lunes, 4 de abril de 2016

HIMNO “Ángelus ad Vírginem” EN HONOR A LA ANUNCIACIÓN

   
En condiciones normales, la Anunciación se celebra el 25 de Marzo, pero cuando esta fecha cae en Semana Santa (como sucede este año, en que además el Viernes Santo coincide con la fecha exacta de la Crucifixión), la memoria litúrgica es trasladada al Lunes in Albis -posterior a la octava de Pascua-. El antiguo Misal de Cluny del año 1523 contiene este hermoso himno en honor a la Anunciación a la Santísima Virgen.
     
Ángelus ad Vírginem
Subíntrans in concláve,
Vírginis formídinum
Demúlcens ínquit “Ave,
Ave regína vírginum,
Cœli terrǽque Dóminum
Concípies et páries intácta,
Salútem hóminum.
Tu porta cœli facta
Medéla críminum”.
 
“Quomódo concíperem,
Quæ virum non cognóvi?
Quáliter infríngerem,
Quæ fírmamente vovi?”
“Spíritus Sancti grátia
Perfíciet hæc ómnia;
Ne tímeas, sed gáudeas, secúra,
Quod castimónia
Manébit in te pura
Dei poténtia”.
  
Ad hæc Virgo nóbilis
Respóndens inquit ei,
“Sérvula sum húmilis
Omnipoténtis Dei.
Tibi cœlésti núntio,
Tanta secréti cónscio,
Conséntiens et cúpiens vidére
Factum quod áudio,
Paráta sum parére
Dei consílio”.
  
Ángelus dispáruit
Et statim puelláris
Úterus intúmuit
Vi partus virginális.
Qui, circumdátus útero
Novem ménsium número,
Hinc éxiit, et íniit conflíctum,
Affígens húmero Crucem,
Qua dedit ictum
Hosti mortífero.
 
Eja! Mater Dómini,
Quæ pacem reddidísti
Ángelis et hómini,
Cum Christum genuísti;
Tuum exóra Fílium
Ut se nobis propítium
Exhíbeat, et déleat Peccáta;
Præstans auxílium
Vita frui beáta
Post hoc exsílium. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Aparecióse el Ángel ante la Virgen,
Y entrando en su morada,
Con aquel sublime “Ave”,
Los temores de la Virgen disipó.
“¡Dios te salve, oh Reina de las vírgenes!,
Al Señor de Cielos y Tierra
Concebirás y darás a luz permaneciendo virgen,
Para salvación de los hombres,
¡Oh puerta del Cielo!, de ti vendrá
La remisión de los pecados”.
  
“¿Cómo ha de ser esto, la Virgen dijo
Si no conozco varón?
¿Cómo podré romper el voto
Que con juramento asumí?”
"La gracia del Espíritu Santo, el Ángel contestó
Realizará todas estas cosas;
No temas, antes bien alégrate.
Yo te aseguro, que tu virginidad
Será conservada intacta
Por el poder de Dios”.
   
Ante esto, la noble Virgen
Le respondió al Ángel, diciendo:
“Humilde esclava soy
De Dios Omnipotente.
A ti, ¡oh celestial mensajero!,
Confidente de tan grande Misterio,
Doy consentimiento a tus palabras, y deseo
Ver cumplirse tu anuncio;
Preparada estoy para obedecer
La voluntad de Dios”.
  
Habiéndose marchado el Ángel,
En su seno virginal concibió.
Y el Verbo, hecho carne,
Que en su claustro maternal
Permaneció por nueve meses,
Nació luego, por un parto virginal,
Comenzándose así el gran combate
Llevando la Cruz sobre sus hombros,
Con la cual golpeó al enemigo
Que trajo la muerte al mundo.
   
Ea, pues, ¡oh Madre de Jesús nuestro Señor!,
Que dando a luz a Cristo
Restableciste la paz
Entre los Ángeles y los hombres:
Intercede por nosotros ante tu Hijo
Para que Él nos sea propicio,
Nos conceda el perdón de nuestros pecados
Y, brindándonos su poderoso auxilio,
Podamos, después de este exilio
Recibir el gozo de la vida eterna. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.