lunes, 4 de abril de 2016

ALESSANDRO GNOCCHI: "RATZINGER Y BERGOGLIO: DOS CARAS DE LA MISMA MEDALLA"

Fragmentos de una entrevista concedida a LA FEDE QUOTIDIANA - Traducido de RADIO SPADA
   
Algunos han acusado a Bergoglio de ser un relativista, ¿lo comparte?
“De hecho lo es. Indulge frecuentemente al relativismo, porque no tiene puntos firmes, sabe ponerlo todo en discusión, incluso los conceptos inmutables. Pero sería un grave error contraponerlo a Ratzinger como si el Papa alemán fuese un fenómeno”.
 
¿Por qué?
“En realidad, Bergoglio y Ratzinger son complementarios, dos caras de la misma medalla, la misma menestra en platos distintos. Ratzinger es también bastante incierto y quizás ambigüo, no ha tenido el coraje de dar el paso decisivo, la vuelta. En suma, también es un equívoco viviente, y tiene su buena responsabilidad. No veo una fractura neta entre los dos, Ratzinger no ha invertido el rumbo y es una especie de pez en un barril” (1).
 
En fin, ¿Piensa que Bergoglio, con su manejo sobre los obispos italianos, había influenciado negativamente sobre el camino de Cirinnà? (2)
Tiene seguramente parte en la responsabilidad. Pero también la Conferencia Episcopal Italiana (CEI). Yo no tengo un gran concepto de la CEI, que de hecho dirige lo inmanejable”.
  
NOTAS:
(1) Alude a la expresión italiana “fare il pesci in barile” (hacerse el pez en un barril), que refiere a la persona que sabiéndose entre dos ideas contrapuestas o en una situación comprometedora, se hace el distraído para salvar responsabilidad. Es como en el español “hacerse el sueco” o “hacerse el que la Virgen le habla”.
  
(2) Se refiere a la senadora Mónica Cirinnà, del centroizquierdista Partido Democrático, que actualmente impulsa en el Parlamento Italiano un proyecto de ley que busca reconocer efectos civiles en las uniones de parejas homosexuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.