martes, 14 de junio de 2016

SECUENCIA "Festivémus sollémniter", DE LA MISA CARMELITA A SAN ELISEO

San Eliseo Profeta
 
Esta secuencia en honor a San Eliseo Profeta, discípulo y sucesor de San Elías Profeta, fue compuesta hacia 1418 cuya memoria se celebra desde 1399 con Misa y Oficio propio entre los Carmelitas. La secuencia aparece en la compilación Analecta Hymnica Medi Aevii

Festivémus sollémniter,
Cantémus unanímiter
Cordis cum tripúdio,
In hoc festo Elisǽi;
Fidus servus veri Dei,
Astans ei júgiter.
 
Rem diffícilem rogávit,
Quam a Deo impetrávit,
Ut de eo légitur,
Quamvis hoc sit diffícile
Nos esse sine crímine,
Elisǽus ínstabit.
 
Lepra Naaman mundátur
In Jordáne et purgátur
Suo adjuvámine.
Omnes fratres de Carmélo
Pie petunt bono zelo
A crímine purgári.

Et Sunamítis fílio
Per ipsum resuscitáto
Redit matris gáudium.
Si vexámur trina morte,
Tunc per ipsum æqua sorte
Protegámur júgiter.

Quam fame Samaríæ
Ejusdémque penúriæ
Repentíne subvénit.
Subveníre nos dignétur;
Pius est, dum invocétur
Suo patrocínio.

Rex creátor ómnium,
Qui per Elíæ pállium
Jordánem desiccásti,
Ariditátem tríbue,
Malos consénsus remove
A tuis supplícibus.
  
Puérique illudéntes
Et prophétam infestántes
Ab ursis sunt necáti,
Ne ab infernáli ursu
Tribulémur in hoc cursu,
Défende nos suáviter.

Elisǽe ínclite,
Ad te clamant Carmelítæ,
Sis eis propítius,
Pállium tuum cándidum
Sit eis propugnáculum
Contra mala cósmica.

TRADUCCIÓN
Festejemos solemnemente
Y cantemos unánimes,
Con un corazón jubiloso,
En esta fiesta a Eliseo;
Siervo fiel del Dios verdadero,
Constantemente expectante en él.
 
Pidió una cosa muy dura
Y de Dios la obtuvo,
Como se lee de él.
Aunque para nosotros sea muy difícil
El permanecer sin pecado alguno,
Eliseo nos lo alcanzará.
 
Naamán es limpiado de su lepra
En el Jordán y es curado de ella
Por medio de su auxilio.
Todos los hermanos del Carmelo
Piadosos piden con buen celo
Purificarse de sus pecados.
 
Y el hijo de la Sunamita
Por él fue resucitado,
Retornando así el gozo a su madre.
Si estamos afligidos por tres muertes,
Entonces por él, de la misma manera,
Seremos protegidos continuamente.
 
De aquella hambre en Samaria,
Y también de sus penurias
Prontamente los socorrió
Dígnate rescatarnos.
Él es piadoso, cuando invocamos
Su patrocinio.
 
Oh Rey, Creador de todas las cosas,
Que por medio de la capa de Elías
Secaste el río Jordán,
Divide nuestra aridez,
Remueve de cuantos te suplican
El consentimiento para el mal.

Y los jóvenes irrespetuosos
Que insultaron al profeta
Fueron muertos por fieros osos.
Defiéndenos benigno,
Para que los osos del Infierno
No nos ataquen en nuestro camino.
 
Oh ínclito Eliseo,
A ti claman los Carmelitas,
Se propicio a ellos.
Y tu manto blanco,
Sea para ellos fuerte muralla
Contra el mundo y su impiedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada