viernes, 18 de noviembre de 2016

EL CASO DE "LA TRACA", O EL CASTIGO DE LA OFENSA CONTRA LA RELIGIÓN

"La Traca" era un semanario satírico español que se publicaba entre finales 1884 y 1938 (con interrupciones) a cargo de Vicent Miquel Carceller (autor de obras tan blasfemas y odiosas como "Jesucristo, sangriento pelele", "La ridícula Virgen María" y "Las mentiras de la Biblia"), el cual durante los años de la Segunda República se alineó con el Frente Popular y volcó al más furioso anticlericalismo, hasta el punto que incitaba a los lectores a enviar peroratas contra la Iglesia:
"El anticlericalismo más visceral y procaz se encontraba en semanarios humorísticos como Fray Lazo y La Traca (...) Estos semanarios respondían a los cánones que, para el género, habían sido ya fijados desde el siglo XIX. El fraile trabucaire de las guerras carlistas seguía armado del más variado arsenal para, llegado el momento, atentar contra la República. El cura continuaba siendo la representación máxima del oscurantismo, la reacción ideológica y el atraso intelectual. Pero, ante todo y sobre todo, el clero era presentado como el máximo infractor de todas las reglas morales, y hasta de las normas de urbanidad. (...) De los rasgos que componían el retrato del clero católico, si había acusaciones que se repetían con mayor asiduidad eran las relativas a su tendencia a recurrir a soluciones violentas para enmendar las situaciones que no le agradaban y las referentes a su incontenible e incontenida lujuria. (...) La Traca constituía, en realidad, una sucesión interminable de dibujos picantes de clérigos toscos en perpetua persecución y fácil disfrute de mujeres -monjas, sobre todo- de formas rotundas y escasa vestimenta, dibujos reforzados por leyendas y composiciones literarias de tono más subido aún si cabe. (...) Éste [retrato] se completaba mostrando a la Iglesia en íntima unión con la monarquía, con la burguesía o con el ejército. Presentado el clero y el resto de los «enemigos del pueblo» con rasgos tan amenazadores y corruptos, cualquier tipo de componenda era rechazada de plano por estos semanarios..." (Julio de la Cueva Merino. «El anticlericalismo en la Segunda República y la Guerra Civil» (1998). En Emilio La Parra López y Manuel Suárez Cortina (editores). El anticlericalismo español contemporáneo. Biblioteca Nueva. pp. 222-223.
   
Durante la guerra, los caricaturistas de "La Traca" también ridiculizaron al Caudillo, pintándolo como travesti. Pero como toda ofensa contra Dios y toda traición a la Patria se paga, cuando las tropas del Bando Nacional entraron triunfantes a Valencia, en Marzo de 1939, Carceller y su dibujante Carlos Gómez Carrera fueron encarcelados, y el 28 de Junio de 1940 pagaron con su sangre el odio que contra la Iglesia destilaban en sus tintas.
  
Dice uno de los apartes de la sentencia del Consejo de Guerra del 10 de Junio de 1940:
El citado semanario se dedicaba de la manera más baja, soez y grosera a insultar a las más altas personalidades representativas de la España Nacional, de la dignidad de la Iglesia y los principios informantes del Glorioso Movimiento Salvador de nuestra Patria, aprovechando la popularidad adquirida en años anteriores, en beneficio de la subversión marxista”.

De modo y manera que, todo aquel que se dedique a inventar contra Dios y su Iglesia, LO PAGARÁ CON LA MUERTE EN ESTE MUNDO Y EL INFIERNO EN EL OTRO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario