jueves, 29 de septiembre de 2016

COSAS QUE DESCUBRE UNO SIN QUERER

Dom Cipriano Vagaggini, OSB, fue uno de los miembros más influyentes del Grupo 10 del Consílium, el grupo responsable por la reforma-demolición del Ordo Missæ. Esta revisión involucró, entre otras cosas, la composición de otros tres nuevos Cánones (Plegarias eucarísticas) para ponerlas al lado del Canon Romano. (Para más información al respecto, ver el artículo en Adoremus From One Eucharistic Prayer to Many: How it Happened and Why por Dom Casiano Folsom, OSB)
 
Como parte de este trabajo, Dom Vagaggini publicó un libro llamado Il canone della messa e la riforma liturgica en 1966, y fue traducido al Inglés el año siguiente con el título the title The Canon of the Mass and Liturgical Reform. En este libro, Vagaggini discurre sobre los (según él) ‘méritos’ y ‘defectos’ del Cánon Romano (lo que no es sorprendente en un autor posconciliar, los defectos superan a los méritos con ventaja de 2:1), arguyendo que introducir una o más Plegarias Eucarísticas ‘enriquecen’ el Rito Romano, dando ejemplos de cómo pudieran ser (el “Canon B” vagagginiano se parece mucho a la III Plegaria Eucarística).
   
Dicho libro de Vagaggini es uno de los testimonios de primera mano de la era post-Reforma litúrgica, y patentiza las actitudes de los novadores (y sus acólitos) hacia la Liturgia. Aunque lleva mucho tiempo sin reeditarse (y nunca se hizo, hasta donde sabemos, traducción al español), hoy podemos contar con una versión electrónica (formato PDF), que podemos descargar:
 
Y aparte, Vagaggini revela la propuesta que Hans Küng hiciera para reformar el Canon de la Misa. Propuesta que planteó en su artículo "Das Eucharistiegebet. Konzil und Erneuerung der romischen Liturgie", en la extinta revista austriaca Wort und Wahrheit, N° 18 (1963), págs. 102-7. Su propuesta está en las páginas 103-4 de dicha revista (lastimosamente no contamos con sus rúbricas):
℣. Dóminus vobíscum.
℞. Et cum spíritu tuo.
℣. Sursum corda.
℞. Habémus ad Dóminum.
℣. Grátias agámus Dómino, Deo nostro.
℞. Dignum et justum est.
  
Vere dignum et justum est...
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus, Deus Sábaoth. Pleni sunt cœli et terra glória tua. Hosánna in excélsis. Benedíctus, qui venit in nómine Dómini. Hosánna in excélsis.
 
Te ígitur, clementíssime Pater, per Jesum Christum, Fílium tuum, Dóminum nostrum, súpplices rogámus, ac pétimus, uti accépta habeas et benedícas, hæc dona, hæc múnera, hæc sancta sacrifícia illibáta.
   
Hanc oblatiónem, tu Deus, in ómnibus, quǽsumus, bene díctam, adscríp tam, ra tam, rationábilem, acceptabilémque fácere dignéris: ut nobis Cor pus, et San guis fiat dilectíssimi Fílii tui, Dómini nostri Jesu Christi.
    
Qui prídie quam paterétur, accépit panem in sanctas ac venerábiles manus suas, et elevátis óculis in cœlum ad te Deum, Patrem suum omnipoténtem, tibi grátias agens, bene dixit, fregit, dedítque discípulis suis, dicens: Accípite, et manducáte ex hoc omnes. HOC EST ENIM CORPUS MEUM.

    
Símili modo, postquam cœnátum est, accípiens et hunc præclárum Cálicem in sanctas ac venerábiles manus suas: item tibi grátias agens, bene dixit, dedítque discípulis suis, dicens: Accípite, et bíbite ex eo omnes.
HIC EST ENIM CALIX SANGUINIS MEI, NOVI ET ÆTÉRNI TESTAMÉNTI: QUI PRO VOBIS ET PRO MULTIS EFFUNDÉTUR IN REMISSIÓNEM PECCATÓRUM.
     
Hæc quotiescúmque fecéritis, in mei memóriam faciétis.
  
Unde et mémores, Dómine, nos servi tui, sed et plebs tua sancta, ejúsdem Christi Fílii tui, Dómini nostri, tam beátæ passiónis, nec non et ab ínferis resurrectiónis, sed et in cœlos gloriósæ ascensiónis: offérimus præcláræ majestáti tuæ de tuis donis ac datis, hóstiam puram, hóstiam sanctam, hóstiam immaculátam, Panem sanctum vitæ ætérnæ, et Calicem salútis perpétuæ.
    
Supra quæ propítio ac seréno vultu respícere dignéris: et accépta habére, sicúti accépta habére dignátus es múnera púeri tui justi Abel, et sacrifícium Patriárchæ nostri Abrahæ: et quod tibi óbtulit summus sacérdos tuus Melchísedech, sanctum sacrifícium, immaculátam hóstiam.
     
Súpplices te rogámus, omnípotens Deus: jube hæc perférri per manus sancti Angeli tui in sublíme altáre tuum, in conspéctu divínæ majestátis tuæ: ut, quotquot ex hac altáris participatióne sacrosánctum Fílii tui, Cor pus, et Sán guinem sumpsérimus, omni benedictióne cœlésti et grátia repleámur. Per eúndem Christum, Dóminum nostrum. 
      
Per quem hæc ómnia, Dómine, semper bona creas, sancti ficas, viví ficas, bene dícis et præstas nobis.Per ip sum, et cum ip so, et in ip so, est tibi Deo Patri omnipotenti, in unitáte Spíritus Sancti, omnis honor, et glória. Per omnia sǽcula sæculórum. ℞. Amen.
  
ELLO ES PRUEBA DE QUE EL BLOQUE DEL RIN TENÍA TANTA IMAGINACIÓN COMO ODIO A LA ORACIÓN Y CREENCIA TRADICIONAL, Y CON UN "PAPA" JUDÍO Y MASÓN QUE JAMÁS EJERCIÓ LABOR SACERDOTAL ALGUNA, Y BAJO LA ÉGIDA DEL MASÓN BUGNINI, NO TENÍAN NADA QUE PERDER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.