domingo, 3 de abril de 2016

CONDENA DEL SANTO OFICIO A LA DEVOCIÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA

En el artículo "LAS RAZONES QUE TUVO LA IGLESIA PARA CONDENAR LA DEVOCIÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA", Mons. Patrick Pérez señala que Roncalli/Juan XXIII condenó definitivamente dicha devoción en 1959. En marzo de ese año, mientras el cardenal Alfredo Ottaviani era aún titular de la Congregación del Santo Oficio, la Santa Sede publicó una nota que PROHIBIÓ EL CULTO A LA DIFUSIÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA EN LAS FORMAS PREVISTAS POR LA HERMANA FAUSTINA (AAS, 6 de marzo de 1959, p. 271). Esto significó la prohibición de la publicación del Diario de Sor Faustina, y su inscripción en el índex de libros prohibidos. Aunado a ello, se dio orden expresa a los obispos para que se retiraran del culto público las imágenes de esa devoción.
 
A pesar de la prohibición, en 1965 Pablo VI ordenó el proceso de beatificación en Cracovia a cargo de Antoni Mruk, jesuita polaco, ex prisionero de Auschwitz y último confesor de Juan Pablo II. (1)
 
El proceso de beatificación de Kowalska avanzó 13 años más y la prohibición de su Diario no se retiró hasta 1978, cuando ya había sido removido Ottaviani e impuesto Franjo Seper, Presidente Fundador de la ecuménica Comisión Teológica Internacional y antecesor de Ratzinger Tauber. [2]
 
La primera edición de los escritos de Kowalska apareció en 1981. Se acompañaba de un pequeño libro titulado: “Mi preparación para la Santa Comunión”.
 
El libro fue traducido a muchos idiomas, y sirvió de inspiración para Juan Pablo II, quien escribió la encíclica “Dives in Misericórdia” (Rico en Misericordia) en 1980… 
 
ALGUNAS FRASES DE LA “APARICIÓN DE LA DIVINA MISERICORDIA” QUE REVELAN POR QUÉ FUE PROHIBIDA LA DEVOCIÓN PROPUESTA POR ELENA KOWALSKA BABEL (SOR FAUSTINA)
  
La Virgen María fue reiteradamente enfática en su aparición en Fátima acerca del Santo Rosario como el último remedio para el fin de los tiempos:
“…La Santísima Virgen nos dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: el Santo Rosario y el Inmaculado Corazón de María…”
 
Lo anterior se lo dijo Sor Lucía al Padre Fuentes en 1957, y nunca habló de la promoción de otra devoción hasta su muerte, acaecida en forma violenta hacia 1959-1960.
  
Y aquí publicamos el documento, tomado de la Acta de la Sede Apostólica, en su edición de 1959.
 
  
SAGRADA Y SUPREMA CONGREGACIÓN DEL SANTO OFICIO
  
NOTIFICACIÓN
  
La Sagrada y Suprema Congregación del Santo Oficio se permite informar que habiendo puesto en examen las supuestas visiones y revelaciones de Sor Faustina Kowalska, del Instituto de Nuestra Señora de la Misericordia, fallecida en Cracovia en 1938, ha determinado lo siguiente:
  1. Debe prohibirse la difusión de las imágenes y de los escritos que presentan la devoción de la Divina Misericordia EN LA FORMA PROPUESTA POR LA MISMA SOR FAUSTINA.
  2. Apelamos a la prudencia de los obispos el deber de remover las precitadas imágenes, en el caso de que éstas se hallen expuestas al culto.

Dado en el Palacio del Santo Oficio, a 6 de Marzo de 1959.
  
Hugo O'Flaherty, Notario del Santo Oficio.
  
Resalta la Congregación del Santo Oficio el punto "en la forma propuesta por la misma Sor Faustina" (lo que incluye que se condena "in próprio auctóre sensu"), ya que en primera instancia, EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS ES LA VERDADERA DEVOCIÓN A ESTE ASPECTO DE DIOS NUESTRO SEÑOR. Por otro lado, las oraciones de Sor Faustina son una imitación de las que le fueron dictadas a Sor María Marta Chambon para el Rosario de las Santas Llagas de Cristo (oración que fue aprobada por San Pío X).

Pero sobre todo, PORQUE MUCHAS DE LOS PRESUNTOS "MENSAJES" RELATIVOS A ESTA DEVOCIÓN SON, EN EL MEJOR CASO, ACCESOS DE FANATISMO RELIGIOSO, Y EN EL PEOR, BLASFEMIAS HORROROSAS:
 
1° Pretende sustituir al Santo Rosario, no tanto como oración en sí mismo, sino en el hecho que como dijera Nuestra Señora a los Pastorcitos de Fátima, era EL ÚLTIMO REMEDIO, y que después de él, no habrá otro.
  • “Esta oración [la devoción de la Divina Misericordia] es para aplacar Mi ira, la rezarás durante nueve días con un rosario común, de modo siguiente: primero rezarás una vez el Padre nuestro y el Ave María y el Credo, después, en las cuentas correspondientes al Padre nuestro, dirás las siguientes palabras: Padre Eterno, Te ofrezco el cuerpo y la sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero; en las cuentas del Avemaría, dirás las siguientes palabras: Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Para terminar, dirás tres veces estas palabras: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero” (sábado 14 de septiembre de 1935). 
  • “Les ofrezco la última tabla de salvación, es decir, la Fiesta de Mi misericordia”. 
  
2°) Halaga mucho a Sor Faustina, diciéndola: 
  • “Por eso Me uno a ti tan estrechamente como a ninguna otra criatura”.
  • “Por ti detengo la mano castigadora, por ti bendigo la tierra”.
  • “Veo tu amor tan puro, más que el de los ángeles; más, porque tú luchas. Por ti bendigo al mundo”.
JAMÁS Y NUNCA, EN LOS CASI 2000 AÑOS DE LA MÍSTICA CATÓLICA, SE HA VISTO A JESÚS DIRIGIRSE A UN ALMA EN FORMA TAN EMPALAGOSAMENTE GRANDILOCUENTE. Además, esas afirmaciones no son compadecidas ante la sana Teología, que enseña que ninguna creatura, salvo la Santísima Virgen, tiene una unión perfecta con Dios. Ello, en virtud de la Inmaculada Concecpíón y la Encarnación del Verbo.
   
3°) A consecuencia de esos halagos tan inauditos como deshonrosos contra María Santísima, le ofrece una falsa seguridad y una vía expresa a la santidad Novus Ordo:
  • “En el momento en que me arrodillé para tachar mi propia voluntad, como me había mandado el Señor, oí en el alma esta voz: Desde hoy no tengas miedo del juicio de Dios, ya que no serás juzgada”.
  • “En el pequeño racimo elegido tú eres la uva dulce; deseo que el jugo que circula en ti se transmita a otras almas”. 
  • “Dile a la Superiora General que cuente contigo como con la hija más fiel de la orden”. 
  • Después de recibir la comunión: “Jesús, transfórmame en una segunda hostia… Tu eres el gran Señor, omnipotente, Tu puedes hacerme esta gracia. Y el Señor me contestó: Tú eres una hostia viva”
 
4°) Por alguna extraña razón, el tono amable de se torna imperativo, exigiendo obediencia a su locución y amenazando a los que no se sometan:
  • “Oh infelices que no disfrutan de este milagro de la Divina Misericordia; lo pedirán en vano cuando sea demasiado tarde”.
  • “Si no adoran Mi misericordia, morirán para siempre”.
  • “Deseo que Mi misericordia sea venerada”.
   
5°) El pedido “Deseo que el primer domingo después de la Pascua de Resurrección sea la Fiesta de la Misericordia” usurpa la celebración de la Octava de Pascua, la “Domínica in Albis depósitis”, cuya solemnidad es tan grande en la Iglesia, que no solamente es de rito “Doble de 1 clase”, sino que no cede nunca su puesto a ninguna fiesta, de cualquier grado elevado que sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario