de Iglesias Presbiterianas será lo suficientemente valiente para condenar a Bergoglio públicamente en nombre de su famoso miembro. Donald Trump ha dicho en numerosas ocasiones que él es un cristiano presbiteriano. Francisco Bergoglio es un marxista anticristiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario